Reciente

martes, 27 de diciembre de 2022

diciembre 27, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 446

 La Emperatriz Divorciada - Capítulo 446.  También Lo Odio (1)


Salí al jardín antes de lo habitual porque quería dar un paseo por la mañana.

Mientras caminaba sumida en mis pensamientos, estuve a punto de caerme al tropezar con una piedra, pero Mastas se apresuró a ayudarme.

"Su Majestad, ¿está bien?"

Mastas preguntó con preocupación, después de ayudarme a recuperar el equilibrio.

"Estoy bien."

"No tiene buen semblante."

"Mi estado de ánimo no es el mejor."

"Ah, es porque es muy temprano..."

Aunque mis damas de compañía me ayudaron a cavar una trampa para atraer a Sovieshu. Mis damas de compañía no eran conscientes de las implicaciones de los rumores que habían difundido.

Lamentaba no poder ser honesta con ellas, pero no tenía elección. El asunto del fenómeno de la disminución del maná parecía tan altamente confidencial que pocos funcionarios del Imperio Occidental lo conocían.

Mastas... puede que lo sepa. Aunque era mi dama de compañía, también era un caballero de Heinley. Sin embargo, mis otras damas de compañía sin duda difundieron rumores sin saber la verdadera razón.

A mis damas de compañía sólo les dije, "creo que Sovieshu ha venido a verme con un mal propósito. Tendré que lastimarlo un poco para que se marche."

Por supuesto, mis damas de compañía no dudaron en arremangarse para ayudarme.

La Condesa Jubel, que estaba usando su abanico como si hiciera calor, dijo,

"Las palabras que uno dice para lastimar a otra persona, también lo lastiman a uno mismo. Aunque no se cumple en algunos casos, como el de mi esposo y yo, suele ser cierto."

Laura añadió con un suspiro,

"La Condesa Jubel y el Conde Jubel hacen muy buena pareja, no sé por qué se llevan tan mal."

"Laura. No olvides que tengo un abanico en la mano. Podría golpearte en la boca con este abanico."

Mientras oía discutir a la Condesa Jubel y a Laura, me detuve frente a la fuente y metí la mano en el chorro de agua disperso.

'Las palabras que uno dice para lastimar a otra persona, también lo lastiman a uno mismo...'

Tal vez sea por eso. Cuando le hablé fríamente a Sovieshu, pude sentir que cada palabra que le decía lo lastimaba y al mismo tiempo me sentía incómoda. Sobre todo porque la persona a la que le hablé fue al Sovieshu de 19 años.

***

Tras mi paseo, me dirigí directamente a mi oficina en un estado ambiguo, ni aliviada ni más incómoda.

Mis damas de compañía se fueron una tras otra para ocuparse de sus asuntos, sólo el Vizconde Langdel y otros dos caballeros seguían a mi lado.

Sin embargo, estos tres también se fueron en cuanto entré en la oficina, quedándome completamente sola en un espacio lleno de olor a papel y tinta.

Por suerte, me sentí mucho mejor cuando todo quedó en silencio. Una vez que pude enterrar mi cara en el interior de un libro y olerlo, me tranquilicé más.

"Uff..."

Tras exhalar, me quité el libro de la cara y lo cerré. Justo entonces, oí un leve 'toc' proveniente de la ventana.

Cuando volteé la cabeza sorprendida, al otro lado de la ventana estaba...

"¿Reina?"

Heinley, que estaba convertido en pájaro, tenía la boca muy abierta.

'... ¿Vio lo que acabo de hacer?'

Avergonzada, me apresuré a dejar el libro donde estaba y corrí hacia la puerta para escapar mientras oía los golpes de su pico contra la ventana.

Cuando estaba a punto de irme, miré hacia atrás y noté que Heinley no paraba de golpear la ventana con su pico para que le abriera.

No puedo hacerlo. Si le abro ahora, volverá a su forma humana y se burlará de mí.

Al sacudir la cabeza, Reina adoptó la actitud de una víctima, con los ojos bien abiertos. Luego se encorvó con una mirada lastimera y batió débilmente sus alas.

Aun así, continué sacudiendo la cabeza, por lo que Reina de repente se tocó la frente con las alas, se tambaleó e incluso simuló desplomarse en el alféizar de la ventana.

Al final, me acerqué a la ventana y la abrí. Reina entró inmediatamente y voló feliz por la habitación.

"¿Qué te hizo venir aquí así?"

Pregunté fríamente para ocultar mi vergüenza.

"¿No estás trabajando? Tienes que trabajar, no hay tiempo para andar con estos juegos."

Heinley simuló sacudir los hombros mientras se reía, a continuación corrió las cortinas de la ventana con el pico y volvió a su forma humana para responder.

"Vine porque quiero mostrarte algo. Además, hay algo sobre lo que necesito consultarte."

"¿Qué es?"

"Primero tienes que ver lo que quiero mostrarte."

Heinley agarró las cortinas de la ventana con una amplia sonrisa.

"Te esperaré aquí afuera, ¿puedes seguirme, Reina?"

Una vez que asentí, Heinley se convirtió en pájaro, abrió la ventana con el pico y salió volando.

Entonces batió las alas frente a la ventana como diciendo 'por aquí'. ¿Qué será? No podía imaginarlo, pero de todos modos salí y rodeé el edificio para acercarme a Reina.

Reina, que volaba en círculos, me hizo una señal para que la siguiera y empezó a volar hacia alguna parte.

Heinley voló por el sendero estrecho que había detrás del edificio donde se encontraba la sala de veladas. Después de caminar por el estrecho sendero durante un rato, el espacio se abrió en un instante para revelar una amplia zona llana.

No había ni un solo edificio con paredes y techos en la zona llana, pero, curiosamente, unos anchos pilares se hallaban esparcidos en el lugar.

'¿Por qué me trajo aquí?'

Aunque soy de mente abierta, ¿qué querría que viera en esta zona? Mientras miraba a mi alrededor con desconcierto, Reina voló hasta lo alto de uno de los pilares y señaló algo con las alas.

Me quedé mirándolo mientras me preguntaba qué era eso...

"¿Es un nido?"

Parecía un nido hecho de ramas entrelazadas. Como si hubiera oído mi murmullo, Reina asintió y se posó en el nido con los ojos entrecerrados. Una sonrisa se dibujó en su cara.

"No puede ser. ¿Me trajiste hasta aquí sólo para presumir tu nido?"

Ni siquiera podía ver bien el nido desde donde estaba. Sólo que los bordes del nido y el pilar estaban repletos de joyas....

Cuando pregunté sorprendida, Reina saltó del pilar y se metió en unos matorrales. Al cabo de un rato, salió en su forma humana vestido con unos pantalones negros y una camisa blanca.

"Un nido para nuestro bebé, Reina."

"..."

"¿Qué te parece? Reina. ¿Te gusta?"

La mirada de Heinley al hacer la pregunta parecía muy orgullosa, así que no podía contestarle si estaba loco.

Sin embargo, no podía decir que me gustaba aunque fueran palabras vacías, así que tenía que encontrar la manera de hacerle entender que 'no me gustaba'.

"¿No es demasiado... alto?"

A decir verdad, no me gustaba en absoluto. ¡¿Quiere que nuestro bebé duerma en esos trozos de madera?!

"Es normal. A los bebés de nuestra tribu les encantan los sitios altos, Reina. Los bebés más valientes hacen berrinches para que sus nidos sean construidos en sitios muy altos."

"Si se cae—"

"Volará."

"... Si el bebé se cae de ahí, morirá. Ni siquiera los pájaros pueden volar cuando son bebés."

"Los pájaros de nuestra tribu aprenden a volar más rápido que los pájaros normales, Reina. Aprenden a volar antes que a hablar, así que no tienes de qué preocuparte."

Hizo un nido en un pilar más alto que yo, ¿cómo quiere que no me preocupe? ¿No es absurdo?

