Reciente

sábado, 18 de junio de 2022

junio 18, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 302

Capítulo 302. Isha (2)


Muchos Kurkan han muerto después de que fueron llevados como esclavos. Al niño le sucedería lo mismo. El Rey miró al niño por última vez.

Los ojos dorados aún brillaban intensamente. Su mirada aterradora reflejaba la ferocidad de las bestias. Un leve escalofrío recorrió su columna vertebral. La ira lo invadió después del breve sentimiento de miedo.

No podía creer que sintiera miedo de un niño. No podía entenderlo. Quiso retorcerle el cuello de inmediato al niño.

Pero el Rey reprimió sus emociones. Mostrar su ira era admitir su debilidad. El niño moriría de todos modos. Nunca volvería a mirar esos ojos dorados.
 
***

El niño se llamaba Isha.

Nunca conoció las caras de sus padres. Fue porque ellos se involucraron en una guerra apenas él nació. Durante la guerra civil de Kurkan, sus padres lucharon contra los puristas, pero fueron finalmente derrotados.

El precio de la derrota fue la muerte. Sus padres dieron su vida para mantener a su hijo con vida. El bebé de ojos dorados fue acogido por otros Kurkan.

No fue fácil su vida de huérfano vagando por los campos de batallas. Escapó varias veces de la persecución de los puritanos hasta que finalmente fue capturado. Y fue vendido a un traficante de esclavos como otros mestizos.

Estaba destinado a morir allí. Pero Isha sobrevivió. Porque el traficante del esclavo no cumplió su promesa al Rey.

El traficante de esclavos mató a un niño Kurkan de tamaño similar. Fue arrojado a los animales salvajes para que se lo comieran vivo. El cuerpo totalmente destruido fue enviado al Rey como prueba de la muerte de Isha.

"Finalmente tengo uno sangre pura, no puedo matarlo."

El traficante de esclavos confundió a Isha con un Kurkan sangre pura. Isha no intentó corregir su malentendido. No le creería aunque le dijera que era un mestizo.

Una noche cruel. 

Isha miró al cielo nocturno. Las innumerables estrellas estaban esparcidas por el cielo nocturno. Recordó al niño mientras contemplaba las brillantes estrellas. Sus dolorosos gritos. El olor de su sangre. La vida que preservó debido a su muerte.

Isha murmuró sintiéndose impotente… que descanses como la arena en el desierto. Después de decir esas palabras en conmemoración, Isha fue llevado a una casa de subastas de esclavos.

En ese lugar todo tiene un precio. Tanto los humanos como los Kurkan se vendían por igual como si fueran ganado. Los precios iban desde unas pocas monedas hasta joyas. Ninguna persona en su sano juicio podría siquiera imaginar un lugar como este.

Isha se podía considerar una rareza aquí. Aparte de que todos los esclavos Kurkan fueran valiosos, también se distinguía por su apariencia sobresaliente.

"¿Cómo está la situación en Estia últimamente?"

"No está mal. Es fácil traer productos frescos porque está cerca de los bárbaros."

Los traficantes de esclavos charlaban entre ellos. Con copas de vino en las manos, disfrutaban de la amplia diversidad de alimentos que estaban en los platos.

Uno de los traficantes de esclavos miró a Isha después de limpiarse con el dorso de la mano del vino remanente en sus labios. Parado en un rincón con las muñecas y los tobillos atados con cadenas, Isha dirigió su mirada hacia el traficante de esclavos lentamente. La mirada del traficante de esclavos se llenó de interés.

"¿Es éste?"

El traficante de esclavos respondió con el rostro enrojecido de la embriaguez.

"Si. No te acerques a él. Es muy feroz."

"No lo creo. Parece muy tranquilo."

"¡No digas ridiculeces!"

El traficante de esclavos gritó.

"Maté a un bárbaro mestizo para mantener a éste con vida, pero entonces…"

Detuvo su explicación chasqueando la lengua. Luego añadió.

"Sin embargo, creo que será un buen producto si se doma bien."

Otros traficantes de esclavos se rieron entre dientes cuando presumió de que podría alcanzar el precio más alto de la casa de subastas. Después de mostrar a Isha, el comerciante de esclavos llamó a un sirviente de afuera.

"¡Llévatelo!"

"Entendido."

"Entrénalo hasta que sea obediente."

El sirviente se llevó a Isha. La decoración ornamental desapareció. Las paredes de piedra lisa se volvieron ásperas. En lugar de la alfombra elegante, el suelo estaba lleno de cadáveres de ratas.

