Reciente

Mostrando entradas con la etiqueta La Emperatriz Se Volvió A Casar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Emperatriz Se Volvió A Casar. Mostrar todas las entradas

domingo, 10 de julio de 2022

julio 10, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 407

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 407. La Desesperación De Sovieshu (1)


----
Nota: El título de los tres próximos capítulos será el mismo. Así lo decidió el autor.
----

Las malas noticias no terminaron ahí.

Unos días más tarde, el carcelero que llevaba la comida a Rashta, que se encontraba encerrada en la torre, entró en la oficina de Sovieshu e informó con voz temblorosa que la emperatriz depuesta no había comido ni bebido nada durante varios días, que estaba demasiado callada, por lo que miró dentro a través de la abertura para la comida.

Aunque se trataba de una abertura para la comida, apenas se podía pasar un plato pequeño. Aun así, se podían ver los pies de la persona que estuviera dentro si caminara por la habitación.

Pero lo que el carcelero vio fue el cabello plateado de Rashta cubierto de sangre. La parte que debía ser la cabeza estaba completamente inmóvil. Además, había un mal olor.

Había venido aquí porque necesitaba el permiso del emperador para revisar el interior de la habitación.

Sovieshu se puso de pie.

"Vamos."

Sovieshu estaba aturdido mientras subía las escaleras de la torre. 

'¿Está realmente muerta?'

Rashta parecía decidida a resistir hasta el final la última vez que la vio. Pensó que al menos pasarían unos años antes de que se volviera loca por estar encerrada tanto tiempo.

Sin embargo, vio su cuerpo descompuesto en cuanto abrió la puerta. Sólo quedaban unos pocos rastros del hermoso rostro que recordaba a un ángel.

Únicamente su cabello plateado, hermoso y abundante, se parecía al de antes, pero como había dicho el carcelero, estaba cubierto de sangre.

La sangre que salió de su boca se acumuló en el suelo, y mientras su cuerpo se retorcía, su cabello se tiñó de sangre.

El carcelero se cubrió la boca y se apresuró a bajar las escaleras. Los caballeros que también vinieron fruncieron el ceño.

Sovieshu la observó sin moverse. No quiso ver su cara cuando fue depuesta, ni siquiera cuando fue encerrada en la torre.

No fue placentero verla muerta ahora de una manera tan miserable.

Murió sin cerrar los ojos.

Como si pudiera escuchar una risa clara, Sovieshu frunció el ceño.
.
— ¿Por qué Su Majestad no dice que me ama?

La voz de Rashta se mezcló con la risa y resonó en sus oídos.

Miró su cuerpo por un rato, después se dio la vuelta y bajó las escaleras empinadas.

Recordó a Rashta, que lloraba como si el mundo se hubiera derrumbado cuando su tobillo quedó atrapado en la trampa.

Estas preguntas ahora son inútiles, pero de repente volvió a sentir curiosidad.

'¿Rashta, que será recordada como la emperatriz más malvada de la historia del Imperio Oriental, había sido siempre esa clase de persona? ¿La juzgué mal porque me cautivó su apariencia angelical? ¿O acaso el palacio imperial, el poder y los nobles la hicieron cambiar?'

"Nadie podrá responder a eso."

Al oír el murmullo de Sovieshu, el Marqués Karl preguntó mientras se limpiaba la boca con un pañuelo,

"Su Majestad, ¿qué dijo?"

"Nada."

Sovieshu sacudió la cabeza, pensó por un momento y ordenó.

"No entierren su cuerpo como el de una emperatriz. Cremenlo y esparzan sus cenizas en la amplia llanura."

***

Sovieshu se sentía vacío.

Su esposa, con quien debía pasar el resto de su vida, lo abandonó, y el hijo que tanto había anhelado no era suyo. Incluso Glorym se encontraba ahora lejos, y Rashta, que luchó hasta el final, murió sola.

Sovieshu creía que la vida era efímera. Su sueño era vivir feliz en familia con su esposa e hijos.

Quería dar a sus hijos la familia que su padre no pudo darle.

¿Por qué fue tan difícil de conseguir? ¿No es irónico que el emperador luchara en vano por tener esa familia feliz que incluso muchos plebeyos poseen?

Incluso Navier... que creía haber encontrado la verdadera felicidad, fue atacada allí y se encontraba en un estado crítico.

A Sovieshu le volvió a doler el abdomen mientras sentía arder su corazón.

Sovieshu se agarró el abdomen y se inclinó.

Un sentimiento constante de tristeza y angustia le hizo cubrirse la cara con las manos y presionarse los párpados con las puntas de los dedos.