Pero si me enojo ahora, podría parecer que no comprendo mucho sobre la tribu cabeza de pájaro.

Entonces... ¿debería aceptar que nuestro bebé durmiera en un sitio tan alto? No quería eso.

Como si no pudiera soportarlo más, la mirada orgullosa de Heinley se borró y su estado de ánimo cambió a uno más serio.

"Por otro lado, Reina. Hay cosas que deberíamos discutir seriamente."

"Creo que esto también requiere una discusión seria."

"¿Hay más decoraciones que quieras añadirle?"

"El problema no es la decoración..."

¡Es alto! ¡Muy alto! ¡Demasiado alto!

Me dolía la cabeza. Gracias a esto, desapareció el sentimiento de culpa por haberle dicho deliberadamente cosas crueles a Sovieshu.

Al cabo de un rato suspiré, me senté en una roca que me llegaba a las rodillas y pregunté.

"¿De qué quieres hablar seriamente?"

sábado, 24 de diciembre de 2022

diciembre 24, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 52

Capítulo 52. Fiesta De Pareja (2)


¿Estará bien vestirme así?

Annette miró detenidamente su vestido. El vestido, de tela azul de alta calidad salpicado con polvo de diamantes, brillaba como una estrella en el cielo nocturno. Llevaba el cabello rubio trenzado a un lado y decorado con un ramillete de rosas azules. Los tonos eran suaves, pero los detalles le daban un aspecto bastante colorido. Parecía un vestido adecuado para reunirse con el benefactor de Raphael.

Le dije que fuera primero.

Aunque había aceptado asistir a la fiesta a petición de Raphael, le resultaba incómodo estar sola con él en el carruaje. Ella siempre se volvía débil cuando se trataba de Raphael, con quien había estado casada durante cinco años en su vida anterior. Si él no la hubiera cuidado cuando estuvo enferma en su vida anterior, ella lo habría dejado hace mucho tiempo. Ella temía que si volvía a acercarse mucho a Raphael, se enamoraría de él.

Por eso Annette le sugirió que fueran por separado. Afortunadamente, Raphael no tenía experiencia en asistir a una fiesta de pareja, así que aceptó con agrado su petición. 

Seguramente ya había llegado al baile. Pero ella no podía ver a Raphael. Un hombre con un aspecto tan prominente como él debería ser fácil de encontrar.

"¿Annette Bavaria?"

Justo entonces, alguien gritó su nombre. Ella parpadeó al mirar al extraño caballero. El hombre, que vestía un traje azul oscuro y llevaba un bastón de caoba en una mano, parecía bastante mayor. Pero su barba bien cuidada y su sólida complexión corporal le daban un aspecto muy sofisticado.

"Oh, puedo notar que no sabes quién soy. Suelo estar mucho tiempo en el extranjero. Soy el Conde Harold Evans. Es un placer conocer a una gran dama como usted."

El caballero que se presentó fue muy cortés a pesar de su edad. Annette tuvo una impresión muy positiva de Harold por eso. Ella agarró suavemente las manos de Harold.

"Oh, así eres el Conde Evans. He escuchado hablar mucho de usted. Soy Annette Bavaria Carnesis."

Harold Evans era considerado como el hombre más misterioso entre la generación anterior de Annette. Nadie sabía exactamente sobre su vida en detalle o qué asuntos hacía en el extranjero. Pero todos los rumores sobre Harold eran asombrosos. Había perseguido a traidores, atrapado a muchas personas que habían escapado a otros países tras cometer delitos graves, entre otros.

Aunque Harold ya estaba retirado, el misterio que le rodeaba no se desvanecía. Así que Annette miró a la vieja leyenda con ojos brillantes. Al ver esto, a Harold casi se le escapa una risita de la boca.

"Eres más encantadora de lo que pensaba. Si fuera veinte años más joven, le habría hecho competencia a Raphael. Desgraciadamente no es el caso. Es bastante desafortunado."

"¿Conoces a mi esposo?"

"Sí, lo conozco. Te contaré un secreto."

Harold le dijo con voz baja, mirando a su alrededor. Annette quedó cautivada por su misterioso comportamiento y, sin darse cuenta, se inclinó más hacia él para escucharle. Entonces Harold, con semblante serio, le susurró al oído.

"Es un secreto que nunca he contado a nadie. Yo cambié las mantas en las que él se orinó."

"Raphael se orinó en la cama. ¿Perdón?"

"Era bastante adorable en aquel entonces. Ni siquiera podía decir que se había orinado, pero lloraba y se agarraba los pantalones. En aquellos tiempos, me esforzaba mucho para que no se me levantaran las comisuras de los labios. ¡Ja! No esperaba que esa cosita tan adorable se convirtiera en un tipo tan malo y aburrido. ¿Quién lo iba a decir?"

Harold fingió estar decepcionado. Al principio, Annette se alarmó ante la chocante revelación de Raphael. Pero pronto una sonrisa apareció en su rostro. En la memoria de Annette, Raphael siempre había sido un hombre grande, violento y egoísta. No podía creer que Raphael se hubiera orinado en las mantas cuando era joven. 

Annette, que había escuchado la historia de Harold, se dio cuenta de algo.

"Señor Evans, usted debe de ser el benefactor de Raphael, ¿verdad?"

En lugar de contestar, Harold se puso un dedo en los labios sonrientes. Annette se sintió rápidamente más cómoda con él. De algún modo, acabó encontrándose primero al benefactor de Raphael, de todos modos había asistido a una fiesta para conocer a Harold. Annette sintió que había cumplido pronto con la tarea de hoy, así que se relajó mentalmente. Harold, que estaba analizando las expresiones de Annette, cambió repentinamente de tema.

"¿No es una persona muy mala?"

"¿Qué?"

"No es honesto, es muy orgulloso y demasiado arrogante. Es casi como un erizo. Primero hace daño a los demás para que no le hagan daño a él. Es un tipo malo. "

Annette no sabía qué decir, así que se limitó a sonreír. De repente, el propio benefactor de Raphael empezó a hablar mal de él. Pero ella no podía refutar nada porque todo era cierto. Harold, que miró las pupilas temblorosas de Annette, se encogió de hombros.

"Si te hace enfadar, divórciate de él. Aún eres joven. No tienes por qué vivir con un tipo tan desagradable. Si estuviera en tu lugar, lo abandonaría sin mirar atrás. Así él entrará en razón."

Annette no sabía que la especialidad de Harold era exagerar deliberadamente sus declaraciones y poner a prueba las reacciones de la gente. Harold observó cómo la expresión facial de Annette cambiaba en cuestión de segundos mientras maldecía a Raphael. Vio cómo sus delicadas cejas se fruncían un poco. Pronto, Annette habló en defensa de Raphael.

"No es una mala persona. Sólo es.... un poco testarudo."

Ella se sentía mal cuando escuchaba a otras personas hablar mal de Raphael. Annette recordó la cara sincera de Raphael cuando le dijo: 'Quiero presentarte a mi benefactor'. Harold era tan importante para Raphael que incluso había doblegado su orgullo y le había dicho 'por favor'. Sin embargo, cuando conoció a Harold, éste habló muy mal de Raphael. Así que Annette estaba muy disgustada.

Pero pelearse con Harold aquí tampoco era una buena opción. Después de todo, Raphael lo consideraba su benefactor, así que se sentiría herido si ella peleaba con él. Ella decidió terminar rápidamente con esta incómoda conversación para alejarse de Harold. Le preguntó en tono suave con una sonrisa.

"¿Por casualidad sabes dónde está mi esposo? Quiero saludarlo."

Harold no contestó inmediatamente. Annette sabía cómo evitar conflictos innecesarios sin dejarse influir por sus propias emociones. Era una actitud que no correspondía en absoluto a su edad. Al menos eso le pareció a Harold. Él se acarició lentamente la barbilla y señaló a alguna parte. Era un balcón cubierto con gruesas cortinas.