Fue llevado al sótano que era la parte más profunda de la casa de subastas. Los gritos de los esclavos traídos con anterioridad perforaron sus oídos. El hombre dijo con una sonrisa maliciosa agarrando a Isha por el cuello.

"Ahora aprenderás a obedecer."

Isha sonrió débilmente. Tuvo la sensación de que viviría un infierno.
junio 18, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 301

Capítulo 301. Isha (1)


Fue un nacimiento extraño.

Los Kurkan discutieron sobre el nacimiento de un ser que nunca habían visto. Después de un extenso debate que duró tres días, llegaron a una sola conclusión.

Se trataba de un niño de una especie singular.

Para los Kurkan fue un motivo de alegría que una vieja leyenda, que sólo podía encontrarse en los libros de historia, se hiciera realidad. Pero nadie pudo celebrarlo. Esto se debía a que el niño era un mestizo con sangre humana en sus venas.

Esta especie singular estaba más en contacto con la esencia de las bestias. Naturalmente debería provenir de una línea de sangre pura.

No podían entender como un mestizo había nacido como una especie singular. Los Kurkan de sangre pura simplemente no lo podían aceptar. El niño representaba la prueba que negaba la superioridad de la sangre pura. Los puristas creían que había que matarlo.

La sala de conferencias del palacio real Kurkan. Los Kurkan estaban sentados en una larga mesa en el centro de la sala con rostros de exasperación.

"¡Tenemos que matarlo!"

Gritó un joven Kurkan. Entonces otros Kurkan dijeron.

"Definitivamente traerá problemas."

"Por favor tome una decisión Rey."

El Rey Kurkan miró al niño en silencio en medio del clamor. El niño tenía una mirada tranquila aunque estaban discutiendo sobre su muerte. Sus ojos dorados brillaban intensamente.

No se podía leer ninguna emoción en su rostro inexpresivo. Aunque se estaba decidiendo sobre el destino de su vida, parecía completamente despreocupado. El purista Rey Kurkan también estaba de acuerdo que había que hacer algo con el niño antes de que otros Kurkan lo descubrieran. Traducción ReinoWuxia

Pero si mataban a este mestizo aquí… eso equivalía a reconocer abiertamente que se trataba de una especie singular. No había necesidad de admitir la verdad.

Además, no sería favorable para su reputación asesinar a un niño Kurkan delante de todos. Parecería que le tuviera miedo a las especies singulares.

Su trono seguía siendo inestable. No podía permitirse mostrar debilidad. El Rey abrió lentamente los labios después de un largo momento de reflexión.

"Escuchen."

Una voz profunda detuvo la discusión de los Kurkan. El Rey declaró.

"Es imposible que un mestizo pertenezca a una especie singular."

Las palabras del Rey causaron revuelo entre los Kurkan. Estaban seguros de que se trataba de una especie singular, pero no podían contradecir su afirmación. El Rey habló nuevamente a los desconcertados Kurkan.

"¿Cómo pueden considerarlo una especie singular? No es más que un mestizo."

El Rey hizo un gesto despectivo con su mano.

"Vendan al niño como esclavo. Sobrevivirá si realmente es una especie singular."

Las rígidas expresiones en los rostros de los puristas se suavizaron un poco. Se sintieron orgullosos de que el Rey no mostrara ningún temor ante una especie singular. El Rey sonrió ampliamente mientras miraba al niño.

"Regresa para que tomes el trono."

Las palabras del Rey causaron que estallaran risas por doquier. Pero el niño permaneció tan inexpresivo como siempre. Incluso cuando ataron grilletes a sus muñecas y le pusieron una mordaza en la boca.

Unos soldados arrastraron al niño hacia afuera. La reunión terminó con ello.

Los Kurkan que entraron tensos a la sala de conferencias por la especie singular, se marcharon con una sonrisa en su rostro. Pero sólo uno de ellos no.

El Rey visitó discretamente al traficante de esclavos después de abandonar la sala de conferencias. Solía comerciar a menudo con este traficante de esclavos. El Rey le vendía mestizo para deshacerse de ellos sin ensuciarse las manos.

Esta vez le entregó al traficante de esclavos varios mestizos que había seleccionado. Entre ellos, estaba el niño del que se había discutido su muerte hoy.

"¡Rey!" El traficante de esclavos sonrió ampliamente mientras agarraba la cadena del chico con la mano. "¿Es sangre pura? Nunca me diste uno sangre pura."

El rostro del Rey se distorsionó frente al sonriente traficante de esclavos. Habló sin ocultar su disgusto. "Es un mestizo."

