Reciente

Mostrando entradas con la etiqueta Matrimonio Depredador. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Matrimonio Depredador. Mostrar todas las entradas

miércoles, 6 de julio de 2022

julio 06, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 324

Capítulo 324. Isha (24)


Primero puso un tabaco en su boca. Un calor residual seguía ardiendo en su interior. Estaba tan excitado que tenía que luchar contra el impulso de hacer algo.

Fumó rápidamente para calmar su naturaleza ferviente. Después de tranquilizarse un poco agarró una toalla. Primero la mojó con agua antes de limpiar el cuerpo de la Princesa que estaba lleno de fluidos. 

Fumar tabacos mientras cuidaba a la Princesa fue una excelente elección. Porque cuando veía su cuerpo desnudo, su virilidad se volvía a endurecer.

Si no controlaba sus instintos en este momento se podría considerar una verdadera bestia. Ishakan se contuvo recuperando un poco de la paciencia que había perdido.

Cubrió a la Princesa limpia con una manta. Entonces miró a la Princesa colocándose otro tabaco en la boca. La Princesa estaba durmiendo plácidamente. Ishakan sonrió.

Impulsivamente besó su frente. Luego su nariz y sus mejillas.

Su esencia seguía siendo la de una bestia aunque tenía una apariencia humana. Después de marcar su territorio fiel a sus instintos, Ishakan mostró una expresión de satisfacción.

Ishakan acercó su cara a su cuello para olerlo. Su piel sudorosa emanaba un leve aroma a flores. Probablemente se trataba del perfume que se utilizaba en el palacio real.

Recordó que aunque usaran el mismo perfume en cada persona olería diferente debido a su olor corporal. Ishakan tenía un sentido del olfato sensible como todos los Kurkan, por lo que podía distinguir el aroma único de la Princesa. Le encantaba su aroma.

Frotó suavemente su clavícula con la nariz antes de retirar la cara. Afortunadamente se dio cuenta de que se estaba comportando como un pervertido. Había llegado el momento de actuar como una persona normal. 

Sin embargo, aunque intentaba levantar la cabeza, su mirada se movía hacia la Princesa como si estuviera poseído. Mirando sus pequeños labios, de repente se dio cuenta que le gustaría que lo llamara por su nombre. No se habían llamado por sus nombres ni una sola vez desde que se reencontraron.

Entonces la llamó por su nombre.

"Leah."

Se sintió agradable pronunciar su nombre. Quería que ella también pronunciara su nombre, pero aún no era el momento adecuado. De todos modos solo necesitaba tener paciencia. Pronto le revelaría con orgullo su nombre.

Ishakan la llamó por su nombre varias veces como si estuviera tarareando, pasando su mano por su cabello plateado.

"Leah, Leah..."

Esperaba llevar a Leah al desierto. Ella sería mucho más feliz de lo que ha sido en Estia. Ishakan ahora podía darle todo lo que ella quisiera. Riqueza, poder y libertad.

Consideró que todo estaba progresando bien. Pero las expectativas de Ishakan estaban completamente equivocadas. Porque no era la libertad lo que la Princesa de Estia quería.

***

Una vez que Leah regresó al palacio, Ishakan se sentó junto a la ventana. Observó el cielo que se iluminaba poco a poco mientras jugueteaba con las monedas de oro que ella le había dejado. Finalmente el sol salió por completo.

Las colillas de los tabacos estaban amontonadas en el cenicero. Pero sus emociones no desaparecieron aunque se había fumado todos los tabacos que tenía.

"......"

Ishakan suspiró. Sabía que esas emociones no se solucionarían de ese modo.

***

Caminando por las calles nocturnas de Estia, se dirigió al palacio real de Estia. Pensó en la Princesa sentando en una rama alta con vista hacia el palacio real. Cuando le había preguntado si quería huir, ella le respondió con los ojos oscurecidos.

Quiero... morir.

Su ira aumentaba cuanto más recordaba sus apagados ojos púrpuras. De repente quiso verla. Una amarga sonrisa apareció en sus labios. Ishakan suspiró con la espalda apoyada en el tronco del árbol.

Le estaba dando mucha importancia. Ciertamente no se sentía así antes de que viniera a Estia. Las emociones que no podía reconocer seguían creciendo.

Pero no le molestaba. Más bien le gustaba. Sintió un cosquilleo en el corazón, como si hubiera sido rozado suavemente por una pluma.

Ishakan llegó a una conclusión. Él le devolvería su brillo a Leah. Contemplando el tenue palacio real iluminado por la luz de la luna, Ishakan murmuró la etiqueta que había aprendido hace tiempo.

"Que la luz brille sobre Estia."

Esto apenas estaba comenzando.
julio 06, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 323

Capítulo 323. Isha (23)


Ishakan no permitía que sus instintos dominaran sobre su razón. Por lo que intentó mantener su mente lúcida.

Sin embargo, poco a poco su razón pasó a segundo plano. No esperaba perder el control por el pl@cer del cuerpo, sino por el pl@cer del asesinato.

Ishakan se calentaba cuanto más se mezclaban sus cuerpos, casi como si estuviera prendido en fuego. No sabía cómo extinguirlo. Trató de no actuar con demasiada brusquedad, pero no fue fácil.

Honestamente la Princesa tenía un poco de culpa. Sus g3midos fueron los culpables de que terminara de desaparecer su racionalidad.

También el cuerpo de la Princesa le provocaba intensos deseos. No pudo soportar escuchar sus gemidos mientras la p3netraba. Al final ey@culó prematuramente.

Ella se apartó con sus extremidades debilitadas.

Sus rígidos p3z0nes llamaron su atención. Estaban rojos porque lo había estado estimulando. Podría eyacular durante todo el día sólo mirando sus sen0s.

"Hmm..."

La Princesa que respiraba con dificultad, miraba a Ishakan con los ojos llorosos. Su mirada solo hizo que la situación empeorara.

Su virilidad medio despierta se levantó de repente. La Princesa quiso huir despavorida al mirar su virilidad endurecida. Pero sus movimientos fueron más insignificantes que los de una tortuga. Ishakan sonrió sujetándola de la cintura.

"¿Quieres hacerlo de espalda?"

Aunque no había luna llena, parecía que estaba en celo. Le gustaría tener al menos una semana con la Princesa para calmar su l!bido.

El s3xo no terminaría en este punto. El pl@cer que estaban experimentando incluso provocaba que la Princesa g!miera como una bestia. La inocente Princesa comenzó a mover la cintura embriaga por el placer.

Exhalaban calientes respiraciones mientras su virilidad la penetraba profundamente. Ishakan quería llegar más profundo, aunque sabía que no era posible. Tener s3xo con la Princesa hasta que su vientre plano estuviera abultado s3men.

Observó su cuello con la conciencia borrosa. Ishakan lo mordió instintivamente, sólo se retiró antes de que brotara sangre. Entonces besó su cuello varias veces.

Ishakan la p3netró frenéticamente apretando los dientes con tanta fuerza que los músculos de su mandíbula se tensaron.

"Ahhhh..."

La Princesa alcanzó el cl!m@x sacudiendo sus extremidades. Sus paredes v@g!nales apretaron con fuerza. La abrazó mientras ella gemía fuertemente por la abrumadora sensación de pl@cer. Los músculos de sus muslos se contrajeron.

"Ahh, ahhh..."

Fue un cl!m@x bastante largo. Ishakan ey@culó dentro de ella. Con unos leves movimientos de cintura, vertió hasta la última gota de s3m3n.

El fuego que estaba calentando su cuerpo disminuyó un poco. Respiró profundamente mirando a la Princesa. Se había desmayado.

"Haa."

Ishakan suspiró. Se lamió los labios con la lengua porque tenía una sed insaciable. Pensó mientras barría con su mano su cabello sudado.

No quería ser demasiado brusco… sobre todo porque fue su primera vez.

Fue un milagro que el s3xo hubiera terminado en este punto. Cuando Ishakan vio a la Princesa con marcas por todo el cuerpo, su virilidad se levantó de nuevo. Intentó todo para enfriarlo, pero nada surtió efecto. No tuvo más remedio que aliviarse m@sturb@ndose.

Su virilidad mojada por múltiples fluidos, estaba resbaladiza. Dejó escapar un gemido reprimido mientras frotaba con su mano su virilidad. Solo después de expulsar su s3m3n nuevamente se sintió al menos un poco satisfecho.

Pero al observar a la Princesa nuevamente el calor de su cuerpo aumentó. En ese momento alguien llamó a la puerta con cautela.

"Ishakan."

Preguntó Haban con voz inquieta desde afuera.

"¿La Princesa... está viva?"

Ishakan barrió su cara con la mano. No resultaba extraño que Haban estuviera estupefacto, puesto que Ishakan no había mostrado gran interés en este tipo de cosas hasta ahora.

De hecho, Ishakan no podía creer lo que había sucedido. Recogió la manta que estaba en el suelo para cubrir cuidadosamente el cuerpo de la Princesa para que Haban no lo viera.

"Trae agua y toallas. Puros también."

"Está bien..."

Haban regresó pronto con varias cosas. Cuando entró en la habitación se sobresaltó al mirar a Ishakan. Fue porque sus ojos dorados brillaban intensamente. Haban quería comprobar si la princesa estaba muerta, pero Ishakan lo echó de inmediato.

lunes, 4 de julio de 2022

julio 04, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 322

Capítulo 322. Isha (22)


La Princesa no sabía cómo reaccionar a cada toque de Ishakan. Se sobresaltaba por la mínima sensación pl@centera, actuaba como si no estuviera acostumbrada a ello.

Sus inocentes reacciones le daban curiosidad pero también satisfacción. Una risa se escapó de sus labios. Fue porque se preguntó qué tan malos fueron los hombres con quienes había tenido s3xo la Princesa. Estaba claro que ellos no la habían satisfecho adecuadamente.

No lo entendía. Como esos hombres pudieron desperdiciar una noche con la Princesa. Incluso con sólo mirar cómo sus pálidas mejillas se sonrojaban, bastaba para querer hacer que ella gimiera de pl@cer.

Después de acariciar su ropa interior, metió la mano adentro. Introdujo su dedo medio en su húmeda cavidad. Ella se estremeció con el movimiento de su dedo.

Pronto Ishakan introdujo dos dedos más en su cavidad mientras los movía rápidamente. Sus paredes v@g!nales estaban apretadas, como si fueran a morder su dedo. Las venas del dorso de su mano sobresalían.

"¡Hmm, esto es extraño...!"

La Princesa estaba siendo llevada al cl!m@x poco a poco. Miró su rostro detalladamente con sus ojos dorados. Su ojos estaban embriagados de pl@cer, su lengua estaba al descubierto porque tenía los labios abiertos, su aliento estaba caliente…

Pero la Princesa no se dio cuenta de su observación descarada. Si ella lo hubiera sabido se hubiera tapado el rostro con las manos. Pero estaba demasiado ocupada intentando controlar el pl@cer abrumador. No estaba para preocuparse por eso.

"Por favor... despacio... hmmm..."

Ella abrazó a Ishakan con su pequeño cuerpo. Los temblorosos dedos de su mano le arañaron la espalda. La Princesa alcanzó el clímax revelando abiertamente el pl@cer que estaba sintiendo.

