Reciente

Mostrando entradas con la etiqueta El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años. Mostrar todas las entradas

sábado, 1 de octubre de 2022

octubre 01, 2022

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 180

 Capítulo 180. Decisión y Despertar (6)



Sufrió una horrible derrota.

Desde el principio, no pudo hacer nada. Acabó con todos los huesos de su cuerpo rotos, y sus músculos desgarrados.

'Es un monstruo'.

Después de su corta batalla con Riki, se dio cuenta una vez más de este hecho. Su oponente era un monstruo entre los monstruos.

Era el único Demigod que podía amenazar a Lord. El auténtico número dos entre los Demigods.

Era fuerte más allá de lo razonable.

Frey no podía encontrar ninguna debilidad.

Desde el momento en que Riki sacó su espada, se volvió literalmente invencible.

Podía cortar cualquier cosa. Absoluto, el rayo de Indra, e incluso su poder mágico divino.

Frente a él, Frey no pudo evitar sentir que todos sus medios se secaban. Se convirtieron en hojas caídas, flotando débilmente en el viento.

"Necesito algo de tiempo para pensar".

Esta era la primera vez que Frey mencionaba algo así.

Era diferente de cuando luchó contra Indra y Milled. En aquel momento, confiaba en que podría derrotar a los dos siempre que aprendiera a utilizar correctamente su poder mágico divino.

Sin embargo, aún no se le había ocurrido la forma de vencer a Riki. Primero tenía que pensar en cómo iba a luchar contra él.

Riki bajó su espada y asintió.

Frey se sentó y comenzó a reflexionar.

¿Es mi única oportunidad antes de que saque su espada?

No era que tuviera defectos o debilidades. La fuerza de Riki sin su espada no era algo que pudiera despreciarse.

Sin embargo, comparado con cuando Riki sacaba su espada, era definitivamente más débil.

El problema era que la velocidad con la que Riki sacaba su espada era demasiado rápida. No había indicios ni presagios.

Hubo momentos en los que la espada fue desenvainada antes de que Frey supiera lo que estaba sucediendo, a pesar de que la mano de Riki no había estado en la espada antes de ser desenvainada.

Al menos en su nivel actual, no había forma de que apuntara a ese hueco.

Mientras Frey se preguntaba si se había encontrado en un callejón sin salida, Riki habló.

"Piensa en cómo derrotaste a Indra".

¿Era una indirecta?

La expresión de Frey se volvió seria.

Esa era probablemente la mejor pista que Riki podía dar. Normalmente, este tipo de iluminación era inútil si no la alcanzabas tú mismo.

'...la razón por la que fui capaz de derrotar a Indra'.

Había muchos factores, pero el factor decisivo era la diferencia de voluntad. Indra estaba cansado de Frey, que se hacía más y más fuerte a medida que lo pisaba.

Se vio sacudido a medida que Frey se volvía más y más hábil en el poder mágico divino. Su concentración se redujo, e incluso empezó a sentir miedo al final.

El espíritu de Frey había abrumado a Indra.

'¿Es posible hacerle eso a Riki?'

¿Era posible?

No era exagerado decir que el espíritu de Riki era increíblemente firme. Sería imposible someter la voluntad de una persona así.

Indra y Milled tenían suficientes agujeros como para conseguir un agarre para tirar, pero Riki no tenía ni siquiera una grieta.

"..."

Lo pensó durante mucho tiempo, pero aún no era capaz de sacar ninguna conclusión.

Luchó. Pensó. Luchó. Pensó. Esto se repitió innumerables veces.

Pasaron muchos días aburridos y dolorosos, pero seguía sin conseguir una respuesta. La pista que le dio Riki anidaba en el borde de su conciencia, pero era incapaz de captarla.

El tiempo pasó lento pero seguro.

La pelea con Riki seguía siendo un gran muro para Frey.

A diferencia de las peleas anteriores, no sentía que avanzara en absoluto. Habían pasado al menos unas décadas desde su primera pelea con Riki y no había habido ninguna mejora en ese tiempo.

Seguía perdiendo incondicionalmente.

Ni siquiera tenía una forma de luchar adecuadamente, y mucho menos de ganar.

Esto no era un hecho fácil de aceptar.

No estaba siendo engreído, pero Frey había sido capaz de abrumar a dos Demigods al mismo tiempo. Además, el Riki que tenía delante no era más que un pensamiento residual que ni siquiera era tan fuerte como el verdadero Riki.

Si incluso un Riki debilitado es tan fuerte, entonces Lord...

Frey sacudió la cabeza.

Decidió no pensar negativamente. No cambiaría su determinación de destruir a Lord algún día.

Nunca más se desesperaría. Y su voluntad nunca se debilitaría.

'...'

'...¿no se vería afectada?'

La expresión de Frey cambió.

Era más débil que Riki en todos los sentidos. Ataque, defensa, velocidad, conocimiento de la situación y velocidad de reacción.

Sin embargo, había un área en la que no perdería.

"Fe".

La voluntad arraigada de que no perdería, ni siquiera ante Riki.

"Correcto, eso es".

Todo comienza con la propia voluntad. No importaba si era maná, poder divino o poder mágico divino.

Se sintió como un tonto por haber tardado tanto en darse cuenta de esto. Se movería según su voluntad y se haría más fuerte.

"Así que es así".

Ahora entendía por qué el poder de Riki era tan fuerte. Esto se debía a que su fe era más fuerte que la de los demás.

Su espíritu, que había sido perfeccionado hasta el límite, había tomado la forma de una espada afilada.

"Ja, ja".

Frey estalló en carcajadas. Su aliento atascado por fin podía fluir libremente.

Por fin había encontrado un camino para subir la montaña que creía insuperable. Era imposible determinar la altura de esta montaña que era tan alta que atravesaba las nubes.

Pero había encontrado la forma de escalarla. Sabía por dónde ir.

Eso era suficiente por ahora.

Ahora, todo lo que quedaba era hacerlo.

* * *

Luchó.

Luchó desesperadamente.

Mientras tenía aliento, movía su cuerpo.

No le importaba si le cortaban los miembros, si sus intestinos se derramaban o si le cortaban la garganta. Para Frey, ganar o perder no era el problema.

En algún momento, el pensamiento de hacer que Riki se sometiera y obtener su poder desapareció. En su lugar, sólo quería demostrar que su fe era más fuerte.

Como hombre, no quería retroceder. Quería que Riki le reconociera como un oponente.

"..."

Dejaba escapar constantemente gritos violentos. Sus emociones ardían como llamas eternas.

Incluso olvidó el flujo del tiempo.

No era inmersión, era impulso.

Olvidó su propósito, olvidó a su oponente, e incluso se olvidó de sí mismo.

....

....

En algún momento, la espada de Riki se rompió antes de que el cuerpo de Frey se resquebrajara.

"..."

Riki miró su espada rota antes de bajar repentinamente las manos.

"Es mi derrota".

"..."

Una sola palabra.

¿Cuánto tiempo había querido escuchar esta palabra?

Era la palabra que más deseaba escuchar en el mundo, pero sorprendentemente, sus emociones no estallaron.

En su lugar, estaba bastante calmado.

"Todavía puedes luchar".

Eso fue lo que dijo.

Sólo se rompió una espada. No había heridas importantes en su cuerpo.

En cambio, Frey estaba gravemente herido.

Pero Riki sacudió la cabeza con firmeza.

"No lo entiendes. Este lugar es diferente a la realidad. En este mundo, la espada es el soporte de mi creencia. Entonces, ¿qué significa que esté rota?"

"..."

"Tu voluntad ha roto mi fe".

Riki sonrió suavemente.

"Así que por fin has conseguido todo lo que querías".

En el momento en que escuchó eso, Frey se dio cuenta.

El hecho de que su largo entrenamiento finalmente había llegado a su fin. Y el hecho de que había llegado el momento de dejar este mundo.

"No olvides los recuerdos aquí".

El cuerpo de Riki comenzó a desvanecerse. Al igual que Indra y Milled, él también sería absorbido por Frey.

Riki miró a Frey y sacudió ligeramente la cabeza.

"No hay necesidad de sentir compasión".

"...¿lo he demostrado?"

"No. Pero puedo sentirlo".

Sí. Podía sentirlo. Porque este era un mundo así.

"No voy a desaparecer, Frey... no, Lucas. Quiero ser de ayuda para ti, aunque sea un poco. Como Indra y Milled".

"...gracias".

Murmuró Frey, había mucho que quería decir.

"Sin ti, nunca habría podido lograr todo esto".

Lo decía en serio.

Riki negó con la cabeza.

"Déjate de tanta torpeza".

"Cierto, yo tampoco estoy acostumbrado a esas cosas".

Entonces, tras un breve silencio, ambos comenzaron a reírse.

Esto no era una separación. Su pensamiento residual podría haber desaparecido de este lugar, pero seguirían conectados.

Se rieron porque lo sabían.

Riki era casi completamente transparente, y su voz sonaba distante.

"Cuando te despiertes, tendrás que darte prisa".

"¿...?"

Ni siquiera tuvo tiempo de preguntar qué quería decir.

La conciencia de Frey comenzó a despertar.

Krrr....

El mundo mental comenzó a derrumbarse, y las cosas que había experimentado allí empezaron a parpadear frente a sus ojos como un caleidoscopio.

Fue entonces cuando Frey se dio cuenta de cuánto tiempo había estado en este espacio.

Sólo había sido un segundo en la realidad, pero después de pasar 832 años en su mundo mental, Frey abrió los ojos.

Y entonces se dio cuenta de lo que quería decir Riki cuando dijo que tenía que darse prisa.

viernes, 16 de septiembre de 2022

septiembre 16, 2022

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 179

 Capítulo 179. Decisión y Despertar (5)



Ya hacía algún tiempo que Frey solo perdía el 10% de las batallas.

Indra se había dado cuenta de que Frey ya dominaba su nuevo poder perfectamente.

Incluso había dominado sus preciadas técnicas secretas.

“No puedo seguir llamándote humano…”

Frey miró a Indra.

Indra parecía haber perdido su deseo de luchar en algún punto o quizás había surgido en él un profundo sentimiento de futilidad.

Frey lo entendía.

Pero al mismo tiempo se sentía confundido, ya que nunca pensó que llegaría el día en el que entendería a un Demigod.

Pronto se dio cuenta de que esto no era de extrañar.

Debido a que este era un espacio virtual creado por el espíritu de Frey. Estar aquí significaba que tanto Indra como Milled podían saber lo que Frey estaba sintiendo, al igual que podían ver sus recuerdos.

Pero esto no era algo unilateral, ya que Frey también podía ver sus recuerdos.

“Indra” -dijo Milled-.

Riki ya no lo eliminaba desde que sintió un cambio en sus emociones.

“Revisé los recuerdos de Riki y estoy seguro de que tú también lo hiciste”.

“Tienes razón”.

“Entonces, ¿qué piensas?”

Milled decidió continuar al ver que Indra no respondía.

“Estoy confundido. Lo llamamos Lord, ya que pensamos que estaba cumpliendo con un rol que solo él podía llenar. En primer lugar, todos somos seres individuales que no podemos estar agrupados en el mismo lugar, pero bajo el título de Demigods pudimos amarnos los unos a los otros al ser de la misma raza”.

“Esto fue posible, porque Lord estaba ahí. Era justo y no discriminaba. Siempre nos guiaba hacía el camino correcto… Era un líder”.

Era por eso que no podían creerlo.

No podían creer que Lord le ofreciera a Riki el echarle la culpa a otro Demigod.

Cuando Milled vio esto, toda la confianza que tenía en Lord, la cual estaba profundamente afianzada en su corazón, fue destruida.

Frey miró a Indra por un momento antes de voltearse hacía Riki.

“¿Cuánto tiempo ha pasado?”

Riki miró a Frey.

Esta era la primera vez que había hecho mención del tiempo desde que había llegado aquí.

“Cerca de 90 años”.

Frey se dio la vuelta hacía Indra.

“Aproximadamente 100 años han pasado”.

“¿Qué tiene eso que ver?”

“Sientes que nos estamos asimilando los unos a los otros, ¿cierto? Milled vio los recuerdos de Riki y estoy seguro de que tú también lo hiciste. Lo más probable es que no solo fueron los recuerdos de Riki, sino que también los míos. Yo también lo hice, pero… realmente no entendía cómo pensaban los Demigods”.

“...”

“¿Qué hay de ustedes? ¿Siguen pensando que los humanos están equivocados? ¿Siguen pensando que deberíamos ser dominados por ustedes y que deberíamos rendirnos?”

Esta era una pregunta muy importante para Frey.

Frey miraba fijamente los labios de Indra. La verdad era que no era muy difícil para Frey el borrar por completo sus existencias.

Después de todo este era su espacio. De cierta forma este era su mundo, así que solo tenía que desearlo.