Incluso un traficante de esclavos experimentado lo confundió con un Kurkan sangre pura. La ansiedad en su corazón aumentó. El Rey reveló sus verdaderas intenciones.

"Mátalo."

El susurro hizo que los ojos del traficante de esclavos se agrandaran.

"Pero..."

El Rey miró de forma penetrante al traficante de esclavos. Se tragó las palabras que iba a decir. Al final dijo lo que el Rey quería escuchar.

"...Sí, lo mataré."

viernes, 17 de junio de 2022

junio 17, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 300

Capítulo 300. Felicidad Plena


Ahora la ley de Estia los reconocía como una pareja casada. Ishakan sonrió levemente viendo la cara de alegría de Leah. Dijo golpeando con su dedo el escritorio.

"Vámonos."

Leah trató de alcanzar el bastón apoyado en el escritorio. Ishakan cargó a Leah con un brazo antes de que eso sucediera. Con la otra mano agarró el bastón.

"Tienes un buen esposo."

Normalmente no utilizaba a su esposo como medio de transporte, pero Leah se limitó a abrazarlo tranquilamente. Sabía que Ishakan se sentiría triste si cojeaba con el bastón delante de él.

Hoy ella saldría con Ishakan. Como Leah había planeado toda la salida, Ishakan no tenía idea de adonde irían.

Se subieron al carruaje que los estaba esperando. A pesar de que se trataba del carruaje más espacioso, se sentía un poco estrecho porque estaba con Ishakan. Leah le preguntó sacando un pañuelo negro de su bolsillo.

"¿Puedes taparte los ojos?"

"¿Por qué?"

"¿No quieres?"

"...Está bien."

Ishakan se cubrió los ojos personalmente con las manos usando el pañuelo. Mirando que sonreía como si le pareciera gracioso, Leah jugueteó con la caja que llevaba en el bolsillo.

Ella lo hizo durante poco tiempo pensando que el ingenioso hombre se diera cuenta. Entonces sacó la mano como si nada hubiera pasado.

Se estaban alejando del palacio real. Leah tragó saliva seca observando el paisaje fuera de la ventana. Su corazón latía con fuerza porque estaba nerviosa. Le preocupaba que Ishakan también pudiera escucharlo.

El carruaje después de un largo recorrido llegó a las afueras de la capital. Se desplegó un paisaje familiar. El cochero detuvo el carruaje donde Leah le había indicado de antemano.

"Hemos llegado."

Leah desató el pañuelo que cubría los ojos de Ishakan. Él se bajó primero del carruaje. Se quedó observando el lugar a donde habían llegado.

"......"

Se acercó a Leah sin decir una palabra para sostenerla en sus brazos. Leah, que todavía estaba en el carruaje, simplemente lo abrazó. Caminó lentamente dejando atrás el carruaje.

El amplio campo lleno de eulalias no tenía fin. Las rafagas de viento hacía que las eulalias se balancearan. Después de una larga caminata entre las eulalias, Leah tocó a Ishakan en el hombro.

Ishakan bajó a Leah con cuidado. Aunque se tambaleó levemente, Leah consiguió ponerse en pie sin necesidad del bastón que dejaron en el carruaje.

En medio del campo de eulalias estaban uno frente al otro. El cabello de Leah ondulaba por las rafagas de viento. Ishakan miró su cabello bajo la luz del sol.

Hoy había estado inusualmente callado. Había permanecido en silencio desde que se bajaron del carruaje. Normalmente ya hasta hubiera dicho algo travieso. Eso la puso aún más nerviosa. Ella abrió sus labios que parecían pegados.

"...Quiero."

Su voz sonó extraña del nerviosismo. Leah volvió a hablar después de aclarar su garganta.

"Quiero tener una ceremonia de boda apropiada contigo."

Con las manos temblorosas sacó la caja de su bolsillo. Ella abrió la tapa sosteniéndola frente a Ishakan. El interior de la caja estaba hecho de terciopelo. La misma contenía dos anillos uno al lado del otro. Ishakan miró fijamente los dos anillos. Luego levantó la mirada lentamente hacia Leah. Ella le propuso después de respirar profundamente varias veces.

"Cásate conmigo."

El viento sopló. Ishakan dijo sonriendo.

"¿Y si no quiero?"

"...¡Esa no es una opción!"

La cara de ella se calentó. La sonrojada Leah lo miró con disgusto. Hizo todo lo posible para prepararse y armarse de valor para proponérselo… Ishakan preguntó conteniendo la risa.