"Gracias."

Annette respondió cortésmente y se dio la vuelta para ir hacia allí. Justo cuando estaba a punto de moverse, un consejo de Harold llegó desde atrás.

"Si yo fuera tú, no entraría ahí ahora."

¿De qué está hablando ahora? Annette le devolvió la mirada, pero Harold se limitó a sonreír vagamente. No parecía que preguntándole fuera a obtener respuestas. Annette se dirigió hacia el balcón donde acechaba una bomba.

Normalmente, en estas fiestas la gente salía al balcón, por lo que los anfitriones ponían cortinas para darles algo de intimidad. Y a veces en esos lugares solían producirse apasionados encuentros secretos entre una pareja o amantes secretos.

Por supuesto, era poco probable que Raphael hiciera algo así, pero también era algo que ella no podía asegurar completamente.  Después de todo era un hombre muy atractivo. Un hombre con un físico que llamaba la atención de muchas mujeres. Annette se sintió más decidida a ir al balcón que Harold le había indicado. Al escuchar el sonido de la conversación que se filtraba a través de la cortina, estaba claro que Raphael estaba allí dentro.

Sin embargo, lo estaba pasando era muy distinto a lo que Annette esperaba.

"...Ahora es mi mujer. Así que, por favor, quita tus ojos de mi esposa. Cada vez que Su Alteza se pasea alrededor de ella como un perro en celo, mi lealtad hacia usted vacila."

La voz de Raphael que venía del interior era tan fría como el acero. La boca de Annette se abrió sola al escuchar sus comentarios. Alguien a quien Raphael llamaría Su Alteza y le diría que apartara los ojos de su mujer... Sólo había una persona en todo Deltium que reunía esas dos condiciones.

¿Está con Su Alteza, el Príncipe Ludwig?

Annette palideció de asombro.

sábado, 10 de diciembre de 2022

diciembre 10, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 445

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 445. Lo Odio (2)



Mi voz sonó un poco más fría de lo habitual.

Sovieshu se detuvo en seco y sus hombros se pusieron rígidos. Incapaz de relajarse en ese estado, se giró lentamente hacia mí.

Su rostro se veía oscuro porque estaba de espaldas a la ventana iluminada por la luna, lo que dificultaba leer su expresión.

Curiosamente, sólo sus labios apretados eran visibles en la oscuridad.

A medida que Sovieshu se me acercaba, su mirada también se volvía gradualmente capaz de leer.

Su mirada parecía preguntarme, '¿Por qué estás aquí?'

"Navier. Yo..."

Al acercarse, abrió la boca con vacilación.

No me moví y corté deliberadamente sus palabras desde el principio.

"¿No viniste a disculparte? ¿No viniste a asegurarte de que estaba bien? Por lo visto, también se te da bien mentir."

Ya lo había planeado. No había atraído a Sovieshu hasta aquí porque quisiera escuchar sus excusas. Intentaba crear una situación en la que sus mentiras quedaran al descubierto y se arrepintiera.

Quería que se marchara sintiéndose culpable y avergonzado. Incluso si no se marchara de inmediato, no sería capaz de andar por ahí a sus anchas.

"Navier."

Sovieshu sacudió la cabeza apresuradamente y me llamó por mi nombre.

Lo ignoré, me di la vuelta y agarré el pomo de la puerta.

Pero antes de que pudiera abrir la puerta, una mano se acercó por detrás y presionó ligeramente la puerta.

"Espera, Navier."

Al girar la cabeza inexpresivamente, vi unos ojos perturbados y unos labios temblorosos.

"¿Qué estás haciendo?"

"Navier. Vine aquí para..."

"Para investigar sobre el fenómeno de la disminución del maná. Su Majestad lleva tiempo sospechando del Imperio Occidental en ese asunto."

"Navier. Por favor."

Al ejercer fuerza con sus dedos, sus uñas chocaron contra la puerta, lo que produjo un chirrido.

Sus dedos, cuyas uñas se habían vuelto blancas por la presión, temblaban más que sus labios hace un momento.

"¿Quieres que sea realmente honesta? Su Majestad había dicho que había venido a disculparse, así que tenía un poco de esperanza."

Me quedé mirando su mano mientras le mentía.

"Jamás volvería. Aún así, estaba dispuesta a perdonar a Su Majestad."

Saqué un pañuelo del bolsillo, cubrí su mano y la apreté.

Aunque no se la apreté con fuerza, Sovieshu bajó su mano indefenso.

"Navier."

Su voz sonaba húmeda como un pañuelo sacado del agua. Podría estar llorando, pero de todos modos giré la cabeza y miré hacia la puerta mientras hablaba.

"Creía que el Sovieshu de 19 años era diferente. Parece que estaba equivocada."

"Sólo porque me preocupe por el fenómeno de la disminución del maná no significa que no me arrepienta de lo que te hice."

Cuando abrí la puerta sin responder, el Comandante de los Caballeros de Sovieshu me miró con los ojos bien abiertos.

Por su expresión, el Comandante de los Caballeros de Sovieshu también parecía preguntarse, '¿Por qué está Su Majestad aquí?'

Detrás de mí, Sovieshu se apresuró a decir,

"Por favor. Navier. Lo sabes bien. Sólo porque ame al Imperio Oriental no significa que no te ame. Sólo porque me preocupe por el fenómeno de la disminución del maná no significa que no me preocupe por ti."

"Lo sé. Nunca te importé tanto como Rashta, ¿cierto?"

Podía darme cuenta de que cada vez que hablaba era como si le clavara un cuchillo afilado en el corazón.

Recordé que el Vizconde Langdel me había dicho que Sovieshu le había dado un puñetazo a un borracho que habló mal de mí. Recordé que Sovieshu había enviado a Evely en cuanto fui herida gravemente. Recordé sus ojos oscuros cuando nuestras miradas se cruzaron al pasar en el carruaje.

Tal vez Sovieshu estaba realmente preocupado por mí como había dicho. Una persona puede responder a diferentes sentimientos al mismo tiempo.

Podría estar preocupado por mí como lo está por el fenómeno de la disminución del maná. Sin embargo, que ese sea el caso no significa que ambas tengan el mismo peso.

En mi opinión, la preocupación de Sovieshu por mí era leve. Estaba muy por detrás de su prioridad.

Eso me hizo enojar. No porque su preocupación por mí fuera pequeña, sino porque trató de ocultar su propósito poniendo por delante esa pequeña preocupación.

Si viniste aquí con un propósito, debiste dejarlo claro. No fingir que lo lamentas, no fingir que sufres, ni fingir que te arrepientes para tus propios intereses.

"Navier, no es así. Lo sabes. Me conoces bien."

"No te conozco."

"Navier..."

"No sé nada de ti. A quien creía conocer no se le ocurriría deshacerse de mí por estar enamorado de otra mujer."

"¡!"

No oí nada más detrás de mí.

Inmediatamente di media vuelta y me alejé por el pasillo. Ni siquiera mencioné que no había secretos que buscar en aquella habitación en la que Sovieshu se había escabullido. Estaba segura de que se daría cuenta sin necesidad de decírselo.

Con cada paso que daba, un suave taconeo resonaba por el suelo oscurecido. El Vizconde Langdel me esperaba al final del pasillo y, en cuanto aparecí, inclinó la cabeza tranquilamente.

"¿Terminó de hablar?"

"Vámonos."

Caminé adelante y él me siguió con cautela.

Nunca volteé la cabeza hasta que llegué a mi habitación.

***

De vuelta en su residencia temporal, Sovieshu cerró los ojos y se golpeó la cabeza contra la pared en cuanto cerró la puerta.

Aunque quería beber, ¿no hará el alcohol que reaparezcan las alucinaciones de Navier?