Esa es la razón por la cual Indra y Milled esperaron a que Frey estuviera debilitado para aparecer.

“...”

Indra sacudió la cabeza con expresión confundida.

Era como había dicho Frey.

Indra había visto los recuerdos de Riki y había sentido las emociones de Frey. Su orgullo como Demigod, el cual era tan inamovible como una fortaleza, se había derrumbado.

Estaba siendo influenciado gradualmente por Frey.

Sintió vergüenza y humillación cuando se dio cuenta de esto, pero no duró mucho.

Podía sentir cómo estaba cambiando. Comenzó a entender cómo se sentían los débiles y desarrolló empatía.

Arrepentimiento.

Cuando esta palabra apareció en su mente, Indra no pudo aguantarlo más y entonces dijo:

“¿Qué estás tratando de decir?”

Esto lo había dicho en lo que se podría haber considerado como el tono de voz más suave que había usado en más de 100 años.

Milled no lo detuvo.

Entonces, Frey abrió la boca para decir:

“Se podría decir que ustedes son pensamientos residuales creados por poder divino”.

“Eso es correcto…”

“Entonces, si los destruyera, mis propios poderes se debilitarían”.

“Ahora que creaste ese nuevo poder ya no quieres perder tu poder divino, ya que se ha vuelto parte de tu energía”.

“No es solo eso… También espero poder hacerlos cambiar de idea”.

Frey dijo estas palabras con dificultad.

Los ojos de Indra y Milled se abrieron de par en par.

Esta reacción era natural, porque ellos nunca hubiera adivinado que Frey pensaba eso, si no lo hubieran escuchado de él mismo.

Quizás esto era mucho más chocante para él mismo Frey.

Cambiar Demigods.

Si hubiera sido el Lucas de hace 4000 años, nunca hubiera pensado en algo como esto, pero ahora era diferente.

Había conocido a Riki y a Elliah…

“¿Esperas que ruegue por perdón?”

La voz de Indra estaba llena de ira.

Pero Frey solo sacudió la cabeza.

“Tú ya estás muerto. No quiero escuchar eso de un pensamiento residual”.

La muerte era completa destrucción para los Demigods, ya que sus cuerpos eran sus almas.

Era por esto que estas formas eran llamadas pensamientos residuales, ya que sus cuerpos estaban muertos.

Era lo mismo con Riki.

“...”

Indra no era capaz de tomar una decisión.

Frey lo miró y dijo:

“Tómate tu tiempo para pensarlo. No te estoy presionando para que elijas de inmediato. Todavía hay mucho tiempo”.

“¿Todavía no te irás de aquí?”

Frey asintió con tranquilidad ante la pregunta de Indra.

“Odio admitirlo, pero has abrumado por completo a Indra. ¿No entiendes lo que eso significa? Significa que tu fortaleza mental ya ha superado a la de los Demigods y realmente has entrado al reino de los trascendentales”.

“Lo sé”.

“También conoces cómo usar mis poderes apropiadamente y ese extraño poder… ¿Hay algo más que tengas que hacer aquí para cambiar entre maná y poder divino libremente?”

Todavía no era perfecto.

“Exacto” -respondió Frey-.

El humano frente a ellos ya había superado los límites mortales hacía mucho tiempo y sin embargo, todavía quería ser más fuerte.

No estaba seguro si era arrogancia o ambición.

Nunca había sentido pensamientos turbios en la mente de Frey.

“Porque todavía no es suficiente” -murmuró Frey-.

“¿Qué?”

“Esto sigue sin ser suficiente para derrotar a Lord”.

“...”

Indra se quedó sin palabras.

¿Derrotar a Lord?

¿Acaso estaba cuerdo?

Indra quería preguntar para estar seguro y si no hubieran estado en su espacio mental, quizás lo hubiera hecho.

Pero podía sentir las emociones de Frey directamente. Sabía que este hombre quería derrotar a Lord desde el fondo de su corazón.

 ***

Frey comenzó a pelear contra Indra y Milled al mismo tiempo desde entonces.

Era increíblemente difícil derrotar a dos Demigods, incluso aunque antes estaba abrumando a Indra.

Al principio, ellos peleaban sin coordinación. Esto era natural, ya que los Demigods eran conocidos por sus tendencias individualistas, lo que hacía difícil seguir el paso de sus movimientos y ataques.

Pero fue luego de que se acostumbraron el uno al otro que la pesadilla realmente comenzó.

Las batallas que vinieron después fueron las más difíciles y sangrientas que Frey había tenido hasta la fecha.

No fue algo tan simple como que sus poderes se habían duplicado.

Indra y Milled reforzaron sus puntos débiles y presionaron a Frey. Los Demigods eran criaturas aterradoras cuando sus fortalezas se combinaban.

La primera docena de veces Frey fue incapaz de contraatacar y era constantemente presionado hasta que era destrozado. Ni siquiera podía ser llamada batalla.

Fue como si hubiera regresado a sus primeros días en el mundo mental.

Luego de que su número de muertes alcanzara las 100 finalmente encontró la primera pista.

‘No tiene sentido usarlos por separado’.

Tenía que usar su maná y poder divino al mismo tiempo.

Esto era realmente difícil. No era lo mismo que agregar rayo al poder del Absoluto.

Era una tarea mucho más difícil que pintar con una mano mientras se resolvía una compleja ecuación con la otra y esto no era una exageración.

Pero no importaba que tan difícil fuera.

***

¿Cuánto tiempo había pasado? No lo sabía.

“Él realmente es increíble” -murmuró Indra-.

Milled estuvo de acuerdo.

Sus ojos estaban fijos en Frey. No lucía bien, pero tampoco parecía estar herido.

Era claro que Frey había ganado esta batalla.

“Lo admito. Ahora eres más fuerte que nosotros dos”.

Indra y Milled inclinaron sus cabezas ante Frey.

“...”

Frey se sintió extraño.

No se podía evitar, ya que una vista increíble estaba frente a él.

Incluso aunque fueran pensamientos residuales, seguían teniendo la conciencia de que eran Demigods. Seres trascendentales llenos de orgullo y arrogancia.

Dichos seres estaban inclinando la cabeza.

***

Los cuerpos de ambos Demigods se rompieron en pequeños pedazos antes de fluir hacía el cuerpo de Frey. Él los aceptó sin dudar.

Frey se dio cuenta de que eran estas partículas. Era el poder divino que formaba los cuerpos de Indra y Milled.

Frey había absorbido los fundamentos de sus existencias como Demigods.

No fue forzosamente. En mejores palabras, los recuerdos de estos Demigods que se dividieron adrede fluyeron dentro de Frey.

No hubo efectos secundarios. Después de todo, ya no eran hostiles con Frey.

Si fuera una persona normal, estos recuerdos lo hubieran vuelto loco y no hubiera sido capaz de aceptarlos, pero no era un problema para Frey. Su mente era más que capaz de digerir los recuerdos de dos Demigods por completo.

“...”

Frey fue capaz de obtener un entendimiento mayor de sus poderes al aceptar estas partículas. Ahora se sentían como si los hubiera tenido desde el principio.

Su cuerpo se sintió absolutamente satisfecho, pero era demasiado temprano para eso.

Una montaña seguía en pie y era la montaña más alta de todas.

Mientras desenvainaba su espada, Riki dijo:

“No serás capaz de vencer a Lord solo con ese poder. Eso solo es una pista”.

Frey supo a qué se refería Riki con eso.

“¿Sabías acerca del poder mágico divino?”

“No, pero entiendo que clase de poder es”.

Frey asintió.

Riki había sido testigo de todo su entrenamiento. Esto naturalmente hizo que fuera capaz de observar el poder mágico divino por mucho tiempo.

Incluso aunque no pudiera identificar su esencia, aun así sería capaz de entender algunas de sus características.

Riki también era la persona con el mayor entendimiento acerca de la autoridad de Lord. Por ende, él sería capaz de saber si Frey llegaba a ese nivel o no.

“Entonces, ¿qué debería hacer?”

Cuando Frey le hizo esta pregunta, Riki respondió honestamente:

“Sométeme”.

“...”

“Con mi poder serías lo suficientemente fuerte para amenazar a Lord”.

“¿Te refieres a la autoridad de la espada?”

Frey sabía que la autoridad de Riki era impresionante, pero no sería indicada para él, ya que no tenía talento en ese campo.

Riki sacudió la cabeza como si pudiera ver a través de las dudas de Frey.

“No estás equivocado, pero para ser más precisos: es la autoridad para cortarlo todo. Incluso el espacio que Lord crea”.

Riki miró hacia donde Milled e Indra estaban antes.

“Ellos decidieron ayudarte. Sus pensamientos residuales no aparecerán de nuevo en el futuro y tendrás que aprender cómo controlar por completo la autoridad de Milled y el rayo de Indra”.

“¿La autoridad de Milled?”

“Clarividencia”.

“Será difícil entenderlo de inmediato, pero definitivamente será útil durante la batalla. No tienes nada que perder por dominarlo perfectamente”.

Las palabras de Riki tenían sentido.

Tenía que hacer suyas las autoridades de los dos Demigods.

No tenía que pensarlo mucho. Solo tenía que aumentar su familiaridad con ellos paso a paso.

No había problema si tomaba tiempo, ya que de eso tenía bastante.

Porque, por supuesto, no tenía ni idea de cuánto tiempo tomaría vencer al hombre parado frente a él.



Aquí Tiger. Volveré a traerles esta novela de ahora en adelante. Lamentablemente será semanal, debido a que mi vida diaria se ha vuelto mucho más ocupada, pero me aseguraré de traerles calidad en cada capítulo. Muchas gracias a todos los que siguieron esperando por el regreso de esta historia. Ojalá lo disfruten.

miércoles, 24 de noviembre de 2021

noviembre 24, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 178

 Capítulo 178. Decisión y Despertar (4)



Frey tenía una pista.

Absoluto.

Era el poder que se obtenía al alcanzar las 9 estrellas, y su fuente residía en el maná. Por desgracia, era básicamente un poder independiente que no podía considerarse realmente una habilidad derivada.

Así que lo que Frey tenía que hacer era indagar en el proceso de transformación.

Había que repetir el análisis. Y confiaba en su capacidad para pensar en el mismo tema una y otra vez.

En cuanto a la concentración, Frey estaba seguro de que nunca perdería ante nadie.

Además, se encontraba en un lugar en el que no tenía que preocuparse en absoluto por sus necesidades biológicas.

No necesitaba comida ni agua, no necesitaba evacuar y no necesitaba dormir.

Mientras su poder mental pudiera soportarlo, podía concentrarse en un pensamiento durante todo el tiempo que quisiera.

¿No era esto básicamente un espacio de entrenamiento celestial?

"..."

Riki fue el único que prestó atención al paso del tiempo. Acabó con los Demigods que aparecían a intervalos regulares mientras Frey se sumergía en sus pensamientos con los ojos cerrados.

Después de que Riki matara a los Demigods unas diez veces, es decir, aproximadamente dos meses y diez días después, Frey abrió los ojos por primera vez.

Era débil, pero había captado un indicio. Y en verdad, lo había captado en un momento totalmente inesperado.

No era el Absoluto. Era su poder divino.

Ocurrió mientras Frey prestaba atención al momento en que su poder divino devoraba su maná.

En ese momento, observó la escena en la que la naturaleza de su maná cambió. Y notó que hubo un momento, lo suficientemente corto como para ser llamado un instante antes de que su maná se transformara en poder divino.

En ese momento, algo que no era ni poder divino ni maná apareció dentro de él.

No era algo que pudiera explicarse con una o dos palabras.

Frey quería examinar este poder más de cerca.

Por desgracia, tal tarea no era en absoluto fácil. Sólo ocurrió durante un breve momento, ya que su poder divino no le permitió sobrevivir durante mucho tiempo.

Al final, le llevó cerca de medio año antes de poder hacerse con el poder.

"..."

Mientras lo inspeccionaba, Frey no pudo evitar preguntarse cómo podría describir este poder.

No era ni poder divino ni maná. Pero tenía las propiedades de ambos poderes. La ferocidad del poder divino, y la armonía del maná.

"Poder mágico divino".

Frey decidió llamarlo temporalmente así.

"Esto es".

Era este poder.

Estaba seguro.

Este poder era la clave para obtener el control tanto del poder divino como del maná. El único problema era que todavía estaba disperso.

En primer lugar, simplemente recoger el poder mágico divino era bastante difícil. Le llevó medio año conseguir una cantidad que sólo tenía el tamaño de una uña.

Además, era fácilmente barrido por cualquiera de los dos lados porque era un tercero.

Si se acercaba demasiado al poder divino, se convertía en poder divino, y si se acercaba demasiado al maná, se convertía en maná.

De hecho, no tardó mucho en que su poder mágico divino, ganado con tanto esfuerzo, fuera devorado por su poder divino.