"Si me niego, ¿Me obligarás a hacerlo?"

"Lo haré si es necesario."

Leah declaró con la barbilla en alto de forma digna.

"Esta vez te arruinaré la vida."

Ishakan estalló en carcajadas. El sonido de su risa se extendió por el lugar. Cuando terminó de reírse tomó la caja de la mano de Leah. Se puso el anillo de plata en su mano, luego agarró el anillo de oro.

Sosteniendo la mano de Leah, introdujo el anillo en su dedo anular. Ishakan susurró después de besar la mano de Leah.

"Está bien. Destrúyeme Leah."

Entonces tiró de ella por su mano. Leah, que perdió el equilibrio, terminó entre sus brazos. Ishakan la abrazó por la cintura.

"Estaré a tu lado por el resto de mi vida."

Los ojos dorados brillaban intensamente. Leah le rodeó inmediatamente el cuello con los brazos como si estuviera hipnotizada. Luego besó al hombre con ojos de bestia.

Finalmente se sentía completamente feliz.

***

Todavía no se ha terminado la novela. Habrá una breve historia del pasado de Ishakan, en particular sobre como conoció a Leah. Después de ello, la historia continúa a partir del nacimiento de Lesha.

jueves, 16 de junio de 2022

junio 16, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 401

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 401. Lágrimas De Sangre (1)




De vuelta a la capital, Kapmen visitó al Canciller y le informó de que el Duque Zemensia apuntaba al Emperador y a la Emperatriz.

Sin embargo, el Canciller lo miró con una expresión de disgusto.

"¿No se refiere al Viejo Duque Zemensia, sino al Duque Zemensia?"

"Sí."

"Gran Duque, el Duque Zemensia se mudó a la casa de un amigo después de que su padre lo expulsó. Odia a su hermana por su situación."

"Sé con certeza que es el Duque Zemensia."

Kapmen recordó la determinación con la que el Duque Zemensia se prometió a sí mismo vengar la muerte de su hermana.

"El Duque Zemensia planea atacar al Emperador y a la Emperatriz en el momento en que vuelvan al Imperio Occidental."

El Canciller frunció el ceño, su orgullo había sido herido.

"Dado que fue una visita no oficial al Imperio Oriental, no se celebrará una gran ceremonia de bienvenida ese día. Regresarán tranquilamente a cumplir con sus deberes. En el camino de vuelta, habrá un control más estricto que nunca para el acceso de los forasteros, con caballeros apostados en todas partes."

Como si no estuviera satisfecho, el Canciller añadió sin ocultar su disgusto,

"No te entrometas en los asuntos de nuestro país, estamos bien preparados."

Incluso si pertenecía a un país aliado, Kapmen era un noble extranjero.

El Canciller no estaba de acuerdo en que un noble extranjero se entrometiera excesivamente en los asuntos del Imperio Occidental.

Además, mientras Kapmen estaba en Compshire, el canciller se sintió ofendido cuando un inspector le informó de que el Gran Duque había estado husmeando en el departamento de investigación. Esto equivalía a menospreciar al Imperio Occidental.

[Parece insinuar que la seguridad del Imperio Occidental es poco fiable.]

Kapmen se sintió incómodo mientras escuchaba la voz interior del Canciller.

La postura del Canciller era correcta. Kapmen también se habría sentido ofendido si un noble extranjero intentara entrometerse en los asuntos de su país.

Sin embargo, lo que importaba ahora no era su orgullo, sino la seguridad de Navier.

"Pero no hay nada malo en aumentar la seguridad por si acaso. Esta es información confiable."

"¿De dónde viene esa información confiable?"

El Canciller suspiró y habló con voz tranquilizadora,

"El Duque, la Duquesa y sus hijos se están quedando con un amigo que vive lejos de aquí. Debido a las estrictas órdenes del Emperador Heinley, hay caballeros que nos mantienen informados de la ubicación del Viejo Duque y la de sus soldados. También tenemos caballeros por todo el Palacio Imperial."

"Aún así..."

"El Duque Zemensia no tiene soldados a su disposición, su padre tiene a todos con él. Además, el Duque Zemensia se marchó de viaje hace unos días a un sitio más lejano."

El Canciller no estaba mintiendo, Kapmen pudo comprobarlo al leer sus pensamientos.

Al final, Kapmen tuvo que marcharse sin éxito. El mal presentimiento que tenía no desapareció, por lo que vigiló el camino de vuelta al Imperio Occidental por si acaso.

También dio instrucciones a sus guardias personales para que detuvieran a cualquier persona que hiciera movimientos sospechosos.