"Ahhh..."

La Princesa gimió olvidando contenerse. En sus ojos llorosos había una mezcla de placer y miedo, porque nunca había experimentado estas emociones.

Ishakan terminó de desnudar completamente a la avergonzada Princesa. Su zona ínt!ma no tenía vello, así que incluso podía observar claramente su cl!t0ris. Su impaciencia aumentó mirando su húmeda piel rosada. Más aún porque ya la había probado con sus dedos.

Después de quitarse el pantalón, frotó su virilidad entre sus muslos. La Princesa abrió los labios sorprendida. Sus ojos se quedaron fijos en su virilidad. La Princesa dijo con miedo.

"No va a entrar... eso, eso no es posible..."

"Hay que probarlo."

La virilidad de Ishakan se podía considerar especialmente grande incluso entre los Kurkan. Por supuesto, sería difícil para la Princesa soportarlo con su pequeño cuerpo.

Ishakan acarició a la Princesa hasta que se calmó. Entonces introdujo su gl@nde en su cavidad. Tan pronto como eso sucedió, ella soltó involuntariamente un gemido.

Su húmedo interior estaba muy estrecho. Sólo había introducido su gl@nde, pero las paredes v@g!nales apretaban tanto que parecía que le cortarían su virilidad.

"Aprieta... demasiado..."

Introdujo lentamente su virilidad aferrándose a la razón para no descontrolarse. Apenas lo introdujo completamente, observó a la Princesa. Ella parecía un poco fuera de sí.

Entonces bajó su mirada hacia la zona ínt!ma. Sangre había salido de su v@g!na. Recobró los sentidos como si su cuerpo hubiera sido rociado con agua fría.

"......"

Una pregunta le vino a la mente en el momento en que vio la sangre.

¿Por qué?

Había asumido que no se trataba de su primera vez. Creía que ella había vivido de forma promiscua por contratar un g!g0ló. Pensó que había tenido s3xo sin amor durante innumerables noches. Pero podría haberse equivocado.

El sentimiento de culpa por haber sido brusco en la primera experiencia de la Princesa se apoderó de la mente. Pero fue seguido inmediatamente por una vaga satisfacción. 

Nunca imaginó que esto lo complacería. Eran deseos que solían albergar los jóvenes. Ishakan tenía que admitirlo. Se volvió débil ante la Princesa.

El deleite le hizo perder la razón.
julio 04, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 321

Capítulo 321. Isha (21)


El recuerdo de aquel día en que pudo escapar de los traficantes de esclavos era preciado para Ishakan. Lo atesoró en un rincón de su mente como si fuera la joya más preciada.

Por eso pensaba que también sería un recuerdo importante para la Princesa. En ese entonces ellos compartieron emociones que no podían explicarse con palabras.

Pero todo fue una ilusión. Los recuerdos de ese día sólo fueron preciados para Ishakan. Darse cuenta de ello fue amargo.

Probablemente ni siquiera fue un suceso importante.

La Princesa había salvado a numerosos esclavos. Era normal que no recordara a Ishakan. Pero su corazón no podía aceptarlo aunque su cabeza lo entendía perfectamente. Esperaba que ella lo recordara de una manera especial.

Una extraña sensación de decepción lo invadió. Durante un momento innumerables pensamientos pasaron por su mente. Afortunadamente no reveló nada en su exterior.

Observó con detenimiento a la Princesa calmando su mente. A pesar de que anteriormente se había escabullido en el palacio real de Estia para observar a la Princesa, siempre lo hizo desde la distancia. No la había visto tan cerca desde su encuentro en el pasado.

La blanca Princesa seguía siendo hermosa. Cuando comenzó a reflexionar sobre su primer encuentro, las emociones que reprimió salieron con facilidad. Una sonrisa apareció de repente en su rostro por sus emociones desbordadas.

El plan original consistía en llevarla a un lugar tranquilo para hablar. Después de que conversaran sobre el pasado, le daría la oportunidad de volar libremente fuera de Estia.

Pero en este punto todo se había torcido. Después de todo, lo que la Princesa quería era un hombre para tener s3xo. No estaría mal devolverle el favor con su cuerpo.

Una vez tomada la decisión, no había razón para seguir dudando.

"No puedo creer que una dama de tu posición visite el barrio rojo. Parece que los nobles que te rodean no tienen suficiente hombría."

Los ojos de la Princesa temblaron al escuchar sus palabras. 

"No entiendo el propósito pero parece que me hubieras estado vigilando… además no creo que seas el prostituto contratado."

"¿Propósito? ¿Qué importancia tiene? Solo buscabas pl@cer mientras te asegurabas de que tu identidad se mantuviera oculta. Yo puedo hacerlo en su lugar."

Ishakan eligió deliberadamente palabras vulgares al hablar, poniendo sus manos sobre sus encogidos hombros. La Princesa se mostró reacia, pero al final no se resistió.

Sin embargo, pronto frunció el ceño. Fue debido al cuerpo de la Princesa, que estaba escondido bajo la larga túnica.

La Princesa estaba como una rama. Ella siempre había sido delgada, pero le pareció que había perdido más peso del que recordaba.

Estaba claro que la familia real de Estia no trataba bien a la Princesa.

Supuso que la Princesa se escapaba del palacio por los malos tratos que recibía. Tal vez la Princesa quería tanto sentirse amada, que contrataba prostitutos para obtener cariño.

Entonces haló a la Princesa hacia él. Detalló sus ojos púrpuras. Su pupila estaba ligeramente dilatada.

Estaba convencido de que quería hacerla sentir bien. Esta vez deseaba grabar profundamente en su mente unos recuerdos que ella nunca olvidaría.

La besó en lugar de hablarle para que lo recordara. Sus labios eran suaves. El calor de la situación aumentó. El beso se volvió más intenso antes de que se diera cuenta.

"¡Hmm...!"

Frotó su lengua, lamió sus dientes. La agarró por reflejo cuando ella intentó apartarse. Sostuvo firmemente la parte trasera de su cuello con la mano.

La cara de la Princesa se puso roja debido al sonido húmedo que resonaba en la silenciosa habitación. Le parecía adorable como ella intentaba reprimir sus emociones. Quiso ponerla boca abajo para penetrarla de inmediato.

Tenía mucha curiosidad por saber qué tipo de expresión ella pondría en ese momento. Tal vez estallaría en lágrimas, se estremecería de pl@cer, o ambas cosas.

Reprimiendo su deseo, tocó su cuerpo por todas partes. En algunas zonas le dejaba marcas rojas por la fuerza aplicada.

"Hmmm..."

Ishakan d3snudó completamente a la avergonzada Princesa. 

domingo, 3 de julio de 2022

julio 03, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 320

Capítulo 320. Isha (20)


Se imaginó teniendo s3xo con ella. Sería adorable mirar su cara blanca enrojecida. Sería agradable tener su virilidad entre sus labios pequeños. Seguramente sería difícil para ella debido al tamaño de los Kurkan…

"......"

Ishakan se lamió los labios con nerviosismo. No sabía por qué estaba teniendo estos inútiles pensamientos. Pero no podía detenerlos.

Cuando se imaginó a la Princesa gimiendo mientras tenía s3xo otro hombre, retorciéndose de placer, sollozando contra su pecho, le hizo sentirse aún peor.

Quería golpear hasta la muerte a los hombres que hubieran tenido s3xo con la Princesa. Aunque sabía que estaba siendo un poco infantil, su rabia no se enfrió.

Para intentar despejar su mente, fumó tranquilo su tabaco. Haban apareció de repente entre las sombras, cuando su tabaco se estaba acabando.

"Ha llegado."

Ishakan asintió levemente deshaciéndose del tabaco. Miró hacia la puerta cerrada. Pronto pudo escuchar unos pasos a pesar del ruido en la posada.

Era ella.

Una pequeña mujer cubierta con una larga túnica con capucha empujó la puerta de madera. La vieja bisagra chirrió. En el momento que la Princesa entró en la ruidosa posada, el lugar se quedó en silencio.

Ella atrajo la atención de todos los presentes. Por mucho que intentara ocultar su verdadera apariencia, no podía ocultar la atmósfera que la rodeaba.

Pero la mayoría de las personas perdió rápidamente el interés porque no podían mirar su rostro. Haban se encargaría de los hombres que la miraban lascivamente.

Los ojos de la Princesa, que habían estado observando el entorno, se posaron en Ishakan. Comenzó a caminar lentamente hacia él.

Ishakan miraba fijamente a la Princesa. Sintió el impulso de tomarla de inmediato, pero esperó pacientemente que se acercará a él. Finalmente la Princesa se sentó frente a Ishakan. Ella preguntó con voz relajada.

"¿Serás mi compañía hoy?"

Su voz no era demasiado diferente de la que recordaba. Por alguna razón Ishakan sintió su boca entumecida. Respondió lentamente.

"...Supongo que sí."

Su delgado cuerpo se puso rígido. Sorprendida por su profunda voz. 

Ishakan siguió a la Princesa al piso de arriba. La Princesa que sólo había observado de lejos, estaba ahora al alcance de su mano. Se le hizo agua la boca viendo su figura.

Se humedeció los labios. Pensamientos sin sentido surgieron brevemente en su mente antes de desaparecer. Sigue siendo pequeña aunque es más alta. Puedo sostenerla entre mis brazos sin ningún problema.

Ishakan se contuvo para no abrazar a la Princesa por detrás. Cuando llegaron a la habitación que había sido reservada de antemano, Ishakan cerró la puerta como si estuviera capturando a su presa tras una larga persecución.

La Princesa se estremeció al escuchar el sonido de la puerta al cerrarse. Ella se dio la vuelta luego de respirar profundamente.

"¡......!"

Los labios de la Princesa se separaron ligeramente. Estando frente a frente, ella estaba sorprendida por la diferencia de tamaño. Ishakan se quitó su túnica. La Princesa preguntó con incredulidad al mirar su rostro descubierto.

"...¿Kurkan?"

Ishakan se alegró que lo llamara de esa manera. Dijo con una sonrisa.

"Hace mucho tiempo que nadie me llama Kurkan. Suelen decirnos bárbaros."

Entonces se acercó para que ella pudiera ver mejor sus ojos dorados. La Princesa se echó hacia atrás hasta que su espalda tocó la pared. El hombre se acercó lentamente. Cuando le quitó la capucha a Leah, sus ojos finalmente se encontraron.

Ishakan había estado esperando este momento durante mucho tiempo. Espero que la Princesa lo recordara al mirar sus ojos dorados, esperaba que lo llamara por su nombre.

Pero la Princesa no mostró el más mínimo indicio de recordarlo. Ishakan torció los labios. Un intenso dolor atravesó su corazón al darse cuenta de lo que había sucedido.

La Princesa ni siquiera se acordaba de sí misma.
julio 03, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 319

Capítulo 319. Isha (19)


A pesar de que las tribus divididas se unieron bajo el gobierno del nuevo Rey después de que terminara la larga guerra civil, no había una paz perfecta.