Cuando el esfuerzo de medio año desapareció en un instante, Frey no pudo evitar sentir una ráfaga de impotencia.

'Tengo que ser más cuidadoso'.

Frey se tranquilizó y comenzó a trabajar de nuevo.

Como ya lo había logrado antes, fue mucho más fácil la segunda vez. Le tomó cerca de un mes antes de que pudiera volver a tener en sus manos el poder mágico divino.

Definitivamente no dejaría que este desapareciera en vano...

Desafortunadamente, incluso con esta determinación, sólo le tomó unos días a Frey perder su poder mágico divino una vez más.

Esto no se debió a que le faltara concentración. No cometió ningún error.

Era simplemente porque el poder mágico divino era extremadamente difícil de manejar.

Frey sabía que había muchos tipos de energía, incluyendo su maná y su poder divino, pero estaba seguro de que no había ninguna energía tan sensible como esa.

"Bien".

Este pensamiento le dio una ráfaga de espíritu de lucha.

Pero a pesar de sus pensamientos, Frey decidió relajarse un poco.

Todavía tenía mucho tiempo. Y a medida que trabajaba con él, Frey sentía que se familiarizaba cada vez más con él.

Así que esta vez, seguramente sería mucho más eficiente y rápido que la última vez.

Vamos a hacerlo.

No importaba el tiempo que le llevara, iba a hacer suyo el poder mágico divino. Este poder siempre cambiante que podía ser usado como poder divino o maná.

Si lograba controlar este poder, no tendría que preocuparse por el peor de los escenarios o, en otras palabras, por transformarse en un Demigod.

* * *

En algún momento, Frey dejó de contar fechas.

Originalmente, basándose en los ciclos de las apariciones de Milled e Indra, podía calcular el tiempo, pero no había espacio para esas cosas en su cabeza.

En su lugar, se concentró tanto que todo su pelo se volvió blanco.

Y antes de que se diera cuenta, su poder mágico divino, que era minúsculo al principio, se había vuelto bastante grande.

El poder mágico divino era como una bola de nieve. Cuando era pequeña, se rompía con facilidad y se derretía, pero después de crecer, ya no había que preocuparse por ella.

Lo que era aún más sorprendente era la agresividad mostrada por el poder mágico divino.

Este poder era mucho más agresivo que el poder divino. Y después de confirmar este hecho, Frey decidió cambiar sus acciones.

En lugar de extraer el poder mágico divino después de alimentar su maná a su poder divino, decidió hacer que el poder mágico divino luchara contra el poder divino directamente y lo conquistara.

Y así, comenzó una guerra en toda regla.

Incluso esto no fue una tarea fácil. Llevó mucho tiempo.

A veces, su poder mágico divino perdió, pero ganó muchas más veces.

Y finalmente, Frey fue capaz de transformar todo su poder divino en poder mágico divino.

El poder en su cuerpo ahora mismo era feroz pero armonioso; estaba completamente bajo el control de Frey.

Había sufrido mucho para llegar a esta etapa.

Frey era sólo un humano.

Aunque tuviera experiencia en el Abismo, era natural que también se cansara.

Pero lo importante era no quebrarse nunca, no rendirse.

"El primer paso está completo".

Los preparativos mínimos se habían completado.

Frey se volvió hacia Riki.

Había empezado a entrenar en serio y ni siquiera se había molestado en hablar con él. Debía ser bastante aburrido.

Frey no dijo nada. Se limitó a mirar a Riki.

Todo lo que había hecho durante todo este tiempo era reducir a los Demigods que aparecían cada semana. Pero hoy, iba a perder incluso este trabajo.

"Esta vez, lucharé".

Riki asintió como si lo hubiera esperado.

* * *

-Derrotado.

Ni siquiera se podía llamar una pelea.

Su poder mágico divino para ser llamado muy obediente-no estaba mal decir esto, pero parecía que esto sólo se aplicaba a las situaciones pacíficas.

En cuanto entraba en batalla, el poder mágico divino empezaba a enfurecerse con tanta violencia que no podía compararse en absoluto con su estado dócil.

Obviamente, había pensado en invocar un rayo, pero en su lugar recibió maná.

A la inversa, cuando intentó lanzar un hechizo, recibió el poder del rayo.

El poder mágico divino se agitó como un junco en una tormenta, sin poder mostrar su poder ni siquiera un poco.

"..."

Riki se limitó a observar de reojo.

Incluso cuando Frey fue quemado por el rayo de Indra, Riki no mostró ninguna intención de ayudar. Y Frey tampoco tenía intención de pedir ayuda.

-Derrotado.

Se acostumbró a usar su poder mágico divino hasta cierto punto.

Sin embargo, todavía era increíblemente difícil luchar contra Indra.

En particular, era casi imposible enfrentarse a él cuando entraba en su forma de Dios del Trueno. Normalmente, lo único que veía era un destello de luz, y todo su cuerpo se convertía en un trozo de carbón.

Sentía el dolor cada vez.

Si una persona normal tuviera que pasar por algo así docenas o incluso cientos de veces al día, seguramente se rompería. Pero él no se quebró.

No es que no sintiera nada. Después de todo, era imposible ser insensible al dolor.

Sin embargo, había desarrollado un poco de tolerancia.

El dolor físico ya no tenía ningún efecto sobre Frey. Incluso si era el dolor de ser quemado por un rayo.

-Derrotado.

¿Ya ha pasado una década?

No estaba seguro. Y, sinceramente, no le importaba especialmente.

Como se había dicho antes, Frey no prestaba mucha atención al paso del tiempo.

Tal vez si le preguntaba a Riki, obtendría una respuesta de cuánto tiempo llevaban allí, pero no le interesaba.

Para cuando Frey empezó a defenderse poco a poco, Indra trató de persuadir a Riki.

"No es demasiado tarde, Riki. Si trabajamos juntos, no será nada difícil reclamar este cuerpo. ¿No vas a corregir tus errores? Hablaré con Señor. Estoy seguro de que te perdonará".

No tuvo ningún efecto.

Riki sólo les respondió blandiendo su espada.

Así que desenfundó su espada y se volvió hacia Frey.

"¿Seguirás adelante?"

"Todavía tengo un largo camino que recorrer".

"Bien".

Y así, la primera conversación en una década terminó de esa manera.

Se hizo el silencio una vez más, y pasó más tiempo.

* * *

Victoria.

Finalmente había derrotado a Indra.

Había utilizado muchos trucos, y todo su cuerpo estaba cubierto de graves heridas, pero era innegable que había ganado.

El factor decisivo fue la diferencia de fuerza de voluntad.

A medida que pasaba el tiempo, Indra empezó a perder la concentración. Sus agudos reflejos empezaron a apagarse, y de vez en cuando cometía errores al controlar su poder divino.

Frey, en cambio, siguió mejorando el control de su poder mágico divino.

Ahora le era posible diferenciar entre los dos poderes hasta cierto punto. Y a partir de ese momento, su competencia explotó.

El recipiente era suficiente.

Por no hablar del control del maná, también estaba acostumbrado a utilizar el poder divino.

Ahora, todo lo que Frey necesitaba era la oportunidad.

Sólo fue difícil al principio. Pero una vez que comenzó a ganar, su tasa de victorias aumentó constantemente.

Cada diez combates, ganaba una vez. Pero incluso entonces, por lo general era sólo por casualidad.

Pero a medida que pasaba el tiempo, el porcentaje de victorias aumentaba.

Dos de cada diez, tres, cuatro...

Pronto, su porcentaje de victorias superó la mitad.

Indra dio un paso atrás.

[Imposible...]

Este era el mundo mental. Indra había visto los recuerdos de Frey aquí y descubrió que era Lucas Traumen, el Gran Mago de hace 4000 años.

Y no sólo eso. También había visto los recuerdos del tiempo que Frey pasó en el Abismo.

'¿Qué está pasando?'

Al principio, sólo pensó que Frey era bastante bueno para ser humano. Eso era todo.

Pero ahora era diferente. Indra no podía evitar sentir que le faltaba cuando se comparaba con el poder mental de Frey.

'¿Es el poder mental de este humano realmente más fuerte que el mío?'

Era inaceptable.

Incluso con todas las pruebas que tenía delante, Indra se negaba a creer este hecho.

Pero también era cierto que ahora estaba completamente sacudido. Su poder divino no se movía como él quería.

Esta era la mejor prueba de que su compostura se había roto.

Es más, Frey incluso estaba aprendiendo sus habilidades.

Indra sabía que utilizaba el poder del rayo. Pero a los ojos del verdadero maestro, las habilidades de Frey no eran gran cosa.

Claro, la técnica que combinaba el rayo con el poder del Absoluto era poderosa, pero eso sólo utilizaba la velocidad del rayo.

Pero eso no era todo.

El verdadero poder del rayo no se limitaba a la velocidad. Simplemente por tener este poder, Indra podía situarse entre los principales Demigods.

'Es peligroso'.


Indra ya no podía prestarle atención al robo del cuerpo de Frey.

Si este tipo dominaba completamente este extraño y desconocido poder que tenía y si aprendía a usar el poder del rayo tan bien como el propio Indra...

No sería una broma.

Se convertiría en el peor "enemigo" al que se hubieran enfrentado los Demigods. Indra ni siquiera sintió esta sensación de crisis cuando lucharon contra los Dragones en el pasado.

Por lo tanto, Indra fue a por todas en sus combates contra Frey. Ya no despreciaba a este oponente por ser humano o mortal.

Pero ya era demasiado tarde.

Frey se había obsesionado completamente con el poder mágico divino.

Se había enamorado del poder mágico divino tanto como amaba la ciencia mágica en el pasado.

En cierto modo, esto podría considerarse la primera vez que los verdaderos talentos de Frey se habían revelado desde su regreso.

Era diferente de la ciencia mágica.

No estaba recorriendo un camino en el que ya había sido pionero hace tiempo. Por el contrario, se adentraba de nuevo en un territorio desconocido.

El poder mágico divino era un reino completamente diferente.

Se establecieron nuevas teorías a través del análisis y la investigación, y se encontraron y arreglaron constantemente las ineficiencias a través de sus peleas con Indra.

Y debido a esto, fue capaz de crecer a un ritmo asombroso.

'¿Qué es esto...?'

Indra sabía que a veces aparecían genios ridículos entre los humanos.

Cada pocos siglos, había algunos que podían incluso amenazar a los Demigods, pero sólo sobrevivían durante un corto tiempo, un siglo como mucho.

Por eso ningún Demigod les temía.

Pero Indra era diferente.

En este momento sentía un profundo horror por el talento de Frey.

noviembre 24, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 177

 Capítulo 177. Decisión y Despertar (3)



Elige.

Puede que haya sonado de improviso, pero en cuanto lo oyó, Frey supo a qué se refería.

Mana y poder divino.

Humano y Demigod.

Mortal y trascendente.

Riki miró a Frey con su distintiva y solitaria mirada.

"...¿Qué pasaría si aceptara eso?"

"Te convertirías en algo parecido a un Demigod".

La respuesta de Riki fue breve.

Como si ya supiera el resultado que ni siquiera Elliah conocía.

"Al principio no sentirás los cambios. Sin embargo, a medida que pase el tiempo, puede que te manches más y más con mis pensamientos. Al igual que Milled e Indra que acaban de desaparecer. No están completamente muertos. Esperarán otras oportunidades para apoderarse de tu cuerpo".

Sintió reticencia en su interior. Si lo que decía Riki era cierto, entonces era un problema mucho más grave que la simple pérdida de su maná.

Su personalidad y sus pensamientos cambiarían. Entonces, ya no podría llamarse a sí mismo Frey.

Se convertiría en uno de los Demigods, a quienes más odiaba.

Eso era completamente inaceptable.

El ego de Frey Blake, no, de Lucas Traumen reaccionó violentamente ante tal pensamiento.

Frey apretó los dientes.

El problema de retrasar esta elección le vino a la mente inmediatamente.

"Así que incluso si acepto el poder divino, sólo será el camino a la destrucción".

"Así es."

"Pero si no acepto el poder divino..."

"Morirás. El veneno de Ananta ya ha penetrado profundamente en tu cuerpo. No puedes expulsarlo con tu poder divino actual ni con tu maná".

No tenía ni siquiera una opción.

Frey casi se derrumbó.

Sabía que el cristal en la mano de Riki no era el verdadero cristal. Sólo era simbólico.

Sin embargo, si Frey aceptaba el cristal, su cuerpo real también aceptaría completamente el cristal de Riki.

El cuerpo de Frey se llenaría de una enorme cantidad de poder divino, varias veces más que el de los Demigods ordinarios.

Y ya no sería humano.

Odiaba la idea de eso.

Con todo su corazón. De hecho, preferiría morir.

Pero sabía que no podía.

Frey pensó en lo que pasaría si muriera.