Aunque hizo esto durante unos días, no hubo nada sospechoso como había afirmado el Canciller.

Ni siquiera en el momento en que el Emperador y la Emperatriz entraron en la capital del Imperio Occidental en sus carruajes, ni siquiera en el momento en que llegaron al palacio principal.

'Por lo que había dicho, pensé que atacaría al Emperador y a la Emperatriz en su camino de vuelta al Imperio Occidental. ¿Me habré equivocado? ¿Tal vez se refería a que aprovecharía cualquier oportunidad en la que Heinley y Navier estuvieran solos para atacar?'

Después de que Kapmen siguió la procesión hasta el palacio principal desde la distancia, finalmente se tranquilizó un poco y decidió contar esto a Navier por separado.

En ese momento, pudo oír desde arriba la voz interior de una persona preparada para morir.

[Lamento irme primero, padre. Lo siento, esposa. Los amo, hijos míos. Hermana Christa... iré a acompañarte con un regalo.]

Kapmen levantó la cabeza sorprendido.

Una capa roja revoloteaba en lo alto del techo del palacio. Justo entonces, el Duque Zemensia saltó,

Como si el tiempo se hubiera ralentizado, Kapmen pudo ver claramente este momento fugaz.

Una vez que bajaron de los carruajes en la entrada del palacio principal, Heinley hablaba con McKenna y Navier sonreía feliz mientras los sirvientes sacaban el equipaje.

Navier y Heinley intercambiaban miradas de complicidad como una pareja enamorada.

Todos se dispersaron en la entrada del palacio principal. Y sobre la cabeza de Navier caía el Duque Zemensia...

Lo último que Kapmen supo fue que había protegido instintivamente a Navier con su propio cuerpo.

Una persona cayó sobre ambos de manera estrepitosa.

Después de un breve silencio, estallaron gritos de los presentes.

"Zemensia..."

Ketron, que observó la escena desde la distancia, se desplomó en el suelo al perder la fuerza en las piernas. Se cubrió la boca con sus manos temblorosas y se arrastró hacia atrás.

Hace unos días, el Duque Zemensia fue a pedirle ayuda a su regreso de Compshire.

Le confesó que había descubierto que su hermana no se había suicidado, sino que había sido asesinada después de ser encarcelada, torturada y humillada, por lo que quería suicidarse donde solía vivir su hermana. El remordimiento no le permitía continuar con su vida.

La sombra de la muerte ya se cernía sobre el rostro del Duque Zemensia, que pidió un último favor a su primo.

Por más que el Marqués Ketron trató de disuadirlo, el Duque Zemensia no quiso escucharlo y le gritó que se apuñalaría el corazón en ese instante si no lo ayudaba.

"Está bien, está bien. Cálmate por ahora. ¿Quién cuidará de tu esposa y de tus hijos si mueres? Tienes que resolver eso primero."

El Marqués Ketron accedió. No sólo por cumplir la última petición de su primo, sino también porque sentía cierta culpa por haberse unido al Emperador Heinley poco después de la muerte de Christa.

Así que anoche, el Marqués Ketron utilizó magia ilusoria para ocultar a Zemensia de las miradas de los demás y que pudiera subir al techo del palacio.

Pero sin importar cuánto tiempo pasó, no hubo noticias de la muerte de su primo.

Pensó que tal vez había flaqueado en los momentos finales, así que vino corriendo para intentar persuadirlo por última vez...

"¡Navier!"

El grito desesperado del Emperador Heinley desgarró el cielo azul.
junio 16, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 299

Capítulo 299. Nombre Del Bebé (2)


Ishakan esbozó una leve sonrisa. Besó a Leah en la frente cuyos ojos se estaban cerrando. 

"No sabía que tenías curiosidad sobre eso."

Por supuesto que tenía curiosidad. Incluso pensaba en ello cada vez que estaba sola. Sin embargo, decidió reservarse para sí mismo su curiosidad.

Estaba segura que Ishakan le respondería si le hubiera preguntado. Pero la razón por la que no lo hizo hasta ahora fue simple, quería preguntárselo después de que todo hubiera terminado.

Hoy le pareció un buen día. Leah vio los últimos momentos de Cerdina. Probablemente ella no estuviera muerta. De ahora en adelante los Kurkan la tenían en sus manos. Solo podría encontrar el descanso en la muerte cuando Ishakan estuviera satisfecho.

Pero en cualquier caso, Leah nunca la vería de nuevo. Cerdina había desaparecido completamente de su vida.