Ishakan decidió que se necesitaba un enemigo externo para lograr una sólida unidad, así que eligió a Estia como objetivo. Para los belicosos Kurkan no había tema más interesante que la guerra. Los Kurkan rápidamente se centraron en la conquista de Estia.

La primera orden de Ishakan fue recoger información de Estia. No había razón para un derramamiento de sangre innecesario. Para proteger al pueblo Estia debía destruirse desde los cimientos. Planeaba aliarse con algunos nobles de Estia, para alterar el sistema de gobierno de la familia real.

Después de enviar un escuadrón primero, Ishakan también se dirigió a Estia personalmente. Como esperaban, la familia real de Estia no se dio cuenta de que los Kurkan se habían infiltrado en todas partes.

Estia era un barco que se estaba hundiendo. Incluso si los Kurkan no hacían nada, probablemente la familia real colapsaría sola. Quería sacar a la Princesa de allí.

Cuando comenzó a escabullirse en el palacio real para comenzar a la Princesa, llegó a la conclusión de que la Princesa había cambiado mucho.

¿Ella siempre había sido tan apagada?

Recordaba a la Princesa como alguien más expresiva. Sus ojos purpuras estaban llenos de fuego, mostrando sin restricciones sus deseos.

Pero ahora no. Sus ojos habían perdido su brillo. Su voz estaba desprovista de vivacidad. Siempre estaba inexpresiva, cuando sonreía lo hacía levemente.

La Princesa había sido destruida en pocos años. A Ishakan le disgustaba cómo se había desvanecido su antiguo esplendor.

Un día Haban le dijo vacilante a Ishakan.

"La princesa está buscando un gigoló..."

Ishakan no podía creer lo que escuchó. Preguntó con ferocidad.

"¿Gigoló?"

"Sí... creo que quiere tener s3xo..."

El disgusto se apoderó de Ishakan. Como sintió que estaba perdiendo su racionalidad, se llevó el tabaco a la boca. Apenas pudo refrescar su cabeza fumando.

No debería importarle si la Princesa quería tener s3xo con un gigoló. No entendía porque estaba siendo tan infantil. Ishakan habló después de soltar una bocanada de humo.

"Haban."

"¡Sí!"

"¿No debería darle lo mejor a quien me salvó la vida?"

"Correcto..."

"Entonces debería asegurarme que tenga un gigolo que pueda provocarle un gran éxtasis."

"...¿Eh?"

Haban miró atónito al sonriente Ishakan. Planeaba reunirse de nuevo con ella como Rey de Kurkan, bajo el pretexto de una negociación de paz con Estia, pero todo marchaba en contra del plan original. Ishakan decidió apresurar su encuentro con la Princesa.

Pronto llegó el día en que la Princesa salió para encontrarse con el gigoló.

Ishakan echó al gigoló que ella había comprado para ocupar su lugar. El lugar acordado sería una posada destartalada, secretamente conocida por la actividad de la prostitución.

La posada estaba ruidosa debido a las personas borrachas hablando. Algunos incluso estaban tan borrachos que estaban cantando.

Ishakan caminó hasta sentarse en la mesa acordada. Estaba en una esquina donde había una completa oscuridad porque ni siquiera la luz de las lámparas de aceite llegaba.

La ansiedad que había estado atormentando su mente aumentó rápidamente. Finalmente sacó un tabaco para calmarse.

No debería fumar si estaba intentando mantener oculta su identidad. Si hubiera un traficante de esclavos cerca, podría complicarse la situación al detectar el aroma único de su tabaco.

Para Ishakan sacó un fósforo para encenderlo. No podía calmar su mente. No había sentido está tensión ni siquiera el día que mató al anterior Rey.

Comenzó a fumar. A medida que el aroma penetraba su cuerpo, se fue calmando gradualmente. Pensó en la Princesa.

Se preguntó si ella estaba acostumbrada a contratar gigolos para tener s3xo. En el pasado la Princesa tenía una actitud recatada. Resultaba difícil creer que la Princesa hubiera cambiado tanto como para contratar gigolos.

viernes, 1 de julio de 2022

julio 01, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 318

Capítulo 318. Isha (18)


El Rey no tardó en darse cuenta de que la especie singular pudo haberlo matado desde el principio. Solo estaba jugando con él, para que sintiera la diferencia de poder entre ambos.

Los ojos del Rey se inyectaron de sangre en el momento en que se dio cuenta de la verdad. Pero no pudo hacer nada más que soltar un gemido de dolor. Cuando bajó la mirada, una espada curva estaba clavada en su estómago. Miró nuevamente a la especie singular.

Ese fue su final. Ni siquiera tuvo la oportunidad de decir sus últimas palabras. Cuando la espada curva fue retirada, el cuerpo del Rey se fue inclinando lentamente hacia adelante hasta que finalmente se desplomó. La sangre de su cuerpo se extendió por el suelo. La especie singular había obtenido la victoria.

"......"

Isha exhaló suavemente mientras enfundaba su espada. Recogió la corona que había caído al suelo con su mano ensangrentada. Se dio la vuelta luego de colocarla sobre su cabeza.

Los Kurkan se postraron en el suelo para presentar sus respetos. Todos pronunciaron al mismo tiempo. "¡Oh, Rey de Kurkan!"

Un fuerte escalofrío recorrió su cuerpo. Su boca se torció en una sonrisa ante una felicidad incontrolable. Ya no tendría el mismo nombre.

Ahora sería Ishakan.

***

El nuevo Rey de Kurkan se hizo ampliamente conocido en el continente.

Después de tomar el trono matando al Rey anterior, hizo que las tribus divididas se unieran como una sola. La larga guerra civil finalmente llegó a su fin.

Cuando el reino se estabilizó hasta cierto punto, Ishakan consideró que había llegado el momento de devolver el antiguo favor a la Princesa de Estia, Leah De Estia.

Tenía que devolverle el favor que le salvó la vida. También se preguntaba cómo había crecido la Princesa. No podía imaginarse a la Princesa como adulta.

De todos modos, probablemente sería más pequeña que un Kurkan aunque hubiera crecido mucho. Seguramente Ishakan podría llevarla en los brazos.

Se preguntó cómo ella reaccionaría cuando viera al niño que ella había rescatado como adulto. Probablemente estaría conmocionada. Ishakan sonrió.

Su apariencia había cambiado bastante, pero sus inusuales ojos dorados seguían siendo los mismos. Seguramente ella recordaría el pasado cuando mirara sus ojos dorados.

En el momento en que estaba considerando cuándo visitar a la Princesa, una noticia inesperada llegó a Kurkan.

"La Princesa se casará con Byun Gyeongbaek."

Ishakan preguntó sin pensarlo.

"¿Con ese tipo que parece un sapo?"

Las palabras de Ishakan hicieron reír a los demás Kurkan. Pero Ishakan estaba serio. Frunció el ceño inconscientemente ante el disgusto que se apoderaba de su corazón.

Parecía que la familia real de Estia había perdido la cabeza. Byun Gyeongbaek tenía veinticinco años más que la Princesa. Ishakan no podía entender cómo podían entregarle a la Princesa de esta manera, por más miedo que ellos le tuvieran a los Kurkan.

Ahora que lo pensaba, parecía que ella no era tratada apropiadamente como una Princesa. Recordó las palabras que le había dicho.

Yo no soy tan importante.

Ishakan comprendió lo que tenía que hacer por la Princesa. Tenía que ayudarla a escapar de Estia. Seguramente ella estaría feliz de que le devolviera el favor de esta manera.

Si no sabría hacia donde escapar, él podía traerla al desierto. Quizás estaría mejor allí que en cualquier otro lugar. Los Kurkan que le debían su vida a la Princesa, la habrían tratado con gran hospitalidad. Por supuesto, Ishakan era uno de ellos.

"¿Qué vas a hacer?" Haban preguntó. Los jefes miraron a Ishakan. Ellos sabían que Ishakan había sido salvado por la Princesa de Estia.

Los ojos de Ishakan se entrecerraron. Habló luego de reflexionar durante un momento.

"Tenemos que actuar." Estia estaba llena de traficantes de esclavos debido al anterior Rey.  Tenían que rescatar a los Kurkan esclavos. "¿No deberíamos aprovechar para arruinar la boda de Byun Gyeongbaek?"

A ninguno de los presentes les agradaba Byun Gyeongbaek. Todos albergaban en sus corazones el deseo de desmembrar vivo a Byun Gyeongbaek.

Los ojos de los Kurkan brillaron de expectación. Ishakan sonrió.

"Vamos a Estia."
julio 01, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 317

Capítulo 317. Isha (17)


Comenzó a propagarse un pequeño rumor. Se decía que había aparecido una especie singular con ojos dorados.

Resultaba difícil de creer que hubiera nacido una especie singular considerada una leyenda. Mucho menos que fuera un mestizo. Los Kurkan pensaron que pronto desaparecería este absurdo rumor como cualquier otro.

Pero eso no sucedió. Por el contrario, con el paso de los años el rumor se fue volviendo más detallado, ardiendo ferozmente como un fuego extendiéndose por la hierba seca.

En el centro del rumor estaba Morga, el jefe de la tribu de las serpientes.

Se le consideraba el mejor hechicero. Aunque tenía una terrible personalidad, nadie podía negar su gran habilidad. Incluso el Rey estuvo tratando de conseguir a Morga.

Durante la larga guerra civil, Morga no se posicionó hacia ninguno de los dos bandos. Se mantuvo neutral independientemente de lo que estaba sucediendo.

Pero de pronto declaró que serviría al nuevo Rey. Su Rey era una especie singular, el protagonista del increíble rumor.

El tenso equilibrio de poder, se rompió rápidamente. En medio del turbulento caos, la especie singular fue revelando su presencia gradualmente.

Comenzó desde las afueras, lejos del palacio real. La especie singular fue engullendo a las tribus una a una con el apoyo de la tribu de las serpientes. En el transcurso de un año, algunas tribus cayeron, y cinco tribus se inclinaron a los pies de la especie singular.

Su reputación aumentó una vez llegado a ese punto. Incluso hubo tribus que se acercaron primero a la especie singular para jurarle lealtad.

El Rey envió tardíamente tropas para intentar reprimir a los rebeldes. Pero la situación se encontraba fuera de su control. La especie singular no tardó en conquistar Kurkan. Después de sólo tres años los rebeldes llegaron a la capital donde residía el Rey.

Entonces llegó el último día.

"¡Asquerosos mestizos!"

El Rey gritó mientras veía llegar al ejército rebelde frente al palacio. El sonido de un cuerno de batalla se extendió por el lugar.

El Rey libró una última batalla para defenderse con los últimos caballeros que lo seguían. También luchó personalmente matando a los rebeldes.

Fue una resistencia feroz, pero la victoria estaba inclinada hacia un bando. El Rey le dijo al invasor sin aceptar su aparente derrota.

"...Especie singular."

El invasor se acercó manchando de sangre el suelo de piedra blanca. El Rey reflexionó sobre el pasado viéndolo. El niño de ojos dorados que fue vendido a un traficante de esclavos, regresó a Kurkan como un adulto.

Ahora miraba con menosprecio al Rey. Sus ojos parecían los de un depredador en la cima de la cadena alimenticia. Ningún Kurkan podría negar que este hombre fuera una especie singular.