Primero morirían Anastasia y Schweiser. Su amigo, que por fin había despertado tras un largo sueño, moriría en vano. Iván y el resto también serían aniquilados por Agni.

Beniang, Snow y Nora morirían allí.

Señor ya había tomado el control del Imperio Kastkau y pronto comenzaría a aniquilar las fuerzas del Círculo allí.

La situación de Paragon tampoco sería buena.

Tenían más potencial que el Círculo, pero no podían enfrentarse solos a los Demigods, que habían dejado de esconderse.

Así de importante era la lucha en este desierto.

En definitiva, estaba en juego la existencia de todo el continente.

La muerte de Frey no llegaría sola.

'Tengo que aceptarlo'.

Frey extendió su mano hacia adelante.

'Mientras quede en mí un mínimo de humanidad, usaré mi poder divino para luchar contra los Demigods'.

Esperando que esta firme determinación no se tambalee nunca, los dedos extendidos de Frey tocaron el cristal.

"..."

No.

Se detuvieron justo antes de que pudiera agarrarlo.

La expresión de Frey cambió.

Después de que se detuviera, miró a Riki, que seguía mirándolo con un rostro inexpresivo.

Sintió algo extraño.

¿Era el instinto?

No. No era algo tan aburrido.

Había una sensación de lógica en este extraño sentimiento. No podía explicarlo del todo.

Si tan sólo pudiera explicarlo, si tan sólo supiera de dónde viene este extraño sentimiento...

Tenía que pensar.

¿Se le escapó algo? ¿Había algo que destacara?

Cualquier cosa estaba bien, así que necesitaba una pista...

"Ah."

[Haz una elección].

Estas fueron las palabras que le dijo Riki.

Era extraño.

¿Elegir?

La sugerencia de Riki no era una gran elección. Si no aceptaba el poder divino, moriría.

Ser obstinado y morir en lugar de aceptar el poder divino.

¿Podría considerarse eso una opción?

No.

Eso no era una opción.

Riki no era un tonto. Nunca haría una sugerencia tan tonta.

Entonces, ¿había otra manera?

Tampoco debería ser el caso. Si lo había, no tenía ninguna razón para ocultarlo.

Frey volvió a mirar la cara de Riki.

Al mirarlo, no pudo evitar sentir que había un leve indicio de expectación oculto en su mirada.

"No".

Así es. No lo haría.

Frey levantó la cabeza al murmurar esa palabra, y la ansiedad desapareció de su rostro.

Por fin se produjo un cambio en el rostro inexpresivo de Riki.

"¿Qué has dicho?"

"No hay dos opciones".

Frey tomó una rápida decisión.

"Aceptaré el poder divino".

"..."

"Pero no renunciaré a mi maná".

Riki miró la expresión de Frey con el rostro inexpresivo.

Su confianza había vuelto. Sus ojos brillaban como los de un sabio que había encontrado la respuesta a una pregunta que le atormentaba desde hacía tiempo.

"Quieres tener los dos poderes juntos. Eres codicioso".

"Eso ya lo sabías".

"Huht. Tienes razón".

Riki resopló.

Era la primera vez que expresaba alguna emoción en el mundo mental.

"Estaba esperando eso".

Cierto.

Este hombre era Riki. Aunque sólo era un pensamiento residual, al final seguía siendo Riki.

Por eso lo salvó.

Riki tenía muchas expectativas para los humanos. Creía que Frey elegiría la tercera opción.

Y decepcionar a Riki no sería diferente de insultar a Lucid.

"¿Pero cómo? No es posible tener simplemente los dos poderes".

"El momento de la muerte es como una eternidad".

Frey miró a su alrededor, repitiendo lo que dijo Riki.

El mundo mental.

Era un espacio blanco sin nada en él. Pero era diferente del Abismo.

Allí, sólo acechaba la oscuridad.

"¿Cuánto tiempo puedo permanecer aquí?"

"Eso depende de tu poder mental. Podrían ser décadas o incluso cientos de años. Si fuera un humano normal, su mente podría colapsar, pero para ti..."

"Eso es suficiente".

Frey era probablemente el único humano que podía decir eso.

Riki negó con la cabeza.

"Ya. Sólo tú mereces decir eso".

Frey miró su mano.

La situación era mejor que antes. Su maná se liberaba poco a poco.

A medida que pasaba el tiempo, el flujo se volvía más y más suave.

"Has dicho que Indra y Milled no están completamente muertos, ¿verdad?"

"Sí."

"¿Puedes traer a Indra de vuelta?"

Los ojos de Riki se iluminaron al entender los pensamientos de Frey.

"Tienes la intención de utilizarlo como compañero de entrenamiento. Es una buena idea. Al principio, puedes luchar contra él solo y luego luchar contra los dos cuando te acostumbres. Si puedes derrotar a los dos, entonces probablemente serás capaz de manejar la situación fuera".

"Eso solo no es suficiente".

"¿Qué?"

Frey cruzó miradas con Riki,

"Yo también quiero vencerte a ti".

Riki se quedó sin palabras.

Entonces, de repente, sonrió alegremente y dijo.

"Será difícil".

Frey asintió.

¿Difícil?

No, sería imposible para el actual. Pero tenía que hacerlo.

Este Riki, que era sólo un pensamiento residual, era probablemente más débil que su cuerpo real. Así que si ni siquiera podía derrotar a este Riki, ni siquiera debía pensar en derrotar a Señor.

Riki era una de las montañas que debía superar en su viaje hacia su ansiada meta.

'Cientos de años'.

Frey decidió no pensar demasiado en el tiempo que le llevaría.

Lograr sus objetivos era lo primero, y sabía lo ridículos que eran sus objetivos.

Más que derrotar a Indra, a Milled y a Riki, sería mucho más difícil encontrar la manera de absorber el cristal sin perder su maná. Pero lo lograría.

Estaba seguro de ello.

Frey nunca se rendiría por estar cansado.

Cuando dejara este lugar, sería después de haber logrado todo lo que se había propuesto.

* * *

Mundo mental.

La única forma de calcular el paso del tiempo eran las apariciones de Milled e Indra.

"¡Riki...!"

"¡Chicos, nunca perdonaré...!"

Los cuerpos de los dos Demigods desaparecieron en una lluvia de sangre.

Miraron a Riki antes de morir, pero no pudieron hacer nada.

Riki murmuró.

"Es una semana".

"¿Qué quieres decir?"

"Lo que tardan en reaparecer".

Ante las palabras de Riki, Frey no pudo evitar preguntar con expresión incrédula.

"¿Cómo lo sabes?"

"Porque estaba contando".

"¿Qué?"

"Hay que llevar la cuenta del tiempo que ha pasado. Puede haber algunos errores, pero esto es el mundo mental de todos modos. No hay necesidad de ser perfecto".

"..."

Frey miró sin palabras a Riki, que simplemente envainó su espada sin decir nada más.

Frey también giró la cabeza.

Porque no era el momento de distraerse con otras cosas.

"No puedo derrotarlos en mi estado actual".

"Lo sé. Concéntrate en lo que estás haciendo. Yo me encargaré de ellos por ahora para que no se interpongan".

Riki se cruzó de brazos al decir esas palabras.

Frey sabía que ya no tendría que preocuparse por Indra o Milled. Aunque no prestara atención a sus apariciones, Riki se encargaría de ellos. Lo protegería.

Frey se sentó en el espacio blanco y vacío y cerró los ojos.

"..."

Podía sentir el maná en su cuerpo, pero era débil. Era extraño.

Aunque su cuerpo en la realidad no podía mover ni un dedo, el espíritu de Frey era extremadamente estable en este momento.

Aunque no pudiera usarlo libremente, debería ser capaz de usar su maná hasta cierto punto.

'...o'.

Tras un pensamiento repentino, intentó invocar su poder divino como prueba.

Crujido.

El poder del rayo de Indra respondió inmediatamente. Su fuerza no había disminuido en absoluto.

La expresión de Frey cambió.

'El poder divino también se ve afectado por el poder mental hasta cierto punto'.

No era en la misma medida que su maná, pero todavía había un poco de influencia.

Sólo entonces Frey comprendió la situación de su cuerpo.

Su maná no podía ser utilizado porque estaba al borde de la muerte. También era posible que tuviera algo que ver con el cristal de Riki. Quizás su cuerpo ya había absorbido una parte de él, y como resultado, el equilibrio del que le había hablado Elliah se había roto.

Esto explicaría por qué era tan difícil usar su maná.

Así que el problema era su maná.

No podía hacer nada con la pequeña cantidad que percibía. Así que lo primero que tenía que hacer era aumentar la cantidad de maná que podía utilizar.

Tenía una pista.

Y sorprendentemente, esta pista era en realidad su poder divino. Dependiendo de cómo se procesara, podía usarse como material para crear un elixir que aumentara su capacidad de maná.

En otras palabras, el poder divino podía convertirse en maná.

De hecho, un fenómeno similar estaba ocurriendo actualmente en su cuerpo.

Lo primero que notó Frey fue el cambio que se estaba produciendo en su interior. Su débil maná estaba fluyendo lentamente hacia su poder divino. El poder divino entonces se tragó violentamente el maná.

Y después de convulsionar unas cuantas veces, el maná comenzaba a cambiar sus propiedades, pasando a formar parte del poder divino.

"..."

Esta era una característica de la energía conocida como poder divino. Era especialmente agresiva y feroz con su maná.

Por eso Frey siempre pensó que el maná y el poder divino eran polos opuestos.

Pero no parecía ser el caso. Parecía que el poder divino no toleraba ningún otro tipo de energía que no fuera él mismo. Así que aunque fuera un tipo de energía diferente al maná, el poder divino reaccionaría de la misma manera.

A lo que Frey prestó atención fue al proceso de transformación del maná en fuerza divina.

'Rodear, devorar y manchar'.


El maná se transformaba completamente en poder divino. Si era así, eso significaba que lo contrario también era posible.

El poder divino que fluía en su cuerpo podía convertirse en maná.

En cierto modo, era un método similar al método de entrenamiento de "batalla" que utilizaba en el pasado.

Pero el riesgo era mucho mayor.

Esto se debía a que no era una lucha entre dos fuerzas de maná. En cambio, quería debilitar el poder divino para luego devorarlo con su maná.

Sin embargo, su poder divino no era tan manso. Corría violentamente a su antojo.

No era tan obediente como su maná y no parecía tener intención de cambiar su naturaleza.

Eso era porque esa era una de las propiedades del maná.

Incluso cuando el maná del cuerpo de Frey era más fuerte que su poder divino, no intentaba devorarlo. Sin embargo, tan pronto como su poder divino ganó el dominio, inmediatamente comenzó a devorar su maná.

'No, no es así'.

Podría considerarse una diferencia de opiniones.

Ahora, el maná era el débil. Y buscar la armonía nunca fue algo que los débiles pudieran perseguir.

El débil necesitaba ser un poco más hambriento. Necesitaba ser más feroz. Más despiadado.

Si no lo hacía, su poder divino nunca cambiaría.

Tenía que cambiar su maná.

"Jaja..."

Frey se dio cuenta de lo que acababa de pensar y se echó a reír. Esto se debió a que los pensamientos que acababa de tener eran extremadamente divertidos.

Estaba pensando en cambiar la propia naturaleza del maná.

¿Había habido alguien en la historia del estudio de la Ciencia Mágica que se hubiera atrevido a pensar de esa manera?

Ni siquiera estaba seguro de si era posible o no.

En otras palabras, las probabilidades de que tuviera éxito eran increíblemente bajas.

Pero si pudiera hacerlo, si pudiera cambiar la naturaleza misma del maná...

Tal vez eso sería el primer paso hacia la mítica etapa de 10 estrellas.

noviembre 24, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 176

 Capítulo 176. Decisión y Despertar (2)



Poco después de despertar, Frey se dio cuenta de que el lugar en el que estaba no era real.

Era su mundo mental.

Frey estaba flotando allí.

"Has llegado a tu límite".

Entonces, escuchó una voz.

Al darse la vuelta, vio a un hombre de pelo rubio brillante y con barba.

Había visto esta cara antes.

Sí.

Sólo había visto la cara.

Se trataba del Demigod Indra, cuya cabeza le había traído y mostrado Riki. En ese momento miraba a Frey con una fría sonrisa.

"Has trabajado muy duro para ser un humano. Sin embargo..."

¡Boom!

Frey ni siquiera tuvo la oportunidad de gritar.

Era como si cada célula de su cuerpo gritara al mismo tiempo.

Frey pensaba que había desarrollado una fuerte tolerancia al dolor, pero el dolor que sintió por el rayo fue más allá de la imaginación.

"Eso no cambia el hecho de que eres mortal".

"No puedes vencer a los Demigods".

Puk.

Una flecha se disparó en el cuerpo carbonizado de Frey, haciendo que se espantara y convulsionara.

Era Milled quien había hecho su aparición esta vez.

"Ustedes..."

