Reciente

Mostrando entradas con la etiqueta Como Domar A Mi Marido Bestial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Como Domar A Mi Marido Bestial. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de diciembre de 2022

diciembre 01, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 51

Capítulo 51. Fiesta De Pareja


Se sentía realmente extraño seguir a una mujer que era mucho más pequeña que él. Raphael miró la deslumbrante luz del sol por encima de su redonda cabeza. Sería bonito poder estirar los brazos por detrás de esa espalda. Y luego frotar sus labios contra esos cabellos dorados que contenían el calor del sol. Pero Annette, dejó de caminar de repente y se dio la vuelta, haciendo que Raphael se quedara atónito.

"¿Qué tienes que decir?"

Raphael se mordió los labios. Estaba preparado hasta cierto punto para revelar sus secretos, pero cuando estaba frente a Annette, su boca se negó a abrirse. Después de considerarlo mucho, decidió decir primero lo que quería decir.

"Annette... no lo sabía. No sabía que Ben trabajaba como tu cochero, ni mucho que fue él quien te incriminó."

A Raphael le preocupaba que Annette sospechara que fue cómplice de Ben. Después de todo, era cierto que él era el único que se beneficiaba de esta falsa acusación. 

No había ninguna Princesa en la familia real de Deltium, así que Annette Bavaria se convirtió en la mujer más noble del reino de Deltium. Al tomarla como esposa, la deficiencia en el linaje de Raphael fue compensada. Por ello, le preocupaba que Annette pudiera sospechar que se trataba de un matrimonio que acomodó a su conveniencia. Annette, que escuchaba en silencio a Raphael, respondió.

"Yo también pensé que no tenías nada que ver. El hecho de que Ivan, no... Ben comparta su sangre contigo es bastante sorprendente. Pero ahora no dudo de ti."

¿Confía en mí?

Raphael tuvo un poco de esperanza. Desgraciadamente, Annette no lo dijo porque confiara en él, como pensaba Raphael. Annette, con sus pestañas doradas bajadas, expresó con calma sus pensamientos.

"Sería demasiado exagerado llamarte cómplice..... ya que te resistías a casarte conmigo. Me odiabas mucho, así que no podías haber participado en ello. A no ser que tengas alguna extraña afición de disfrutar del sufrimiento."

La boca malvada de Raphael quedó sellada con esto. Había demasiadas fechorías de las que tenía que rendir cuentas ahora. No tenía nada más que decir porque era cierto que no quería casarse con Annette. Si su padre biológico, el Rey Selgratis no lo hubiera obligado, nunca se habría casado con Annette por su propia voluntad.

Raphael, que estaba sudando, no podía decir una palabra. En el rostro de Annette aparecieron signos cansancio. Su sonrisa amable había desaparecido.

"¿Es todo lo que tienes que decir? Entonces me iré."

Annette le dio la espalda lentamente. Su fino cabello rubio ondeaba en el aire y sus ojos rosados que parecían solitarios, le dieron la espalda. Raphael no podía dejar que Annette se fuera así.

"Espera un momento."

Afortunadamente, Annette como siempre no lo ignoró. Ella, que se dio la vuelta, lo miró con dulzura. En el momento en que sus ojos se encontraron con los de ella, la boca de Raphael se movió repentinamente por sí sola y así salió de su boca una petición de cita.

"Bueno, hmm... Si te parece bien, ¿irías a la fiesta de la semana que viene? Umm, esa fiesta de pareja en casa del Conde Lucini."

Annette no dijo nada, pero inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado. Tal vez ella estaba pensando '¿Por qué?'. En cuanto vio los ojos reacios de Annette, Raphael sintió instintivamente que sería rechazado. Su corazón se hundió. En ese momento, le vinieron a la mente las palabras de Harold.

¡No te aferres a tu orgullo!

Sí, de todas maneras ya había lanzados los dados. Tenía que obtener una respuesta de ella. Estaba dispuesto a utilizar cualquier medio posible. Raphael bajó los ojos sin darse cuenta y murmuró evitando la mirada de Annette.

"Debes asistir a la fiesta Annette. Mi benefactor estará allí. No pudo asistir a nuestra boda por alguna razón, pero quiere conocerte allí. Es una persona muy importante para mí..."

Fue una mentira descarada. En realidad, Raphael no sabía si Harold iba a asistir a la fiesta o no. Honestamente, había una alta probabilidad de que no lo hiciera. Esto se debía a que Harold no estaba casado y era una fiesta a la que había que asistir en pareja. Sin embargo, dado que el propio Harold le había aconsejado que fuera más considerado con ella, no debía quejarse por esto.

"¿Tu benefactor?"

Afortunadamente, ella se interesó en su torpe excusa. Esto se debió a que era la primera vez que Raphael le revelaba algo de su pasado a Annette. Aunque el propio Raphael no se dio cuenta, el interés de ella lo animó a hablar más. Naturalmente, la charla de Raphael se volvió un poco más persuasiva.

"Sí. Como sabes... mi nacimiento... es un poco complicado, sólo puedo llamar a unas pocas personas como familia. Pero la posición de Harold en mi vida es como Su Majestad...como una figura paterna para mí. No estaría aquí ahora si no fuera por él. Así que realmente quiero que ambos se conozcan. Es una de las pocas personas que realmente se preocupa por mí."

Originalmente, la mentira más persuasiva era una con un 50% de verdad añadida. Mientras contaba su situación real, una ligera mirada de soledad apareció en el rostro de Raphael. Annette dudó de sus ojos. Raphael, que se dio cuenta instintivamente de que tenía oportunidad, rápidamente la agarró de la mano.

"Por favor, Annette, ven conmigo. Eres mi esposa, ¿no?"

Las palabras de Raphael mencionando sus deberes como esposa fueron efectivas. Annette, que había crecido rodeada de responsabilidades desde temprana edad, se debilitó ante esas palabras. Pero no sólo dudaba porque tuviera que cumplir con sus deberes como esposa.

Ella se sorprendió mucho cuando vio que él la miraba con desesperación. No podía creer que palabras como 'por favor' pudieran salir de esos labios perversos que sólo sabían escupir palabras egoístas. Ella se dio cuenta de que aquel benefactor era realmente importante. Así que finalmente asintió.

Bueno, ya que planeo dejar a Raphael pronto, le haré un favor por última vez.

De hecho, sólo hubo una cosa que Raphael hizo mal. Y fue su negativa a hablar con ella sobre su pasado. Sin embargo, ella tampoco quería obligarlo a hacerlo. ¿Cómo podía contar sus secretos a alguien en quien no creía?

El resto de los problemas eran demasiado ambiguos como para culpar a Raphael. Sin embargo, todos estos problemas sólo se resolverían si Annette dejaba a Raphael y a Deltium. Para ello, tenía que reunirse con Celestine Keers lo antes posible. 

"¡Gracias, Annette!"

Con una amplia sonrisa, Raphael la levantó. La levantó fácilmente como si fuera una muñeca de papel. Sorprendida por esto, sus ojos se agrandaron y se aferró a su hombro con fuerza. Finalmente, después de abrazar fuertemente a Annette, Raphael la dejó en el suelo.

"Muchas gracias. Por ir conmigo."

"De nada."

Annette, que no sabía que a Raphael le iba a alegrar tanto, respondió vagamente. En ese momento, se preguntó quién sería ese benefactor por el que Raphael se comportaría así. Parecía que tendría que prestar atención al vestido que utilizaría.

***

"Eso es lo que pasó, así que por favor coopera."

"¡Bastardo desvergonzado!"

Harold, que fue involucrado en la fiesta por el repentino capricho de Raphael, estaba realmente irritado. Para empezar, no quería asistir a la fiesta. En su vida solo había asistido a una fiesta de pareja.

Es un bastardo desagradecido.

Si hubiera sabido que esto iba a pasar, no le habría dado ningún consejo. Además, el hecho de que Raphael sonreía a solas esperando a su esposa, le hizo enfadar aún más. 

"Cuando venga tu esposa, le contaré toda tu oscura historia."

"Inténtalo si puedes."

Raphael se paró frente a Harold con los brazos cruzados como una enorme barrera. Había una diferencia notable entre los dos por su altura y musculatura. Recordando los viejos tiempos cuando Raphael era un cachorro, Harold pisó con suavidad los brillantes zapatos de Raphael.

"¿Qué demonios estás haciendo viejo? ¡Es un par de zapatos nuevos!"

Raphael frunció el ceño. Rápidamente sacó su pañuelo para limpiar el zapato. Su intención de terminar rápidamente de estar reluciente antes de la llegada de Annette era realmente evidente. Harold, que se dio cuenta de esto, preguntó de repente al recordar algo.

"¿Pero por qué no has venido con tu esposa?"

"No lo sé. Me dijo que me adelantara porque tenía trabajo que hacer. Ella me seguiría pronto."

Raphael, que seguía revisando su zapato, respondió con dulzura. Harold comenzó a reírse. Cuando Raphael escuchó su risa, levantó las cejas preguntándose qué le pasaba. Harold, que había estado esperando esta reacción, trató de reprimir su risa.

"De todos modos, eres realmente un idiota. Ella no quería venir contigo, por eso te dijo que te adelantaras."

"¡No es así! Ella dijo que realmente tenía algo que hacer."

"Oh, cree lo que quieras. Debe haber inventado que tenía que hacer algunas cosas para no tener que ir en el mismo carruaje contigo."

"¡Joder!"

Raphael escupió insconcioentemente, una palabrota que había aprendido durante sus días de plebeyo. Harold sólo le había dado en un punto débil. Una sonrisa radiante volvió a aparecer en el rostro de Harold, que por fin se había vengado de que lo arrastraran a una fiesta de pareja. Esa represalia fue la mejor manera de enseñar a una bestia de cabello negro desagradecida.

Raphael frunció el ceño cuando vio la desagradable sonrisa en su rostro. Estaba a punto de decirle algo a Harold, pero una cara conocida llamó la atención de sus agudos ojos. Desgraciadamente no era la hermosa cara de Annette.

¿Por qué demonios está aquí?

El rostro de Raphael se distorsionó bruscamente. El hombre que fue saludado por todos era un hombre muy guapo. Con su cuerpo alto, su cara blanca, sus rasgos delicados como una escultura y su larga cabellera plateada, parecía un Príncipe salido de un cuento de hadas. 

¡Príncipe Ludwig...!

Los ojos azules de Raphael se hundieron con frialdad cuando se encontró inesperadamente con su hermanastro.

viernes, 25 de noviembre de 2022

noviembre 25, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 50

Capítulo 50. Consejos de Harold (2)


"No digas cosas  raras. Sólo intento llevarme bien con mi esposa. No es necesario mencionar cosas inútiles como el amor o el cariño."

"Bueno, si tú lo dices."

Harold se rió. Por lo visto, parecía que quería seguir negándolo. Por ello, tendría que sufrir más adelante. Siempre es mejor reconocerlo pronto, para encontrar la manera de ganarse el corazón de la otra persona.

Pero Harold lo ignoraría esta vez. Raphael necesitaba esta oportunidad para abrirse un poco. Debido a que había estado atrapado en su caparazón durante tanto tiempo, su crecimiento emocional se había detenido por completo. Quizás el odio hacia su madre, y el complejo de inferioridad hacia su origen lo estaba frenando. 

La información sobre la madre biológica de Raphael era estrictamente confidencial. Así que nadie sabía quién era la madre de Raphael, ni cómo había muerto. El Conde Harold Evans era una de las pocas personas que conocía todos los detalles.

Pobre alma.

Harold se había retirado debido a su avanzada edad, pero hasta hace unos años había sido un leal servidor del Rey Selgratis. Por lo tanto, había vigilado al hijo ilegítimo del Rey, Raphael, desde que éste era joven. Si Harold no hubiera descubierto el extraordinario talento de Raphael como espadachín y se lo hubiera contado al Rey, Raphael habría seguido vagando por los sombríos callejones como un plebeyo. O bien, podría haber estado ya muerto.

"De todos modos... no quiero decirle nada a Annette. No sólo a ella, sino a cualquiera. Prefiero morderme la lengua, que hablar de mi pasado."

Murmuró Raphael mientras bajaba la cabeza, luego se la agarró con ambas manos con ansiedad. Su vida antes de convertirse en el Marqués Carnesis fue un infierno. Raphael no se sentía confiado para hablar de sus secretos más íntimos con Annette. Ella era la mujer más noble del reino de Deltium. ¿Cómo puedo revelar mi podrido pasado a alguien como ella, que es tan impecable?