Lamentó no haberlo matado con sus propias manos en el pasado. El Rey desvió su mirada de la especie singular. Detrás de él estaban los rebeldes que lo seguían. El Rey sonrió amargamente al encontrar unas caras conocidas entre ellos.

"Haban, Genin..."

Ellos alguna vez fueron sus escoltas.

"No sabía que habían vuelto para morder a su antiguo dueño."

Ninguno respondió. El Rey dijo de forma irónica abriendo sus brazos.

"¿Han venido a matarme?"

La especie singular caminó lentamente hacia el sonriente Rey.

"Estoy aquí para cumplir mi antigua promesa."

Se podía percibir su naturaleza salvaje en su voz.

"Me dijiste que regresara para quitarte el trono." 

La especie singular apuntó al Rey con su espada curva que había quitado numerosas vidas.

"Te reto a un duelo. Por el trono."

La ira del Rey estalló.

"¡Eres un joven idiota!"

Sus espadas chocaron. El Rey apretó los dientes con fuerza mientras empuñaba su espada curva. Estaba ardiendo de rabia por la proposición del combate individual en este punto.

La especie singular podría aplastarlo con sus soldados si siquiera. Pero al igual que la antigua tradición de Kurkan, quería un orden jerárquico determinado por el poder.
 
Por una simple razón. Cuando fuera derrotado, se tendría que aceptar el hecho de que un Kurkan mestizo fue superior al Rey de sangre pura. 

El Rey se esforzó para no tener un final vergonzoso. Pero entre más ataques intercambiaban, más se podía notar la brecha entre ambos.

miércoles, 29 de junio de 2022

junio 29, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 316

Capítulo 316. Isha (16)


No sería fácil hacerlo solo, se requerían al menos tres hechiceros. Dibujó un patrón mágico mientras sudaba. Colocó en los bordes donde las líneas se unían, velas hechas con sangre endurecida y cera de abejas.

También sacó objetos que no solían utilizarse. Una daga de obsidiana, una pluma de cuervo que nunca pudo volar, el cuero de un cordero que murió por no poder succionar la leche de su madre, sangre de cabra hervida bajo la luz de la luna llena…

Completó el patrón mágico con algunos de esos objetos, otros fueron agregados al líquido que estaba en la olla. Finalmente se hizo un corte en el antebrazo con la daga de obsidiana. Después de verter la sangre que goteaba en una botella de cristal, le añadió un poco del líquido que hervía en la olla.

"Por suerte había algo preparado."

Morga murmuró para sí mismo mientras agitaba la botella de cristal. La sangre de la botella se volvió negra, luego lentamente volvió a su color rojo original. Mientras el sangrado del antebrazo de Morga se detenía, él puso ramas secas de enebro en el brasero que estaba al lado del patrón mágico. El olor que emanaba el bracero se extendía por el lugar. 

Revisó nuevamente la botella de cristal. Después de comprobar el color de la sangre, la vertió en un recipiente plano. Cuando el chico regresó de bañarse, le entregó el recipiente.

"Necesito sangre. Todo lo que puedas."

Morga tenía que hacer un truco con sangre por la  inmunidad del chico para los hechizos. Ningún hechicero común se atrevería a hacerlo. Honestamente, ni siquiera sabrían cómo hacer una ceremonia de mayoría de edad para una especie singular.

Recordando su propia grandeza, Morga hizo un corte en el antebrazo del chico.

"Dime si sientes que te vas a desmayar porque tu vista se nubla."

Había que extraer sangre hasta llegar al punto que estuviera al borde de la muerte. El chico permaneció en silencio mientras su antebrazo sangraba. Su cara se puso pálida, pero aguantó hasta llenar el recipiente.

Un chico duro...

Morga pensó mientras vendaba al chico. Luego lo colocó en medio del patrón mágico.

Mojó su dedo en el recipiente con sangre para dibujar una línea roja recta en la frente del chico, luego la conectó con otra línea hacia la punta de su nariz. También dibujó largos patrones debajo de sus ojos, en sus mejillas y en el cuello.

Después comenzando desde el corazón, dibujó cuidadosamente patrones complejos conectados de los dedos de sus manos hasta los dedos de los pies.

"¿Cómo te llamas?"

"Isha."

Morga vertió la sangre que quedaba en el recipiente sobre el patrón mágico. Un humo negro, que se elevó lentamente del patrón mágico, absorbió la sangre. Morga dijo impulsivamente mirando el brillante patrón mágico.

"...Espero que sobrevivas."

Las comisuras de la boca del chico se curvaron ligeramente. El chico cerró tranquilamente los ojos en medio del olor a madera y a sangre.

***
 
Los efectos secundarios del ritual de mayoría de edad fueron demasiado graves. Se debía a que el crecimiento suprimido durante mucho tiempo se conseguiría en sólo una semana.

Sus huesos se rompieron para volver a ensamblarse. Su piel se desgarró repetidamente porque no podía soportar el crecimiento de su esqueleto.

Solo gritaba ante el dolor infernal, no podía retorcerse porque todos sus músculos estaban destrozados. Al final hubo un punto donde ni siquiera podía gritar, solo se escuchaba el sonido de su respiración. Isha lo soportó todo. 

Isha tuvo muchas alucinaciones mientras estaba al borde la muerte, desde el desierto hasta los traficantes de esclavos. Hubo días en los que veía al muerto Mel, otros en los que parecía que todavía estaba atrapado en el hoyo.

En escasas ocasiones… tenía alucinaciones con la Princesa de Estia. A Isha le gustaban mucho estas alucinaciones aunque no sucedía nada grandioso.

En esas alucionaciones Isha estaba atrapado en el hoyo negro. Después de sufrir en la oscuridad, en algún momento se abría la puerta de madera.

Isha alzaba la cabeza cuando un haz de luz entraba en la oscuridad.

Había una Princesa de cabello plateado brillante. Miraba a Isha con sus cristalinos ojos púrpura. Le preguntó al adolorido Isha.

¿Estás bien?

Al hacerlo extendía su mano.

¿Quieres que te agarre la mano?

En ese momento todo lo que atormentaba a Isha desaparecía. El oscuro hoyo, las cadenas que restringían su cuerpo, las heridas y los dolores del crecimiento.

Isha sonría a la Princesa habiendo alcanzado la libertad. Entrelazando los dedos de sus manos, susurró lo que no pudo decir antes.

...Sí.
junio 29, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 315

Capítulo 315. Isha (15)


El rostro de Morga se volvió feroz.

"¡Arrogante!"

Pero el chico no se acobardó lo más mínimo. Sólo dijo con firmeza.

"Por favor, ayúdame."

Sus ojos dorados brillaban extrañamente.

"No perderé ante nadie después de la ceremonia de la mayoría de edad."

"......"

Morga chasqueó los labios. De repente tuvo cierto presentimiento. Aunque le parecía imposible, agarró al chico por la muñeca.

El chico cooperó sin problemas. Morga cortó suavemente la punta de su dedo con una daga, luego llevó la mano del chico sobre la olla hirviendo.

Las gotas rojas de sangre que salían de la punta de su dedo cayeron en la olla. Abundante humo negro comenzó a brotar de la olla.

Morga apartó el humo con la mano para mirar el interior de la olla. Su rostro palideció al confirmar el patrón que apareció.

"Especie singular..."

Morga miró al chico como si estuviera viendo un espejismo en el desierto.

"Cómo es posible..."

Estaba tan conmocionado que perdió las fuerzas de su cuerpo. Caminó tambaleándose hasta una silla para sentarse. De repente sintió un fuerte dolor de cabeza. Se presionó ambas sienes con los dedos.

Realmente existe la especie singular que se considera una leyenda. Lo más sorprendente es que ha sido heredada por un mestizo…

Si el Rey purista lo supiera, actuaría inmediatamente. El Rey no permitiría que siguiera con vida un mestizo que fuera una especie singular. Mucho menos que llegara a la edad adulta.

Por supuesto, aunque el chico fuera una especial singular, Morga no podía estar seguro que fuera a convertirse en el nuevo Rey.

Morga se barrió la cara con la mano. La palma de su mano quedó húmeda. No se había dado cuenta de que estaba sudando frío. Habló sin precipitarse.

"Es una apuesta imprudente."

"¿No vale la pena intentarlo?"

El chico no intentó persuadir a Morga. Solo estaba diciendo la verdad.

"Tú sabes mejor que nadie lo que significa una especie singular."

El chico creía que Morga aceptaría. Y no estaba equivocado.

Morga guardaba esperanzas. Esperaba que hubiera un nuevo Rey que no manchara el desierto con la sangre de su pueblo, y que pudiera unir a los divididos Kurkan como uno solo. Morga declaró después de un largo silencio.

"...Te ayudaré."

Pero añadió una advertencia inmediatamente.

"Será doloroso. Más aún porque eres una especie singular."

Normalmente la ceremonia de mayoría de edad en Kurkan se llevaba a cabo mediante una celebración para festejar el inicio de una nueva etapa para los jóvenes. Al final se realizaba un ritual que requería de hechicería simple. Desde entonces, crecerían lentamente durante un año para convertirse en adultos.

Sin embargo, este chico perdió el tiempo adecuado para celebrar su ceremonia de mayoría de edad. El crecimiento reprimido durante mucho tiempo debía impulsarse de inmediato.

Además, como se trataba de una especie singular de gran poder, sufriría una severa  reacción negativa. Más allá de un simple dolor.

"Podrías morir en el peor de los casos. También existe la posibilidad de que sobrevivas, pero sufras tanto dolor que me supliques que te mate."

Morga se detuvo un momento antes de decir otras advertencias aterradoras. Luego abrió los labios, pero los volvió a cerrar nuevamente.

El chico no se asustó lo más mínimo. Sólo sonrió débilmente. Dio la impresión de que estaba acostumbrado a las experiencias dolorosas.

Seguramente había estado sobreviviendo hasta ahora. Debe haber llegado aquí después de haber estado al borde la muerte varias veces.

Morga tomó la decisión con firmeza. Le hizo un gesto con la mano al chico.

"Limpia tu cuerpo en el oasis. Haré los preparativos mientras."

Después de que el chico se marchara, comenzó los preparativos para el hechizo. En circunstancias normales bastaba con un simple hechizo, pero el retraso causó que fuera más complicado. También influía el hecho de que el chico fuera una especie singular inmune a los hechizos.

domingo, 26 de junio de 2022

junio 26, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 314

Capítulo 314. Isha (14)


Cuanto más se repetían las palabras, más se fragmentaba su mente. Sus ojos ardían de dolor. Sus recuerdos desaparecían gradualmente.

Sus recuerdos se dispersaron como la niebla. No pudo retenerlos por mucho que se esforzó. Unos ojos dorados se apoderaron de su mente brevemente.

Me pidió que lo recordara...

Fue una promesa que no podía cumplir. Pronto no quedó nada en su mente. Después de comprobar sus ojos desenfocados, Cerdina murmuró con frustración.

"Es extraño. No debería oponer resistencia a estas alturas."

Blain agarró la muñeca de Leah.

"La llevaré al Palacio de la Princesa."