Frey intentó utilizar un hechizo.

Sin embargo, su maná se negó a moverse.

Su expresión se endureció. Recordó lo que había sucedido justo antes de perder el conocimiento.

La sensación de que no podía mover ni un músculo seguía siendo vívida.

La realidad y el mundo mental estaban estrechamente conectados.

Esto era inevitable.

Al fin y al cabo, era ahí donde residía la conciencia de Frey.

Por eso no podía moverse como deseaba. La situación en la realidad le estaba afectando incluso ahora.

"¡Jajaja! Son bastante interesantes esos recuerdos tuyos. Cierto... así que resultaste ser el Gran Mago Lucas Traumen".

"La tenacidad de no rendirse incluso después de estar atrapado en el Abismo. Yo diría que valiste mucho sólo por eso".

¿Era posible que sus egos existieran en la masa de energía conocida como poder divino? ¿O viceversa?

¿O era todo esto una ilusión?

No estaba seguro, y no podía continuar esa línea de pensamiento porque su mente estaba confusa por el dolor.

"No pensaste que habías absorbido completamente el poder divino, ¿verdad?"

"¿O pensabas que los Demigods íbamos a entregar fácilmente nuestra fuerza a un mortal como tú?"

Los Demigods se acercaron a Frey mientras hacían estas preguntas.

"Esta vez no podrás regresar. Será diferente de aquella vez en el Abismo".

"Porque vamos a destrozar tu mente. Estará en un estado tan miserable que nunca serás capaz de recomponerla".

"Entonces, usaremos tu asqueroso cuerpo".

"Deberías estar agradecido. Kukuku..."

¿Querían llevarse su cuerpo?

"No digan tonterías".

Frey quería gritar esas palabras. Pero no pudo ni siquiera abrir la boca.

"Primero, veamos si podemos destruir tu mente".

"Me pregunto cuánto durarás".

Con esas palabras, comenzó una tortura que Frey no había experimentado en su vida.

....

....

El tiempo pasó.

¿Cuánto tiempo había pasado?

Frey no tenía ni idea.

Pensó que se acostumbraría al dolor, pero no fue así. El rayo de Indra no sólo quemaba el cuerpo de Frey.

Cada vez que el rayo caía, cortaba el alma de Frey.

Una, dos veces. No, incluso si ocurría docenas o incluso cientos de veces, él estaría bien.

Sin embargo, cuando ese número cambió a miles y decenas de miles, se convertía en una historia completamente diferente.

"Eres un monstruo".

Era la voz de Indra.

Pero no escuchó lo que dijo.

¡Boom!

El rayo cayó una vez más. Y sintió el dolor una vez más.

Frey deseó que el Rayo no lo golpeara más.

"Si fueras cualquier otro humano, tu ego ya se habría derrumbado".

"No importa. Parece que está al límite".

Frey confiaba en que no se rompería.

Pensaba que su poder mental era más fuerte que cualquier otra cosa.

Sin embargo, no estaban tratando de romper el alma de Frey.

"Están tratando de deshacerse de... mi ego".

Su conciencia ya se había desviado muchas veces por ahora.

Frey sabía lo que eso significaba.

Estaban tratando de eliminar la imagen de Frey de este mundo mental.

Esto significaba que el ego de Frey estaba muriendo.

Su plan era destruir el espíritu de Frey.

"..."

De ninguna manera. De ninguna manera.

Frey luchó.

Tenía la confianza de que nunca se echaría atrás.

Sin embargo, estar roto era una historia diferente.

'El siguiente'.

Estaba seguro.

Si lo golpeaban de nuevo, Frey perdería el conocimiento.

Eso era todo.

Los dos Demigods tomarían entonces el control de su cuerpo vacío.

"Adiós".

La voz de Indra volvió a sonar, y Frey estaba seguro de que era lo último que oiría.

"..."

"..."

El rayo no llegó.

No. Eso no fue todo.

El ambiente cambió de repente. Por primera vez, el silencio permaneció en el mundo mental.

Entonces escuchó el sonido de pasos. Pasos que no pertenecían ni a Indra ni a Milled.

Había otra persona en este mundo.

"...¿cómo?"

¿A quién estaba mirando?

Frey no estaba seguro.

Sus ojos se habían quemado. Pero su visión estaba volviendo lentamente. Esto sólo era posible porque era el mundo mental.

En cuanto vio al hombre de pie en la distancia, Frey olvidó cómo hablar.

Indra masticó bruscamente algunas palabras.

"¿Cómo puedes estar aquí?"

"..."

"¡Respóndeme...! ¡Riki...!"

Riki no contestó.

Chuk.

Como siempre, sólo sacó su espada.

* * *

¡Boom!

Una tormenta eléctrica se desató alrededor de Indra. Esto no era una Barrera de Rayos.

No era una cortina, sino que se había convertido en un pilar de rayos.

Era la primera vez que Frey veía algo así,

Probablemente era porque el Apóstol, Lukes, no tenía el poder de usar tal habilidad antes de morir.

Frey pensó en los principios que había detrás.

Paht.

La figura de Indra desapareció.

Los globos oculares de Frey habían terminado de regenerarse, pero todavía no podía seguir sus movimientos.

Era una escena realmente aterradora.

Estaba claro que se movía a la velocidad de la luz.

Una tormenta eléctrica se desató en el mundo mental. Los rayos caían por todas partes.

Estar en el centro de esta tormenta hacía que la situación de Riki pareciera precaria. Pero no había nada de qué preocuparse.

Si este hombre era realmente el Riki que Frey conocía, entonces no habría ningún problema.

Riki no cambió su postura. Se limitó a permanecer con los ojos fijos en la distancia, con la espada colgando a su lado.

Entonces, sus ojos se volvieron hacia su izquierda.

En ese instante, fue como si la tormenta eléctrica que había estado cayendo a su alrededor se hubiera detenido.

Riki trazó una línea diagonal con su espada.

Y tras un breve sonido, las oscuras nubes se dispersaron y los relámpagos desaparecieron.

[H...ow...]

Era la voz de Indra.

Sin embargo, su aspecto era muy diferente al de antes de desaparecer. Todo su cuerpo parecía estar hecho de rayos.

Frey se dio cuenta de que era el cuerpo trascendente que tenían algunos de los Demigods.

En este estado, la mayoría de los ataques no tendrían ningún efecto sobre los Demigods. Incluso podrían ser capaces de resistir el poder del Absoluto hasta cierto punto.

A pesar de esto, el cuerpo de Indra había sido cortado por la mitad en diagonal. Desde su clavícula izquierda hasta su cintura derecha.

La causa de esto era evidente.

[¿Cómo me has cortado tan fácilmente...?]

Indra parecía suplicar a Riki una respuesta.

Pero Riki seguía negándose a decir una palabra.

[Riki...]

Ssss.

La gran figura de Indra se desvaneció antes de desaparecer por completo.

Milled tiró de la cuerda de su arco con una expresión rígida en su rostro. Su reacción había llegado demasiado tarde.

Debería haber colaborado con Indra cuando estaba vivo. Era un arrepentimiento tardío.

Si tuviera que poner una excusa, diría que no esperaba que Indra muriera tan fácilmente.

"¿Eh?"

Al mirar hacia abajo, la cuerda de su arco se rompió. Había sido cortada.

"¿Cuando en el infierno...?"

Crujido.

De repente, su arco también se cortó en dos trozos.

Riki devolvió su espada a su funda.

Fue sólo entonces cuando Milled pudo entender vagamente lo que había pasado.

Tartamudeó con incredulidad.

"No puedo..."

¡Puuk!

Entonces, el pecho de Milled se abrió y la sangre se derramó como una cascada.

El caído Milled se desvaneció y desapareció como lo había hecho Indra.

"..."

Frey no se sorprendió.

Era difícil imaginar que los egos de dos Demigods desaparecieran en un instante, pero si su oponente era Riki, resultaba fácil de entender.

Se obligó a levantarse del suelo, todo su cuerpo gritando violentamente.

Frey apretó el puño temblorosamente.

No se dejó engañar. Esto era sólo una exageración de su mente. Este lugar era sólo un mundo mental, después de todo. Y su cuerpo no era real.

Aunque sentía el dolor, no había nada malo en su cuerpo real.

"No pensé que te volvería a ver".

Era su propia voz, pero sonaba extraña. Tal vez fuera porque su lengua también se había quemado.

Frey murmuró para sí mismo unas cuantas veces.

Cada vez sentía un dolor indescriptible, pero se obligó a soportarlo y a seguir hablando.

"¿Eres el Riki que yo conocía?"

"Sólo soy un pensamiento residual".

Riki abrió la boca por primera vez.

No estaba exactamente seguro de lo que significaba ser un pensamiento residual, pero aún así entendía un poco lo que estaba diciendo.

Un pensamiento residual. En otras palabras, significaba que este Riki no era el verdadero Riki. Y que los Indra y Milled que desaparecieron eran iguales.

"Todavía no he absorbido tu cristal..."

"Fuiste envenenado por Ananta. El veneno que utiliza es uno extremadamente potente conocido como el líquido de la muerte. Si no hubiera sido por el cristal que dejé, estarías muerto".

Frey dejó escapar un suspiro.

"¿Significa eso que todavía estoy vivo?"

"Apenas estás vivo, pero eso no importa en este mundo".

"¿Por qué?"

"Porque el momento previo a la muerte es como una eternidad. No necesitas apresurarte".

El momento antes de la muerte.

Este momento, que era menos de un segundo, era en realidad extremadamente largo.

Esto también era posible porque Frey estaba en su mundo mental.

Después de entender de nuevo las palabras de Riki, Frey habló.

"En cualquier caso, gracias por tu ayu-"

"Haz una elección".

Riki cortó sus palabras de agradecimiento y levantó la mano.

En ella, había un cristal.

Frey se quedó atónito.

Este era el cristal que Riki dejó tras su muerte.

noviembre 24, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 175

 Capítulo 175. Decisión y Despertar (1)



'Ella puede verlo'.

Esta fue la conclusión de Frey.

No estaba seguro de los detalles, pero estaba seguro de que Norn veía los ataques de Anastasia y los hechizos que usaría antes de que fueran lanzados.

'¿Puede ver el futuro?'

¿O era una habilidad similar?

Aunque hubiera sido posible leer los movimientos de Anastasia, la Lluvia Infernal era mucho más difícil de predecir.

Era un oponente difícil.

Era completamente incapaz incluso de arañar a Norn con ataques normales.

En términos de habilidad física, estaba a la par con Anastasia, pero el problema era que Norn se estaba volviendo progresivamente más rápida.

En el momento en que se acostumbrara a su fuerza, el delicado equilibrio que habían creado se rompería.

Y la derrota de Anastasia significaría sin duda la muerte de Frey.

¡Crack!

"¡Kuk!"

Anastasia gruñó cuando una lanza se clavó en su hombro.

Frunció el ceño y la agarró.

Norn abrió la boca por primera vez.

"Estás luchando".

Levantó la lanza.

Como un pez pegado a un arpón, Anastasia se fue con él.

Entonces, se estrelló contra el suelo en ese estado.

¡Bang!

El suelo era de arena, pero eso no sirvió para amortiguar el impacto.

Con un grito inimaginable, Anastasia tosió una boca llena de sangre.

De repente, la Línea Absoluta salió disparada de la mano de Frey. Combinado con el poder de Indra, este ataque se movió más rápido que cualquier otra cosa.

Sin embargo, Norn esquivó este ataque sin siquiera mirarlo.

Hizo que pareciera fácil esquivar los rayos de luz que superaban la velocidad del sonido.

'Tengo que limitar los movimientos de Norn de alguna manera'.

¿Qué podía hacer?

El oponente era un Demigod que probablemente estaba sólo un poco por debajo de los Apocalipsis. Cuanto más alto era su nivel, más altas eran sus habilidades generales.

La durabilidad y la resistencia de sus cuerpos no eran menores en comparación con los monstruos.

'Ningún hechizo por debajo de 7 estrellas funcionaría'.


Eso significaba que tenía que usar hechizos de 8 estrellas.

Lluvia Infernal ya había fallado una vez. No había necesidad de usarlo de nuevo.

'Otro Sol, Tornado, Era de Hielo, Manto de Furia'.

La mayoría de los hechizos de 8 estrellas tenían rangos monstruosos. No sólo Anastasia estaría incluida, sino que incluso aquellos que aún estuvieran en la ciudad estarían en peligro.

Todavía podría haber sobrevivientes en la ciudad, así que no los pondría en peligro voluntariamente sin una buena razón.

'...'

Frey tuvo de repente una idea.

Si el alcance era demasiado amplio, ¿por qué no reducirlo?

'Lo condensaré'.


Whoosh-

El hielo comenzó a formarse en su palma.

Norn lo miró por primera vez.

Luego, tiró a Anastasia y se precipitó hacia Frey.