Raphael es una buena persona. Debería ser respetado.

Raphael se sintió avergonzado al recordar la cara de Annette, defendiéndolo inocentemente sin saber nada. Cuando Harold, que vio su expresión de angustia, le dijo.

"Uno tiene que preparar su corazón para revelar su secreto más difícil. Si no estás preparado, no tienes que forzarte a confesar. Si esperas con calma, el tiempo te ayudará a madurar, como un pan fermentado. Quién sabe, tal vez para entonces tu terca boca se abra con facilidad."

"Pero antes de eso, Annette me dejará."

Raphael tenía un fuerte presentimiento. Tenía una intuición salvaje dentro que respiraba como un animal. Cada vez que veía a Annette mirando a lo lejos con expresión solitaria, esa intuición le susurraba siniestramente, 'ella está pensando en huir'. Cuando Harold escuchó las palabras de Raphael, reflexionó durante un rato y luego hizo una sugerencia.

"Entonces sé más amable con tu esposa. Piensa que eres el dueño de tus secretos, pero mima completamente a tu esposa. Entonces, no sé. Tal vez ella podría seguir contigo pacientemente, aunque pierdas su cariño."

"... ¿Qué clase de tonterías estás diciendo?"

Raphael levantó la cabeza, frunciendo sus hermosas cejas. Pero los ojos de Harold que lo miraban estaban serios. Aunque las cejas del viejo caballero se habían vuelto grises, los brillantes ojos que había debajo de ellas seguían vívidos.

"Las mujeres son sabias. Tu esposa ya debe haber notado que le ocultas algo. Así que sé bueno con ella. Hasta el punto de que aunque se entere, no te dejará. ¿Me entiendes?"

Sólo entonces Raphael, que entendía las palabras de Harold, se quedó callado. Parecía un consejo muy sabio, pero ¿Cómo hay que ser bueno con una mujer? Raphael nunca había sido bueno con ninguna mujer. A decir verdad, Annette era la primera persona con la que quería intentar tener algo parecido a una relación. Harold, que vio a través de los pensamientos de Raphael, se burló de él.

"¿No puedes hacerlo por tu orgullo? ¿O es porque te pone nervioso? Bueno, has sido muy tímido desde niño. Cuando compraste un reloj de bolsillo como regalo para mi cumpleaños, te dio tanta vergüenza que ni siquiera pudiste dármelo tú mismo, así que le ordenaste a un sirviente que lo hiciera..."

"¡¡Ugh que ruidoso!! Maldita sea, ha sido una tontería venir aquí."

Cuando esa oscura historia olvidada salió a la luz por la fuerza, Raphael se levantó de un salto de su asiento e intentó salir rápidamente de la sala. En ese momento, Harold borró la sonrisa de su rostro y le dio un último consejo.

"Sabes que te quiero mucho. Incluso tu extraña personalidad y tu arrogancia me parecen adorables. Pero un hombre de verdad debe saber cuándo doblegar su ego. ¡Muéstrale un poco de sensibilidad para que su corazón cambie! No elijas ningún medio o método estúpido. Si no, pronto acabarás como yo."

Harold dedicó toda su juventud a su trabajo. Y a cambio, lo consiguió todo. Excepto el amor.

La mujer, a la que Harold había amado con todo su corazón, lo dejó para casarse con otro hombre. Todo esto se debió a que Harold creía firmemente que ella no lo dejaría mientras tuviera éxito. Pero todo lo que ella quería de él era un poco de atención. Harold era tan estúpido que no se dio cuenta de esto, por lo que la perdió para siempre.

Raphael, que conocía el pasado de Harold, lo miró sombríamente. Harold se sentía mucho más cercano a él como figura paterna, que su propio padre biológico, el Rey Selgratis. Así que no podía tomar su consejo a la ligera. Justo en ese momento, la mirada de Raphael se desplazó repentinamente de la mano de Harold, al brillante anillo en su dedo.

"Oh, viejo. ¿Qué demonios es ese anillo? ¿Este anillo es popular en Deltium últimamente?"

El gran anillo de amatista tenía grabado una letra del alfabeto. Igual que el que encontró en el cajón de Annette cuando estuvo cuidando.

"Oh, ¿esto? No lo sabes. Este es un anillo de un gremio llamado 'Secreto'. Sus clientes más distinguidos tienen un anillo de este tipo."

"¿Secreto? ¿Qué clase de gremio es ese?"

"¿Qué...? Bueno, ¿Debería llamarlo un gremio de encargos? Comenzó con pequeñas transacciones de información y ahora hace casi cualquier cosa ilegal que un cliente quiera. Es un lugar que ha crecido rápidamente en los últimos 5 años. El maestro del gremio es destacable. Se rumorea que es uno de los pocos magos 'de verdad' que quedan."

Incluso después de la jubilación, Harold seguía siendo Harold. No era extraño que Harold, que en su día había trabajado como agente secreto, conociera todos los gremios de información de los bajos mundos. Pero le pareció extraño que Annette lo conociera. Era una noble extremadamente elegante a la que le gustaba leer.

"Dame más detalles. ¿Qué cosas concretas hace en ese gremio?"

Mientras su rostro se distorsionaba por la ansiedad, Raphael se sentó frente a Harold.

***

Había un clima agradable. El cielo azul estaba despejado, el sol calentaba y el viento que soplaba era fresco. Así que Annette se sentó en el jardín para leer un libro. Aunque estaba leyendo información sobre el templo al que asistía principalmente Celestine, no podía negar que todo estaba en calma.

Excepto por algo.

Annette, que apartó los ojos del libro por un momento, suspiró suavemente al ver a Raphael desde la distancia. Al parecer, últimamente había cambiado su tendencia a mostrar la espalda en estos días, ahora mostraba su pecho. Y encima mantenía una distancia muy preocupante con ella. Era una distancia tan ambigua que obligaba a acercarse a la otra persona para hablar.

Ella se sentía incómoda con los agudos ojos de Raphael, que la miraban como un halcón. Así que cerró el libro y se levantó sin decir nada. Decidió regresar a su habitación para evitarlo. Pero tan pronto como Annette se dio la vuelta, Raphael se acercó a ella y la agarró de la muñeca.

"Vamos a hablar."

"...¿Hablar? ¿De qué?"

Ella miró a Raphael sin ninguna expectativa. Siempre que ella intentaba hablar, él se molestaba o la evitaba, así que ahora, ¿De qué querría hablar? Cuando Annette lo miró fijamente sin aceptar ni rechazar su petición, un poco de nerviosismo apareció en el rostro de Raphael.

"Sólo un minuto."

Si hubiera sido antes, habría agarrado a Annette del brazo y la habría arrastrado a su antojo. Pero ya no podía hacerle eso a Annette. Raphael cerró la boca con fuerza. La mujer, que estaba de pie frente a él, mirándolo con indiferencia, lo estaba volviendo loco. Naturalmente, le vino a la mente el consejo de Harold, a quien había visitó hace unos días.

Sé bueno con ella. 

Pero, ¿Qué demonios debería hacer para ser bueno? Raphael estuvo a punto de maldecir. Si me iba a dar ese consejo, debería haberme dado detalles. Asustando innecesariamente a la gente. Raphael refunfuñó para sus adentros y miró desesperadamente a su alrededor.

Afortunadamente, él se fijó en unas dalias que florecían en grupo. Nada más verlas, recordó haber escuchado que a las mujeres les gustaban las flores. Sin pensarlo más, extendió la mano y arrancó la dalia más grande. Luego la colocó cuidadosamente en la otra mano de Annette.

"En realidad sólo será un minuto, Annette. Vamos a hablar."

"¿Esto es para mí?"

En lugar de responder, Annette miró sorprendida la dalia que le había dado Raphael. Era la primera vez que recibía algo de él. Nunca pensó que algún día recibiría una flor de él. Aunque no estaba comprada ni envuelta bellamente en un ramo, seguía pareciéndole bastante alagador.  

"Espera un momento."

Al ver que Annette estaba interesada en la flor, Raphael le soltó la muñeca y comenzó a arrancar las dalias. Bajo su implacable agarre, las dalias se rompieron en un instante. Si el jardinero hubiera visto esta forma dominante de manejar las flores, seguro que le habría gritado mientras lloraba. Sin embargo, el disgusto del jardinero no le importó a Raphael. En un parpadeo, Raphael hizo un ramo lo suficientemente grande como para cubrir el torso de Annette y luego le dio todo el ramo. 

"Si crees que no es suficiente, puedo arrancar algunas más. Así que habla conmigo, Annette."

... ¿Va a arrancar más? Cuando Annette recibió el ramo de flores, sus pupilas temblaron. Estaba bien recibir una flor como regalo de su esposo, pero esto era demasiado. Annette decidió seguirle en silencio antes de que arrancara todas las flores del jardín.

A decir verdad, seguía estando reacia a hablar con Raphael. No esperaba que él le dijera la verdad. Sin embargo, ya que Raphael había mostrado tanta sinceridad, tenía que darle una oportunidad. Ahora incluso su tono sonaba como una súplica. El corazón de Annette se ablandó al ver esto.

"Entonces, ¿Vamos?"

viernes, 18 de noviembre de 2022

noviembre 18, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 49

Capítulo 49. Consejos de Harold (1)

El cuerpo de un hombre bien entrenado siempre resulta agradable a la vista. Sobre todo si tiene un esqueleto delgado. La línea que va de la nuca a los anchos hombros y de la firme espalda a la esbelta cintura era demasiado hermosa para mirarla. Cada vez que su cuerpo se movía un poco, los elásticos músculos se retorcían en consecuencia, provocando sensuales expectativas a quien la viera. Pero cada vez que Annette miraba esta espalda, se preguntaba.

¿Por qué veo su espalda a menudo estos días?

Cada vez que miraba desde la ventana de su habitación, allí estaba esa espalda. Cada vez que miraba hacia fuera, mientras tomaba el té en el salón, allí estaba de nuevo esa espalda. Incluso cuando estaba leyendo en el jardín.. Creo que no necesitaba más explicaciones.

Ella no estaba muy contenta con esta situación en la que se encontraba constantemente con la espalda de él. Su relación era bastante diferente a la de otras parejas, por lo que aunque surgiera un pequeño conflicto entre ellos, no se podía resolver con simples conversaciones. Siendo precisos, Raphael no se comunicaba correctamente. En esas circunstancias, no había nada bueno en toparse con él de forma recurrente. Así que Annette apartó los ojos de su espalda. De alguna manera, parecía que sus hombros estaban un poco más caídos que antes, pero supongo que sólo se debía a su estado de ánimo.

Ella regresó a su habitación y colocó varios libros sobre la mesa. Todos eran libros relacionados con la religión y los templos. Leyó con atención cada una de las líneas de los libros.

'Si voy al templo de Odessa Louis, puede que me encuentre con Celestine'.

La última vez, no pudo reunirse con Celestine en la fiesta del jardín del Marqués Eloque. Fue porque ella tampoco había asistido a la fiesta ese día. En realidad, se consideraba muy descortés cancelar repentinamente una asistencia el mismo día de un evento. Sobre todo si lo hacía una invitada distinguida que pronto se convertiría en la Princesa Heredera. Este comportamiento estaba muy mal visto. Celestine también lo sabía, entonces ¿por qué lo hizo? 

Desde que Celestine hizo esto, muchos nobles se resintieron, ya que habían asistido a la fiesta sólo para verla a ella. Annette al principio no lo sabía e ingenuamente pensó que no pudo encontrarse con ella porque se topó con su padre en el camino y se desmayó por el susto. Pero ahora que se enteraba de la ausencia de Celestine, se le ocurrió una pregunta.

¿Ahora Celestine me evita?

Si Celestine era realmente la verdadera culpable de esa pequeña obra de teatro hecha por ella misma, era comprensible que evitara a Annette. Podía ser que se sentía culpable. Si no fuera así, no habría evitado a Annette, ni tendría miedo de que la descubrieran por lo que había hecho. Después de todo, ella no era el tipo de persona que podía manejar sus expresiones faciales.