Quería escuchar el nombre ahora que la dura travesía había terminado. Leah puso su mano sobre su vientre abultado. Pudo sentir la calidez con la palma de su mano. Ishakan susurró.

"Lesha."

Un nombre que provenía de la unión de sus dos nombres. Ishakan continuó con una explicación ante la atenta Leah.

"En caso de que ascienda al trono, heredando el nombre Kan, se llamará Leshakan. Desde mi perspectiva no suena mal…" Ishakan añadió rápidamente. "Si no te gusta, podemos ponerle otro nombre."

Ishakan parecía un poco nervioso. Pero Leah no se atrevía a hablar con facilidad, aunque sabía que debía responder cuanto antes.

Tal vez Ishakan había pasado mucho tiempo pensando en este nombre. Como Leah había perdido la memoria, solo Ishakan sabía que ella estaba embarazada… probablemente pensó en ese nombre desde entonces. Traducción ReinoWuxia

Se conmovió considerando nuevamente todo lo que Ishakan tuvo que soportar. Leah respondió con voz temblorosa.

"Me gusta."

Ishakan levantó una ceja como si estuviera un poco incrédulo. Ella afirmó otra vez.

"De verdad. Me gusta mucho."

Luego colocó la mano de Ishakan para ponerla sobre su vientre.

"Díselo tú."

Ishakan parpadeó un poco sorprendido. Acarició cautelosamente el vientre de Leah. Después de un tiempo Ishakan dijo con voz rígida.

"...Tu nombre es, Lesha."

Leah no pudo contener la risa. Cuando pudo calmarse lo abrazó. No entendía cómo un hombre tan corpulento se veía adorable. Leah frotó su cara contra su pecho.

Estando acostados juntos Leah de repente murmuró.

"Pero los Kurkan no heredan el trono."

El ocupante del trono se determinaba por medio del poder. Sin embargo, él creía que el bebé heredaría el nombre Kan. Ishakan sonrió ante la preocupación de Leah.

"No deberías preocuparte. Es nuestro descendiente."

Estaba convencido como si eso estuviera predestinado. Ishakan besó a Leah en la frente.

"Ya lo sabes. Será muy valiente."

Pensó en el pequeño lobo que había visto en su sueño. Leah murmuró mientras recordaba lo grande que creció mientras aullaba.

"Tienes razón..."

Sin importar el sexo del bebé, seguramente obtendría el trono. Leah puso su mano suavemente sobre la de Ishakan, que seguía acariciando su vientre. Se quedó dormida mientras se imaginaba a los tres juntos.

Tuvo un sueño tranquilo en el que ni siquiera las pesadillas podían interferir.

***

La capital de Estia ha estado soleada en los últimos días. Hoy el cielo estaba despejado, sin ninguna nube. Bajo el sol del mediodía que entraba por la ventana, Leah miraba cuidadosamente un documento.

No fue hasta que lo miró durante mucho tiempo que agarró la pluma para firmarlo.  En el papel blanco quedaron grabadas las palabras en negro.

[Leah De Estia.]

Una vez que terminó de firmar, Leah puso la pluma en el portaplumas. Luego miró el contenido del documento nuevamente. Ya lo había leído varias veces, pero ella lo volvió a leer una última vez. Le hizo una seña a Ishakan, que estaba parado frente al escritorio.

Ishakan agarró la pluma que tenía un delicado patrón. La pluma que Leah utilizaba a menudo parecía frágil en su mano, como si se fuera a romper en cualquier momento.

"¿Aquí?"

Leah asintió. Ishakan firmó al lado de la firma de Leah.

[Ishakan.]

Aunque su letra había mejorado con respecto al pasado, aún seguían siendo un poco tosca. Leah sonrió alegremente mientras miraba el certificado de matrimonio con sus dos firmas.

miércoles, 15 de junio de 2022

junio 15, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 298

Capítulo 298. Nombre Del Bebé (1)


Mientras eso sucedía Byun Gyeongbaek desapareció. Fue declarado públicamente como desaparecido, pero Leah sospechaba algo al respecto. Porque últimamente Ishakan había estado muy feliz. Seguramente los Kurkan se lo llevaron.

Leah no quería mirar su final aunque sentía apatía hacia Byun Gyeongbaek. Por lo que decidió dejar a Byun Gyeongbaek en manos de Ishakan.

Ella heredó el trono después de solucionar algunos asuntos. Fue algo lógico porque se trataba del único miembro de la familia real que quedaba en la línea de sucesión al trono. Los nobles que habían estado bajo el hechizo de Cerdina no se atrevieron a oponerse.