"¿Crees que te dejaría ir tan fácilmente?"

Anastasia se precipitó tras ella.

La herida de su hombro ya se había curado por completo. La formidable cantidad de ME en su núcleo mágico curó el daño casi al instante.

Se perdería algo de energía como resultado, pero este era un cuerpo de Golem creado por los mejores alquimistas del continente.

'Es increíblemente eficiente'.

Incluso si su cuerpo fuera perforado 100 veces, sería capaz de recuperarse al instante.

'Incluso usando artes marciales mágicas e imitando a Lucid'.

Anastasia recordó el consejo de Frey.

No podía moverse exactamente como Lucid. Lo único que recordaba era la seguridad que sentía cada vez que Lucid se ponía delante de ella.

Los magos solían tener muchos defectos cuando lanzaban hechizos o planeaban estrategias.

No se podía evitar.

Había momentos en los que tenían que concentrarse desesperadamente en la elaboración de un plan, sobre todo en medio de feroces batallas en las que ni siquiera se podía predecir lo que iba a ocurrir a continuación.

Pero Lucas, Schweiser y tal vez incluso Iris nunca tuvieron que preocuparse por sus defectos.

Porque Lucid estaba allí. Porque podían estar completamente seguros de que él se pondría delante de ellos y los protegería.

'Tengo que dejar que él sienta lo mismo'.

Tenía que asegurarle a Frey que estaba a salvo.

Sólo entonces sería capaz de hacer uso de sus habilidades más perfectamente.

Los momentos en los que el Gran Mago, Lucas Traumen, destacaba más, era cuando podía desplegar su ingenio y capacidad táctica en el campo de batalla.

Anastasia creía en Frey.

Así que ahora, tenía que hacer que Frey también creyera en ella. Esa era su única responsabilidad.

¡Pwak!

De repente, un escalofrío explosivo golpeó a Norn.

Anastasia no pudo evitar mirar la escena con una expresión inexpresiva.

'Ese hechizo...'

Ella estaba segura.

El alcance era mucho menor, pero se trataba sin duda del hechizo 8 estrellas Era de Hielo.

Anastasia no pudo evitar una sonrisa absurda.

'¿Modificar un hechizo ya creado?'

Se trataba nada menos que de un hechizo de 8 estrellas. Se habrían necesitado cientos de magos para modificarlo.

¡Sin embargo, en este campo de batalla, en un abrir y cerrar de ojos, había llevado a cabo audazmente una modificación tan arriesgada y lo había conseguido perfectamente!

"¡Hahaha!"

Como era de esperar.

'Te necesitábamos, Lucas'.

Norn no evitó el frío.

En su lugar, reunió su poder divino en la punta de su lanza. Era el mismo método que usó para la Lluvia Infernal.

Una vez más planeó destruir el hechizo de Frey de frente.

Los hechizos de 8 estrellas, que a primera vista parecían fuerzas de la naturaleza, no eran más que milagros creados con maná. Sin embargo, podían ser destruidos con una mayor concentración de poder divino.

En verdad, el juicio de Norn era correcto. Por desgracia, había algo que había pasado por alto, Anastasia.

Para ser exactos, pasó por alto el poder que Anastasia escondía.

Después de todo, ni siquiera ella, que podía ver el futuro, podía tomar decisiones de forma instantánea.

Anastasia aceleró de repente.

¡Paak!

Por primera vez desde el ataque sorpresa del principio, consiguió asestar un golpe.

El cerebro de Norn se agitó violentamente a causa del ataque.

Quedó aturdida por un momento, pero su capacidad de resistencia como Demigod se puso de manifiesto en ese momento al volver rápidamente a sus cabales.

Sin embargo, la Era de Hielo de Frey ya estaba sobre ella.

¡Shek!

La Era de Hielo que salió disparada de los dedos de Frey congeló el cuerpo de Norn en un instante.

La rabia de Norn, que había sido congelada una vez más, estalló como un volcán.

"¡No puedes volver a congelarme!"

No era posible. No a menos que tuviera el poder de Elliah.

Pero aún así la había atado. Eso era inevitable.

Piht.

El ataque la atravesó, pero Frey chasqueó la lengua.

Ella había retorcido su cuerpo hasta el límite justo antes de que la alcanzara. Originalmente, él había estado apuntando a su corazón, pero sólo logró perforar su hombro izquierdo en su lugar.

Por supuesto, seguía siendo un golpe significativo.

Al menos significaba que no podría usar su brazo izquierdo durante el resto de la batalla.

Sin embargo, era una pena.

"¡Ese poder no es algo que puedas manejar!"

El hielo se rompió tras el rugido indignado de Norn.

Pero Anastasia le impidió actuar impulsivamente y cargar hacia Frey.

Frey también se dio cuenta de que los movimientos de Anastasia eran mucho más ligeros y rápidos ahora.

'¿Aumentó la potencia?'

Probablemente.

El poder inherente en ella era de 1 millón de ME, y el ME gastado para realizar acciones simples era casi insignificante. Pero si fuera una pelea tan dura, entonces sería una historia completamente diferente.

"Son al menos 10,000 ME por minuto".

Sus puños contenían suficiente fuerza para destruir un castillo. Así que ese consumo era inevitable.

Sin embargo, el problema era que Anastasia había aumentado su producción. Aunque su capacidad física había aumentado en consecuencia, era un arma de doble filo.

Teniendo en cuenta el ME que había consumido hasta el momento, nadie sabía hasta qué punto sería capaz de luchar en el futuro.

Pero aun así decidió arriesgarse.

Norn era fuerte. Era un enemigo al que Frey y Anastasia no habrían podido enfrentarse en el pasado, así que tenía que aprovechar esta oportunidad.

De momento, aún no se había acostumbrado del todo a su cuerpo. Así que esta era la oportunidad perfecta para tomar la delantera.

El juicio de Anastasia fue correcto.

¡Bam bam bam!

Norn y Anastasia se enzarzaron en una brutal batalla cuerpo a cuerpo. Una con sus puños y la otra con una lanza, destruyeron los edificios a su alrededor como si fueran simples castillos de arena.

A pesar de la nube de polvo que crearon, Frey pudo ver que Norn estaba en desventaja.

Esto era inevitable.

Tenía que lidiar con el repentino aumento de poder de Anastasia, su lesión en el hombro izquierdo y el acoso de Frey.

'Esta es nuestra oportunidad de ganar'.

Lo único que quedaba era encontrar un fallo.

Después de usar sus hechizos para perturbar la concentración de Norn y forzar un error, podría usar Línea Absoluta para terminar la batalla.

Estaba seguro de que esta vez no fallaría.

"¡¡...!!"

Sus instintos gritaron.

Puk.

Pero una daga le apuñaló por la espalda antes de que pudiera registrar completamente lo que estaba sucediendo.

Por suerte, había conseguido retorcerse para que no alcanzara ningún punto vital, pero su espalda seguía herida.

Frey se tambaleó.

Pero eso no fue todo. Sintió que algo se acercaba a él.

No era Norn. Seguía trabada en combate con Anastasia.

¡Crujido!

La electricidad se liberó de su cuerpo, formando una membrana a su alrededor. Inmediatamente después, algo golpeó su Barrera de Rayos.

Frey respiró profundamente mientras miraba al hombre que había aparecido.

El hombre fingió quitarse el polvo de la ropa mientras decía.

"Eres bastante sorprendente para ser un humano. ¿Sentiste mi poder divino en ese momento?"

"...¿también eres un Demigod?"

"Así es".

Era un chico extrañamente pequeño y de aspecto feo. Probablemente no medía más de 100 cm.

Su espalda estaba encorvada, y su nariz era larga. Sus ojos eran largas rendijas.

Su aspecto era más parecido al de un demonio o un diablillo que al de un Demigod.

El Demigod sonrió y dijo.

"Probablemente eres el núcleo de los mortales. El juicio de Señor no estaba equivocado".

"¿Señor...?"

"Él me trajo a este desierto".

Frey parecía confundido, pero el Demigod, Sunsir, no tenía ganas de explayarse.

Era un ser que podía moverse en las sombras, e incluso otros Demigods eran incapaces de encontrarlo. En el continente, Señor era el único que podía ver a través de su cubierta.

Ni siquiera Agni sabía que Sunsir estaba en el desierto.

Sunsir miró a Frey.

Sin duda era extraordinario. En el momento final, había percibido su poder divino y logró evitar el golpe fatal.

Esto era algo que incluso algunos Demigods eran incapaces de hacer.

Originalmente, su daga se habría clavado en su corazón.

Sunsir era el arma más oculta de Señor. Su daga oculta.

De hecho, la mayoría de los Demigods ni siquiera sabían de su existencia.

Así que al principio, se preguntó. ¿Debería revelar su presencia sólo para matar a un humano?

Sintió que era una mala elección.

Sin embargo, cuando vio a este humano por sí mismo, ese pensamiento desapareció rápidamente.

'Este tipo es peligroso'.

Norn había vuelto a su forma original.

En esta forma, su fuerza era comparable a la de un Apocalipsis. Así que al principio, Sunsir se limitó a observar la situación.

Porque pensó que ella sería capaz de derrotar a estos dos en un instante.

Después de todo, estaban luchando contra un Demigod, uno muy poderoso. Pero al final, fue testigo de la extraña escena de estas dos personas suprimiendo a Norn.

Por lo tanto, Sunsir dio un paso adelante.

Si permanecía en las sombras, Norn sería ciertamente derrotado.

"Adiós".

Sunsir murmuró en voz baja.

Justo cuando Frey iba a responder, su cuerpo se estremeció fuertemente y sintió que el mundo comenzaba a girar.

"La hoja con la que te corté está cubierta con el veneno de Ananta. No hay nada que puedas hacer al respecto, Mago".

Incluso la voz de Sunsir se había vuelto muy débil.

Frey no podía creerlo.

Nunca imaginó que algo así pudiera suceder.

¿Un Demigod que ocultaba su poder y se especializaba en ataques furtivos? ¿Había calculado alguna vez tal posibilidad?

'Kuh...'

No lo pensó.

No sabía de dónde venían sus pensamientos, pero sentía incredulidad ante su situación actual.

¿Iba a morir aquí? ¿En vano?

Era un final completamente impensable.

Frey apretó la mandíbula.

Intentó desesperadamente aferrarse a su conciencia que se desvanecía, pero no funcionaba.

Sintió el sabor de la sangre en su lengua, pero a pesar de morderse el labio con tanta fuerza, no sentía dolor.

Sintió que todo su cuerpo se paralizaba.

Sintió que su conciencia se hundía.

'...'

Frey cayó hacia adelante, y Sunsir caminó hacia él.

Este humano era extremadamente peligroso, por lo que pretendía asegurar su muerte.

Su misión terminaría cuando Anastasia, que luchaba contra Norn, también muriera.

Sin embargo, Sunsir dejó de caminar de repente.

Paat.

La luz pareció salir a borbotones del cuerpo de Frey.

No, no era su cuerpo.

La luz provenía de la bolsa que colgaba de su cintura.

noviembre 24, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 174

 Capítulo 174. Nornir (6)



Lo primero que Verdandy... No, lo primero que la Demigod, convertida en una entidad singular llamada Norn, vio al abrir los ojos fue un puño.

¡Paak!

Norn no entendía lo que había pasado.

Sólo sintió el dolor después de volar decenas de metros y chocar fuertemente con el suelo.

"Ah".

Y cuando Norn emitió su primer sonido, Anastasia, que la había golpeado, se había acercado a ella una vez más.

Anastasia apretó el puño.

El puño de Anastasia era tan pequeño como cabría esperar de una chica de su edad, pero el poder que contenía estaba más allá de la comprensión.

¡Papapa!

Los sucesivos ataques de Anastasia sonaron como truenos. El suelo se revolvía como si fuera continuamente golpeado por balas de cañón en lugar de golpes de manos y pies.

El cuerpo de Norn era como un pequeño velero arrastrado por una tormenta.

Sólo cuando estaba a punto de recibir el vigésimo sexto golpe, recobró el sentido.

Hwik.

Lo esquivó.

Al ver esto, Anastasia chasqueó la lengua. Sintió que su diversión por el ataque sorpresa había llegado a su fin.

Miró a Norn, que estaba de pie en la distancia con una expresión inexpresiva en su rostro.

A primera vista, parecía un completo desastre, pero en realidad no era así.

Los ataques de Anastasia no parecían tener mucho efecto en Norn.

La técnica de arte marcial que utilizaba era el Puño del Rey Guerrero, y su nivel de habilidad no era bajo. Además, su potencia de 1 millón de ME era más que suficiente para compensar cualquier torpeza en sus acciones.

Lo que era inusual eran las habilidades de la Demigod.

"Prefería el combate cuerpo a cuerpo antes de la fusión".

Anastasia ladeó la cabeza al escuchar la voz de Frey.