Los ojos de Cerdina se estrecharon. Se quedó mirando fijamente a Blain durante un momento. Tal vez otras personas habían visto el cabello rubio de Blain. Lo mejor sería borrar los recuerdos de todos en el Palacio.

Cerdina podía resolverlo aunque fuera complicado. Pero cada vez habían más problemas que estaban más allá de su control.

Ella no podía creer que la ausencia de Leah lo hubiera afectado tanto. No sólo olvidó beberse la poción, sino que se comportó de manera indigna.

Blain no podía permitir que sus emociones lo dominaran. No necesitaba amarla, solo debía tratarla como si ella le perteneciera. Cerdina sonrió ocultando sus pensamientos.

"Haz lo que quieras. Pero no seas demasiado temperamental. ¿Entendido?"

Cerdina susurró acariciando la mejilla de Blain.

"Es tuya de todos modos."

***

Mucho tiempo después.

La guerra civil en Kurkan había durado desde hacía mucho tiempo. El Rey tenía una gran fuerza, pero no logró mantener a los Kurkan unidos.

El Rey declaró que sólo aquellos de sangre pura eran Kurkan. No reconocía a ningún mestizo como miembro de la tribu, puesto que no eran de sangre pura. 

La tribu se dividió en facciones. Estaban aquellos que seguían la voluntad del Rey, aquellos que desobedecían la voluntad del Rey, y aquellos que se mantenían neutral.

Morga, el jefe de la tribu de las serpientes, no estaba de acuerdo con las agresivas acciones del Rey. Observaba como el Rey comenzaba guerras contra aquellos que no obedecían su voluntad. Se mantuvo al margen porque no quería participar en ello.

El Rey le pidió repetidamente al destacado hechicero Morga que estuviera a su lado. Se trataba de una petición, pero en realidad parecía una amenaza. Incluso la última vez el Rey había venido con un ejército.

"Pero no puedo inventar excusas para siempre..."

Morga suspiró mientras removía el líquido en la olla. No podía soportarlo más. Había llegado el momento de tomar una decisión, saldría de la neutralidad.

No quería seguir al Rey. Pero tampoco se le ocurría una forma de derrotarlo. Si se tratara sólo de sí mismo, haría algo contra el Rey antes de huir.

Pero como Morga era el jefe de la tribu de las serpientes, el destino de la tribu dependía de sus acciones. Tenía que actuar con mucho cuidado.

Morga respiró profundamente. Justo cuando miró las hierbas que estaban a un lado, se puso rígido. Sintió un breve dolor. La sangre se acumuló en su boca. Sufrió una reacción negativa porque el hechizo para detectar intrusos fue roto.

Morga agarró su daga tragándose la sangre. Se volteó hacia la puerta.

"¿Quién eres?" La puerta se abrió lentamente. El intruso entró. Los ojos de Morga se agrandaron de incredulidad. "Eres muy joven."

Un chico que ni siquiera había celebrado una ceremonia de mayoría de edad había roto su hechizo. Morga lo observó desconcertado.

Sus ojos dorados destacaban incluso en la oscuridad. Sus rasgos perfilados eran atractivos. Sería un hombre muy guapo después de la ceremonia de mayoría de edad.

"Ahem."

Morga tosió tardíamente al darse cuenta de que lo estaba observando demasiado. No podía creer que se hubiera distraído por la belleza del intruso. Los otros Kurkan se habrían reído de él. El chico le dijo al avergonzado Morga.

"He escuchado que eres el mejor hechicero de Kurkan."

Estaba en lo cierto. El chico le pidió un favor inclinando la cabeza.

"Por favor, ayúdame con mi ceremonia de mayoría de edad."

Frunció el ceño. Por su apariencia no esperaba que fuera mayor de edad. 

Morga había escuchado que en ocasiones mestizos que escapaban de los traficantes de esclavos regresaban al desierto. La mayoría de ellos fueron ejecutados por puristas después de que los capturaron.

El Rey amenazó a las tribus para que no aceptaran a los mestizos. Con la advertencia de que si fueran descubiertos ayudando a un mestizo, serían castigados por su crimen.

No quería seguir las órdenes de los desagradables puristas. Pero tampoco había razón para arriesgar su vida ayudando a un mestizo. Morga le preguntó.

"¿Por qué debería ayudarte?"

El chico respondió tranquilamente.

"Seré el nuevo Rey de Kurkan."
junio 26, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 313

Capítulo 313. Isha (13)


La operación de rescate fue un éxito. Seguramente por un tiempo no se verían esclavos Kurkan en Estia.

Leah sonrió sin poder ocultar su alegría. Le gustaría agarrar a alguien para contarle la hazaña de hoy. Estaba orgullosa de esta operación.

Pero como siempre, ella tenía que conformarse con imaginarlo. No sería nada favorable que se supiera que la Princesa podía salir del Palacio.

Cerdina quería mantener a Leah bajo su control, así que le impuso restricciones para evitar cualquier comportamiento imprudente. Si no fuera por la ayuda del Conde Valtein y de sus damas de compañía, ella estaría confinada en el Palacio.

Pero hoy no le dio mucha importancia. Su corazón estaba embriagado de alegría.

Leah entró en el jardín del Palacio con una leve sonrisa. El sol aún no había salido. El verdoso jardín estaba en silencio. Incluso daba una sensación sombría.

Ella se acarició los brazos porque hacía un poco de frío. No había indicios de movimiento. Justo cuando pensaba que había algo extraño, ella se detuvo abruptamente.

Blain estaba parado en medio del jardín. Ella tenía entendido de que Blain iría a cazar con el Conde Weddleton durante unos días, por lo que no esperaba que estuviera en el palacio. Incluso Blain llevaba ropa de caza.

Pero hubo algo más sorprendente que la repentina aparición. Los labios de Leah temblaron. Al principio pensó que se debía a que estaban las luces encendidas. Pero se veía igual desde cualquier ángulo. El cabello de Blain era rubio.

Blain giró su cabeza hacia ella al sentir su mirada. Sus ojos ardían.

"¡Leah!"

Su voz aguda irrumpió en el silencio de la madrugada. Blain levantó la mano después de acercarse a ella.

"¡......!"

Leah cerró los ojos por reflejo. Afortunadamente, en lugar de golpearla en la mejilla, Blain la agarró por el cabello. Después de tirar del cabello de Leah hacia atrás, Blain acercó su rostro al de ella.

"Abre los ojos."

Ella abrió los ojos. Más allá de sus ojos azules que ardían de ira, todavía podía ver su cabello rubio. No había ningún rastro de su cabello plateado.

"Has estado vagando por la calle hasta ahora."

Leah se dio cuenta de que la mano que agarraba su cabello temblaba ligeramente. Blain respiró profundamente antes de continuar hablando.

"Pensé que te habías escapado..."

Leah se rió en su interior de sus palabras. Se mordió el labio inferior, luego tiró del cabello de Blain hacia atrás. Blain se mostró atónito ante la acción de Leah.

Pero ella no le agarró el cabello para actuar igual que Blain. Sino para comprobar que fuera el cabello de Blain. Su cabello se sentía real al tacto. Todo se volvió más sombrío.

"Tú... cabello..."

No pudo hablar bien porque tenía la lengua rígida. Sin embargo, lo que quería decir se transmitió completamente. Blain sonrió de forma retorcida. No había miedo en su cara llena de desprecio.

Se sintió mareada. ¿Qué demonios estaba pasando? ¿Será falso el cabello plateado de Blain? ¿Entonces cómo escondió el verdadero color de su cabello? Más importante aún… ¿Blain pertenece a la familia real de Estia?

Cuando ambos se miraban fijamente, una voz se escuchó detrás de Blain.

"¡Blain!"

Blain soltó a Leah.

"...Mamá."

La mujer tenía los labios tan rojos como las bayas de espino. Ella lo reprendió de forma elegante. "Te dije que le prestaras atención a cuándo debes tomarte la poción. ¿Por qué no escuchas a tu madre?"

Cerdina estaba extremadamente tranquila, a pesar de que el cabello de Blain se volvió rubio. Sólo Leah estaba confundida.

Ella le entregó a Blain la botella que tenía en la mano. Blain se tragó el líquido desconocido de la botella. Sólo después de confirmar que no se había dejado ninguna gota, los ojos de Cerdina se dirigieron hacia Leah. 

Pasó sus ojos codiciosos por su cabello plateado. El símbolo de la familia real de Estia se veía brillante siendo iluminado por la luz de la luna.

Un escalofrío recorrió su columna vertebral. Cerdina, que se acercó lentamente a Leah, la abrazó suavemente como si fuera una flor.

"Leah, mi querida hija." Mientras acariciaba el cabello de Leah con la mano, acercó su boca al oído de ella. Su voz fluyó como un veneno. "Has visto algo que no deberías haber visto. Olvida el día de hoy."

Cerdina puso sus manos sobre sus hombros mirándola a los ojos. 

"¡......!"

Tuvo un fuerte dolor de cabeza. Cerdina sujetó a Leah con firmeza para evitar que se moviera.  Dijo incoherentemente.

"Olvídalo. Olvídalo. Olvídalo." 

sábado, 25 de junio de 2022

junio 25, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 312

Capítulo 312. Isha (12)


La Princesa dudó. Pero ella ni siquiera tenía tiempo de pensar detenidamente. No tuvo más remedio que aceptar la propuesta de Isha como una obligación. Los dos se miraron como si hubiera un acuerdo tácito.

"......"

Sus miradas estaban fijas. Isha tragó saliva en el intenso silencio. Tenía unas palabras en la punta de su lengua, pero sabía que no sería apropiado decirlas.

No tenía sentido preguntarle si podían verse otra vez. Lo único que tenían en común se desvanecería en cuanto pasara este momento. No sería lógico que una Princesa de Estia se relacionara con un esclavo de Kurkan.

Pero Isha sentía el deseo de hacerle una promesa. Fue un impulso extrañamente fuerte. Finalmente habló incapaz de contenerse.

"Princesa. Mi nombre es Isha."

La Princesa repitió su nombre. Fue agradable escuchar su nombre saliendo de sus labios.

"Espero que lo recuerdes."

Su voz sonó un poco desesperada. Por lo que Isha agregó apresuradamente.

"Te devolveré el favor. Y..."

Isha se detuvo un momento. Habló después de respirar profundamente.

"Tus ojos también son hermosos."

La Princesa se rió levemente. Su risa fue tan agradable como el canto de un ruiseñor por la mañana. La Princesa lo prometió con los ojos curvados.

"Gracias. Lo recordaré, Isha."

Isha se quedó mirando su espalda. Cuando confirmó que la Princesa se había marchado, corrió tan rápido como pudo por el otro camino. El sonido de los perros de caza se estaba acercando.

***

Isha frunció ligeramente el ceño. Su visión se tambaleaba. Estaba un poco mareado por la hemorragia. El vendaje hecho de tela vieja estaba empapado de sangre.

Las palabras no bastaban para describir su estado. No podía sentir su brazo izquierdo, que había sido mordido por un perro de caza.

Pero Isha se sentía más ligero que nunca. Probablemente por la euforia que llenaba su mente podía ignorar el dolor corporal.

Libertad.

La había anhelado durante tanto tiempo que nunca pensó que la tendría. Isha sonrió mientras contemplaba el horizonte.