En cualquier caso, ella no estaba muy contenta. No importaba si Celestine estaba realmente tratando de evitarla. De alguna manera se encontraría con ella. Aunque no le importaba no haberse convertido en la Princesa Heredera, tampoco significaba que otra persona pudiera pisotearla, hasta el punto de verse obligada a caminar por un sendero que no quería.  Los ojos de Annette, mientras miraba los libros sobre la mesa, se volvieron más agudos.

...
...

Annette apartó los ojos del libro y miró fuera de la ventana oscura. Como estaba tan concentrada leyendo, incluso perdió la noción del tiempo. Cuando se levantó, frotándose los ojos secos, encontró de repente una invitación en el sofá.

"¿Hmm? ¿Estaba aquí antes?"

Con curiosidad, ella recogió la invitación. Era una invitación a una fiesta del Conde Lucini. La persona que había enviado esta invitación y el contenido de la misma eran bastante normales. Pero había una cosa peculiar en ella.

"Fiesta de asistencia en pareja."

Tras leer la última línea, Annette escribió con dureza 'no asistiré' en ella y la puso sobre la mesa. Más tarde, si María, la sirvienta, lo encontraba, transmitiría su rechazo al Conde Lucini. Creyendo esto, Annette se acostó en la cama con la mente relajada.

***

Raphael inclinó su vaso, recostado en un sofá con una mirada oscura. Un fuerte licor fluyó por su garganta. Un generoso caballero, que lo miraba desde el lado opuesto chasqueó la lengua.

"Bebe despacio. Si sigues así, podría terminar mal."

"Déjeme en paz, viejo. Sólo quiero emborracharme ahora mismo."

Raphael se frotó los labios húmedos con el dorso de la mano mientras contestaba con dureza. A primera vista, se veía que no quería emborracharse realmente. Parecía que había un gran problema. Bueno, si no fuera así, Raphael no lo visitaría en primer lugar. El viejo caballero se encogió de hombros, luego preguntó acariciándose la barbilla.

"¿Qué pasa? Pensé que te iba bien. Estás a punto de convertirte en Maestro de Espada y hasta tienes una hermosa esposa. ¿Sabes lo popular que es Annette Bavaria en Deltium? Todo el mundo pensaba que iba a ser la Princesa Heredera, así que todos estaban deseando chuparle los dedos. Pero tú terminaste siendo el que la arrebató. Jaja, qué suerte la tuya."

Apareció un surco entre las gruesas cejas de Raphael. Al ver esto, el viejo caballero se dio cuenta rápidamente del problema de Raphael. Supuso que tendría algún problema relacionado con su matrimonio. En cuanto se dio cuenta, la boca del viejo caballero se levantó en una elegante sonrisa.

'¡Oh, Dios mío, este mocoso arrogante está preocupado por su matrimonio! '

Fue realmente impresionante. El anciano caballero había estado observando a Raphael desde que era joven, pero nunca pensó que sería tan divertido. Por supuesto, había una alta posibilidad de que Raphael lo pateara inmediatamente en un ataque de ira si captaba lo que estaba pensando. Así que el viejo caballero preguntó solemnemente controlando las comisuras de su boca.

"¿Por qué? ¿Te odia tu mujer?"

"¡¡Quién me odia...!!"

Él no terminó lo que iba a decir. Era consciente de que estaba en una posición en la que era odiado por Annette. Su matrimonio empezó bastante mal, pero aun así fue mejorando. Y todo fue debido a los esfuerzos de ella. Raphael no era realmente consciente de esto. No, simplemente fingía no saberlo.

Sin embargo, ahora Annette dejó de intentarlo. Ya no le sonreía, ni le preguntaba cómo estaba con su dulce voz. Raphael no podía aceptarlo, así que comenzó a rondarla. Pero por mucho que merodease alrededor de Annette, ella ya no le hablaba como antes. ¡Incluso rechazó la invitación a una fiesta de asistencia en pareja que él había colado a escondidas!

Me gustó mucho cuando me pidió que fuera al baile con ella.

Esta vez Annette parecía decidida a darle la espalda por completo. En cuanto se dio cuenta de ello, su corazón se desplomó. Incluso sintió una profunda sensación de desesperación, como si se sumergiera en las profundidades del mar. 

Así que estaba muy confundido. Sobre todo qué significaba Annette para él, y cómo desenredar estos hilos enmarañados. Por eso Raphael vino a reunirse con el viejo caballero.

"Tsk. Tsk. Es bastante obvio por qué tu esposa te odia. Debes haber perdido de nuevo los estribos con ella. Sobre todo porque es la hija del Duque Allamand Bavaria a quien tanto odias. Estoy seguro de que debes haber hecho de todo para herirla. Bueno, déjame adivinar lo que debes haber dicho. Una mujer como tú debe haber estado muy molesta porque no pudiste convertirte en la Princesa, o ustedes los Bavaria son muy astutos."

"¡Harold!"

Raphael, que fue apuñalado en los lugares sensibles, gritó en un ataque de furia. Si fuera una completa insensatez, no se habría enfadado tanto. Pero no podía ignorar la edad de Harold y sus palabras estaban en lo cierto, por lo que se sintió más afectado.

Cuando los ojos azules de Raphael lo fulminaron, el viejo caballero llamado Harold se encogió como si estuviera asustado. Sin embargo, las comisuras de sus labios le delataron al no poder ocultar su sonrisa llena de alegría.  En primer lugar, Harold era una de las pocas personas a las que Raphael no podía asustar.

Raphael lo sabía muy bien, así que al final aflojó Había una mirada de angustia en su rostro indiferente. Entonces Harold, con un poco de tos, preguntó en tono serio.

"Bien, ¿te has disculpado con tu mujer?"

"Todavía no."

"¿Eh? ¿Aún no te has disculpado? Todavía estás lleno de arrogancia. No tengo ningún consejo para una persona con un cerebro pequeño que ni siquiera puede disculparse con su esposa."

Harold miró a Raphael con una mirada patética y negó con la cabeza. Entonces él se puso furioso, pero pronto esa ira fue sustituida por la angustia. Un débil murmullo salió de sus labios.

"Ese no es el problema. Es realmente complicado. Si quiero disculparme con Annette, tengo que contarle todo sobre mi madre biológica."

La mandíbula de Raphael, al pronunciar la palabra madre, se tensó. Parecía dolido, como si estuviera conteniendo las náuseas. Annette era una mujer inteligente y Raphael no se sentía confiado para inventarle una historia. Al final, no tendría más remedio que sacar a relucir la verdadera historia de su madre, que estaba relacionada con su tío.

Raphael odiaba profundamente su linaje materno, hasta el punto de que si alguien lo descubría, no dudaría en matar a esa persona por cualquier medio posible. Por eso no podía contárselo a Annette. Prefería mantener la boca cerrada, aunque sabía que eso la entristecería.

Podría haber sido más honesto con Annette si no fuera por mi maldito linaje.

Espera un momento. Pero, ¿por qué me importa tanto ella? Raphael se dio cuenta de que algo iba mal. Ahora que lo pensaba, no era la primera vez que opinaba así. 

Justo a tiempo Harold le hizo una pregunta a Raphael con voz pesada.

"¿Qué hay de ti? ¿Amas a tu esposa? ¿Estás dispuesto a contarle tu secreto algún día?"

"¿Amar? Eso no va a pasar..."

Las palabras de Raphael, se detuvieron de repente. ¿Amar a esa mujer Bavaria? ¡Qué tontería más ridícula! Pero, ¿por qué no podía decir que no? Raphael cerró los ojos con fuerza.

miércoles, 16 de noviembre de 2022

noviembre 16, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 48

Capítulo 48Railin Vestido de Sirvienta


Annette no esperaba que su padre apareciera en la fiesta. Allamand seguía siendo tan egoísta, como ella recordaba. La ancha espalda de Raphael, que se alzó contra Allamand cubriendo su vista, se vio tan fuerte que la conmovía hasta las lágrimas. Porque era la primera vez que alguien la protegía así.

Ella seguía sintiendo el corazón roto cuando pensaba en su espalda. Pero esto no significaba que pudiera perdonar a Raphael. No sólo había ocultado por completo su familia materna a Annette, sino que su familia materna la perjudico. Aunque ella sabía que él no lo sabía, seguía sin poder perdonarlo.

'Lo odio'.

Odiaba a Raphael por no abrir su corazón a ella. Odiaba a Raphael por no creer en ella. No importaba cuántas veces le tendiera la mano, odiaba a Raphael por no sostenerla. Annette se mordió el regordete labio inferior y trató de controlar este complejo remolino de emociones. En ese momento, una mano desconocida tocó de repente su larga melena rubia.

"¿Qué estás haciendo?"

Annette, que salió de sus complejos pensamientos, frunció el ceño mientras miraba Railin. Entonces Railin retiró su mano encogiéndose de hombro.

"Era tan brillante que no pude evitar tocarte."

Fue una respuesta descarada, como si preguntara qué había de malo en hacer eso. El toque de Railin fue como acariciar a un gato. El toque no tenía ninguna intención sexual, sino que era más bien un simple toque lleno de curiosidad.

Pero Annette no podía soportar que Railin hiciera lo que le daba la gana. Separó los labios para regañarlo. Pero en ese momento, Railin le cerró la boca de una manera muy eficaz. Por supuesto, no fue con un beso. Railin sacó ante ella unos papeles con información muy interesante.

"Hoy te he visitado por negocios. Por supuesto, es un placer encontrar la información solicitada por nuestros clientes, pero esto no es nada. Si eres un gremio competente como el nuestro, tienes que ofrecer servicios más avanzados. Por ejemplo, presentar la información primero, incluso antes de que el cliente te lo diga."

"¿Cómo sabes que has traído información que me interesa? ¿Qué tipo de información es esa?"

En la cabeza de ella, los rostros de Allamand y Raphael pasaron simultáneamente. Estos dos hombres eran los que más le inquietaban en este momento. Pero un nombre diferente salió de la boca de Railin.

"Esta es la información relativa a la Dama Celestine Keers."

En el momento en que Annette escuchó el nombre, se dio cuenta de que había sido embaucada por Railin. Era el tipo de información que no podía dejar de comprar. ¿Pero cómo había sabido que le interesaba Celestine? Annette, ocultando su desconfianza, le preguntó deliberadamente con una expresión indiferente.

"¿Por qué crees que tengo curiosidad por ella? Todo el mundo se equivoca al pensar que me arrepiento de no ser la Princesa Heredera. Pero la verdad es que ya estoy casada y no siento nada por Su Alteza Ludwig."

"Por supuesto, no albergas sentimientos por el Príncipe Ludwig. ¿Pero tampoco por la Dama Celestine?"

Railin no se tragó su actuación. No había nada que este hombre no supiera. Annette se dio cuenta de que no podía vencer a Railin en esto. Él sabía jugar a este juego mucho mejor que ella.

Incluso si le preguntaba cómo sabía que estaba pensando en Celestine, sabía que Railin no se lo diría. Tratar con él era como jugar con el diablo. Annette admitió con frialdad, colocando su mechón rubio suelto detrás de la oreja.

"Está bien, estoy interesada. Lo compraré, así que dime. ¿Qué sabes de Celestine?"

"Eres un cliente sabio, por eso siempre estamos de acuerdo. Veamos. Aquí tenemos..."

Railin sacó hábilmente una fina carpeta de archivos de debajo de su falda de sirvienta. '¿Por qué demonios saca eso de ahí?' Annette cogió la carpeta y pasó la página con una expresión de ligero disgusto. Le pareció grotesco sentir la persistente temperatura tibia del papel, pero no se molestó mucho por ello. Annette, que había pasado rápidamente unas cuantas hojas, se quedó pensativa.

"Se ha vuelto nerviosa. Supongo que los rumores sobre Celestine son ciertos."

"Sí. La gente rumora que fingió para convertirse en Princesa Heredera. Cuando finalmente consiguió lo que quería, mostró sus verdaderos colores. Todo el mundo parece estar disgustado con el hecho de que la futura Princesa Heredera venga de una familia humilde como los Keer."

"¡Oh, Dios! Cuanto más alto suba una persona, mejor le caerán las flechas de la envidia. ¿Quién ha estado difundiendo estas palabras?"

"Es Diana McClaire. La conoces muy bien."

Al escuchar el nombre de Diana, Annette se rió ridículamente. Siempre la atacó utilizando a Celestine como excusa, pero también hizo públicas los defectos de Celestine a sus espaldas.