Sovieshu, que tenía una mano sobre su pecho, se inclinó y se mordió los labios con fuerza.

Se deslizó lentamente por la pared, con la mandíbula apretada para reprimir los gritos de dolor. Sentado en el suelo, derramó lágrimas mientras también reprimía el llanto.

Quería volver atrás en el tiempo.

'Dos años, no, sólo un año. Desearía poder volver atrás un año.'

Fue injusto. No había venido al Imperio Occidental por voluntad propia, no había venido a investigar el fenómeno de la disminución del maná con la excusa de disculparse con Navier, así que consideraba injustas todas las palabras pronunciadas por Navier.

Esto le hizo arrepentirse aún más de lo que le había hecho a Navier. Podía imaginar lo injusto que debió de ser para Navier que su hermano fuera acusado falsamente y desterrado. Lo injusto que debió ser que sospechara que ella había difundido extraños rumores sobre Rashta. Lo injusto que debió de ser cuando envió regalos a Rashta en nombre de Navier y los nobles murmuraron al respecto.

"Navier..."

Cuando abrió los ojos tras golpearse el corazón con los dientes apretados, vio a Navier sentada en la cama.

Estaba sentada en una posición cómoda y lo miraba con ojos que decían, "¿Qué estás haciendo?"

Cuando extendió la mano, ella sonrió y desapareció.


Sovieshu se levantó apoyándose en la pared y se acercó tambaleándose a la cama.

Tan pronto como se tiró en la cama, cerró los ojos y se metió entre las sábanas.

Mientras se aferraba a las sábanas y respiraba con dificultad, su ira, que no tenía un objetivo, estalló en una nueva dirección.

"Maldito crío."

El nuevo objetivo de su ira era su yo del día, el joven de 19 años que sólo causaba problemas sin tener malos recuerdos. 

Sovieshu se dirigió a su escritorio, arrancó una hoja en blanco, tomó una pluma y destapó el frasco de tinta.

[¿Qué quieres conseguir? ¿Vamos a morir juntos siendo odiados por Navier? ¡¿Estás loco?!]

Tras dejar la carta sobre el escritorio, Sovieshu salió al pasillo y ordenó llamar al Marqués Karl.

Al cabo de un rato, el sirviente trajo al Marqués Karl medio dormido.

Sovieshu, que hizo pasar al Marqués Karl a la habitación, señaló con el dedo la carta escrita por su yo del día y ordenó.

"Deshazte."

Desconcertado, el Marqués Karl se acercó con vacilación y recogió la carta.

Parecía indeciso sobre si debía romperla o no.

Sovieshu le arrebató la carta y le dio frías instrucciones.

"No te estoy pidiendo que te deshagas de esto."

Una mano grande le dio una palmada en la cabeza.

"Encuentra la manera de deshacerte de aquel que aparece en el día."

"¡!"

***

martes, 6 de diciembre de 2022

diciembre 06, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 444

 La Emperatriz Divorciada - Capítulo 444. Lo Odio (1)



Una vez que la sirvienta dejó la comida en el salón, la puse en el carrito y la llevé al dormitorio.

Heinley salió del baño mientras le esperaba después de poner los platos en la mesa. Estaba un poco sonrojado, pero actuó como si no hubiera pasado nada, se acercó tranquilamente y se sentó frente a mí.

Temía que se sintiera avergonzado, así que saqué un tema serio de inmediato.

"Heinley. Hoy fui a ver al amigo del Gran Duque Kapmen y me encontré con Sovieshu."

Heinley respondió mientras retiraba la tapa plateada de la comida y la dejaba a un lado.

"Ya lo sabía. No pude mantener vigilado al Emperador Sovieshu hoy, así que le pedí a un amigo que lo hiciera por mí."

"¿Un amigo?"

"Un pájaro."

"¿De la tribu... pájaro?"

"Sí."

Me había parecido extraño que no estuviera siendo vigilado. No esperaba que lo estuviera haciendo un miembro de la tribu cabeza de pájaro. Ahora que lo pienso, era el vigilante más apropiado.

No sería difícil que conociera toda la situación.

"¿Sovieshu salió a investigar sobre el fenómeno de la disminución del maná?"

"No parecía ser el caso."

"¿En serio?"

"Anduvo por lugares completamente ajenos, como si sólo hubiera salido a despejar la mente."

¿De verdad...?

"Reina, no tienes que preocuparte. Lo mantendré vigilado en todo momento."

"Es bueno oír eso."

"¿Qué hay de Reina? ¿Aprendiste más sobre tu magia hoy? ¿Fue útil?"

Las comisuras de los labios de Heinley, que había hecho una serie de preguntas, se curvaron de repente.

"¿Fue engañado por la actuación de Reina?"

"No salió como esperaba."

"Jajaja, ¿vio a través de la actuación de Reina?"

¿Qué demonios está tratando de insinuar? Después de mirarlo con ojos feroces, Heinley tosió y cambió rápidamente su discurso.

"No dudo de que haya sido engañado por tu increíble actuación."

"No creo que eso sea lo que querías decir."

"Sí, eso es lo que iba a decir."

"No, no es así."

"Reina, ¿no confías en mí?"

"Tanto como tú no confías en mis habilidades de actuación."

"..."

Heinley, que se había quedado sin palabras mientras lo miraba fijamente, se apresuró a comer un trozo de la carne de cangrejo de su plato y, de repente, fingió sobresaltarse y exclamó, "¡Ah!"

"Por cierto, Reina. He oído una cosa extraña."

"¿Estás intentando cambiar de tema?"

"No, realmente lo acabo de recordar. Es una cosa muy extraña..."

"¿Qué es?"

"Las damas de compañía de Reina han estado difundiendo extraños rumores... ¿podría ser que Reina ordenara hacer eso?"

"¿Quién te ha dicho que mis damas de compañía difunden rumores extraños?"

"En condiciones normales, nadie lo sabría. Soy una pequeña excepción. ¿No hay un dicho que dice que los pájaros escuchan en el día?"

<< Nota: El dicho completo es 'los pájaros escuchan en el día mientras que las ratas escuchan en la noche'. En nuestro idioma este dicho sería, 'las paredes tienen oídos'. >>

"¿Quiere decir que su tribu se lo contó?"

En cualquier caso, eso era cierto. Me limpié la boca con una servilleta y oculté la sonrisa que estaba a punto de surgir.

***

— Necesito que vayas a un sitio.

Cuando Sovieshu se despertó por la noche, frunció el ceño ante el gran trozo de papel encima de las sábanas.

El papel encima de las sábanas era casi del tamaño de dos manos juntas. Tal vez a su yo del día le preocupaba que no pudiera ver el papel.

Si otra persona lo hubiera escrito, uno de sus subordinados, naturalmente, lo habría guardado.

Pero nadie lo hizo. Sin duda fue porque su letra estaba en este papel.

Eventualmente, Sovieshu enarcó las cejas, agarró el papel y leyó lo escrito.

— La ubicación es... se tiene que ir de noche, así que no puedo hacerlo yo.

Aunque se había enterado de la existencia de su otro yo por el Marqués Karl, Sovieshu nunca había intentado comunicarse con su yo del día.

No veía la necesidad de hacerlo.

Ahora, su yo del día había sido el primero en comunicarse. Sovieshu suspiró, arrugó el papel, lo dejó a un lado y se pasó la mano por la frente.

No quería hacer nada. Nada. Ni siquiera quería pensar.

En su mente nublada, apareció la vaga imagen de un hombre con chaleco blanco que lucía una joya azul en su cuello. Sentada a su lado...

"Navier."

Sovieshu suspiró de nuevo, se quitó las sábanas, se levantó y se acercó a la ventana. El hecho de que ella no estuviera lejos le producía dolor y consuelo al mismo tiempo.

'¿Había una esperanza más terrible en este mundo?'

Con los ojos cerrados, Sovieshu apoyó la frente contra la ventana.