"¿Antes de la fusión?"

"Originalmente estaba dividida en tres".

"...eh. Es la primera vez que oigo que un Demigod pueda hacer eso".

"Es cierto."

Elliah, que también era un Demigod, había dicho que era algo que nunca había sucedido.

Frey miró a Norn, que seguía con la mirada perdida, y dijo.

"Esos golpes de hace un momento no eran con toda tu fuerza, ¿verdad?".

"Sí, pero necesito tiempo para usar algo más fuerte. Y eso no significa que la potencia de mis ataques se duplique".

Anastasia se encogió de hombros.

"Eso quiere decir que tendré que acumularlo. No es mi estilo, pero supongo que asumiré el papel de Kasajin".

"No. Quítate de la cabeza la idea de sustituir a Kasajin. Lucid es a quien debes imitar ahora".

Ella no debería usar el estilo de Kasajin sólo porque usó el Puño del Rey Guerrero.

El violento estilo de lucha de ese hombre se basaba casi por completo en los propios instintos, y no era algo que se pudiera imitar fácilmente. Aunque fuera posible hacerlo cuando se luchaba dos contra uno, en una situación de uno contra uno, tal cosa era imposible.

Pero Lucid era diferente.

Mantenía la cabeza fría independientemente de la situación.

Mientras tuviera el rayo de Indra y el poder del Absoluto, tenían suficiente potencia de fuego. Todo lo que necesitaban era defensa y presión.

Anastasia se echó a reír.

"¡Ja, ja! Qué interesante. Usar el estilo de Lucid junto con las artes marciales de Kasajin".

"No te quejes por sólo dos personas. Tengo que asumir el papel del Gran Sabio y de la Bruja Negra también".

"Kuku. Eso no debería ser un problema para el Gran Mago".

Frey y Anastasia se encontraron con la mirada del otro.

"Han pasado 4000 años desde que luchamos juntos. ¿Cuál es el plan?"

"No exagerar. Ve a la batalla con el pensamiento de que si mueres, la formación se derrumbará".

Anastasia resopló.

"No hace falta que me asustes. Incluso si uno de nosotros muere, no es el fin. Las cosas no están tan mal como entonces".

"No. Es lo mismo que entonces".

Esta vez se quedó callada.

Es cierto.

Si uno de ellos se derrumbara, significaría la aniquilación total.

Ella dio una sonrisa brillante.

"Lo tendré en cuenta... Entonces, hagámoslo".

Taht.

Tras el sonido de sus pies golpeando el suelo, Anastasia acortó rápidamente la distancia entre ella y Norn.

Extendió su puño.

Fue rápido y despiadado.

Esta vez fue un solo golpe, no una serie. De hecho, tanto la fuerza como la concentración puestas en este golpe eran completamente diferentes a las anteriores.

Tenía el poder de destrozar instantáneamente incluso el cuerpo bien entrenado y musculoso de un Guerrero Mágico.

Norn simplemente evitó este puño.

"..."

Los ojos de Anastasia cambiaron.

Estaba segura de que Norn no podía verla. Sus ojos ni siquiera se movieron.

Esto significaba que no dependía de la vista.

Esto era ciertamente extraño, pero después de todo, ella era una Demigod. Si uno tuviera que señalar las partes extrañas, no tendría fin.

"Pero aún así".

Se sentía incómoda.

Anastasia tragó saliva interiormente.

No era el Golem de combate de Anastasia, sino el Gran Sabio Schweiser, quien en ese momento tenía una sensación de crisis.

'Algo es diferente'.

Shek.

Lanzó tres ataques más.

Cada vez que atacaba, el malestar se hacía más fuerte. No tenía sentido. No pudo dar ni un solo golpe.

Para decirlo sin rodeos, no estuvo cerca de tocarla ni una sola vez.

Mientras tanto, lo que le molestaba era el hecho de que los ojos de Norn seguían mirando fijamente al espacio.

Pak.

De repente, la atraparon por el cuello de la camisa.

Anastasia no pudo evitar quedarse paralizada por un momento en shock.

¿Qué ha sido ese movimiento de hace un momento?

Norn no parecía preocuparse por los forcejeos de Anastasia y, en cambio, creó una lanza en su otra mano.

¡Crujido!

Norn retrocedió rápidamente.

Un relámpago apareció entonces entre los dos.

Frey entrecerró los ojos mientras miraba a Norn, que aparecía en la distancia.

'¿Evitó mi rayo?'

El rayo que salía de la mano de Frey se movía a una velocidad mucho mayor que la del sonido.

Y se dio cuenta de que era casi imposible de esquivar, incluso con los monstruosos reflejos de los Demigods.

Cuando Norn esquivó el rayo con tanta facilidad, una desagradable premonición pasó por la mente de Frey. Por lo que pudo ver, la diferencia de habilidad física entre Norn y Anastasia no era grande.

Sin embargo, Anastasia no lo estaba haciendo bien a pesar de estar tan cerca de ella.

Él estaba a distancia, por lo que podía ver lo que ocurría con más claridad. Norn se movía como si supiera exactamente dónde irían los puños de Anastasia.

¿Es una habilidad de predicción?

No podía estar seguro.

Frey decidió confirmar si sus pensamientos eran correctos.

"Hiper Rayo".

Utilizó el hechizo de 6 estrellas que era una versión fortalecida y reforzada de un Rayo de Energía. Puede que fuera insuficiente para enfrentarse a un Demigod, pero no era un hechizo destinado a matar a Norn en primer lugar.

Decenas de Hiper Rayos salieron disparados hacia Norn al mismo tiempo.

Lo que tenía que hacer ahora era prestar atención a lo que sucedía a continuación.

Ching.

Norn destrozó el primer Hiper Rayo con la punta de su lanza.

Anastasia se sorprendió interiormente.

Aunque ciertamente se trataba de un hechizo de 6 estrellas, estos Hiper Rayos seguían siendo lanzados por Frey, el Gran Mago de 9 estrellas.

Sin embargo, Norn había roto este hechizo como si fuera una simple bola de nieve volando hacia ella.

Pero eso fue sólo el comienzo de la actuación de Norn.

Papapat.

Los movimientos de Norn comenzaron a acelerarse.

La expresión de Frey se endureció.

No era una ilusión. Sus movimientos eran definitivamente más rápidos.

Antes no utilizaba ninguna técnica ni ocultaba su poder.

La situación era mucho peor que eso.

"Se está adaptando".

Tal vez la conciencia de Verdandy estaba aceptando lentamente el cuerpo recién formado de 'Norn'.

Eso no era bueno.

Al principio, ella se quedó quieta y bloqueó todos los Hiper Rayos que él le envió, pero ahora, se estaba moviendo un poco.

Su ritmo también era cada vez más rápido, y antes de que él se diera cuenta, ella desapareció.

En un abrir y cerrar de ojos, Norn bloqueó todos los Hiper Rayos y acortó mucho la distancia entre ellos.

"¡Kuk!"

Anastasia se vio obligada a dar un paso adelante una vez más y entablar un combate cuerpo a cuerpo con Norn.

Frey se quedó atrás y mantuvo sus ojos en los movimientos de Norn.

"No es una predicción".

Para predecir los movimientos de sus oponentes, era necesario mantener los ojos en ellos. Sus gestos generales, los movimientos de las manos y los movimientos de sus músculos eran factores importantes.

Sin embargo, para entender el verdadero significado de las acciones de tus oponentes, era necesario prestar atención a sus rostros, especialmente a sus ojos.

Cuanto más hábil fuera el artista marcial, más podría ver en los ojos de sus enemigos y mejor podría distinguir entre el movimiento verdadero y el falso.

Esta era una regla a la que ni siquiera Riki, un ser que estaba en la cima de los Demigods, podía escapar.

Pero Norn era diferente.

Seguía mirando a la nada, pero era capaz de predecir los movimientos de su oponente incluso mejor que Riki.

Docenas de Hiper Rayos, cada uno con sus propios patrones de ataque, fueron incapaces de siquiera tocarla.

"No es una predicción".

Frey tuvo este pensamiento una vez más.

Pero no estaba seguro de qué habilidad tenía ella exactamente.

Tenía que averiguar más.

Woowoong-

Frey sacó el Bastón del Gran Sabio.

Ya que ella podía incluso evitar el rayo de Indra, entonces incluso si él usaba la Línea Absoluta, sería difícil para él golpearla.

Así que primero tenía que averiguar el alcance de su defensa.

El Bastón del Gran Sabio.

Era una herramienta mágica que hacía que sus hechizos fueran más poderosos, pero no podía afectar el poder del Absoluto. Por eso Frey no usó el báculo durante su pelea con Milled.

"Retrocede un poco".

No era necesario gritar. Con el oído de Anastasia, podía escuchar fácilmente este murmullo.

Cuando escuchó la orden de Frey, asintió y se alejó de Norn.

"Lluvia Infernal".

Con sólo este suave susurro, se lanzó un hechizo de 8 estrellas.

Kugugu-

En el cielo se formaron nubes de color rojo sangre. De estas nubes, empezarían a caer gotas rojas muy ácidas e increíblemente tóxicas.

No era un hechizo que pudiera matar a los Demigods directamente, pero tampoco era algo que pudieran ignorar.

Había elegido deliberadamente un hechizo a gran escala que era difícil de evitar.

'¿Cómo va a lidiar con esto?'

Frey prestó atención a los movimientos de Norn.

Justo antes de que la lluvia llegara al suelo, Norn dobló ligeramente las rodillas.

Taht.

Luego su cuerpo rebotó como un resorte.

La expresión de Frey se convirtió en una de asombro. Tampoco era sólo él, ya que Anastasia puso una expresión similar.

¡Paht!

El poder divino estalló de la lanza de Norn. Este poder divino se estrelló contra las nubes de color rojo sangre.

¡Fwoosh!

Su poder divino destrozó por completo las nubes rojas.

Eran nubes artificiales que habían sido creadas con maná. Pero ahora, habían sido destruidas antes de que el líquido en ellas pudiera ser liberado.

Frey estaba mucho más sorprendido que cuando ella había bloqueado sus Hiper Rayos.

¿Cómo?

Norn acababa de destruir perfectamente su Lluvia Infernal. Destruyendo las nubes antes de que la lluvia roja como la sangre pudiera caer.

Era la única manera de bloquear la Lluvia Infernal por adelantado.

Esto no era algo que se pudiera aprender sólo por tener experiencia luchando contra los Magos. Además, ni Urd, ni Skuld, ni Verdandy habían mostrado ninguna familiaridad con la magia el día anterior durante su lucha con Frey.

Sin embargo, Norn se había movido sin dudar como si ya conociera la debilidad de la Lluvia Infernal.

"¡...!"

A Frey le asaltó de repente un pensamiento.

De ninguna manera, el poder de Norn era...

...

Ella podía ver.

La información sobre el pasado, el presente y el futuro fluía constantemente en su cabeza.

Al principio, esta información estaba mezclada, por lo que no sabía cómo manejarla, pero poco a poco se fue acostumbrando.

Podía ver los movimientos que haría su oponente. Y en el futuro, se volvería más y más fuerte.

Si podía controlar este poder perfectamente, era posible que estuviera a la altura de Agni.

"Ahh".

Pero Norn seguía derramando lágrimas.

El sentimiento no podía cubrir por completo la sensación de perder a su familia. Además, temía la soledad que sentiría en el futuro.

Sus ojos se volvieron hacia el Mago de pelo gris.

Era la única persona en el mundo en la que podía descargar sus emociones negativas.

"Frey Blake".

Ella nunca lo perdonaría.

noviembre 24, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 173

 Capítulo 173. Nornir (5)



"No sé de qué estás hablando".

Su tono era natural, pero su rostro permanecía inexpresivo.

Asura resopló.

"Estoy seguro de que, incluso en todo el continente, nadie ha estado expuesto al poder divino tanto como tú. Excepto los Demigods. Realmente quiero cortar tu cuerpo por la mitad, sólo una vez, para ver cómo es por dentro".

Asura tenía razón. Sólo él sabía cuánto tiempo había estado Iris en contacto con Señor.

Aunque sólo hubiera aceptado su poder divino durante unos cientos de años, su cuerpo habría alcanzado un estado que ya no era humano.

"¿Es eso todo lo que querías decir?"

"Esa era la razón principal. Quería ver tu reacción. Pero como te estás aguantando, entonces no tengo nada más que decir. No eres el tipo de mujer que hablaría después de ser amenazada".

"¿Entonces la otra razón?"

Un humo negro salió de la boca de Asura.

"Una advertencia. No te metas en mi territorio".

El humo se extendió en todas las direcciones, envolviendo toda la habitación y haciendo que la atmósfera se volviera pesada.

Un gobernante del Mundo de los Demonios.

El poder de su manifestación era limitado, pero su aura dominante era la misma.