El sol se estaba ocultando. Todo estaba bajo el cielo ardiente escarlata. Si caminaba hacia adelante iría al desierto, y si caminaba hacia atrás iría a las profundidades del continente.

Se preguntó a dónde habrían ido los demás Kurkan.

Ellos querían regresar a su tierra natal, pero el desierto seguía siendo una sociedad para los puristas. Su vida estaría en peligro apenas regresaran a su tierra natal. La elección de huir a las profundidades del continente parecía la mejor.

Isha se revolvió el cabello mientras intentaba imaginar cuál elección tomaron sus amigos. Una ráfaga de viento agitó su ropa. Había llegado el momento de elegir qué camino seguir.

Sabía cuál era el camino más fácil. Podría tener una vida tranquila en algún rincón del continente, lejos de los Kurkan puristas.

Pero... no estaría contento.

Isha recordó al chico que murió por él en el desierto. El niño, cuyo nombre desconocía, había muerto sin siquiera tener la oportunidad de sobrevivir como esclavo.

Recordó como los Kurkan eran tratados por los traficantes de esclavos, como simples productos que necesitaban domesticar para vender a un buen precio.

Pensó en el final de Mel. A pesar de haber sido abandonado por los Kurkan, Mel siempre estuvo orgulloso de haber nacido Kurkan. Pero eso no le sirvió de nada.

Isha recordó el cadáver de Mel en el centro educativo. También como los otros Kurkan se abalanzaron llorando hacia los amaestradores.

Y finalmente, pensó en la Princesa de Estia.

"......"

Una sonrisa apareció en su boca. Pensó que sería difícil tomar una decisión, pero de repente su mente llegó a una sola conclusión.

Ese sería su camino. Isha finalmente dio el primer paso.
junio 25, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 311

Capítulo 311. Isha (11)

Sus palabras fueron tan sombrías que resultaba difícil creer que procedieran de una hermosa Princesa. El corazón de Isha se volvió pesado como si se hubiera convertido en una piedra.

Pero la Princesa estaba tranquila. Ella confesó la verdad.

"Las personas me tratan como la Princesa de Estia, pero el poder que tengo en mis manos es insignificante. Mi hermanastro heredará el trono. Yo solo soy una flor… que algún día será arrancada para ser vendida."

Se pudo percibir el sentimiento de impotencia que tenía profundamente arraigado. Pero la Princesa lo disimuló inmediatamente con una sonrisa.

"Pero quiero cumplir con mis deberes como Princesa porque sigo amando a Estia. Uno de ellos consiste en eliminar la esclavitud."

Estia era conocida como una base para los traficantes de esclavos. Ningún gobernante querría que su reino fuera considerado una localidad especial para la esclavitud.

"No hay mucha gente que me apoye. Por esa razón estas operaciones son complejas. Esta vez hemos tenido mucha suerte. Normalmente es difícil rescatar solo a tres o cuatro."

La Princesa sonrió de felicidad. Fue como la luz del sol apareciendo entre las nubes.

"Me alegro de haberte salvado."

Isha no pudo decir nada. No podía separar los labios como si estuvieran pegados. La Princesa añadió a Isha que permanecía paralizado.

"He visto muchos Kurkan en otros lugares, pero nunca uno que tuviera unos ojos dorados tan hermosos como los tuyos."

La Princesa se inclinó ligeramente hacia Isha. Su acercamiento hizo que su respiración se cortara. Susurró mirándolo a los ojos.

"Son increíbles."

Fue un cumplido para relajar el ambiente. Sin embargo, fue contraproducente para Isha. Sintió un cosquilleo en su corazón, que comenzó a latir rápidamente. Nunca había sentido esto en su vida. Pensó que su cuerpo estaba funcionando mal por el estado en el que se encontraba. La Princesa le preguntó con cuidado a Isha viendo que se puso rígido.

"¿Te duele algo?"

Isha finalmente abrió la boca.

"...No."

Fue una respuesta fría, como si cortara el aire con un cuchillo. La Princesa sonrió avergonzada. Isha se arrepintió en su interior. Había respondido de forma impertinente, aunque ella lo estaba ayudando.

Pero no sabía cómo actuar. No podía entender sus contradictorias emociones que carecían de sentido. Isha quería alejarse de la Princesa de inmediato. Al mismo tiempo, no quería alejarse de la Princesa.

He enloquecido.

Isha se diagnosticó a sí mismo con esas breves palabras. Entonces se calmó para intentar recuperar la razón que había perdido. Finalmente pudo pensar lógicamente.

En primer lugar, tenían que salir de esta situación. No podían quedarse escondidos para siempre. Serían encontrados fácilmente cuando se iniciara una búsqueda a gran escala.

Isha miró a su alrededor. Habló después de confirmar que no había ningún movimiento.

"Será mejor que nos pongamos en marcha ahora."

Los dos se movieron rápidamente, pero la suerte no los acompañó. Pronto se escucharon ladridos de perros. Incluso soltaron a los perros de caza para perseguirlos.

No tenían más remedio que correr nuevamente. No pasó mucho tiempo antes de sentir un dolor en su tobillo. Isha se cayó al suelo.

"¿Estás bien?"

La preocupada Princesa se acercó apresuradamente a Isha. Cuando Isha levantó la cara, ella extendió su mano hacia él.

"¿Quieres agarrar mi mano?"

Isha se sorprendió. Ella estaba dejando a un lado su posición como Princesa. Le pareció adorable que ella se comportara como una persona normal. Isha respondió brevemente, ignorando su propio deseo de querer entrelazar sus dedos.

"Estoy bien."

Isha se levantó tambaleándose. Sus ojos se llenaron de determinación.

"Todavía puedo correr."

Nunca sería una carga. Corrió de nuevo tragándose la sangre que subió en su interior.

Pronto apareció una bifurcación del camino. Isha agarró la ropa de la Princesa. Ella se tambaleó por el repentino detenimiento.

"Ve primero. Los atraeré hacia mí."

"¿Qué?"

La Princesa gritó con los ojos agrandados.

"No tienes que hacer eso. He traído soldados conmigo. Si llegamos a…"

"Nos atraparán antes de que podamos encontrarnos con ellos."

"Pero..."

"No te preocupes. Puedo matar algunos perros de caza."

Estaba diciendo la verdad. Aunque seguramente perdería alguna extremidad. Decidiendo que sería mejor perder un brazo que una pierna teniendo en cuenta que necesita escapar, Isha añadió con firmeza.

"Ya es suficiente con que me hayas ayudado hasta ahora."

jueves, 23 de junio de 2022

junio 23, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 310

Capítulo 310. Isha (10)


Sus piernas estaban entumecidas. No podría correr durante más tiempo. Por otra parte, la Princesa parecía exhausta, estaba corriendo más lento que el malherido Isha.

A este ritmo los soldados pronto los alcanzarían. Isha agarró a la Princesa por la muñeca para arrastrarla. Cuando doblaron en una esquina, vio un espacio donde podía esconderse.

Isha se escondió en ese espacio abrazando a la Princesa. Poco después, los soldados pasaron. Sus gritos resonaron en el estrecho pasillo.

Se mordió el labio inferior con fuerza mientras contenía la respiración. Cuando movió su cuerpo ligeramente para acomodarse, un leve gemido de dolor se le escapó. La Princesa susurro a su oído mientras los pasos de los soldados se desvanecían.

"Creo que será mejor que nos quedemos aquí un tiempo."

La Princesa levantó la cabeza suavemente. Sus ojos se encontraron. Sus pestañas plateadas revolotearon.

"......"

No se había dado cuenta de que estaban demasiado cerca. Isha soltó a la Princesa, reconociendo su error tardíamente.

"Lo siento."

La Princesa asintió en silencio. Su corazón latía rápido. Sus mejillas estaban calientes. Fingió limpiarse las mejillas con el dorso de la mano para disimularlo. Isha creía que le estaba dando fiebre por el esfuerzo que estaba haciendo a pesar de su mal estado.

De repente se preocupó por su mal aspecto. Además, como todavía no podía celebrar la ceremonia de mayoría de edad, su cuerpo no estaba desarrollado completamente.

No entendía por qué estaba pensando en ello. Debe haberse vuelto loco mientras estuvo encerrado en el hoyo. Cuando Isha frunció el ceño, la Princesa susurró.

"No podíamos enfrentar a los traficantes de esclavos. Por esa razón, hicimos una operación secreta donde se aprovecharían las deficiencias en la seguridad..."

Ella creía que Isha frunció el ceño debido a la persecución. Isha no corrigió deliberadamente el malentendido de la Princesa.

Tenía sentido que la seguridad tuviera deficiencias. El día en que los Kurkan se rebelaron después de que Isha matara a un amaestrador, causó que las tropas de los traficantes de esclavos se desordenaran.

"¿Acaso la familia real de Estia ha librado una guerra contra los traficantes de esclavos?"

"Por supuesto que no. Estás acciones son por mi propia voluntad."

La Princesa no podía luchar contra los traficantes de esclavos debido a la falta de tropas. Pero fueron descubiertos mientras los rescataba en secreto.

Isha se preguntó por qué la Princesa se esforzaba en salvar a los Kurkan. No podía entender que ella saltara al fuego sola sin recibir el apoyo de la familia real.

No había que pensar mucho en ello para saber que era algo peligroso. Más aún considerando lo que podrían hacer los traficantes de esclavos.

Isha recordó lo que decían los amaestradores y traficantes de esclavos sobre la familia real de Estia. La mayoría se burlaba de la familia real, pero siempre elogiaban a la Princesa.

Por supuesto, no eran buenos elogios, porque sobre todo eran s3xuales. Solían decir cosas morbosas sobre la Princesa. Querían enseñarle a la Princesa a tener s3xo. Deseaban mirar su cara llena de vergüenza y placer.

Si ellos encontrarán a la Princesa…

Isha miró a la Princesa que estaba a su lado. Sus miradas se cruzaron. Ella ni siquiera estaba siendo cautelosa aunque Isha estaba demasiado cerca.

Extrañamente comenzó a sentir sed mientras miraba fijamente sus ojos. Al final terminó desviando la mirada. Después de un momento de vacilación, la Princesa habló.

"Quiero pedirte disculpas como Princesa de Estia. Debería haberlo evitado."

¿Por qué tenía que disculparse? ¿Y qué debería haber evitado?

Fue el Rey de Kurkan quien vendía a otros Kurkan como esclavos. La Princesa de Estia no tenía que sentirse culpable por ello.

Isha quiso decirle que ella no tenía la culpa de está situación, pero al final decidió no hacerlo. En su lugar, hizo otra pregunta.

"¿Por qué estás salvando a los Kurkan? Incluso vienes personalmente."

Continuó hablando antes de que ella pudiera responder.

"¿No eres un miembro de la familia real que puede vivir tranquilamente en un lujoso palacio?"

"Yo..." Sus brillantes ojos morados se nublaron por un momento. La Princesa murmuró con una sonrisa amarga en su rostro. "Yo no soy tan importante."
junio 23, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 309

Capítulo 309. Isha (9)

Parecía que ella se derretiría si la tocaba con las manos. Se sentía como si fuera un sueño. La chica le gritó a Isha que la miraba fijamente desconcertado.