Después de un rato, finalmente volvió a agarrar el papel, comprobó la ubicación y salió.

Si fuera simplemente una petición, no iría. Sin embargo, le inquietó la palabra 'maná' dejada en la petición.

El Marqués Karl le había informado que durante el día investigaba el fenómeno de la disminución del maná, por lo que se preguntó si había descubierto algo.

Acompañado sólo por el comandante de los caballeros, Sovieshu respiró hondo y se dirigió en secreto al sitio indicado en el papel.

Parecía ser una de las muchas habitaciones vacías del Palacio Imperial. Una habitación vacía sin ningún propósito en concreto. No había ningún caballero custodiando la puerta.

Después de ordenar al caballero de los comandantes que se quedara vigilando afuera, Sovieshu abrió la puerta y entró.

El interior estaba oscuro, sin una sola lámpara. No había cortinas, por lo que sólo la luz de la luna entraba por la ventana.

Sovieshu miró alrededor de la habitación con indiferencia.

'¿Qué podría haber aquí?'

En ese momento, una voz fría que le resultó demasiado familiar vino desde un lado.

"Sabía que el propósito de tu visita no era disculparte."


***

jueves, 1 de diciembre de 2022

diciembre 01, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 51

Capítulo 51. Fiesta De Pareja (1)


Se sentía realmente extraño seguir a una mujer que era mucho más pequeña que él. Raphael miró la deslumbrante luz del sol por encima de su redonda cabeza. Sería bonito poder estirar los brazos por detrás de esa espalda. Y luego frotar sus labios contra esos cabellos dorados que contenían el calor del sol. Pero Annette, dejó de caminar de repente y se dio la vuelta, haciendo que Raphael se quedara atónito.

"¿Qué tienes que decir?"

Raphael se mordió los labios. Estaba preparado hasta cierto punto para revelar sus secretos, pero cuando estaba frente a Annette, su boca se negó a abrirse. Después de considerarlo mucho, decidió decir primero lo que quería decir.

"Annette... no lo sabía. No sabía que Ben trabajaba como tu cochero, ni mucho que fue él quien te incriminó."

A Raphael le preocupaba que Annette sospechara que fue cómplice de Ben. Después de todo, era cierto que él era el único que se beneficiaba de esta falsa acusación. 

No había ninguna Princesa en la familia real de Deltium, así que Annette Bavaria se convirtió en la mujer más noble del reino de Deltium. Al tomarla como esposa, la deficiencia en el linaje de Raphael fue compensada. Por ello, le preocupaba que Annette pudiera sospechar que se trataba de un matrimonio que acomodó a su conveniencia. Annette, que escuchaba en silencio a Raphael, respondió.

"Yo también pensé que no tenías nada que ver. El hecho de que Ivan, no... Ben comparta su sangre contigo es bastante sorprendente. Pero ahora no dudo de ti."

¿Confía en mí?

Raphael tuvo un poco de esperanza. Desgraciadamente, Annette no lo dijo porque confiara en él, como pensaba Raphael. Annette, con sus pestañas doradas bajadas, expresó con calma sus pensamientos.

"Sería demasiado exagerado llamarte cómplice..... ya que te resistías a casarte conmigo. Me odiabas mucho, así que no podías haber participado en ello. A no ser que tengas alguna extraña afición de disfrutar del sufrimiento."

La boca malvada de Raphael quedó sellada con esto. Había demasiadas fechorías de las que tenía que rendir cuentas ahora. No tenía nada más que decir porque era cierto que no quería casarse con Annette. Si su padre biológico, el Rey Selgratis no lo hubiera obligado, nunca se habría casado con Annette por su propia voluntad.

Raphael, que estaba sudando, no podía decir una palabra. En el rostro de Annette aparecieron signos cansancio. Su sonrisa amable había desaparecido.

"¿Es todo lo que tienes que decir? Entonces me iré."

Annette le dio la espalda lentamente. Su fino cabello rubio ondeaba en el aire y sus ojos rosados que parecían solitarios, le dieron la espalda. Raphael no podía dejar que Annette se fuera así.

"Espera un momento."

Afortunadamente, Annette como siempre no lo ignoró. Ella, que se dio la vuelta, lo miró con dulzura. En el momento en que sus ojos se encontraron con los de ella, la boca de Raphael se movió repentinamente por sí sola y así salió de su boca una petición de cita.

"Bueno, hmm... Si te parece bien, ¿irías a la fiesta de la semana que viene? Umm, esa fiesta de pareja en casa del Conde Lucini."

Annette no dijo nada, pero inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado. Tal vez ella estaba pensando '¿Por qué?'. En cuanto vio los ojos reacios de Annette, Raphael sintió instintivamente que sería rechazado. Su corazón se hundió. En ese momento, le vinieron a la mente las palabras de Harold.

¡No te aferres a tu orgullo!

Sí, de todas maneras ya había lanzados los dados. Tenía que obtener una respuesta de ella. Estaba dispuesto a utilizar cualquier medio posible. Raphael bajó los ojos sin darse cuenta y murmuró evitando la mirada de Annette.

"Debes asistir a la fiesta Annette. Mi benefactor estará allí. No pudo asistir a nuestra boda por alguna razón, pero quiere conocerte allí. Es una persona muy importante para mí..."

Fue una mentira descarada. En realidad, Raphael no sabía si Harold iba a asistir a la fiesta o no. Honestamente, había una alta probabilidad de que no lo hiciera. Esto se debía a que Harold no estaba casado y era una fiesta a la que había que asistir en pareja. Sin embargo, dado que el propio Harold le había aconsejado que fuera más considerado con ella, no debía quejarse por esto.

"¿Tu benefactor?"

Afortunadamente, ella se interesó en su torpe excusa. Esto se debió a que era la primera vez que Raphael le revelaba algo de su pasado a Annette. Aunque el propio Raphael no se dio cuenta, el interés de ella lo animó a hablar más. Naturalmente, la charla de Raphael se volvió un poco más persuasiva.

"Sí. Como sabes... mi nacimiento... es un poco complicado, sólo puedo llamar a unas pocas personas como familia. Pero la posición de Harold en mi vida es como Su Majestad...como una figura paterna para mí. No estaría aquí ahora si no fuera por él. Así que realmente quiero que ambos se conozcan. Es una de las pocas personas que realmente se preocupa por mí."

Originalmente, la mentira más persuasiva era una con un 50% de verdad añadida. Mientras contaba su situación real, una ligera mirada de soledad apareció en el rostro de Raphael. Annette dudó de sus ojos. Raphael, que se dio cuenta instintivamente de que tenía oportunidad, rápidamente la agarró de la mano.

"Por favor, Annette, ven conmigo. Eres mi esposa, ¿no?"

Las palabras de Raphael mencionando sus deberes como esposa fueron efectivas. Annette, que había crecido rodeada de responsabilidades desde temprana edad, se debilitó ante esas palabras. Pero no sólo dudaba porque tuviera que cumplir con sus deberes como esposa.

Ella se sorprendió mucho cuando vio que él la miraba con desesperación. No podía creer que palabras como 'por favor' pudieran salir de esos labios perversos que sólo sabían escupir palabras egoístas. Ella se dio cuenta de que aquel benefactor era realmente importante. Así que finalmente asintió.

Bueno, ya que planeo dejar a Raphael pronto, le haré un favor por última vez.

De hecho, sólo hubo una cosa que Raphael hizo mal. Y fue su negativa a hablar con ella sobre su pasado. Sin embargo, ella tampoco quería obligarlo a hacerlo. ¿Cómo podía contar sus secretos a alguien en quien no creía?

El resto de los problemas eran demasiado ambiguos como para culpar a Raphael. Sin embargo, todos estos problemas sólo se resolverían si Annette dejaba a Raphael y a Deltium. Para ello, tenía que reunirse con Celestine Keers lo antes posible. 