De todos modos, la información que le trajo fue bastante beneficiosa. Especialmente la última parte.

"Desde entonces, se ha vuelto muy religiosa. Recuerdo haber olido en ella el aroma del templo. Por cierto, parece que últimamente va más al templo. Supongo que por eso casi dejó de socializar. Veamos, el nombre del templo al que va... es el templo de Odessa Louis."

Annette se dio cuenta de que se trataba de una información muy fiable. Celestine Keers apenas había hecho vida social estos días. Esperaba que viniera a la fiesta del Marqués Eloque, debido a su cercanía, pero no pudo encontrarse con ella allí.

Ella estaba frustrada por eso. Desde que fue inculpada como la autora del crimen a Celestine, le era imposible ir a la mansión Keers. Por lo tanto, necesitaba una alternativa.

Railin observó a Annette mientras ésta estaba concentrada en los papeles. Le habían quitado la venda, así su mano estaba ahora completamente al descubierto. La visión de sus dedos blancos girando los papeles estimuló de algún modo la sensualidad del hombre. La combinación de pestañas doradas, un rostro blanco, una nariz estrecha y unos labios carnosos era tan perfecta que no podía apartar los ojos de ella. Tal vez por eso la elogió de repente.

"Eres una mujer muy hermosa."

"Ah."

Los ojos de Annette, parecidos a pétalos de rosa, se entrecerraron como una señal de advertencia. Todo ocurrió demasiado de repente, y Railin llevaba un vestido de sirvienta, así que no se sintió amenazada. De hecho, cualquiera se sentiría avergonzado más que amenazado al encontrarse con un hombre vestido de sirvienta.

Pero cuando escuchó los elogios de Railin, su estado de alerta se despertó de nuevo. Por muy adorable que se viera, eso no cambiaba el hecho de que fuera un hombre. Ahora estaba sentada sola en su habitación con un hombre que no era su esposo. Annette dejó los papeles que tenía en la mano con un fuerte ruido sordo y lo despidió con un tono firme.

"Enviaré la remuneración al gremio. Me gustaría que te fueras ahora. Gracias por su trabajo."

"¡Ohh! Veo que tienes la costumbre de echar a la gente al escuchar cumplidos. Bueno, estaba a punto de levantarme. Odio a los perros."

Railin se levantó de su asiento, con un pequeño encogimiento de hombros. Ella agradeció que se marchara tranquilamente, pero al mismo tiempo también se sintió desconcertada. ¿Perro? ¿Por qué menciona a los perros de repente? Por lo que Annette sabía, el Marquesado Carnesis no tenía perros.

Sin embargo, Railin no parecía dispuesto a responder a ninguna pregunta. Mientras se dirigía a la ventana, se levantó el dobladillo de la falda y se despidió amablemente.

"Entonces nos vemos la próxima vez. Hasta entonces, no llores y mantente sana."

Railin, con una sonrisa juguetona, saltó por la ventana. Annette se sorprendió tanto que estuvo a punto de gritar. Pero cuando miró hacia el jardín a través de la ventana, no había nadie. No estaba Railin con su traje de sirvienta revoloteando.

'Realmente es un fantasma'.

De todos modos, parecía que Railin se había ido a salvo, así que Annette respiró aliviada. Por un momento, pensó que se estaba suicidando, por lo que se puso muy furiosa. ¡Se imaginó el escenario del cadáver de un hombre vestido de mujer después de saltar por la ventana de una dama noble! Sólo de pensar en las consecuencias le dolía la cabeza. Justo entonces, de repente, la puerta de la habitación de Annette se abrió abruptamente.

"¡Annette!"

No era otro que Raphael, quien había entrado con un rostro feroz. Parecía aliviado al confirmar con sus ojos que Annette estaba a salvo. Luego comenzó a mirar alrededor de la habitación como si buscara a alguien. Por su cara, se podía ver que estaba convencido de que había alguien aquí. Pero, sea como sea, no podría encontrar a Railin, que ya se había marchado.

"Annette, dime. ¿Ha entrado alguien en este lugar?"

Preguntó Raphael mientras se colocaba ante ella como una bestia cuyo territorio hubiera sido invadido. Annette negó con la cabeza. 

"Sin duda, sentí una existencia extraña aquí. Es imposible que me equivoque. ¿De verdad no has visto a nadie, Annette?"

"Sí."

Ella respondió con el rostro pálido. Era difícil afrontar a Raphael sin ninguna preparación. Por lo que ella conocía , Raphael seguiría interrogándola hasta obtener la respuesta que quería. No le importaba si la hacía sentir incómoda o no. Así fue su anterior matrimonio.

Ella estaba ahora completamente agotada. En esta vida, se esforzó por no volver a tener una relación así con Raphael. Sin embargo, todo se arruinó de nuevo. Ella miró a Raphael con el corazón cerrado como una almeja. Esta vez, por mucho que él la presionara, ella no iba a decir nada. En el momento en que los ojos de Raphael se encontraron con los de Annette, una mirada de preocupación pasó por su rostro.

"... Está bien... Si tú lo dices. Perdón por venir así. Descansa."

Ella dudó de sus oídos. ¿Realmente salían tales palabras de la boca de Raphael? Incluso se disculpó por entrar sin permiso. Ella se preguntó si lo había escuchado mal. Pero Raphael realmente salió de su dormitorio sin más.

Annette, que se quedó sola en el dormitorio, se sintió de algún modo extraña. No podía entender el comportamiento inusual de Raphael. Pero tampoco quería pensar en ello. Estaba realmente cansada de torturarse con una esperanza.

'Bien. Pensemos en encontrarnos con Celestine Keers'.

Justo a tiempo, una idea vino a su mente. 

viernes, 11 de noviembre de 2022

noviembre 11, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 47

Capítulo 47Fiesta del Jardín (3)


Allamand se rió a carcajadas con la mano en la frente. Era un hombre que siempre mantenía su aspecto noble. Despreciaba a los groseros que no podían ocultar sus emociones. Pero esta vez no pudo soportarlo. Los ojos de Allamand brillaban inquietantemente con la dicha de haber herido a su enemigo. 

"¡Qué gran tío político tienes! Ayudó a su sobrino inculpando a la futura Princesa porque estaba fuera de su alcance, ¡y luego la convirtió en su nuera! Raphael, debes agradecer a tu tío. Si no, ¿Cómo podrías haberte casado con mi hija? Es verdaderamente ridículo."

El cuerpo de Annette, al escuchar la burla de Allamand, se tambaleó hacia adelante. La tensión mental acumulada por el enfrentamiento con Allamand había llegado a su límite. Raphael, que miraba a Allamand apretando los dientes, abrazó el cuerpo desplomado de Annette.

"¡Annette! ¡Despierta!"

Las manos del cuerpo caído de Annette temblaban. Raphael, que no compartía ni una gota de sangre con ella, estaba preocupado por ella, pero no había agitación en los ojos de su padre. Allamand se recogió su cabello platino ligeramente revuelto. Y se burló de Raphael con una sonrisa en su rostro.

"¿Marqués Carnesis? ¡Qué tontería! Si no fuera por tu talento, habrías sido sólo Raphael. Es más adecuado para ti teniendo en cuenta tu vil linaje. Tu tío es una rata como tú."

"¡Maldita sea!"

Raphael descargó su ira, pero ahora no era el momento de enfrentarse a Allamand. Raphael se quitó apresuradamente la chaqueta, envolvió el cuerpo de Annette con ella y la abrazó. Viendo el cuerpo inerte en sus brazos, su pecho se tensó con emociones desconocidas.

"Por favor, se un buen chico con mi hija. Alguien la ha manchado de barro, eso es difícil de quitar. Me pregunto cuánto durará esta pequeña obra de teatro."

Cuando Allamand miró a la desmayada Annette, se marchó dándole la espalda. Los ojos de Raphael estaban borrosos por la confusión mientras se mantenía abrazando el cuerpo de Annette. También estaba bastante conmocionado mentalmente en este momento. 

'Pensé que se había muerto en algún casino, pero nunca pensé que fuera el cochero de Annette'.

De hecho, fue a Ben a quien Raphael persiguió tras salir de la boutique de Tina la última vez. Sus agudos ojos se las arreglaron para encontrar a Ben entre la multitud. Hacía mucho tiempo que no lo había visto. Incluso después de casi quince años, todavía recordaba la cara de Ben. Porque era uno de los protagonistas de los recuerdos más desagradables de Raphael.

A su tío le gustaban las apuestas, hasta el punto de que se había convertido en una grave adicción. Así que Raphael pensó que seguiría pasando su vida en un casi incluso después de desaparecer repentinamente. Había pensado que era mejor que muriera allí. Pero resultó que Ben estaba trabajando en la Casa Bavaria como cochero personal de Annette, bajo la identidad falsa de Iván.

No sabía quién había recomendado a Ben para el puesto de cochero de la familia Baviera. De alguna manera se convirtió en el cochero de Annette, hasta que le disparó a las alas de ella y la arrastró a vivir al lado de un bastardo.

Aunque Raphael no tenía ni idea de eso, Ben seguía siendo su tío. Aunque fuera repugnante, no podía negar los lazos de sangre. Por lo tanto, Raphael no podía decir que no tenía ninguna responsabilidad. Porque era cierto que se había beneficiado al casarse con Annette por la falsa acusación. Los ojos sorprendidos de Raphael temblaron.

'Sin saberlo... Yo...'

Hasta que conoció a Annette, Raphael pensaba que era una persona presuntuosa. Debía querer mucho convertirse en Princesa Heredera, para llegar a secuestrar a su rival. Y el hecho de que fuera de Baviera causaba que la odiara más. La despreciaba.

Pero Annette no era más que una pobre víctima. Fue acusada falsamente por su tío Ben, por lo que tuvo que casarse con su sobrino, que volvió a someterla a humillaciones por segunda vez. Pero aun así, Annette le sonreía cariñosamente cada vez. Cuando los demás señalaban con el dedo a Raphael, ella siempre lo defendía.

Raphael estaba tan angustiado que quería gritar para desahogar sus sentimientos. Pero mientras Annette estuviera en sus brazos, no podía hacerlo. Mirar sus sus pestañas inmóviles era desgarrador. Cuando estos ojos se abrieran de nuevo, todo sería diferente.

Annette ya no le sonreiría.

***

Ella se sentó junto a la soleada ventana, mirando tranquilamente hacia afuera. Era la primera vez que se relajaba cuando el sol estaba en el cielo. Sólo llevaba un fino camisón y se había dejado el cabello suelto. Incluso estaba sentada en el alféizar de la ventana, en lugar de en una silla.

La fiesta de anoche en el jardín fue como un hermoso infierno. Annette, que se había desmayado, fue sacada en brazos por Raphael. El anfitrión, el Marqués Eloque, se sorprendió al verla así, pero se creyó la excusa de que estaba enferma porque realmente parecía muy pálida. Fue una suerte que no hubiera rumores extraños.

El paisaje más allá de la ventana era hermoso. Todo brillaba bajo la luz dorada del sol. La hierba verde se mecía con el viento, las flores amarillas y moradas florecían en racimos. Incluso el dobladillo de las nuevas faldas blancas de las sirvientas, que se apresuraban a realizar sus tareas, estaba lleno de vida. Sólo Annette estaba apagada.

"Dama, pruebe un poco de la sopa. ¿Sí? No comer como debe dañará más su salud."

Su sirvienta Mary le suplicó. Annette miró el plato de sopa que ella tenía en la mano. No tenía ningún apetito, pero la palabra 'salud' le llamó la atención. Para Annette, que había muerto tan joven en su vida anterior, no había nada más eficaz que esta palabra.

"Déjalo aquí. Me lo comeré."

"Está bien. Por favor, llámeme si la sopa se enfría mientras come. La volveré a hervir para calentarla."

La cara de Mary se iluminó cuando Annette dijo que iba a comer. Le entregó a Annette la bandeja con la sopa antes de salir de la habitación. Por fin sola, Annette tomó dos o tres cucharadas, pero como esperaba, su estómago no lo aceptó bien. Ella soltó la cuchara despreocupadamente, cerró los ojos para disfrutar de la fresca brisa. Sólo había un pensamiento en su mente.

'Quiero irme de este lugar'.