"¡Despierta!"

Su voz clara atravesó sus tímpanos como un punzón. Isha se estremeció. Su mente nublada se despertó tardíamente.

La chica apretó los labios mientras miraba a Isha. Las palabras no podían describir el horrible estado de su cuerpo. Su cuerpo demasiado flaco estaba lleno de manchas de sangre seca y heridas putrefactas.

"Oh Dios mío..."

La chica dejó escapar un pequeño suspiro. Estaba sorprendida de que aún estuviera con vida. Bajó la escalera hasta el fondo del hoyo. Después de quitarle la mordaza de la boca, sacó un manojo de llaves para quitarle las cadenas. 

Sintió un dolor desgarrador por el hierro que rozó su piel. Isha apretó los dientes. Un gemido reprimido se escapó de sus labios.

"Argh..."

Un ardor se apoderó de su garganta reseca. Hace mucho tiempo que no había dicho ni una sola palabra. La chica rápidamente le colocó una pequeña botella de agua en la boca.

El agua fluyó gradualmente de la botella de agua que ella inclinaba lentamente. Isha sentía como si el agua fuera dulce. Cuando Isha vació la botella de agua, miró a la chica relamiéndose los labios.

¿Quién es esta chica?

A medida que su mente se fue aclarando fueron surgiendo dudas. Esta chica joven estaba en un lugar que pertenecía a los traficantes de esclavos. Se preguntó si había sido capturada como una esclava teniendo en cuenta su hermosa apariencia.

No podía creer que lo hubiera salvado repentinamente. Sospechó aún más porque la chica no era Kurkan. La chica habló notando la desconfianza en los ojos de Isha.

"Soy Leah De Estia."

Dijo moviendo sus pequeños labios.

"Pertenezco a la familia real de Estia."

Isha se quedó sorprendido por su inesperada identidad. Había escuchado que los miembros de la familia real de Estia nacían con el cabello plateado. Traducción ReinoWuxia

Era un color de cabello extremadamente raro en el continente. Mientras miraba las hebras plateadas de su cabello, ella preguntó con cuidado.

"¿Puedes moverte?"

No podía responder con facilidad. Isha intentó moverse desde la punta de sus dedos. Como estuvo atado durante mucho tiempo, todavía no podía moverse a voluntad.

Un dolor agudo invadió sus sentidos. Estaba harto de su cuerpo debilitado. Se mordió el labio inferior mientras se obligaba a hacer un increíble esfuerzo.

La Princesa mostró signos de querer ayudar aunque fingía no darse cuenta. Isha quería hacerlo por su propia cuenta. Se puso de pie tragándose el dolor.

Todo su cuerpo estaba húmedo por el  sudor frío. Pero su determinación estaba más firme que nunca. Sólo había bebido unos cuantos sorbos de agua, pero su cuerpo se estaba recuperando rápidamente. Se apoyó con la mano en la pared para recuperar el aliento.

"Oh..."

La Princesa soltó una pequeña exclamación. Parpadeó varias veces con incredulidad. Se podía intuir claramente lo que ella estaba pensando.

Ella no podía creer que pudiera mover su cuerpo después de pasar hambre durante días. Eso parecía ilógico. La desconcertada Princesa pronto llegó a la conclusión de que era porque se trataba de un Kurkan.

Pero había algo que ella no sabía. Esto también sería imposible para un Kurkan. Sólo fue posible porque Isha era una especie singular con una vitalidad insólita.

Por eso no pudo ni siquiera morir...

El tiempo en el que deseaba la muerte había pasado. Dejando el pasado a un lado por los momentos, Isha reprimió sus emociones. Entonces le hizo la pregunta más importante a la Princesa.

"Los Kurkan..."

Su voz estaba ronca. La Princesa respondió con calma.

"Los salvé a todos, no te preocupes."

"......"

"Ellos hablaron de ti. Dijeron que estabas atrapado en un hoyo."

La Princesa añadió que mientras los demás sacaban a los Kurkan, ella vino personalmente para sacarlo a él que estaba encerrado solo.

No parece que ella esté mintiendo... 

Isha miró el cuello de la Princesa. Parecía que podía rodear el esbelto cuello con una mano. Aunque estaba en pésimas condiciones físicas, en el caso de que fuera una trampa aún podía dominar a esta pequeña Princesa para escapar.

"Sígueme."

La Princesa salió primero de hoyo. Isha la siguió en silencio. La Princesa caminó por los lúgubres pasillos subterráneos. Solo se podía escuchar el sonido de sus pasos, hasta que a los lejos se escuchó el sonido de las armas.

"Tan pronto..."

La Princesa miró a Isha con cara de pánico. En el momento en que sus ojos se encontraron, comenzaron a correr sin la necesidad de decirlo. Los perseguidores se acercaban cada vez más, se podía saber por el ruido que hacían.

miércoles, 22 de junio de 2022

junio 22, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 308

Capítulo 308. Isha (8)


Isha perseveró a pesar de ello. Tenía que aguantar para proteger su orgullo como Kurkan. Intentaba ignorar el dolor, también el hambre. 

La puerta de madera no se movió durante mucho tiempo. Un día en que pensaba que nunca saldría de este lugar, la puerta de madera se abrió.

"¿Todavía estás bien?"

Se preguntó si finalmente había acabado su encierro. Isha levantó la vista con los ojos llenos de emoción sin darse cuenta. El amaestrador extendió algo con una sonrisa.

"He venido a mostrarte la cabeza de tu amigo."

"¡......!"

No tenía la energía para levantar un solo dedo, pero retorció su cuerpo inconscientemente. Fue porque el amaestrador estaba sosteniendo la cabeza de Mel.

"Esto es lo que quedó después de que los perros guardianes se lo hayan comido."

El amaestrador añadió en un tono agradable. Todos los Kurkan vieron la escena del cadáver siendo devorado por los perros guardianes. Ahora todos se comportan de forma obediente debido a ese acontecimiento.

Isha miraba fijamente la cabeza de Mel mientras escucha las maliciosas palabras. Su amigo que quería regresar a su tierra natal, no pudo descansar incluso después de su muerte.

El amaestrador se rió viendo la angustia de Isha.

"Creo que aún necesitas un poco más de tiempo aquí."

La puerta de madera se cerró de nuevo. Después de que el amaestrador se marchara, Isha permaneció inmóvil durante mucho tiempo.

Desde ese día estuvo experimentando alucinaciones.

Isha, Isha...

Mel sollozaba sentado en el suelo. Luego levantó la mirada. El cuerpo de Mel desapareció como si hubiera sido comido por los perros, sólo quedó su cabeza. Mel gritó con lágrimas de sangre en su rostro. 

¡Es tu culpa! ¡¡He muerto por tu culpa!!

Quería decirle que lo lamentaba. Pero no pudo hablar. Incluso se le dificultaba respirar. Detrás de Mel los Kurkan estaban forcejeando.

¡Sálvanos, Isha! ¡Sálvanos...!

Se retorcían del dolor mientras estaban siendo golpeados. Isha solo podía mirar.

Se despertó entre los gritos. Desde ese momento no pudo dormir. Pasó el tiempo aturdido sufriendo el dolor de sus heridas putrefactas.

Finalmente se dio cuenta. Este sufrimiento parecía que no tendría final. Tal vez viviría de esta manera para siempre.

Isha admitió su debilidad. No podía soportarlo más. Si el amaestrador viniera ahora le rogaría para salvar su vida. Aunque sabía que eso era lo que ellos querían.

Quería gritar que estaba arrepentido, que abrieran la puerta. Quería golpear la puerta de madera sin importar el daño de sus nudillos.

Pero no podía hacer nada con su cuerpo atados con cadenas. Los únicos sonidos que salían de su boca amordazada eran gemidos agónicos. Su respiración se hizo más tenue. Ahora que había perdido todo su orgullo, sólo un pensamiento llenó su cabeza.

Quiero morir.

Quería escapar de este horrible dolor. Deseaba salir de esta terrible angustia. Isha le rezó a Dios, a quien no había buscado durante mucho tiempo.

Dios, por favor, permíteme morir. Pero Dios no respondió como siempre. Isha enloqueció en un infierno donde ni siquiera podía morir.

Un día maldijo todo el mundo. Otro día se maldijo a sí mismo. Pero con el pasó del tiempo su capacidad para pensar también disminuyó.

En el momento en que ansiaba la muerte para poder acabar con todo su dolor.

"¡......!"

La puerta de madera se abrió. Un haz de luz entró en el espacio lleno de oscuridad. Su visión no pudo adaptarse a la luz repentina, por lo que tardó un tiempo en regresar a la normalidad.

Isha parpadeó lentamente. No podía creer lo que estaba viendo. Había experimentado diferentes alucinaciones hasta ahora, pero ninguna como esta.

Había una mujer blanca como la luz. Su cabello plateado estaba desordenado, sus mejillas estaban rosadas, y sus ojos eran púrpura brillante.

Su rostro aún se veía joven, parecía que tenía alrededor de dieciséis años. Isha pensó de repente mientras miraba a la mujer blanca.

Ella es como un copo de nieve…
junio 22, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 307

Capítulo 307. Isha (7)


El amaestrador murió en el acto.

Isha respiró lentamente. El tiempo parecía haberse detenido. Nadie se movió. Solo podía escuchar el sonido de la sangre goteando.

Sus manos se relajaron. En el momento en que la barra de hierro impactó contra el suelo, los amaestradores se precipitaron hacia él.

Atacaron a Isha brutalmente. Pero él sonreía mientras recibía garrotazos, latigazos, puñetazos, patadas. Porque podía percibir que los gritos de los amaestradores estaban impregnados de miedo.

No se diferenciaban de herbívoros que ocultaban su miedo para no mostrar debilidad. Isha no paraba de sonreír en medio de los brutales ataques. Los desconcertados amaestradores se detuvieron repentinamente. Los niños Kurkan abalanzaron sobre ellos.

"¡¡Isha!!"

"¡Suéltenlo!"

"¡Mueran! ¡Mueran, hijos de perra!"

Los Kurkan se aferraron a los amaestradores, mordiéndolos y arañandolos.

Fue un acto sin sentido. Todos los presentes sabían el resultado final. Podrían someter a los amaestradores por un tiempo, pero pronto entrarían los soldados.

Los Kurkan que tenían un cuerpo débil porque aún no habían celebrado la ceremonia de mayoría de edad, serían derrotados por los soldados armados. Y pagarán el precio de este comportamiento con un doloroso castigo corporal. Nada de esto hubiera ocurrido si todos se hubieran quedado tranquilos.

Pero los Kurkan no dudaron ni un poco. Habían actuado apresuradamente sin importarle las consecuencias. Con los ojos llorosos mordían a los amaestradores. No solo lo hacían por Isha, sino también por la muerte de Mel. Isha pensó viendo la escena.

Qué idiotez...

Todos eran idiotas que no sabían cuidar de sí mismos. Y entre los idiotas aquí reunidos, el más idiota era él mismo.

Su visión se volvió borrosa. Su cuerpo había sufrido mucho daño. Intentó mantener los ojos abiertos, pero sus esfuerzos fueron inútiles. Isha terminó perdiendo la conciencia.