"¡Gracias, Annette!"

Con una amplia sonrisa, Raphael la levantó. La levantó fácilmente como si fuera una muñeca de papel. Sorprendida por esto, sus ojos se agrandaron y se aferró a su hombro con fuerza. Finalmente, después de abrazar fuertemente a Annette, Raphael la dejó en el suelo.

"Muchas gracias. Por ir conmigo."

"De nada."

Annette, que no sabía que a Raphael le iba a alegrar tanto, respondió vagamente. En ese momento, se preguntó quién sería ese benefactor por el que Raphael se comportaría así. Parecía que tendría que prestar atención al vestido que utilizaría.

***

"Eso es lo que pasó, así que por favor coopera."

"¡Bastardo desvergonzado!"

Harold, que fue involucrado en la fiesta por el repentino capricho de Raphael, estaba realmente irritado. Para empezar, no quería asistir a la fiesta. En su vida solo había asistido a una fiesta de pareja.

Es un bastardo desagradecido.

Si hubiera sabido que esto iba a pasar, no le habría dado ningún consejo. Además, el hecho de que Raphael sonreía a solas esperando a su esposa, le hizo enfadar aún más. 

"Cuando venga tu esposa, le contaré toda tu oscura historia."

"Inténtalo si puedes."

Raphael se paró frente a Harold con los brazos cruzados como una enorme barrera. Había una diferencia notable entre los dos por su altura y musculatura. Recordando los viejos tiempos cuando Raphael era un cachorro, Harold pisó con suavidad los brillantes zapatos de Raphael.

"¿Qué demonios estás haciendo viejo? ¡Es un par de zapatos nuevos!"

Raphael frunció el ceño. Rápidamente sacó su pañuelo para limpiar el zapato. Su intención de terminar rápidamente de estar reluciente antes de la llegada de Annette era realmente evidente. Harold, que se dio cuenta de esto, preguntó de repente al recordar algo.

"¿Pero por qué no has venido con tu esposa?"

"No lo sé. Me dijo que me adelantara porque tenía trabajo que hacer. Ella me seguiría pronto."

Raphael, que seguía revisando su zapato, respondió con dulzura. Harold comenzó a reírse. Cuando Raphael escuchó su risa, levantó las cejas preguntándose qué le pasaba. Harold, que había estado esperando esta reacción, trató de reprimir su risa.

"De todos modos, eres realmente un idiota. Ella no quería venir contigo, por eso te dijo que te adelantaras."

"¡No es así! Ella dijo que realmente tenía algo que hacer."

"Oh, cree lo que quieras. Debe haber inventado que tenía que hacer algunas cosas para no tener que ir en el mismo carruaje contigo."

"¡Joder!"

Raphael escupió insconcioentemente, una palabrota que había aprendido durante sus días de plebeyo. Harold sólo le había dado en un punto débil. Una sonrisa radiante volvió a aparecer en el rostro de Harold, que por fin se había vengado de que lo arrastraran a una fiesta de pareja. Esa represalia fue la mejor manera de enseñar a una bestia de cabello negro desagradecida.

Raphael frunció el ceño cuando vio la desagradable sonrisa en su rostro. Estaba a punto de decirle algo a Harold, pero una cara conocida llamó la atención de sus agudos ojos. Desgraciadamente no era la hermosa cara de Annette.

¿Por qué demonios está aquí?

El rostro de Raphael se distorsionó bruscamente. El hombre que fue saludado por todos era un hombre muy guapo. Con su cuerpo alto, su cara blanca, sus rasgos delicados como una escultura y su larga cabellera plateada, parecía un Príncipe salido de un cuento de hadas. 

¡Príncipe Ludwig...!

Los ojos azules de Raphael se hundieron con frialdad cuando se encontró inesperadamente con su hermanastro.

domingo, 27 de noviembre de 2022

noviembre 27, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 443

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 443. Decepción (2)



Más tarde, cuando volví a mi habitación, pedí a la Condesa Jubel que preguntara por el estado de Sovieshu.

La Condesa Jubel volvió mientras tomaba una taza de té y me informó.

"Me dijeron que salió un rato a tomar aire fresco."

Heinley... había dicho que lo vigilaría personalmente. Sabía que sería complicado para él seguirlo todo el tiempo debido a su agenda.

Sin embargo, ¿por qué no hizo que alguien más vigilara a Sovieshu si le preocupaban sus acciones?

Mientras bebía una segunda taza de té sumida en mis pensamientos, Rose preguntó con una mirada de preocupación.

"¿Cómo le fue, Su Majestad? ¿Ese hombre fue demasiado descortés?"

Rose, al igual que mis otras damas de compañía presentes, parecía incapaz de imaginar que me había encontrado con Sovieshu afuera.

"El amigo del Gran Duque Kapmen se negó a enseñarme porque sería una molestia. No se puede hacer nada con respecto a su descortesía."

"¡Oh, Dios mío! ¡¿No quiso ayudar a Su Majestad?! ¡¿A Su Majestad?!"

"¡Aunque no sepa que Su Majestad es la Emperatriz, nadie debería atreverse a considerarla una molestia!'

"Realmente le parecía una molestia. Apenas intercambiamos palabras. Ni siquiera quiso darme consejos sobre magia."

Al final, incluso soltó un extraño y siniestro, 'aha'.

Sin embargo, no me sentía tan mal por eso ni nada parecido.

Sería triste no poder dominar mi magia. Pero si realmente me había descubierto, podría simplemente renunciar a que me enseñara.

Suspiré y me serví otra taza de té. Ahora mismo la prioridad era Sovieshu.

¿Heinley todavía estaba muy ocupado? Me gustaría discutir sobre esto con él.

"Su Majestad. Creo que ha bebido demasiado té."

"¿No sería mejor beber otra taza más tarde?"

Cuando dije que no había problema y me llevé la taza de té a la boca, una buena idea pasó por mi mente,

"Mastas."

"Sí, Su Majestad."

"Quiero que hagas algo por mí..."

***

El Vizconde Langdel, que regresó por la noche, dijo que Sovieshu se había movido de la cafetería, por lo que tuvo que buscarlo por la capital.

También dijo que no fue fácil encontrar a Sovieshu porque había salido en un carruaje ordinario como el mío.

Cuando finalmente logró encontrarlo, estaba en un restaurante de mala muerte.

"¿Sovieshu estaba en un restaurante de mala muerte?"

"Sí."

Sovieshu y un restaurante de mala muerte. No encajaba en absoluto. Él era un hombre muy orgulloso... ¿acaso perder la memoria hizo que disminuyera un poco su orgullo?

Era una combinación tan impropia que comencé a sospechar. ¿Podría ser que hay un enorme secreto sobre el fenómeno de la disminución del maná oculto en ese restaurante de mala muerte?

Cuando lo pensé, mi inquietud creció y pregunté con urgencia.

"¿Qué estaba haciendo allí?"

Si Sovieshu encontraba rastros en la escena de la disminución del maná, podría ser él quien declarara la guerra. Una guerra que había sido el sueño que Heinley estuvo persiguiendo por mucho tiempo y que finalmente abandonó por mí.

No, la situación sería mucho peor. Si Heinley iniciara una guerra, sólo sería un deseo de conquista, pero si Sovieshu utilizara el fenómeno de la disminución del maná como pretexto para iniciar una guerra, entonces tendría una justificación superior que dejaría solo al Imperio Occidental.

El Vizconde Langdel vaciló, incapaz de responder de inmediato.

"Está bien, dilo."

Después de insistir, confesó un poco reacio.

"Estaba peleando."

¿Qué?

"¿Peleando? ¿El Emperador Sovieshu se peleó? ¿En un restaurante de mala muerte? O fue su caballero..."

"El propio Emperador Sovieshu estaba peleando."

Esto también fue inesperado. Sorprendida, me mordí el labio inferior inconscientemente.