Cuando vio la cara de Raphael ese día, supo que él no sabía nada de este asunto. Después de todo, hacía poco que se había convertido en aristócrata. Además, como Raphael no socializaba mucho, Annette tuvo poco contacto con él hasta su matrimonio. Así que Raphael no tenía ni idea sobre la identidad de su cochero personal.

Pero ella no podía perdonarlo todo sólo porque él no lo supiera. Muchas cosas podrían haber cambiado si le hubiera dicho a Annette aunque sea una palabra sobre su madre biológica y su familia materna antes. Tuvo la oportunidad de hablar, pero Raphael permaneció en silencio hasta el final. No le contaba nada, porque no creía en ella.

Y el desenlace volvió a ellos como un boomerang. Iván, el hombre que había la enviado al infierno, era en realidad el tío materno de Raphael. ¿Qué clase de obra de tercera categoría es ésta? Annette se imaginó llamando cortésmente a Iván, tío político. Entonces una risa abatida salió de sus labios.

"Jajaja... ughh, hmm...hmm"

La risa  no tardó en convertirse en llanto. Ella había muerto joven después de vivir una vida pasiva. Así que en esta vida, trató de cambiarse a sí misma de alguna manera. Incluso creía que le iba mejor.

Pero seguía jugando en las garras del destino. Se sentía como un ratón, que creía que avanzaba mientras daba vueltas en una rueda. Annette lloraba continuamente debido a su interminable desesperación.

"Ugh."

Extrañamente se sintió un poco refrescada después de derramar unas cuantas lágrimas. Ella levantó la cabeza, secándose la cara. Luego, apoyó la cabeza en la ventana, pero de alguna manera sus ojos se posaron en  Él dijo inocentemente con una sonrisa.

"Oh, debes haber llorado."

"¿......?"

Annette quería preguntarle que hacía aquí. No importa cuántas cosas ilegales hiciera el Gremio, esto era demasiado. ¡Intervenir en la mansión de un aristócrata! Sin embargo, Railin parecía muy insolente.

"No estás tan sorprendida como pensaba. Como se esperaba de mi cliente."

Estaba equivocado. Annette realmente estaba tan sorprendida que se quedó sin palabras. Quería preguntarle cómo se las había arreglado para atravesar la seguridad y llegar a la terraza de su habitación. Pero no tuvo que preguntar. Al principio, no se dio cuenta porque le quedaba muy bien, pero los ojos de Annette descubrieron tardíamente la ropa que llevaba Railin.

"Es un traje de sirvienta. Eso también de nuestra mansión."

"Sí. La tela es de gran calidad. Una familia que sabe invertir en los trajes de las sirvientas nunca falla. Seguro que es un lugar que sabe lo que es la verdadera estética. Estoy muy impresionado con las altas exigencias de la familia Carnesis."

A Annette no le gustaron nada sus elogios. Railin saltó del alféizar hacia su habitación, y miró a su alrededor. Siguiendo su grácil movimiento, la falda del traje de la sirvienta se agitó. Era un hombre adulto, ella se preguntó por qué el traje de sirvienta le quedaba tan bien. Incluso había una diadema sobre el precioso cabello morado de Railin.

¿Por qué estoy pensando en cosas tan triviales en esta situación? No impactante que fuera la apariencia de Railin, no podía darle más importancia que al tío de Raphael. ¡Era una identidad impactante que ella nunca pudo siquiera imaginar!

"Ven, siéntate. Como es una visita repentina, no puedo servirte el té."

"Es un honor, dama."

Railin, que sostuvo el dobladillo de su falsa, saludó como una verdadera sirvienta. Luego, caminó ligeramente como un gato y se sentó frente a Annette. Con la barbilla en ambas manos, miró de arriba abajo a Annette.

"Hoy pareces tan libre. ¿Has cambiado de opinión? ¿Te gustaría irte en busca de más libertad?"

Como ella esperaba, era un hombre astuto. Comprendió fácilmente que Annette quería marcharse. Ella abrió la boca mientras miraba el lunar que tenía a un lado de la boca.

"Me gustaría vivir en la zona Seylon de Osland. Está cerca de la playa y es una ciudad bastante grande. Sobre todo, me gusta que haya mucho trabajo de traducción. Probablemente sea porque muchos barcos mercantes extranjeros utilizan el puerto."

"Bien. En ese caso, ¿Qué fecha te gustaría elegir?"

"Actualmente es un poco difícil fijar una fecha. Hay una cosa más de la que tengo que ocuparme aquí, y tengo que hacerlo pronto."

Ella dijo vagamente. Todos los preparativos para el contrabando serían terminados, y también tenía bastante dinero en efectivo. Así que ahora podía irse cuando quisiera. Sin embargo, había dos razones para que se quedara aquí. Una de ellas era su sentimiento persistente sobre su matrimonio con Raphael, y la otra era su determinación de librarse de todos los cargos falsos.

La primera razón ya no podía retener a Annette. Ella estaba cansada de las barreras que rodeaban el corazón de Raphael, que nunca dejaría entrar a nadie. Pero, lo segundo era diferente. Ella aún no había perdido la voluntad de demostrar su inocencia. Tenía que reunirse con Celestine y decir lo que pensaba.

'Ahora que lo pienso, no vi a Celestine en la fiesta'.

Annette frunció el ceño al darse cuenta de esto bastante tarde. La presencia de su padre Allamand, era tan grande que se olvidó por completo de Celestine, de quien se decía que llegaría pronto. Después de todo, había ido a la fiesta para verla.

martes, 8 de noviembre de 2022

noviembre 08, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 46

Capítulo 46Fiesta del Jardín (2)


En lugar de responder a su pregunta, Allamand sacó un puro de sus brazos y se lo metió en la boca. Los puros que disfrutaba eran de la mejor calidad, que se entregaban a la familia real. Annette dio un paso atrás. Sus pulmones parecían palpitar a causa del pesado olor del puro.

Como siempre, Allamand fumaba puros para su propio placer. No le importaba que su hija sufriera. Era una hermosa fiesta nocturna, pero lo único que había entre los dos era el silencio y el humo. Para cuando se fumó la mitad de su grueso puro, Allamand habló, como si de repente hubiera recordado la existencia de Annette. 

"¿Por qué has venido sola?"

"Está ocupado con sus asuntos... Ah."

Annette soltó sin querer la respuesta que había preparado para la gente que iba a conocer en la fiesta. Para ella, Allamand era una persona emocionalmente indiferente. En ese mismo momento, un pensamiento vino a la mente de ella. Annette, con los ojos bien abiertos, preguntó a Allamand.

"Has venido a encontrarte con Raphael, ¿verdad? ¿Cómo sabías que iba a asistir a la fiesta conmigo? ¿Qué pensabas decirle?"

Allamand no dio ninguna respuesta. Siguió fumando el puro, sosteniéndolo entre sus labios sin sangre. El rostro de Annette se distorsionó, no supo si reír o llorar. En ese momento, parecía que fue bueno que Raphael no asistiera a la fiesta.

Parece que Raphael no informó debidamente al Marqués Eloque de su intención de no asistir. Si lo hubiera hecho, el Marqués Eloque habría eliminado su nombre de la última lista de asistentes. Entonces, Allamand no habría acudido a esta fiesta.

Por supuesto, Raphael no lo sabía, pero sin querer había dejado plantado a Allamanda. Nadie en todo el reino de Deltium, ni siquiera el propio Rey, lo habría hecho. Si Raphael lo hubiera sabido, seguramente se habría reído desenfrenadamente, pero por desgracia no estaba aquí. Viendo que su propósito de venir a la fiesta estaba al descubierto, Allamand tiró el puro.

"Parece que a ese estúpido bastardo le va bien, ¿eh? A diferencia de su temperamento salvaje, realmente resultó ser una persona hogareña. Estoy muy orgulloso de observar que tu cuello por fin se ha endurecido."

Ante las palabras burlonas de su padre, Annette sintió una rabia desconocida. Desde la infancia la había criado como a una muñeca, obligándola a obedecerle. Pero ahora que por fin se rebeló contra él, no parecía particularmente disgustado. Su comportamiento contradictorio hizo que Annette estuviera escéptica sobre su infancia.

Como siempre, no sabía si a Allamand le importaban o no sus sentimientos. Aplastando el puro que le quedaba bajo sus pies, Allamand la miró con ojos fríos de serpiente, como si intentara mirar a través de su corazón.

"Hmm. ¿O es lo contrario? Tal vez el bastardo se ha comportado como tu perro, por eso crees que te has vuelto más fuerte sólo porque ahora puedes vivir por tu cuenta. ¿No es así?"

"No vuelvas a hablar así de mi marido. Es ofensivo. No lo insultes así."

Ella, que reprimió su ira, dijo en voz baja. Realmente no le gustaba la forma en que Allamand miraba a Raphael con desprecio. Hablaba de él como si estuviera mencionando a un vago de la calle. Naturalmente, una fría hostilidad apareció en el rostro de Annette. Sin embargo, Allamand sólo puso cara de aburrimiento como si fuera una gatita mostrando sus garras. 

"Parece que mi hija ha olvidado todas las lecciones."

Allamand se acercó un paso más a ella, extendió su mano derecha para agarrarla por el hombro. Sus fuertes puntas de los dedos presionaron cruelmente su cuerpo. En cuanto Annette se mordió los labios de dolor, una amenaza como los cascabeleo de una serpiente, llegó a su oído.

"Ahora que has salido de la casa, te has vuelto muy engreída. ¿Cómo te atreves a ponerte del lado de ese asqueroso bastardo delante de mí? ¿De verdad crees que puedes actuar con arrogancia apoyándote en él? ¿Cómo te atreves a enfrentarte a mí?"

Allamand aumentó la fuerza de su mano, como si quisiera dislocarle los huesos del hombro. Annette lo miró, jadeando de dolor.

"Raphael... No digas malas palabra sobre él. Y ya sé lo que quieres. Sea lo que sea, ni se te ocurra quitarle nada a Raphael. Nunca te lo dará."

"¿Qué sabes tú para hablar así? No sabes nada. No eres más que una tonta que ha tomado el lado equivocado."

Los ojos de Allamand brillaron con una luz cruel.  Aunque le hubiera dislocado el hombro a Annette aquí, nadie podía decirle nada. Incluso si lo hubiera, Allamand sólo le devolvería una fría mirada. Podía salirse con la suya fácilmente sólo porque era el padre de Annette.

Ella cerró los ojos con fuerza, preparándose para el dolor que se avecinaba. Su cuerpo temblaba de miedo. En ese momento, un fuerte brazo se extendió desde un lado y agarró con fuerza la muñeca de Allamand.

"Quita la mano de mi mujer."

Antes de que ella se diera cuenta, Raphael llegó a su lado con una mirada feroz. No sólo su voz, incluso su agarre, tenía un impacto tremendo. Esta vez, fue la cara de Allamand la que se distorsionó de dolor.

"¡Cómo se atreve un asqueroso bastardo como tú a tocar mi cuerpo!"

"Si no quitas la mano de Annette ahora mismo, este asqueroso bastardo te romperá el brazo, suegro."

Raphael curvó las comisuras de su boca, acercando su rostro a Allamand. Enfurecido, Allamand retorció su muñeca de un lado a otro, pero no pudo vencer al joven Raphael. Cuando Raphael aplicó más fuerza en su agarre, Allamand gimió y retiró su mano del hombro de Annette. Entonces Raphael le habló a Annette. 

"¿Estás bien, Annette?"

"Estoy bien. Gracias, Raphael."

Sus amplios hombros le impidieron mirar a Allamand. En cuanto vio el robusto torso, sintió que todos sus temores desaparecían. Aunque Annette sonrió tímidamente, su rostro estaba terriblemente pálido a causa del dolor. Cuando Raphael vio su cara, chasqueó la lengua mientras le acariciaba la mejilla.

"En cuanto te quito los ojos de encima, siempre te haces daño. Una dama noble como tú, tiene un lado sorprendentemente torpe."

Annette sonrió torpemente. Al ver que su sonrisa desaparecía, Raphael se arrepintió de sus palabras. Si hubiera sabido que esto pasaría, no habría sido tan duro. No entendía por qué seguía hablándole a Annette de forma brusca.

Allamand, que miraba esto desde la distancia, rechinó los dientes. Ya estaba enfadado por haber sido insultado por su yerno, pero ahora los dos instigadores lo ignoraban mientras charlaban entre ellos. Los Bavaria de sangre azul nunca soportaban ser ignorados por los demás. Especialmente Allamand, que había vivido con arrogancia toda su vida.

