Reciente

viernes, 14 de octubre de 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 434

 La Emperatriz Divorciada - Capítulo 434.  Ya Falta Poco (1)



"Reina."

"..."

"¿Reina?"

Unos ojos púrpuras aparecieron de repente frente a mí mientras estaba sumida en mis pensamientos. Me incliné hacia atrás por la sorpresa.

"¿En qué piensas tan profundamente?"

Era Heinley. Se sentó en el suelo, puso los brazos cruzados sobre mi regazo y me miró fijamente.

Sacudí la cabeza con una sonrisa despreocupada.

En realidad... lo que estaba pensando era si Sovieshu había perdido realmente la memoria.

Sin embargo, no podía decirle a Heinley que estaba pensando en Sovieshu.

"Estaba pensando en la pintura."

En cuanto saqué a relucir el tema de ayer que nos concierne a los dos, Heinley se estremeció, retiró los brazos y se levantó.

"Ah, ya veo."

Acto seguido, se dirigió a la mesa, bebió un vaso de agua y, con mayor naturalidad, intentó salir de mi habitación.

"Heinley."

Cuando lo llamé por su nombre, se regresó lentamente hacia mí... ahora que lo pienso, ha estado así desde ayer.

Cambia de tema cada vez que quiero hablar de mi pintura.

"¿Viste mi pintura?"

Cuando finalmente se lo pregunté directamente, Heinley puso una expresión seria mientras miraba las decoraciones doradas de los bordes de la cama sin motivo.

Cualquiera que lo viera pensaría que las decoraciones se habían estropeado.

"¿Heinley? ¿No lo recibiste?"

"Sí, Reina."

"¿Qué te pareció?"

"Es una pintura maravillosa. Me parece que Reina es una buena pintora."

Mientras asentía con felicidad, Heinley continuó cuidadosamente,

"El significado implícito en la pintura es... profundo."

¿Profundo?  ¿Por qué vaciló en su última palabra?

"Me tomó un tiempo... interpretarlo."

... Volvió a vacilar en su última palabra.

"Me di cuenta que el significado de la pintura de Reina coincide con... mis pensamientos."

... No puedo creer que vacilara por tercera vez.

Además, ¿por qué me mira con nerviosismo? Si entendió el significado, ¿por qué no lo dice?

Cuando lo miré con el ceño fruncido, Heinley se detuvo por un momento y rápidamente se convirtió Reina.

Luego salió de entre el montón de ropa, extendió sus alas vigorosamente y comenzó a bailar.

Un águila grande bailaba mientras me miraba directamente a los ojos.

Era demasiado adorable, pero... también sospechoso. Incluso sus pasos de baile eran un poco diferentes a cuando bailaba de alegría.

¿Qué le pasa? ¿Mi expresión es aterradora? Aunque me palpé la cara, no podía saber si tenía una expresión aterradora sólo con mis manos.

"Todo está bien."

Aun así, estaba tan rígido que me preocupé y hablé con la voz más suave posible. Heinley dejó de bailar, corrió a mi lado y volvió a su forma humana.

Cuando chasqueé la lengua y acaricié su cabello disperso, su cabello rubio se deslizó suavemente entre mis dedos.

¿Es porque es un pájaro? Su cabello era especialmente suave.

Mientras le acariciaba el cabello porque me gustaba cómo se sentía, me recosté sobre el pecho de Heinley y entrecerré los ojos.

De repente, Heinley me llamó con voz incómoda, "Reina."

¿Cuánto tiempo ha pasado? Definitivamente estaba acariciando el cabello de Heinley, creo que me quedé dormida por un rato. Cuando abrí los ojos, estaba dormida sobre su pecho como una almohada.

"Lo siento, debo haberme quedado dormida."

En cuanto me apresuré a levantar la cabeza, Heinley levantó su mano para volver a colocar mi cabeza suavemente sobre su pecho y dijo,

"No sé si debería decirte esto..."

"¿Qué? Además, ¿por qué mueves mi cabeza a tu antojo?"