Si no hubiera sido por Leah habrían tenido que vivir como muñecos sin libertad. Pero no lo hacían porque se sintieran agradecidos, tampoco porque quisieran devolverle el favor. Los nobles no tenían un corazón tan puro.

Todo se debía a que los Kurkan estaban del lado de Leah.

Sabían que Leah era la Reina de Kurkan. Los corpulentos individuos que deambulaban por el palacio real bastaban para crear una sensación de intimidación, provocando que nadie quisiera tratar a la ligera a Leah.

Los Kurkan decidieron quedarse en Estia hasta que el bebé creciera un poco después del nacimiento. Sólo algunos de ellos regresarían al desierto para dar noticias.

—Sólo porque no haya nacido en el desierto no significa que no sea Kurkan.

Ishakan dijo que lo más importante era la salud de Leah. De ese modo, también podría tener un parto seguro.

"......"

Ella sonrió de repente mientras estaba sentada en su cama mirando a través de la ventana. En el pasado cuando miraba por la ventana tenía que reprimir su impulso de saltar. Pero ahora se sentía libre. Podía salir tranquilamente al balcón si quería.

Pero todavía le resultaba difícil. Porque sus piernas aún no estaban completamente curadas. Incluso aún sentía un ligero dolor. Ella apenas podía sostenerse con un bastón.

Por supuesto, el dolor desaparecería con el tiempo. Sólo tenía que esperar con tranquilidad, pero estaba preocupada por las cicatrices.

Ishakan sentía mal cada vez que veía sus heridas. Ella notaba cómo sus ojos se oscurecían aunque él no dijera nada al respecto. Probablemente seguiría sufriendo durante muchos años cada vez que viera cicatrices.

Leah deseaba desesperadamente que no le quedaran cicatrices. Se aplicaba el ungüento medicinal con regularidad e hizo todo lo posible para evitar que las heridas se abrieran.

Se subió la falda de su camisón. Podía mirar las heridas reflejadas bajo el fino vendaje. Frunció el ceño automáticamente.

Se quedó mirando las heridas durante mucho tiempo, pero cuando escuchó el sonido de la puerta abriéndose, bajó la falda de su camisón rápidamente. 

El olor a sangre llegó a su nariz. Tenía el cabello mojado como si acabara de lavarse. Leah no le preguntó al hombre que había vuelto oliendo a sangre sobre lo que había hecho. Solo hizo una breve pregunta.

"¿Está muerta?"

Ishakan contestó barriendo con la mano su cabello mojado.

"No."

Leah extendió la mano sentada en la cama. Le resultaba difícil levantarse sola debido a sus piernas, por lo que solo hizo ese gesto.

Ishakan soltó un pequeño suspiro antes de acercarse a Leah. La acostó en la cama teniendo cuidado de no tocar sus piernas.

Le mordió suavemente el cuello. Cuando ella intentó apartarlo con la mano porque le hizo cosquillas, lamió la zona donde la había mordido con la lengua.

"Todavía hay muchas cosas que quiero hacer."

Ishakan dijo mientras la besaba por el cuello.

"Si no te gusta, puedo matarla inmediatamente."

Leah sonrió levemente, apartándolo por los hombros. En sus ojos dorados permanecía intacta una crueldad que no podía apaciguar.

Pero ella estaba enamorada incluso de su parte cruel. Después de establecer contacto visual durante un tiempo, se besaron instintivamente. Leah separó sus labios para susurrar suavemente

"...Haz lo que quieras."

Ishakan en lugar de responder la besó nuevamente. Después de un tiempo Ishakan se detuvo para preguntarle.

"¿Por qué no estabas durmiendo?"

"Simplemente no tenía ganas."

Tenía miedo de que cuando despertara, todo esto se convirtiera en un sueño. Solo podía sentirse aliviada durmiendo al lado de Ishakan. Por supuesto, eso no lo confesó, pero lo abrazó con más fuerza.

Su mente se calmó. La somnolencia comenzó a invadirla. Miró a Ishakan con los ojos entrecerrados. Ella se esforzó por mantener sus ojos abiertos.

"Ishakan."

"Dime Leah."

"Dime... el nombre del bebé."

lunes, 13 de junio de 2022

junio 13, 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 297

Capítulo 297. Consecuencias (3)


La miraba tranquilamente desde arriba. Estaba vestida muy elegante. Cualquiera que la mirara sabría que se trataba de una mujer que pertenecía a la nobleza.