"Esto no tiene ninguna gracia. ¿Van a actuar ahora como una pareja de enamorados?"

"No es algo que deba molestarle. ¿No es todo esto gracias a que me casaste con Raphael?

Annette, que recuperó la compostura, respondió con voz suave. Cuando Allamand decidió encubrir los cargos de Annette en beneficio del honor de la familia, debía mantener el agrado de la familia real. Así que no tuvo más remedio que casar a Annette con Raphael, a quien el Rey apreciaba. Ni una sola vez preguntó por la opinión de Annette ni pidió su consentimiento en este asunto.

Ella le planteó sarcásticamente este punto, haciendo que el rostro de Allamand se distorsionara con una intensa ira. Su rostro, siempre indiferente, mostró su hostilidad y le hizo parecer algo humano. En ese mismo momento, unas palabras venenosas salieron de la boca de Allamand.

"Parece que se llevan muy bien. Pero Annette, ¿sabes lo genial que son tus suegros?"

"... ¿Qué estás queriendo decir?"

Raphael increpó a Allamand, que de repente atacó a su familia. Aunque Annette sabía sobre los comentarios sarcásticos de Allamand sobre el linaje ilegítimo de Raphael, pensó que las palabras de su padre fueron un poco diferentes de lo habitual. No estaba siendo sarcástico sobre el linaje de Raphael, sino que parecía que estaba sacando a relucir algo más.

"¿Mi familia política? ¿Estás hablando de Su Majestad, el Rey Selgratis?"

Preguntó con desconfianza. Hasta donde ella sabía, el único pariente de Raphael era su padre, el Rey Selgratis. Se sabía muy poco de la madre de Raphael, pero estaba claro que no pertenecía a su mundo. Así que considerando la situación actual, la pregunta de Annette tenía sentido. 

Pero por sus palabras, Allamand se dio cuenta de que no tenía ni idea de lo que estaba hablando. Él, que recuperó la compostura, una fría sonrisa apareció en su rostro. Entonces puso el cebo delante de ella.

"Oh, mi pobre hija. Todavía no sabes nada acerca de él, ¿verdad? ¡Qué yerno tan malvado! No puedo creer que encubra por completo su vergonzoso pasado engañando a mi dulce hija."

"¿De qué estás hablando?"

"El cochero que te incriminó... ¿Cómo se llamaba...? ¿Era Iván?"

"¿Por qué de repente hablas de Iván?"

Sintiendo una siniestra premonición, la voz de Annette comenzó a temblar. Raphael parecía desconcertado mientras miraba a su alrededor. No sabía a qué se refería Allamand. Raphael era un hombre con muchos secretos, pero no era un mentiroso hábil. Si Raphael tuviera algo que ocultar sobre Iván, su rostro lo habría delatado hace tiempo.

Viendo que la cara de Raphael no cambió, Annette se recompuso. Pensó que, fueran cuales fueran las palabras que salieran de la boca de Allamand, probablemente sólo las dijera para influir en Annette. Aunque pudiera ser una información escandalosa, estaba bien mientras Raphael no la engañara.

No será un gran problema. Mi padre debe estar tramando algo otra vez.

Ella se esforzó por mirar a Allamand. De alguna manera estabilizó su temblorosa barbilla. Raphael le puso la mano en el hombro como si la protegiera. Allamand se limitó a mirar a ambos con desprecio. Una escalofriante dulce voz salió de sus labios.

"Ahh mi querida hija, supongo que no lo sabes. El verdadero nombre de Iván es Ben March. Y también es el único tío materno de tu esposo."

¿De qué demonios estaba hablando? La cara de Annette se puso blanca. Ella estaba segura que el lado materno de Raphael no era de linaje noble. Pero nunca esperó que tuviera alguna conexión con Iván. No podía creerlo. Raphael e Iván no tenían ni un solo parecido. Sí, debía de haber algún error. 

Annette giró la cabeza para mirar a Raphael. Sin embargo, la cara de Raphael también estaba blanca. En cuanto vio su complexión, el corazón de Annette se desplomó. Preguntó tartamudeando.

"Esto, esto... ¿Qué significa todo esto, Raphael? ¿Qué significa tu... tío materno? ¿Iván es realmente... tú...?"

Ante la pregunta de Annette, los profundos ojos azules de Raphael se congelaron. Estaba claro que había algo de verdad en esto. Lo que decía Allamand era realmente cierto. En el momento en que Annette se dio cuenta de ello, algo se derrumbó en su interior.

sábado, 5 de noviembre de 2022

noviembre 05, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 45

Capítulo 45. Fiesta del Jardín (1)


A Annette le molestó mucho el comportamiento de Diana. Deberías ocuparte de sus celos por sí misma, ¿Por qué tiene que arrastrar a otra persona para que haga ese papel por ti? Diana sólo quería proyectar sus propios celos e inferioridad en Annette. Era absolutamente detestable.

Aunque discutir con Diana podía ser algo divertido, Annette no quería seguir desarrollando este comportamiento enfermizo. Si no se ocupaba de Diana ahora, podría ir por ahí soltando tonterías a los demás. Antes de que su reputación se viera dañada, Annette tenía que pisar la cola de Diana. Ella sonrió amablemente. 

"Por supuesto, los dos hacen muy buena pareja. Estoy deseando asistir a su boda. Seguramente será una maravillosa boda real como las de los cuentos de hadas. ¿No es así?"

'¡Esto se repite sin cesar!' Diana apretó los puños ocultos bajo sus guantes.  Annette fingía despreocupación por fuera, pero al igual que ella, seguro que estaba celosa de Celestine, porque estaba a punto de convertirse en la Princesa Heredera. Si no podía evitar estar celosa de su propia mejor amiga, ¿Qué tan miserable debía sentirse Annette?

El Príncipe Ludwig, la trataba de forma muy especial, hasta el punto de que incluso se rumoreaba que le gustaba Annette. Ese hombre iba a casarse con otra mujer. ¿Qué mujer en este mundo se sentiría cómoda con esto? Diana no dudaba de que sólo estaba fingiendo. Así que trató de herir a Annette.

"¡Cielos, así que estás deseando que se celebre la boda de mi amiga! Celestine se alegrará mucho de escucharlo. Ambas somos realmente como hermanas, así que no puedo evitar sentirme agradecida por todos tus amables deseos. De todos modos, Celestine llegará pronto. Así que, ¿Qué te si me acompañas para que se lo digas a ella en persona?"

Diana estaba tan ilusionada que por un momento se olvidó por completo de que Annette estaba por encima de ella en la escala social. Al ver que era la única que estaba atrapada en los feos celos, Diana sintió que se le secaba la boca. De alguna manera quería arrancar la elegante máscara de Annette.

Diana pensó que a Annette le incomodaría felicitar a Celestine en persona. Aunque le diera una felicitación pretenciosa, seguro que esa cara tan bonita se distorsionaría un poco por los celos. Así que estaba segura de que Annette rechazaría de alguna manera su oferta.

"¡Perfecto! Tenía muchas ganas de preguntarle esto a la señorita Diana. Le agradezco mucho que haya sacado el tema primero. Muchas gracias."

En contra de las expectativas de Diana, Annette había venido a la fiesta para encontrarse con Celestine. Pero también sabía que habría una gran cantidad de gente alrededor de ella, ya que la gente trataría de acercarse a la futura Princesa Heredera. Así que Annette le preocupaba cómo acercarse a ella. Pero por suerte, Diana se ofreció a llevarla personalmente hasta Celestine.

Annette agarró la mano de Diana de forma más amistosa. ¡Encararé a Celestine pase lo que pase! ¡Me aseguraré de ello! Annette tenía muchas ganas de hablar con Celestine. Viendo su reacción, las pupilas de Diana temblaron mucho.

Mientras Annette sujetaba sus manos, Diana no podía hacer nada. Dudó un poco, pero de repente, la entrada de la fiesta en el jardín se volvió ruidosa, creando un pequeño alboroto. Annette dijo con una sonrisa.

"¡Parece que la Dama Celestine ha llegado! Ya que ha dicho que me llevarías a saludarla personalmente, ¿Vamos? No debemos perder la oportunidad de impresionar a la futura Princesa Heredera. ¿Verdad?"

Annette, con una elegante sonrisa, agarró la mano de Diana. Diana, que estaba siendo conducida por Annette, parecía que la arrastraban por las riendas. La esbelta mujercita tiraba de ella hacia la entrada y, por alguna razón, no pudo apartarla. Diana reflexionó rápidamente.

'No, tal vez sea mejor así'.

Después de todo, dos eran mejor que uno. Ya que Celestine era su amiga, seguro que se pondría de su parte para ayudarla a desmontar la farsa de Annette. Diana, que en ese momento se había vuelto loca, aceleró sus pasos hacia la entrada. Pronto, el hermoso cabello castaño oscuro de Celestine se presentaría ante sus ojos... Espera...

¿Cabello rubio platino?

Parada como una roca en un lugar, Diana se quedó boquiabierta. No era Celestine la que estaba rodeada de gente. No, ni siquiera era una mujer en primer lugar.

El caballero alto, de rostro terso y deslumbrante cabello, era un hombre de mediana edad cuya edad resultaba difícil de adivinar. Un hombre que irradiaba una fría elegancia de pies a cabeza giró la cabeza en su dirección. En cuanto se dio cuenta de quién era, Diana sintió un cosquilleo en la espalda. Sobre todo porque estaba atacando a su hija. Sus pies se entumecieron más.

"¡Dios mío, su Excelencia, el Duque Baviera, ha venido en persona a esta fiesta! Es un verdadero honor para nosotros."

Dijo el Marqués Eloque, que salió corriendo a la entrada. Su fiesta en el jardín era muy buena, pero también le faltaba un poco para ser considerada como uno de los mejores eventos sociales. Y el Duque Allamand Baviera, también conocido como el Baviera de sangre azul, sólo asistía a los mejores. Por lo tanto, su repentina asistencia era nada menos que un gran elogio para los organizadores de la fiesta.

'No me enteré de que mi padre también iba a participar en esta fiesta'.

Annette dio un paso atrás entre la multitud. Su rostro se volvió pálido. Aunque juró no vivir como una marioneta de su padre en esta vida, de repente se quedó sin aliento.

Allamand era un padre autoritario. Bajo él, vivía obedientemente como una pieza de ajedrez. Esa vida estaba impresa en lo más profundo de sus venas. Ahora, al encontrarse con su padre de una manera tan inesperada, el miedo que había olvidado salió lentamente.

Después de terminar su conversación con el anfitrión y algunas otras figuras clave, se volvió exactamente hacia ellas. El segundo noble más poderoso de Deltium después del Rey, miró a Annette con sus ojos púrpura sin siquiera pestañear.

"Ha pasado mucho tiempo, hija mía."

El rostro inexpresivo de su padre, que hacía difícil saber lo que estaba pensando, sonrió lentamente. Como una serpiente a punto de asfixiar a su presa. En el momento en que se encontró con sus ojos, Annette sintió que se desplomaba. Tenía los pies entumecidos, estaba tan asustada que sus piernas se ablandaron por completo. Parecía tan joven que era difícil creer que tuviera una hija casada. De repente sintió que se le ponía la piel de gallina viendo su rostro inhumano. 

Mientras tanto, Allamand se acercó a ella. En el momento en que las impecables suelas de sus zapatos se detuvieron justo delante de ella, Annette recuperó por fin la compostura. Esto era un campo de batalla y mucha gente los estaba observando. No podía permitirse el lujo de mostrar ninguna brecha en su relación. 

"¿Has estado bien, padre?"

Ella saludó perfectamente a su padre tal como le habían enseñado. De repente la cara de Annette tenía una sonrisa suave. Incluso el ángulo de su cintura y la colocación de sus dedos sosteniendo el vestido, eran impecablemente perfectos.

Los ojos violetas de Allamand miraron lentamente a Annette. Sus ojos eran como los de un artesano que comprueba cuidadosamente la perfección de su obra.

"...Sí. Tú también debes haber estado bien."

Finalmente, su mirada completó su evaluación. Parecía que ella había superado la insoportablemente larga prueba. Annette levantó la cabeza y tomó la mano blanca de su padre entre las suyas. Sus manos estaban tan frías que sintió escalofríos en la espalda.