Después de una serie de pensamientos extraños, mis sospechas volvieron a surgir,

"¿Podría ser que el hombre con el que peleó tenía un buen físico? Me refiero a si parecía un caballero disfrazado."

¿No será que Heinley envió a un hombre a vigilar a Sovieshu, éste se dio cuenta y peleó contra él? ¿O hizo un espectáculo a propósito para ocultar que estaba investigando el fenómeno de la disminución del maná?

"No, el hombre era un borracho que soltaba todo tipo de insultos vulgares. No había indicios de que fuera experto en artes marciales."

¿Qué demonios había pasado? Miré al Vizconde Langdel aún más confundida. El Vizconde Langdel suspiró antes de murmurar,

"El borracho estaba hablando mal de Su Majestad. Al oírlo, Sovieshu se levantó para defenderla..."

***

Todo tipo de documentos sobre asuntos que habían surgido estaban esparcidos en mi escritorio. Sin embargo, mi mente estaba en otra parte, por lo que no podía concentrarme en el trabajo.

Conforme daba leves golpes a una hoja con la punta de la pluma, iban apareciendo manchas negras en el papel blanco. Eventualmente, aplasté la hoja y coloqué una nueva. Era la novena.

Al juntar las ocho hojas arrugadas, suspiré.

Todavía no sabía por qué Sovieshu estaba en ese restaurante de mala muerte. Tal vez realmente fue allí por el fenómeno de la disminución del maná.

Sin embargo, eso no quitaba el hecho de que Sovieshu me había defendido. Más aún si había ido a escondidas, pero se metió en una pelea porque se enojó al oír insultos hacia mí...

'Espero que recupere sus recuerdos pronto.'

El Emperador Sovieshu nunca habría hecho eso. Prefería que volviera el orgulloso y arrogante Sovieshu para poder odiarlo con todo mi corazón.

¿No es un poco cruel que ni siquiera pueda odiar con todo mi corazón a la persona que me hizo daño?

"Su Majestad. El Emperador Heinley está aquí."

Tras arrugar la novena hoja de papel y arrojarla sobre el escritorio, finalmente pude detener este comportamiento sin sentido. Forzada en parte por la visita de Heinley.

"Déjalo entrar."

En cuanto dije eso, eché las hojas arrugadas en la papelera que había a un lado del escritorio y organicé los documentos. Heinley entró justo cuando terminé de acomodar el escritorio.

"Reina."

Heinley se acercó directamente a mí con los brazos abiertos, me besó en el cuello, las mejillas y las orejas antes de retroceder.

Parecía más feliz de verme que de costumbre. ¿Será porque estuvimos separados todo el día?

"¿Te fue bien en el trabajo?"

Todos los sentimientos desagradables que se habían acumulado en mí hasta ahora comenzaron a desvanecerse lentamente con sólo verlo.

Antes de que Heinley pudiera responder, lo abracé con fuerza por la cintura. Él era mi refugio.

"¿Reina? ¿Sabes que me emociono mucho si haces esto?"

"A mí también me hace feliz."

"¡!"

"Me siento muy bien junto a ti."

"Reina... Reina. Navier."

Froté mi cabeza contra su pecho. Pensé que de este modo desaparecerían las emociones no deseadas, la desagradable compasión y la incomodidad de antes.

En ese momento, sentí que sus músculos en contacto con mi cuerpo se tesaron y comenzaron a contraerse. Heinley había dejado de respirar.

"Heinley, respira."

¿Por qué dejó de respirar de repente? Cuando levanté la vista y se lo pedí, esta vez exhaló demasiado rápido y frotó su frente contra la mía.

"¿Qué pasó mientras estuve afuera?"

Una vez que lo sujeté por la cintura con más fuerza, Heinley soltó un leve gemido de sufrimiento.

"¿Sabes, Reina? Ahora mismo, siento como si estuviera con un pie en el cielo y otro en este mundo."

"¿Por qué sólo un pie en este mundo?"

"Ya sabes, Reina."

Agarró mi mano suavemente y la deslizó hacia abajo. Pronto pude sentir su virilidad endurecida.

"Reina."

Heinley suspiró pesadamente, luego me mordió las orejas un par de veces y susurró.

"¿Podrías esperar un momento? Iré al baño."

Una vez que asentí y retrocedí un poco, Heinley entró al baño torpemente.

Mi cara también estaba un poco caliente, así que salí al salón para pedir la cena y luego volví al dormitorio para bajar mi temperatura con el abanico.

viernes, 25 de noviembre de 2022

noviembre 25, 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 50

Capítulo 50. Consejos de Harold (2)


"No digas cosas  raras. Sólo intento llevarme bien con mi esposa. No es necesario mencionar cosas inútiles como el amor o el cariño."

"Bueno, si tú lo dices."

Harold se rió. Por lo visto, parecía que quería seguir negándolo. Por ello, tendría que sufrir más adelante. Siempre es mejor reconocerlo pronto, para encontrar la manera de ganarse el corazón de la otra persona.

Pero Harold lo ignoraría esta vez. Raphael necesitaba esta oportunidad para abrirse un poco. Debido a que había estado atrapado en su caparazón durante tanto tiempo, su crecimiento emocional se había detenido por completo. Quizás el odio hacia su madre, y el complejo de inferioridad hacia su origen lo estaba frenando. 

La información sobre la madre biológica de Raphael era estrictamente confidencial. Así que nadie sabía quién era la madre de Raphael, ni cómo había muerto. El Conde Harold Evans era una de las pocas personas que conocía todos los detalles.

Pobre alma.

Harold se había retirado debido a su avanzada edad, pero hasta hace unos años había sido un leal servidor del Rey Selgratis. Por lo tanto, había vigilado al hijo ilegítimo del Rey, Raphael, desde que éste era joven. Si Harold no hubiera descubierto el extraordinario talento de Raphael como espadachín y se lo hubiera contado al Rey, Raphael habría seguido vagando por los sombríos callejones como un plebeyo. O bien, podría haber estado ya muerto.

"De todos modos... no quiero decirle nada a Annette. No sólo a ella, sino a cualquiera. Prefiero morderme la lengua, que hablar de mi pasado."

Murmuró Raphael mientras bajaba la cabeza, luego se la agarró con ambas manos con ansiedad. Su vida antes de convertirse en el Marqués Carnesis fue un infierno. Raphael no se sentía confiado para hablar de sus secretos más íntimos con Annette. Ella era la mujer más noble del reino de Deltium. ¿Cómo puedo revelar mi podrido pasado a alguien como ella, que es tan impecable?

Raphael es una buena persona. Debería ser respetado.

Raphael se sintió avergonzado al recordar la cara de Annette, defendiéndolo inocentemente sin saber nada. Cuando Harold, que vio su expresión de angustia, le dijo.

"Uno tiene que preparar su corazón para revelar su secreto más difícil. Si no estás preparado, no tienes que forzarte a confesar. Si esperas con calma, el tiempo te ayudará a madurar, como un pan fermentado. Quién sabe, tal vez para entonces tu terca boca se abra con facilidad."

"Pero antes de eso, Annette me dejará."

Raphael tenía un fuerte presentimiento. Tenía una intuición salvaje dentro que respiraba como un animal. Cada vez que veía a Annette mirando a lo lejos con expresión solitaria, esa intuición le susurraba siniestramente, 'ella está pensando en huir'. Cuando Harold escuchó las palabras de Raphael, reflexionó durante un rato y luego hizo una sugerencia.

"Entonces sé más amable con tu esposa. Piensa que eres el dueño de tus secretos, pero mima completamente a tu esposa. Entonces, no sé. Tal vez ella podría seguir contigo pacientemente, aunque pierdas su cariño."

"... ¿Qué clase de tonterías estás diciendo?"