***
"¡......!"

Un torrente de agua fría mojó su cuerpo. Se despertó sobresaltado. Regresó a sus sentidos rápidamente. Parpadeó mientras se daba cuenta de su entorno.

Los amaestradores miraban a Isha con desprecio. Parecía que querían atravesar el cuello de Isha con una barra de hierro inmediatamente.

La rebelión de los Kurkan debió haber sido neutralizada. Aunque esperaba este resultado, sintió una sensación amarga.

Observó su alrededor. No había otros Kurkan a la vista. Probablemente como no podían castigarlos a todos ellos, decidieron castigar adecuadamente solo a Isha, el causante de todo el problema. Cuando vio una puerta de madera, supo cuál sería su castigo.

Sería el hoyo.

El hoyo acababa de provocar que Mel se suicidara. Ahora también sería encerrado en ese lugar. Cuando Isha se mordió el labio inferior suavemente, escuchó una voz.

"Átenlo."

Rodearon con cadenas su cuerpo. Se le colocaron esposas en las manos, se le colocaron grilletes en los pies. Incluso su boca fue amordazada. Cuando abrieron la puerta de madera en el suelo se pudo escuchar el chirrido de las bisagras. - Traducción ReinoWuxia

Debajo había un profundo hoyo. Ni siquiera se podía mirar el fondo, solo había una oscuridad total. Cuando Isha fue empujado por la espalda, cayó en la oscuridad. El amaestrador habló molesto.

"No saldrás indemne."

La puerta de madera se cerró. Llegó la completa oscuridad.

"......"

Isha enfocó la vista. Pero seguía pareciendo que tenía los ojos cerrados. No se podía ver nada. Ni siquiera su propio cuerpo.

Gradualmente se le fue haciendo más difícil respirar. Los esfuerzos por calmar los rápidos latidos de su corazón fueron en vano. El aislamiento en este lugar lo estaba sofocando. Fue el comienzo de un cruel encierro.

Isha estuvo encerrado durante mucho tiempo. Al princio hablaba consigo mismo para escapar del silencio. Pero poco a poco fue callándose. Lo único que le confirmaba que estaba vivo era el intenso dolor de sus heridas y su hambre. 

Cuando le dolía una herida podrida porque no había sido tratada, temía que le tuvieran que amputar las extremidades por ello.

lunes, 20 de junio de 2022

junio 20, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 306

Capítulo 306. Isha (6)


Mel se arrodilló lentamente. Luego bajó la cabeza hacia el suelo. Después de que su frente tocará el suelo durante un tiempo, levantó lentamente la cara. Sus ojos muertos miraban desenfocados hacia adelante.

"Soy un humilde esclavo."

Su voz quebrada salió entre sus labios temblorosos.

"Nunca más me rebelaré contra los amaestradores. Como esclavo actuaré con obediencia."

Isha se mordió el labio inferior con fuerza. No se detuvo aunque sintió el sabor de la sangre. El amaestrador palmeó el hombro de Mel con el rostro lleno de satisfacción. Las risas del amaestrador resonaron en sus oídos.

Finalmente el amaestrador se marchó dejando atrás a Mel. Hubo un incómodo silencio entre los Kurkan. Nadie se atrevió a acercarse a Mel. Isha caminó hacia él.

"Mel." 

Durante un largo rato no hubo respuesta. Los ojos que habían estado mirando al suelo se levantaron. Sus ojos seguían desenfocados.

"Quiero regresar al desierto."

Isha no pudo decir nada. Quería decirle que podrían regresar, pero sabía que era prácticamente imposible. Isha le agarró la mano en lugar de mentir para consolarlo.

Mel sollozó levemente. Apretó la mano de Isha con fuerza.

"Lo siento..."

Esa noche Mel se colgó del cuello. Isha fue la primera en encontrar el cuerpo sin vida.

"......"

La tenue luz de la antorcha parpadeó. El cuerpo estaba inmóvil.

Isha se quedó observando con la mirada perdida a Mel. Pero no abrió los ojos. Aunque esperara más tiempo nunca abriría los ojos.

No intentó llamarlo por su nombre ni sacudir su cuerpo. No trató de calentar su cuerpo frío, no trató de devolver los latidos de su corazón que no se podían oír. Porque sabía que esas acciones serían inútil. 

Ya lo había hecho en el pasado.

Recordando al niño desconocido que murió en su lugar, Isha dijo una breve oración por Mel. "Que descanses..." Su voz temblorosa se quebró. "...como la arena en el desierto."  Le resultó demasiado difícil decir esas pocas palabras. 

Apretó sus dientes con fuerza. Un dolor punzante se apoderó de su pecho ardiente. Sentía que saldrían llamas de su boca si la abría.

Los otros Kurkan gritaron cuando más tarde encontraron el cuerpo de Mel.

"¡Ahh!"

"¡Mel, Mel...!"

Isha observaba el cuerpo de Mel inexpresivo entre los Kurkan que lloraban. Escuchó el sonido de la puerta de hierro abriéndose bruscamente. Después de entrar, uno de los amaestradores gritó.

"¡Vayanse todos!"

Los Kurkan se tragaron las lágrimas ante los feroces gritos. Obligaron a sus piernas a moverse para salir. Pero Isha no se movió. Escuchó las conversaciones de los amaestradores sobre cómo deshacerse del cuerpo.

"Sería vendido por un buen precio. Que mala suerte."

"Hay que hacer algo antes de que el cuerpo emane olor a podrido."

"Se puede usar como comida para perros."

Isha, que estaba escuchando en silencio, desvió la mirada hacia una esquina. Vio una barra de hierro sobre un brasero apagado. La larga barra tenía el extremo desafilado. Pero eso bastaba para lograr lo que quería hacer.

Isha caminó en dirección contraria a los Kurkan. Se movió lentamente como un pez nadando contracorriente, sosteniendo la barra de hierro en su mano.

Cuando lo pensó racionalmente le pareció una locura. No debería hacer esto. Sin embargo, la ira lo estaba haciendo actuar impulsivamente.

"Quién hubiera creído que se suicidaría por orgullo..."

"Por eso son bestias. Así son los bárbaros."

Pero no todas las cosas se hacen pensando fríamente. Isha habló en voz baja.

"Amaestrador."

El amaestrador, que estaba preocupado por la idea de que lo regañara el traficante de esclavos, giró la cabeza. Isha se movió antes de que pudiera reaccionar.

La larga barra de hierro penetró su cuello bruscamente. Sus manos fueron salpicadas por la sangre del amaestrador. Una sonrisa apareció en sus labios.

"¡Argh...!"

Los ojos del amaestrador estaban inyectados de sangre. Ishakan susurró.

"Esto es un Kurkan."
junio 20, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 305

Capítulo 305. Isha (5)

"¡Argh!"

Gritó un niño que ni siquiera medía la mitad del tamaño de Isha. El niño que parecía haber sido mimado por sus padres, había sido vendido como esclavo recientemente.

"¡Ayú, ayúdenme...!"

Al igual que otros esclavos Kurkan, seguramente fue vendido porque era mestizo. Era una práctica común golpearlos con barras de hierro para domesticarlos. Pero daba la impresión que hoy estaba siendo particularmente severo. El amaestrador dirigió su mirada a Isha.

"Tú."

Dijo agitando la barra de hierro.

"Ven aquí. Te golpearé un poco."

"......"

"Puedes recibir la paliza en su lugar."

Estaba claro lo que significaba su sonrisa. Deliberadamente estaba buscando molestarlo. Cuando Isha estuvo a punto de rebelarse, una mano lo agarró del brazo.

"Isha."

Mel con calma pero con firmeza.

"Estarás en aprietos si vuelves a causar problemas."

Entonces Mel dio un paso adelante. Dijo poniéndose delante del niño.

"Detente. De lo contrario morirá."

El amaestrador estalló en carcajadas.

"Parece que muchos quieren ser golpeados."

Cambió el objetivo de la paliza sin dudarlo. Mel estaba recibiendo satisfecho la paliza en lugar del niño. El amaestrador frunció el ceño porque Mel permaneció en silencio.

Cuando golpeó a Mel en la frente con la barra de metal, le preguntó sarcásticamente. "Duele mucho, ¿verdad?"

"......."

"Eres un pobre esclavo, me detendré si me lo suplicas."

Mel escupió la sangre de su boca.

"Soy Kurkan."

Las palabras salieron de sus labios ensangrentados.

"No puedes romper mi orgullo."

La declaración no impresionó al amaestrador. Más bien se rió a carcajadas.

"¿Orgullo?"

Lo dijo como si fuera gracioso.

"¿Qué orgullo tienen los que venden a su propia gente como esclavos?"

Era imposible refutar la despreciable verdad. El amaestrador añadió asintiendo.

"Serás enviado al hoyo."

"¡......!"

Los ojos de Mel se agrandaron al escuchar la palabra hoyo. El hoyo era el castigo más temido por los esclavos. Después de golpearlos hasta que estuvieran a punto de morir, los metían en un hoyo donde no había luz. Ni siquiera recibían agua durante el encierro.

Se trataba de un castigo brutal en el que se les mantenía a oscuras hasta que abrieran la puerta de madera ubicada en el techo. Otro amaestrador sorprendido por su decisión, intentó disuadirlo.

"Creo que es mejor otro castigo que el hoyo. Por lo que pasó hace unos días..."

El amaestrador chasqueó la lengua. El Kurkan que estuvo atrapado en el hoyo, se volvió tan loco que ni siquiera sabía su propio nombre. El amaestrador pareció contrariado por un momento, pero pronto sacudió la cabeza.

"No importa porque se le vendió a un cliente al que le gustan las cosas inusuales."

El amaestrador miró a los Kurkan uno por uno. Finalmente miró a Isha. La rebeldía en sus ojos seguía presente a pesar de tantos castigos. El amaestrador sonrió ampliamente.

"No es mala idea matar a uno de ellos para darles un ejemplo."

El amaestrador sonrió agarrando a Mel.

"Mel..."

Los Kurkan llamaron desesperadamente a Mel sin saber qué hacer. Me dijo tranquilamente.

"Estaré bien."

Intentó consolar con esa palabras a los preocupados Kurkan. Se marchó con una mirada de determinación. De esa manera Mel quedó encerrado en el hoyo. Y no regresó durante mucho tiempo.

Isha sentía una gran ansiedad cada día que no venía. Intentó visitar el área de los hoyos pero falló todas las veces. Los días pasaron sin poder hacer nada.

No fue hasta una semana después que Mel regresó.

"¡Acérquense!"

Gritó el amaestrador. Los Kurkan tragaron saliva al reunirse.

"Mel..."

"Oh..."

Mel entró después del amaestrador cojeando. Como tenía la cabeza inclinada, no se podía observar su rostro que estaba cubierto por su cabello.

Isha miró las manos de Mel en su lugar. Todas sus uñas estaban agrietadas. Probablemente intentando salir del hoyo desesperadamente, hasta arañó la puerta de madera con la mano.

El amaestrador detuvo a Mel en el centro. Ahora que estaba parado donde los Kurkan podían observar mejor, el amaestrador tocó a Mel como señal.