Después de terminar sus saludos, Annette intentó rápidamente soltar la mano de su padre, pero él no parecía tener intención de dejarla ir. Su padre, que era un aristócrata perfecto hasta la punta de los dedos, le apretó con fuerza las muñecas como si le estuviera quitando el aliento. Sin embargo, en su rostro se dibujaba una sonrisa muy paternal, que estaba hecha puramente para engañar a los demás.

"Ha pasado mucho tiempo. Vamos a hablar."

Ya Diana había desaparecido en algún lugar, sin dejar siquiera un rastro. Así que Annette no podía utilizar a Diana para rechazar la petición de su padre. El tono de Allamand era más amistoso que de costumbre y sus ojos brillaban de forma extraña. Estaba creando un malentendido para los demás.

"¿Oíste la voz del Duque? Parece que se alegra de volver a ver a su hija casada."

"Aunque sea el Duque Baviera, trata especialmente a su propia sangre. Es sorprendente ver que también tiene un lado dulce."

No, Allamand no la consideraba como una hija. Sólo pensaba en ella como su posesión, una simple pieza de ajedrez. Los que hablaban de él, sólo sabían la punta del iceberg. No estaban muy familiarizados con la naturaleza egoísta de Allamand.

Pero sólo Annette sabía qué clase de persona era su padre. Ya había planeado dejar de ser su buena hija. Annette levantó la cabeza y con todo su valor, agarró el brazo de Allamand con ternura. Luego señaló el pabellón que había en una esquina.

"Entonces, vayamos por ahí. Padre."

"Está bien, hija."

De todos modos, ella tenía algo que decirle a su padre. En el momento en que se dirigieron con elegancia hacia el pabellón, los agarres de los brazos del otro se hicieron más fuertes. Lejos de la mirada de la gente, el rostro de Allamand volvió a su fría mirada inexpresiva.

"Pareces muy segura de ti misma. Ahora no parece que te avergüence ir a cualquier sitio como Bavaria. Antes parecías un ratón atrapado."

"Todo es gracias a las enseñanzas de mi padre. ¿Qué quieres hablar? Estoy segurs de que no estás aquí porque sientas curiosidad por la jardín de rosas de la familia Eloque. Ni siquiera te gustan las flores."

Annette no sucumbió a su provocación, sino que enseguida sacó a relucir el punto principal. Aunque había regresado del pasado, aún no era lo suficientemente fuerte como para vencer a su padre. Por lo tanto, era más conveniente ir directo al grano. Los labios de Annette temblaron de tensión, mientras levantaba la cabeza para encarar a su padre. 

jueves, 3 de noviembre de 2022

noviembre 03, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 44

Capítulo 44. Fiesta del Jardín

Por fin ha llegado el día de la Fiesta del Jardín.

Annette, que estaba sentada frente al tocador, se quedó mirando fijamente al espejo. El vestido de Tina, que estaba en una esquina de la habitación, se reflejaba en la limpia superficie del espejo. La preciosa falda, bordada con brillantes hilos de plata sobre un fondo blanco puro, encajaba con el corpiño de color azul-violeta. El collar de diamantes, que adornaba su clavícula, brillaba como un copo de nieve. Eran cosas preciosas que podían hacer latir el corazón de cualquier mujer.

Pero ella estaba sentada frente al tocador con un rostro pálido como el de una muñeca sin vida. Las sirvientas la estaban vistiendo. Gracias a sus destrezas, el rostro de la mujer en el espejo se volvía más brillante. Sin embargo, el corazón de Annette, al ver esto, se había marchitado por completo.

'Raphael probablemente... no iría conmigo'.

Al final, no se reconciliaron en absoluto. Esta vez, Annette no hizo ningún esfuerzo por arreglar su relación. No le sonrió ni le habló primero. Actuó como si nada hubiera pasado. Por fin se había dado cuenta de que todo había sido un esfuerzo inútil.

Ahora, cada vez que ella le tendía la mano, Raphael no se la quitaba. Pero, lamentablemente, eso era todo lo que hacía. Nunca hizo ningún esfuerzo por su parte. Nunca le tendió la mano primero. Y si Annette quería saber más de él, la alejaba fríamente. Como si dijera que eso era lo más cerca que podía estar de él.

Está bien. Puedo ir a la fiesta sola.

Annette decidió. Por primera vez en su vida, había estado tan emocionada por asistir a una fiesta, porque iba a asistir junto a Raphael. Ahora todas sus expectativas se habían roto, pero eso tampoco significaba que no pudiera ir a la fiesta sola. Independientemente de si Raphael iba con ella o no, esta fiesta era un evento al que tenía que asistir.

Ella había planeado encarar allí a Celestine Keers para ver si era ella quien la había incriminado. De hecho, teniendo en cuenta el propósito de Annette, era mejor ir sola que con Raphael. De esta manera, sería mucho más fácil lograr su propósito de manera eficiente.

Justo a tiempo, las sirvientas terminaron de aplicar un ligero colorete de color rosa en los labios de Annette. Luego le dedicaron cálidos cumplidos. Eso significaba que todos los preparativos habían terminado por fin.

"Está usted muy guapa."

"Quizá sea usted la mujer más bella de la fiesta."

"Gracias."

Annette sonrió mientras se miraba la cara en el espejo. La mujer de cara pequeña, ojos grandes, mejillas brillantes y labios húmedos se veía hermosa incluso para ella misma. Con una sonrisa familiar, el rostro de la mujer parecía feliz a primera vista.

Estaría bien estar sola. De todos modos, siempre ha sido así.

***

La Fiesta del Jardín del Marquesado Eloque fue también muy estética este año. Se encendieron hermosas luces por todo el jardín cubierto de una tenue oscuridad. Los faroles con forma de mariposa estaban encendidos sobre ramas, y los faroles con forma de loto se encendían encima de los estanques. Además, las rosas del jardín estaban en plena floración y desprendían una intensa fragancia, lo que acentuaba el ambiente nocturno.

"¡Dama Annette! No, ahora eres la Marquesa Carnesis. Disfruté de tu boda. Fue muy hermosa. Bienvenida al mundo de los casados."

La Marquesa Eloque dio la bienvenida a Annette como anfitriona de la fiesta. Siendo quince años mayor que Annette, tenía un aspecto bastante apacible. Annette le agradeció la invitación y la elogió educadamente por su consideración. Sin embargo, los ojos de Annette examinaron cuidadosamente el rostro de la Marquesa Eloque.

Afortunadamente, no había ningún indicio de resistencia o malicia en su rostro. Después de ver esto, Annette se sintió aliviada en su corazón.

'Como esperaba, la gente no sabe de mis cargos inculpados. El 'silencio' es realmente exhaustivo'.

Todo el asunto se silenció gracias a la cooperación entre el Duque Baviera y la familia real. Incluso la víctima, Celestine Keers, aceptó para proteger su honor. Así que el silencio fue perfecto. Si el asunto se filtraba, tanto Annette como Celestine saldrían perjudicadas.

El manejo de Annette de todo el asunto también fue excelente. Fue una sabia decisión de su parte actuar como si se hubiera enamorado de Raphael en su boda. Ella no pudo hacer eso en su vida anterior, por lo que la gente cotilleaba sobre ello todo el tiempo. ¿Por qué ella, la candidata más perfecta para la corona de princesa, se casó de repente con Raphael? Tal vez había algún tipo de defecto en ella. Gracias a esto, hubo muchos rumores que especulaban sobre si era infértil o tenía una vida privada promiscua.

Sin embargo, la gente aceptaría fácilmente la historia de que Annette se enamorara de otro hombre y no se convirtiera en la princesa heredera por ello. Mientras el Príncipe Heredero Ludwig no expresara públicamente su descontento con este asunto, no había ningún factor particular que pudiera causarle problemas en los círculos sociales. Gracias a esto, Annette pudo acudir con confianza a la fiesta a la que iba a acudiría Celestine.

'Ojalá Raphael hubiera venido conmigo'.

Ella sonrió amargamente al recordar los atuendos a conjunto que habían encargado en la boutique de Tina. El Raphael que ella conocía, disfrutaba principalmente vistiendo colores fríos. Prefería el azul cobalto oscuro, el azul marino o el negro. Si esta vez hubiera llevado el abrigo blanco a medida, su hermoso y cincelado rostro habría brillado literalmente como un farol.

Pero ahora este tipo de pensamientos eran inútiles. Annette miró alrededor de la fiesta, tratando de borrar los pensamientos de Raphael de su mente. Para prevenir que Celestine la evadiera, esperó deliberadamente hasta el último momento para declarar su asistencia. 

El vestido que Celestine debía llevar hoy, sería de un fresco color amarillo limón. Si llegaba a la fiesta destacaría en el jardín verde oscuro. Sin embargo, no había rastro de la figura de Celestine por ninguna parte.

Supongo que llegará un poco tarde.

Cuanto más alto era el estatus de la dama, más tarde aparecía en la fiesta. Aunque Celestine seguía siendo sólo la hija del Marqués Keers, su caso era especial porque iba a convertirse en la Princesa Heredera. Por lo tanto, las posibilidades de que llegara más tarde eran altas.

Ella se paseó lentamente por la fiesta para evitar que pareciera que estaba esperando a Celestine. Saludó a todas las personas conocidas. Afortunadamente, la mayoría de los nobles seguían teniendo una opinión favorable sobre  Annette. Todo se debía a que no conocían sus cargos inculpados, tampoco el motivo de su repentina boda.

En lugar de cotillear sobre ella a sus espaldas, la saludaron con grandes sonrisas y la felicitaron por su boda. Alababan lo perfecta que fue su boda y lo guapos que estaban ese día. Todo iba bien hasta el momento, pero de repente surgió en su mente una pregunta muy espantosa.

"¿Pero dónde está tu esposo? ¿No ha venido hoy contigo?"

Sus ojos curiosos miraron sombríamente a Annette. Con una brillante sonrisa en el rostro, Annette respondió a la pregunta con indiferencia.

"Ah. En realidad, íbamos a venir juntos, pero... hubo algunos problemas con la mina. Como sabes, su negocio minero le ocasiona mucho trabajo estos días. Fuera sido mejor que pudiéramos asistir juntos a la fiesta."

En momentos como éste, ella sabía que debía responder con naturalidad. El curioso público no dudaría en echarla a los lobos, así que no les dio lo que querían. Por fortuna, su decisión funcionó bien. Los que hicieron la pregunta se limitaron a asentir con una expresión medio convencida.

Justo cuando Annette, estaba a punto de marcharse, alguien gritó de repente su nombre en voz alta. Debido a esto, varias miradas se posaron de nuevo en ella.

"¡Oh, Marquesa Carnesis! Te vi hace unos días. ¡Ahora nos encontramos de nuevo aquí! ¡¡¡Es un placer conocerla!!!"

Fue Diana McClaire quien llamó a Annette. La hija del Conde McClaire era la mejor amiga de Celestine Keers y era dueña de un negocio bastante grande. La había visto el otro día cuando fue a comer cerdo asado con Raphael. Tal vez por eso Diana se acercó a ella así, llamando la atención de todos. Parecía que de nuevo buscaba pleito.

Annette esperó de manera cortés a que Diana se acercara a ella. Ahora, ella no tenía miedo de Diana. De hecho, ella pensó en su mente.

La presencia de Diana ciertamente confirma que Celestine Keers vendrá a esta fiesta.

Dicho esto, era raro que alguien revocara su confirmación de asistencia el mismo día de la fiesta, por cortesía básica para el organizador de la fiesta. Tal vez por eso la cara de Diana, brilló con una alegría extraordinaria.

"Al ver que has asistido a esta fiesta, ¡debes haberte enterado de que mi amiga la dama Celestine también viene! Oh, Dios, ¿has venido a felicitarla por su coronación por adelantado? ¡Qué generosa eres! Al final, tú también fuiste una candidata con talento que en su día compitió por el mismo puesto con Celestine."

Sus ojos temblaron un poco ante sus provocativas palabras. Diana parecía creer que Annette tenía un persistente remordimiento por no haberse convertido en la Princesa Heredera. No, ella quería que todos creyeran eso. La última vez hizo lo mismo ante Raphael.Ahora de nuevo, se le acercó de esta manera.