"Tengo respeto por Señor Lucifer. Y desde que fuiste mi antigua contratista, tengo algunos buenos sentimientos hacia ti. Pero eso no significa que te deje hacer lo que quieras en mi lugar".

Era una advertencia de no hacer lo que ella había hecho en el Infierno de la Desesperación de Barbatos en su territorio.

Asura hablaba en serio.

Definitivamente no permitiría que la gente entrara y saliera a su antojo en su territorio sin su permiso.

"Lo sé, Asura. No crees que yo haría algo así, ¿verdad?"

"..."

Asura frunció el ceño.

Conocía bien a Iris. En cierto modo, conocía incluso más su elocuencia que su compañero de equipo, Frey.

Por lo tanto, pudo sentir la extrañeza en las palabras de Iris.

"Tch".

Chasqueó la lengua.

Si esta mujer decidía ocultar sus pensamientos, absolutamente nadie sería capaz de leerla. Quizás ya había caído en su trampa de palabras sin saberlo.

"Me voy".

Después de decir esas palabras, Asura desapareció. Parecía que ya había cumplido su objetivo y no se arrepentía de nada.

Una vez más, Frey e Iris se quedaron solos en la habitación.

Esta vez, Frey abrió la boca primero.

"Dro tenía un Corazón de Dragón".

"¿Dro?"

Tras quedarse perpleja un momento, Iris se dio cuenta de lo que quería decir y asintió.

"Así deben llamarlo. Hmm. ¿Y qué?"

"Sin embargo, todo menos el Corazón de Dragón era sólo una cáscara. Más parecido a un cadáver o a un Golem. De cualquier manera, estoy seguro de que fue creado artificialmente. Entonces, ¿qué demonios le hiciste al cuerpo del Señor Dragón?"

La mirada anterior en sus ojos vino y se fue en un instante. Él no podía adivinar lo que Iris estaba pensando.

Ella sonrió y dijo.

"No tengo intención de responder a esa pregunta. No somos tan cercanos, ¿verdad? Frey Blake".

Le llamó por su nombre y dijo cosas que ponían distancia entre ellos.

Frey sintió que la actitud de Iris era diferente a la de antes.

Ella había levantado numerosos muros gruesos e invisibles con los que los separaba.

"Sólo quiero decirte una cosa. No dejes pasar la oportunidad cuando llegue".

"¿Oportunidad?"

"Significa que no debes dejarte llevar por el afecto personal o las relaciones pasadas".

Después de decir esas palabras con un tono significativo, Iris se levantó.

Luego desapareció sin decir nada más. Con la habilidad de Señor para controlar el espacio.

"..."

Frey suspiró y salió de la habitación.

Elliah se quedó de pie frente a la puerta.

No había estado escuchando su conversación, pero su expresión era rígida.

"La situación no es buena".

"¿Qué pasa?"

"Agni ha empezado a moverse en serio. Parece que se ha decidido a conquistar Silkid. Se está moviendo para deshacerse de las fuerzas rebeldes mientras hablamos".

Fuerzas rebeldes. Eso significaba Iván.

La expresión de Frey también se volvió dura.

Sería una mentira decir que no se sentía ansioso en ese momento.

'¿Por qué ahora...?'

El momento no era para nada bueno.

Todavía no era el momento. Snow, Nora y Beniang estaban con Iván ahora. También había un gran número de Guerreros que venían de todos los rincones de Silkid.

Pero aún no era suficiente para enfrentar un Apocalipsis.

"Elliah, ¿no les ayudarás en nada?"

Al preguntar esto, la voz de Frey era más seria que de costumbre.

Elliah también pudo ver la sinceridad de Frey. Así que, a diferencia de antes, negó con la cabeza seriamente y explicó.

"No puedo. Mi sola participación sería una justificación para que Señor interviniera. Señor ya sabe que lo he traicionado. Y si eso ocurriera, Agni ya no rechazaría la ayuda de Señor".

"..."

Eso significaba que no podía esperar la ayuda de Elliah. La participación de Señor en la guerra llevaría a una situación mucho más desesperada que la actual.

Frey apretó los dientes.

"Nix, Isaka. Ustedes dos deben ir a reunirse con Iván".

"¿Eh?"

Nix parpadeó rápidamente.

En este caso, el juicio de Isaka era mucho más rápido que el de Nix, que no sabía nada del mundo.

"¿Pretendes enfrentarte a ese Demigod, Norn, por tu cuenta?"

"Correcto".

El Apóstol de Agni, Nix, e Isaka, que había obtenido poderes cercanos a los de un Demigod. Su poder era tal que incluso Frey no era capaz de ver completamente a través de ellos.

Serían más que suficientes para reforzar el grupo de Iván.

El plan original era que le ayudaran a luchar contra Norn, pero la situación era actualmente demasiado apremiante.

'Eso no significa que podamos aplazar la eliminación de Norn'.

Esto significaba que sólo quedaba una opción.

Frey tenía que enfrentarse a Norn por su cuenta.

* * *

El Gran Jefe de Silkid, Tuarik, miró la espalda del hombre que tenía delante.

Un cuerpo bien entrenado y un pelo que recordaba a la melena de un león. Sin embargo, más poderosa que éstas era su mirada.

'Gran Guerrero Iván'.

El hombre que tenía delante era el que tenía tal título sobre sus hombros. Por eso le confió el futuro de Silkid.

Pensó que Iván podría haber sido capaz de cambiar el catastrófico final del país.

'¿Es una ilusión?'

Tuarik no pudo evitar preguntarse.

Los Guerreros traídos por Tuarik y los Guerreros que siguieron a Iván. Sumaban un total de 500.

Aunque este número no era suficiente para derrotar a los Demigods, era suficiente para demostrar que no habían abandonado la lucha. En el futuro, viajarían por todo Silkid y reunirían aún más combatientes.

Tuarik creía en los orgullosos guerreros de Silkid.

La mayoría de los guerreros se unirían al Gran Guerrero con brillantes sonrisas en sus rostros.

Desgraciadamente, sus esperanzadoras predicciones acabaron siendo meros pronósticos. Había una cosa que Tuarik había pasado por alto.

No tenían suficiente tiempo.

[Somentanse]

Agni miró a Tuarik mientras decía esas palabras.

Al mismo tiempo, doscientos Guerreros de élite murieron quemados. Lo único bueno fue que murieron antes de que pudieran empezar a gritar.

Al menos no sintieron ningún dolor.

[Y les perdonaré la vida].

La voz de Agni era clara.

Tuarik apretó los dientes mientras decía.

"...¿es por esto que me has perdonado la vida?"

Cuando Agni no respondió, Tuarik gritó con más violencia.

"¡Tu verdadera intención era destruir a los Guerreros que yo iba a reunir en Silkid!"

[No es cierto. Gran Jefe. En ese momento, todavía estaba dudando, pero ya no lo estoy].

Lo dijo como si lo explicara todo, pero no lo entendieron.

No querían entender.

Justo cuando Tuarik iba a gritar de nuevo, Iván dio un paso adelante.

Tuarik se detuvo.

Se dio cuenta. Se había equivocado.

No se calmó, pero la voz con la que habló a continuación era mucho más estable.

"Soy el Gran Jefe de Silkid, pero no soy el representante de los Guerreros aquí reunidos".

[¿Entonces?]

"Este hombre es nuestro líder. Él decidirá sobre tu propuesta".

Entonces los ojos de Agni se volvieron hacia Iván. Éste no había levantado una ceja ni siquiera cuando doscientos guerreros habían sido quemados.

Agni asintió lentamente.

Esto demostraba que respetaba las palabras de Tuarik.

Ya sabía quién era ese hombre. El hombre que había ascendido rápidamente sobre las esperanzas de los Guerreros.

[El gran guerrero Iván. Sometanse].

Iván, que estaba mirando a Agni, se cruzó de repente de brazos. Su expresión no cambió.

"Te odio".

La expresión de Agni cambió.

Todo su cuerpo estaba hecho de llamas, pero era evidente que sus cejas se habían fruncido.

[¿Crees que puedes ganar?]

"¿Cómo podría saberlo si ni siquiera lo intento?"

Cuando Iván dijo esas palabras, una onda recorrió a los Guerreros detrás de él. Snow dejó escapar una risa baja.

"Al menos sabemos una cosa. Eres más débil que Riki".

Conocían a Riki.

No era extraño. Porque todos los Demigods sabían que era un traidor.

No sería sorprendente que tuviera relaciones profundas con algunos humanos.

Pero tal afirmación era ofensiva para Agni. Su cuerpo se hinchó al doble de su tamaño en un instante. El calor que desprendía incluso calentaba el fresco amanecer del desierto.

Pero pronto, ese calor se apagó.

[Correcto.]

"¿Qué?"

[Soy más débil que Riki].

En cuanto admitió esto, los ojos de Iván se entrecerraron.

Agni continuó con una voz confusa.

[Desde el día en que el primer ladrillo fue colocado en esta tierra estéril, yo observé].

Este desierto era el territorio de Agni. En él, se construyeron países, se destruyeron y luego se reconstruyeron.

Ya había visto esto innumerables veces.

[Los que se reunían en el Amakan eran naturalmente fuertes. Pero no estoy seguro si fue la tierra estéril la que los hizo o los llamó. Así que lo sé. Que no se rendirán fácilmente. Pero habría sido mejor si las cosas hubieran ido sin problemas].

Agni dejó escapar una carcajada.

[He dicho un montón de cosas innecesarias. En cualquier caso, doy la bienvenida a esta lucha. Y aprenderán].

"¿Qué aprenderemos?"

[Lo fuerte que es un Demigod más débil que Riki... cuando se compara contigo].

En ese momento, dos Demigods aparecieron en la distancia antes de detenerse no muy lejos de Agni.

Iván frunció el ceño.

"Así que hay más".

[...no.]

Agni se sorprendió extrañamente.

[No he traído a ninguno de mis subordinados].

Todos habían sido enviados a subyugar las ciudades que aún no se habían sometido.

El único Demigod que había venido era Agni.

Iván miró a los dos que estaban cerca de Agni. Por el poder divino que desprendían, pensó que eran Demigods, pero cuando se fijó bien, vio que la persona de la izquierda era una mujer pelirroja de aspecto familiar.

"Huh, la chica que quería morir..."

Y el hombre de la derecha también era familiar.

"¿Y un viejo Frey?"

"..."

La expresión de Isaka se tornó desagradable al escuchar esas palabras, pero la contuvo al recordar por qué estaba aquí.

"Hemos venido a ayudarte, Iván".

"¿Quiénes sois?"

"Refuerzos enviados por Frey".

"Huh. ¿Entonces qué pasa con Frey?"

Fue Nix quien respondió esta vez. Ella habló con confianza.

"Estará aquí pronto".

* * *

El hielo alrededor del cuerpo de Norn comenzó a derretirse y a agrietarse.

Frey estaba de pie frente a ella.

Si rompía el hielo ahora, podría matar a Norn. Este pensamiento infantil apareció en su mente por un momento, pero sabía que no era cierto.

Por el contrario, sólo dejaría salir a Norn antes de tiempo.

Norn, la verdadera identidad de las tres hermanas Nornir.

Incluso Elliah no sabía lo fuerte que era.

No creía que lo fuera, pero si resultaba estar a la altura de un Apocalipsis...

Frey recordó el cristal de Riki que todavía estaba en su bolsa, así como la pregunta que Isaka le había hecho.

[¿Estás dudando en usar tu poder divino?]

"..."

Estaba dudando.

Pero el hecho de que todavía tenía que añadirlo a sus opciones no cambió.

Tenía que ganar. Perder aquí era completamente inaceptable.

Había enviado a Nix e Isaka para ayudar a Iván, pero no creía que fueran capaces de derrotar a Agni.

Para matarlo, él también tenía que estar presente.

'Tengo que ganar por mi cuenta'.

De repente.

Como si se diera cuenta de sus pensamientos, Frey notó una señal en el cielo.

"Eso es..."

Los ojos de Frey brillaron.

Frey notó algo que dejaba una larga estela como la de un meteorito. Para ser precisos, no era un meteoro sino algo que se movía tan rápido como un meteoro.

¡Bang!

Se estrelló contra el suelo con un fuerte sonido. Por supuesto, el alcance real del daño no era muy amplio.

En primer lugar, su tamaño era pequeño, y no era como si estuviera descendiendo desde la órbita.

"¿A dónde se dirige así?"

Frey no pudo evitar reírse al ver a una chica caminando hacia él, cubierta de polvo.

"Había detectado un rastro por aquí, pero de repente desapareció.... Gracias a ti, estuve perdido durante mucho tiempo".

Anastasia se quitó la suciedad del cuerpo.

Luego se volvió hacia Frey y le preguntó.

"¿Llego tarde?"

"No".

¡Crack crack!

En ese momento, el hielo que rodeaba a Norn se rompió por completo.

"Llegas justo a tiempo".