"¿No está el Emperador Sovieshu un poco extraño? Tu cabeza vuelve por sí sola a mi pecho."

Una vez que Heinley dijo que Sovieshu estaba un poco extraño, detuve mi mano con la que le hacía cosquillas en el pecho.

Las palabras de Sovieshu de que había perdido la memoria volvieron a mi mente.

Por supuesto, había pensado que era mentira. Pero ahora que Heinley lo señalaba, me surgió la duda, '¿Podría ser cierto?'

"¿Qué te pareció extraño?"

"Ah, sobre eso..."

Varias arrugas aparecieron en el entrecejo de Heinley.

"Es complicado expresarlo con palabras."

"¿Por qué?"

"Su forma de hablar... es un poco diferente."

"¿Un poco?"

Heinley frunció el ceño como si fuera realmente complicado de expresar.

Al final, no encontró las palabras adecuadas y, al acercarse mi hora de dormir fijada por el médico del palacio, me cubrió con las sábanas y se marchó.

Sin embargo, las dudas en mi mente no desaparecieron y se asentaron en un rincón de mi cabeza.

¿Realmente Sovieshu ha perdido la memoria?

***

El clima de ayer fue excelente, pero en el transcurso de hoy, el cielo se volvió completamente gris oscuro. Las nubes oscuras eran tan densas que podría llover en cualquier momento.

Sin embargo, el viento todavía era fresco y agradable, así que incluso mantuve abiertas las ventanas de la oficina.

Mientras trabajaba sentada en mi escritorio, miraba por las ventanas cada vez que me aburría. También le hablaba a mi bebé con las manos en el vientre.

"¿Ves eso...? Son nubes. Nubes oscuras. Nubes como esas aparecen antes de que llueva."

"Esto es una pluma. Esto es un frasco de tinta. Para escribir se debe cubrir la punta de la pluma con tinta..... Bueno, eso lo aprenderás más adelante."

"Siento no poder leerte ahora un cuento infantil. Si estás aburrido, puedes dormirte."

Por supuesto, nunca le hablé a mi bebé cuando había alguien cerca porque se vería extraño. Cualquiera pensaría que hablaba sola.

El tiempo pasó tranquilamente hasta alrededor de la 1 de la tarde.

En el momento en que pensaba si debía almorzar con mis damas de compañía, con Heinley, o si debía comer aquí mientras terminaba el trabajo, uno de mis ayudantes entró con una mirada avergonzada e informó.

"Su Majestad. El Emperador Sovieshu ha venido a hablar de un asunto 'oficial'."

Ese 'oficial' es más bien una especie de arma.

Una vez que asentí y chasqueé la lengua en mi interior, mi ayudante salió y un momento después entró Sovieshu.

Ayer reaccioné emocionalmente a sus comentarios inesperados, pero hoy definitivamente no lo haré.

Esperé a que Sovieshu estuviera en el centro de la oficina y entonces pregunté con voz fría,

"¿A qué has venido?"

Sovieshu se me acercó con una actitud firme y puso sus manos suavemente sobre mi escritorio.

"Escuché que te convertiste en una maga."

"Así es."

¿Qué tiene eso que ver con él?

"Ante todo, felicidades."

"¿Viniste a decir eso?"

"He venido a tratar un asunto oficial."

"¿?"

"Estoy aquí para hacerte una propuesta."

"Te he dicho que no me hables informalmente."

"Los dos podemos hablar informalmente. No me molesta."

"..."

Me encantaría es insultarlo, pero entonces la línea que nos separa se desvanecería. No quería estar más cerca de él, así que no respondí.

Sovieshu sonrió levemente como si estuviera bien y sacó a relucir el punto principal.

"Puedes venir a la academia mágica si quieres."

¿Qué? ¿La academia mágica? Las palabras que salieron de su boca fueron extrañas.  

"¿Quieres que me convierta en estudiante de la academia mágica?"

"Si no quieres asistir con otros estudiantes, puedo organizarte clases particulares. Por supuesto, tienes que venir al Imperio Oriental."