Annette sabía por qué Diana pensaba eso. Annette miró a Diana con cierta simpatía.

En realidad, es ella la que tiene envidia de Celestine.

Diana podía enamorarse rápidamente de hombres que ni siquiera conocía. En otras palabras, Diana era una persona llena de ilusiones. En realidad, lo que le gustaba no eran los hombres en sí, sino sus propias fantasías. ¿Cuán atractiva sería la posición de Princesa Heredera a los ojos de Diana, que tenía tantos delirios?

Ludwig era un hombre apuesto con una larga cabellera plateada. Así que, para Diana, debía de parecer un Príncipe de algún cuento de hadas. De hecho, incluso se rumorea que Diana escribió una carta de amor a Ludwig cuando era joven.

Tal vez sentía mucha envidia de su mejor amiga, que pronto se convertiría en la Princesa Heredera. Sin embargo, albergar celos y envidia hacia tu propia mejor amiga era moralmente inaceptable.

Así que intenta atacarme para defender tu conciencia proyectándote en mí.

En resumen, la hostilidad de Diana hacia Annette se debía ahora a sus propios celos hacia su amiga. Trató de aliviar su culpa atacando a Annette. Por lo tanto, Annette no tenía ninguna razón para dejarse afectar por la hostilidad infantil de Diana. No era que no pudiera entender los sentimientos de Diana. Pero Annette no tenía intención de hacer de saco de boxeo para otra persona.

martes, 1 de noviembre de 2022

noviembre 01, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 43

Capítulo 43. Mina de Hierro


Afortunadamente, Annette aún no se había dormido. Agarró la gran mano de Raphael, que le acariciaba ligeramente la mejilla. Sorprendentemente, él se dejó llevar por los débiles caprichos de Annette. Agotada por su feroz relación amorosa, Annette puso inesperadamente su mano en la de él. El atrevido e íntimo contacto hizo que Raphael se sintiera avergonzado.

Ella se rió un poco. Raphael, que hasta el momento había realizado actos mucho s3xuales más violentos, parecía lindo mientras ponía sus dedos sobre los de ella con rigidez. Pero esta vez no pudo retrasar más la conversación. Annette, tomando las manos de Raphael entre las suyas, hizo la pregunta que había estado esperando hacer.

"Raphael, esa persona que has seguido hoy... ¿Quién era?"

Raphael no dijo nada, sólo giró la cabeza. Annette se dio cuenta que apretó fuertemente los dientes. Su varonil barbilla tenía un poder opresivo. Era una de sus costumbres que hacía siempre que le preguntaban algo de lo que no quería hablar. Efectivamente, aún después de esperar un buen rato, no contestó nada.

"Raphael."

Annette dijo su nombre en voz baja. Ahora estaban aún más unidos que antes, pero todavía no sabía nada de Raphael. Era una persona muy complicada, por lo que incluso un pequeño desliz podía conducir a pisar una mina terrestre.

Ella estaba decepcionada con la falta de voluntad de Raphael para abrirse a ella. Pero si él no quería decir nada, ella tampoco quería entrometerse. Sin embargo, era necesario hablarle sobre la forma en que la trataba. Annette señaló sus acciones de hoy en un tono tranquilo.

"Hoy me dejaste sola en la calle sin decir nada. Estaba muy avergonzada. Si no puedes decir mucho al respecto, entonces al menos dime por qué. No tienes que decirme específicamente el motivo, ¿puedes decirme algo entonces por qué lo hiciste? Para que pueda entender tus acciones."

Dijo tan cuidadosamente como pudo sin mencionar nada sobre la persona a la que Raphael había seguido. Al parecer, Raphael no quería hablar de la persona, por lo que no quería que ella abordara el tema.

Annette estaba dispuesta a entenderlo, aunque le hubiera dado la típica excusa poco convincente de que necesitaba encontrar un baño urgentemente. Pero, parecía no tener ninguna intención de hacer siquiera eso. Raphael se sacudió fríamente los dedos de Annette y se levantó de la cama. Luego, comenzó a ponerse su ropa.

Entonces, ¿todo vuelve a ser como antes?

Ella, que no dijo nada más, miró la espalda de Raphael’s con los ojos oscurecidos. Siempre que pensaba que la distancia entre ellos parecía reducirse un poco, resultaba una equivocación. Además, él ni siquiera respondió a ninguna de sus preguntas. Así que ni siquiera podía preguntarle sobre lo que pensaba de ella. Annette se estaba cansando de este patrón repetitivo.

Si no quiere abrirse a mí y sólo quiere una relación superficial... ya no puedo evitarlo.

Una relación se construye con el esfuerzo de dos personas. El esfuerzo de una sola parte no puede mantener una relación. Y Annette no tenía intención de acabar con su segunda vida intentando cavar en un pozo seco. Parecía que tendría que volver a visitar a Railin lo antes posible. Una nueva vida en Osland podría ser un poco solitaria, pero aún tenía una posibilidad. Una posibilidad de encontrar paz.

Raphael, que sostenía el pomo de la puerta del dormitorio de Annette, se giró hacia un lado. Sus ojos azules recorrieron el rostro de Annette. Aunque ella no dijo ni una palabra sobre su actitud, su corazón se desplomó igualmente. Su expresión de decepción parecían afectarlo extrañamente. 

Tal vez por eso Raphael no pudo salir corriendo de la habitación como solía hacerlo. Abrió los labios para decirle algo a Annette. Pero no tenía nada que decir. Raphael era una persona que tenía demasiados secretos.

No, nunca podré contarle esto.

Sus instintos gruñeron, diciendo que no debía exponer sus debilidades. Naturalmente, la boca de Raphael se cerró herméticamente en respuesta a su propia advertencia. Ya estaba acostumbrado a una vida en la que no podía creer a nadie. Pero ahora, no podía hacer una excepción con Annette, con quien acababa de casarse. Para hacerlo, el riesgo que tendría que correr Raphael era demasiado grande. Una vez más, su elección le llevó a negarse a hablar.

"Te lo diré la próxima vez."

Raphael se las arregló para responder mientras le daba la espalda, luego se apresuró a salir de su dormitorio. Estaba molesto por su patético comportamiento frente a Annette, ya que no podía hacer ni esto ni aquello. ¿Por qué sigo sintiéndome tan patético delante de ella?

Annette cerró los ojos en silencio, sintiendo el frío de la puerta cerrada. Esta misma tarde estaban felices, eligiendo juntos la ropa para el baile. Ahora todo parecía una mentira. La vida era realmente una tragedia cuando se ve de cerca, y una comedia desde lejos. El mismo ciclo repetitivo hizo que Annette se sintiera repentinamente angustiada.

***

Desde entonces, Raphael dejó de entrar en la habitación de Annette. Ella no se molestó en visitar o apaciguar a Raphael. La mansión del Marqués Carnesis se sumió en un pesado silencio, y en medio de todo esto, el tiempo fluyó como el agua.

Annette pasó el dedo por el duro vendaje. Ahora ya no estaba enferma ni incómoda. Parecía que había llegado el momento de quitar el vendaje. Annette llamó a una sirvienta.

"¿Conoce al doctor que me miró los dedos? Por favor, llámalo. Necesito una revisión médica."

En ese momento, Annette estaba bastante enferma debido a la inflamación causada por la fractura. Así que no sabía qué médico le había mirado los dedos. Afortunadamente, la asistenta se acordaba de la persona y no tardó en llamarla. El médico de 30 años, con un rostro elegante y cabello castaño, le resultó bastante familiar.

"Mis saludos. ¿Le ha ido bien?"

A diferencia de su rostro varonil, el médico aún tenía un pequeño temor. Miraba a su alrededor con inquietud, sudando frío. En realidad, miraba a su alrededor para ver si el esposo de Annette, de rostro feroz, estaba presente allí o no. Al ver que no estaba allí, el médico dio un profundo suspiro de alivio.

Esto nadie lo sabía, pero cada vez que lo llamaban aquí, se mojaba un poco los pantalones por culpa de Raphael. El médico que sólo había estudiado toda su vida hasta ahora, tenía una mente muy delicada. Annette se acercó al médico con una vaga sonrisa.

"Creo que ya estoy mejor, pero quiero que compruebes si me puedo quitar el vendaje."

"Ahh. Entonces déjeme revisarlo."

Después de quitarle las vendas, el médico le miró detenidamente los nudillos, luego le ordenó que hiciera algunos gestos con las manos. Afortunadamente, ella no sintió mucho dolor al hacer los movimientos. Entonces, el médico asintió con la cabeza, quitándose los lentes de los ojos.

"Bien, creo que estás mejor. Sin embargo, haberse fracturado una vez hace que los huesos sean más propensos a romperse de nuevo, así que ten cuidado de no forzar las manos durante al menos un mes."

El médico terminó su tratamiento, pero en lugar de levantarse de inmediato, se quedó dudando. Annette miró al médico con recelo. Se preguntó si sus honorarios por el tratamiento médico estaban atrasados. Pero extrañamente, algo completamente diferente salió de la boca del médico.

"Bueno, dama. Le di una carta de presentación a su esposo durante mi última visita. Me preguntaba si ha escuchado algo..."

"¿Carta de presentación? No, nunca he escuchado hablar de ello."

Al escuchar su respuesta, el médico asintió con una mirada resignada. El médico realmente no tenía ninguna expectativa de Raphael. Sacó otra carta de presentación de su maletín.

"Me lo imaginaba, así que he preparado una más."

¿Debería darle un aplauso? Mirando al médico con rostro solemne, ella aceptó la carta de presentación. La carta de presentación, que estaba garabateada con la singular mala letra de un médico, resultaba difícil de leer. Reflexionando profundamente sobre ello, Annette consiguió de alguna manera leer el nombre escrito en ella. 

"¿Eucaly Cayun?"

"Sí. Esta persona es uno de mis colegas, también es una mujer. Ella ahora está buscando un trabajo. Como ha dejado su lugar natal, espera trabajar como médica en una mansión donde sea posible el alojamiento. Pero como sabes, todos los nobles de Deltium ya tienen un médico de cabecera. Así que es difícil para ella encontrar un trabajo..."

Así que quiso recomendar a su colega al Marquesado Carnesis, una familia aristócrata nueva. Annette jugueteó suavemente con la carta de presentación. La explicación del médico continuó durante mucho tiempo, pero no era necesario que la escuchara. Porque ella conocía a la médica llamada Eucaly.

'No puedo creer que vuelva a cruzarme con ella. ¿Es una coincidencia o el destino?

Annette, en su vida anterior, sufrió hasta finalmente murió. No estaba muy sana, además el estrés mental causado por su terrible matrimonio y las falsas acusaciones empeoró su enfermedad. Comenzó a enfermarse cada vez con más frecuencia. El círculo vicioso continuó, hasta que finalmente murió cinco años después de su matrimonio.

Antes de que Annette estuviera gravemente enferma, sólo llamaba a los médicos cuando lo necesitaba. Como ahora. Sin embargo, a medida que su enfermedad fue empeorando, surgió la necesidad de una médica. El Marquesado Carnesis no tenía un médico de cabecera como las otras familias nobles. Así que el último médico que se eligió para la contratación fue Eucaly. De todos modos ella era la única que se enfermaba en esta mansión, así que era mucho mejor tener una médica.

'Pero esta vez, el destino hizo que nos cruzáramos de nuevo de esta forma'.

Annette miró la carta de presentación con un humor singular. No tenía ninguna queja sobre Eucaly. En realidad era bastante modesta, y siempre estaba tranquila, y hablaba con cuidado. En cualquier caso, era una gran ventaja tenerla como médica. Annette dobló la carta de presentación con una sonrisa.

"La llamaré. Gracias."

"Sí, muchas gracias. Por favor, cuídese. Entonces, adiós."

El médico esperaba que Annette se pusiera en contacto con Eucaly. Acomodó rápidamente su maletín y se apresuró a salir de la mansión, sin mirar atrás. Temía encontrarse con Raphael en el camino.

Ahora podré llevar un anillo cuando vaya al baile.

La fiesta en el jardín que el Marqués Eloque había decidido celebrar se acercaba. Los vestidos a conjunto de la Boutique de Tina también estaban terminados, así que sólo quedaba una cosa por hacer. ¿Debía apaciguar a Raphael e ir a la fiesta junto con él, o sería mejor ir sola? 

Los ojos de Annette se hundieron en sus pensamientos.