Raphael levantó la cabeza, frunciendo sus hermosas cejas. Pero los ojos de Harold que lo miraban estaban serios. Aunque las cejas del viejo caballero se habían vuelto grises, los brillantes ojos que había debajo de ellas seguían vívidos.

"Las mujeres son sabias. Tu esposa ya debe haber notado que le ocultas algo. Así que sé bueno con ella. Hasta el punto de que aunque se entere, no te dejará. ¿Me entiendes?"

Sólo entonces Raphael, que entendía las palabras de Harold, se quedó callado. Parecía un consejo muy sabio, pero ¿Cómo hay que ser bueno con una mujer? Raphael nunca había sido bueno con ninguna mujer. A decir verdad, Annette era la primera persona con la que quería intentar tener algo parecido a una relación. Harold, que vio a través de los pensamientos de Raphael, se burló de él.

"¿No puedes hacerlo por tu orgullo? ¿O es porque te pone nervioso? Bueno, has sido muy tímido desde niño. Cuando compraste un reloj de bolsillo como regalo para mi cumpleaños, te dio tanta vergüenza que ni siquiera pudiste dármelo tú mismo, así que le ordenaste a un sirviente que lo hiciera..."

"¡¡Ugh que ruidoso!! Maldita sea, ha sido una tontería venir aquí."

Cuando esa oscura historia olvidada salió a la luz por la fuerza, Raphael se levantó de un salto de su asiento e intentó salir rápidamente de la sala. En ese momento, Harold borró la sonrisa de su rostro y le dio un último consejo.

"Sabes que te quiero mucho. Incluso tu extraña personalidad y tu arrogancia me parecen adorables. Pero un hombre de verdad debe saber cuándo doblegar su ego. ¡Muéstrale un poco de sensibilidad para que su corazón cambie! No elijas ningún medio o método estúpido. Si no, pronto acabarás como yo."

Harold dedicó toda su juventud a su trabajo. Y a cambio, lo consiguió todo. Excepto el amor.

La mujer, a la que Harold había amado con todo su corazón, lo dejó para casarse con otro hombre. Todo esto se debió a que Harold creía firmemente que ella no lo dejaría mientras tuviera éxito. Pero todo lo que ella quería de él era un poco de atención. Harold era tan estúpido que no se dio cuenta de esto, por lo que la perdió para siempre.

Raphael, que conocía el pasado de Harold, lo miró sombríamente. Harold se sentía mucho más cercano a él como figura paterna, que su propio padre biológico, el Rey Selgratis. Así que no podía tomar su consejo a la ligera. Justo en ese momento, la mirada de Raphael se desplazó repentinamente de la mano de Harold, al brillante anillo en su dedo.

"Oh, viejo. ¿Qué demonios es ese anillo? ¿Este anillo es popular en Deltium últimamente?"

El gran anillo de amatista tenía grabado una letra del alfabeto. Igual que el que encontró en el cajón de Annette cuando estuvo cuidando.

"Oh, ¿esto? No lo sabes. Este es un anillo de un gremio llamado 'Secreto'. Sus clientes más distinguidos tienen un anillo de este tipo."

"¿Secreto? ¿Qué clase de gremio es ese?"

"¿Qué...? Bueno, ¿Debería llamarlo un gremio de encargos? Comenzó con pequeñas transacciones de información y ahora hace casi cualquier cosa ilegal que un cliente quiera. Es un lugar que ha crecido rápidamente en los últimos 5 años. El maestro del gremio es destacable. Se rumorea que es uno de los pocos magos 'de verdad' que quedan."

Incluso después de la jubilación, Harold seguía siendo Harold. No era extraño que Harold, que en su día había trabajado como agente secreto, conociera todos los gremios de información de los bajos mundos. Pero le pareció extraño que Annette lo conociera. Era una noble extremadamente elegante a la que le gustaba leer.

"Dame más detalles. ¿Qué cosas concretas hace en ese gremio?"

Mientras su rostro se distorsionaba por la ansiedad, Raphael se sentó frente a Harold.

***

Había un clima agradable. El cielo azul estaba despejado, el sol calentaba y el viento que soplaba era fresco. Así que Annette se sentó en el jardín para leer un libro. Aunque estaba leyendo información sobre el templo al que asistía principalmente Celestine, no podía negar que todo estaba en calma.

Excepto por algo.

Annette, que apartó los ojos del libro por un momento, suspiró suavemente al ver a Raphael desde la distancia. Al parecer, últimamente había cambiado su tendencia a mostrar la espalda en estos días, ahora mostraba su pecho. Y encima mantenía una distancia muy preocupante con ella. Era una distancia tan ambigua que obligaba a acercarse a la otra persona para hablar.

Ella se sentía incómoda con los agudos ojos de Raphael, que la miraban como un halcón. Así que cerró el libro y se levantó sin decir nada. Decidió regresar a su habitación para evitarlo. Pero tan pronto como Annette se dio la vuelta, Raphael se acercó a ella y la agarró de la muñeca.

"Vamos a hablar."

"...¿Hablar? ¿De qué?"

Ella miró a Raphael sin ninguna expectativa. Siempre que ella intentaba hablar, él se molestaba o la evitaba, así que ahora, ¿De qué querría hablar? Cuando Annette lo miró fijamente sin aceptar ni rechazar su petición, un poco de nerviosismo apareció en el rostro de Raphael.

"Sólo un minuto."

Si hubiera sido antes, habría agarrado a Annette del brazo y la habría arrastrado a su antojo. Pero ya no podía hacerle eso a Annette. Raphael cerró la boca con fuerza. La mujer, que estaba de pie frente a él, mirándolo con indiferencia, lo estaba volviendo loco. Naturalmente, le vino a la mente el consejo de Harold, a quien había visitó hace unos días.

Sé bueno con ella. 

Pero, ¿Qué demonios debería hacer para ser bueno? Raphael estuvo a punto de maldecir. Si me iba a dar ese consejo, debería haberme dado detalles. Asustando innecesariamente a la gente. Raphael refunfuñó para sus adentros y miró desesperadamente a su alrededor.

Afortunadamente, él se fijó en unas dalias que florecían en grupo. Nada más verlas, recordó haber escuchado que a las mujeres les gustaban las flores. Sin pensarlo más, extendió la mano y arrancó la dalia más grande. Luego la colocó cuidadosamente en la otra mano de Annette.

"En realidad sólo será un minuto, Annette. Vamos a hablar."

"¿Esto es para mí?"

En lugar de responder, Annette miró sorprendida la dalia que le había dado Raphael. Era la primera vez que recibía algo de él. Nunca pensó que algún día recibiría una flor de él. Aunque no estaba comprada ni envuelta bellamente en un ramo, seguía pareciéndole bastante alagador.  

"Espera un momento."

Al ver que Annette estaba interesada en la flor, Raphael le soltó la muñeca y comenzó a arrancar las dalias. Bajo su implacable agarre, las dalias se rompieron en un instante. Si el jardinero hubiera visto esta forma dominante de manejar las flores, seguro que le habría gritado mientras lloraba. Sin embargo, el disgusto del jardinero no le importó a Raphael. En un parpadeo, Raphael hizo un ramo lo suficientemente grande como para cubrir el torso de Annette y luego le dio todo el ramo. 

"Si crees que no es suficiente, puedo arrancar algunas más. Así que habla conmigo, Annette."

... ¿Va a arrancar más? Cuando Annette recibió el ramo de flores, sus pupilas temblaron. Estaba bien recibir una flor como regalo de su esposo, pero esto era demasiado. Annette decidió seguirle en silencio antes de que arrancara todas las flores del jardín.

A decir verdad, seguía estando reacia a hablar con Raphael. No esperaba que él le dijera la verdad. Sin embargo, ya que Raphael había mostrado tanta sinceridad, tenía que darle una oportunidad. Ahora incluso su tono sonaba como una súplica. El corazón de Annette se ablandó al ver esto.

"Entonces, ¿Vamos?"