A su lado estaba parado el bárbaro. Estaba apoyándose oblicuamente en su trono. En su rostro había una expresión de poco interés. Pronto sonrió mientras la miraba.

Cerdina se observó a sí misma antes de enojarse por su actitud llena de desprecio. No sólo no estaba bien vestida, sino que ni siquiera se había lavado.

Ya no existía su belleza de la que siempre había estado tan orgullosa. Su rostro había envejecido como si hubiera sido afectada repentinamente por el paso del tiempo. Cerdina sonrió desolada. Sólo ahora se dio cuenta de su condición actual.

Miró a Leah desde el profundo abismo en el que había  caído. Se sintió miserable viendo a quien le quitó todo lo que siempre había deseado.

El remanente orgullo que le quedaba se hizo añicos. Su orgullo destrozado en fragmentos atravesaron su corazón como esquirlas de vidrio. Cedina decidió desprenderse de todo. Entonces se mordió la lengua.

Tenía la determinación de morir, pero ni siquiera se le permitía hacerlo. Su intento de suicidio fue detenido inmediatamente. Los Kurkan abrieron la boca de Cerdina a la fuerza. Cerdina gritó mientras sangre salía expulsada de su boca.

"¡Mátenme! ¡¡Prefiero morir!!"

Realmente quería morir. Prefería morir a seguir siendo humillada. Leah que había estado observando la escena, se mordió el labio inferior.

Tal vez por lástima sintió una leve esperanza. Pero se trataba de una inútil fantasía. Leah recordó un suceso del pasado.

El día en que Cerdina había traído a Leah del desierto... En ese momento Cerdina la miraba con arrogancia. Leah forcejeó hasta el final, incluso le rogó que la matara, pero ella no dudó en hacerle consumir una poción y lanzarle un hechizo.

Ahora la situación se invirtió por completo. Cerdina estaba suplicando que la mataran. Sus piernas arrodilladas se entumecieron. En una posición humillante, Cerdina miraba a la existencia que controlaba su vida.

Sus hermosos ojos púrpuras parecían joyas. A pesar de todo el sufrimiento que le había causado Cerdina, estos no habían perdido su brillo. En todo caso, sólo se habían endurecido, como el hierro que ha sido templado. Unos ojos que ninguna mala palabra, ningún hechizo, ningún poder podría destruirlos.

Sintió miedo. Una emoción que nunca había sentido antes debido a Leah. Miedo por una persona que había tenido en sus manos toda su vida. Una vergüenza indescriptible se apoderó de ella. Leah la miró tranquilamente.

"¿Por qué debería actuar con misericordia?"

Pronunció esas palabras con gran compostura.

"Tampoco me escuchaste en ese entonces."

"......"

Los labios de Cerdina se movieron varias veces intentando decir algo. Pero al final cerró la boca porque no pudo decir nada. El nuevo Rey de Estia pronunció su sentencia.

"Morirás dolorosamente."

Ese fue el final. Los Kurkan que habían permanecido tranquilamente en las sombras esperando, comenzaron a reírse en voz baja. Se acercaron a Cerdina sonriendo con una expresión de deleite en sus rostros.

La visión de decenas de Kurkan acercándose al mismo tiempo desde todas direcciones hizo que los ojos de Cerdina se agrandaran. Parecía una presa en apuros.

Una mujer con rostro inexpresivo agarró a Cerdina por la cintura. Ishakan abrió la boca por primera vez. "Llevaré a Leah lejos..." Entrecerró los ojos con una sonrisa. "Deja algo para mí también, Genin."
 
***
 
Después de dejar a Leah en su habitación, Ishakan salió contento. Le dijo a Leah que se acostara primero, pero ella no podía dormir. Sentada apoyada en el respaldo de la cama, miró por la ventana con la cortina corrida. Nuevos brotes brotaban en las delgadas ramas. Traducción ReinoWuxia

El palacio real estaba volviendo a reverdecer poco a poco. El hechizo que había cubierto el palacio real se había roto.

Cuando el poder de Cerdina se debilitó, los hechiceros Kurkan junto a Morga fueron capaces de romper el hechizo. Pero entonces se sumió en el caos.

Una Gitana que ocultó su identidad había traído un niño que no pertenecía a la familia real que incluso había ocupado el trono. Fue un acontecimiento que vivirá para siempre en la historia del continente. Los nobles estaban confundidos sin creer el hecho de que habían sido engañados por Gitanos.

Leah lideró a esos nobles para ocuparse de la arruinada Estia. Los nobles estaban desconcertados, pero naturalmente siguieron a Leah.