Sentía que sólo dejaría de hundirse en el pantano cuando recibiera la noticia de que Navier estaba fuera de peligro.

***

"Su Majestad, el Duque Elgy está aquí."

Cuando el Duque Elgy lo visitó, Sovieshu miraba la pintura de Navier mientras murmuraba para sí mismo. Luego preguntó,

"¿A qué ha venido?"

"Quiere despedirse antes de irse."

Sovieshu frunció el ceño ante la visita no deseada.

Odiaba al Duque Elgy porque salió relativamente ileso a pesar de su implicación en los escándalos de Rashta.

Incluso el Duque Elgy podría hacerse con un puerto importante del Imperio Oriental según la decisión de la Alianza del Continente Wol.

Por supuesto, eso era poco probable. Así como Sovieshu respetaba a la Alianza del Continente Wol, ésta también respetaba al Imperio Oriental.

Si el Duque Elgy y él se enfrentaran, había una alta probabilidad de que la Alianza del Continente Wol se pusiera del lado de Sovieshu, aunque fuera a regañadientes.

Sin embargo, existía una pequeña probabilidad de perder el puerto, y de que tuviera que negociar con la Alianza del Continente Wol para obtener el resultado deseado.

Sovieshu no quería que la situación se complicara.

Después de que se sumió en sus pensamientos por un rato, aceptó reunirse con el Duque Elgy en el salón.

No quería ver su cara, pero tenía curiosidad.

'¿Por qué demonios? ¿Por qué demonios hizo esto?'

Había muchas cosas que no entendía de su comportamiento.

Era un reconocido amigo de Heinley y ayudó a Navier a escapar de la mansión, pero también era cercano a Rashta.

Provocó varios escándalos con Rashta debido a su relación tan cercana, pero en el último momento añadió dos crímenes graves a la lista de Rashta.

Hacer esto tampoco había sido bueno para él. La imagen de playboy del Duque Elgy empeoró aún más, y ahora todo el mundo hablaba mal de él.

Así que tenía curiosidad. ¿Por qué? ¿Por qué hizo eso?

Al entrar en la habitación, el Duque Elgy saludó a Sovieshu con una sonrisa tranquila.

"Es hora de que me vaya. Gracias por toda su atención hasta ahora, Su Majestad. Puede que la próxima vez que nos veamos sea en la Corte de la Alianza."

Sovieshu no respondió. Se sentó con una mano en la barbilla, lo miró por un momento y preguntó,

"¿Sabes que Rashta está muerta?"

El Duque Elgy se estremeció levemente.

Sovieshu tomó su reacción como una respuesta e hizo otra pregunta.

"Creo que fuiste el culpable de que Rashta se volviera tan extraña. ¿Qué clase de resentimiento tienes para hacer eso?"

Los labios del Duque Elgy se curvaron. Su expresión era la misma tanto si reía como si lloraba. Con la mirada inclinada en ese estado, se rió suavemente, y le respondió con la misma pregunta.


"¿Entonces Su Majestad quiere saber qué clase de resentimiento me llevó a hacer eso?"

lunes, 4 de julio de 2022

julio 04, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 406

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 406. La Desesperación De Sovieshu (2)



El Duque Elgy, que notó su desconfianza, sonrió levemente.

"Esta será la primera y última vez que las ayude, después de esto no volveremos a relacionarnos."

"Eso no responde a la pregunta de por qué nos ayudas."

El Duque Elgy habló con voz suave, pero fría.

"No te forcé a aceptar mi ayuda. Si no la quieres, puedes rechazarla e irte. No necesito convencerte."

Sonaba desagradable, pero era cierto. La Vizcondesa Verdi tuvo que decidir entre asumir el riesgo con su ayuda o dejar a Glorym en manos de Sovieshu.

Fue su elección venir hasta aquí por la propuesta del Duque Elgy. Lo hizo para proteger a la preciosa bebé que había cuidado desde su nacimiento.

"Parece que te has decidido."

"Ahora no es momento de quedarse de brazos cruzados."

La Vizcondesa Verdi, que habló con firmeza, abrazó más fuerte a la bebé como si tratara de protegerla.

El Duque Elgy murmuró mientras veía a la bebé dormir plácidamente en medio de la lluvia intensa.

"La bebé se parece tanto a Rashta que me preocupa."

La Vizcondesa Verdi se apresuró a cubrir la cabeza de Glorym con la manta.

Eso era también lo que más le preocupaba.

La bebé se parecía demasiado a Rashta. Hasta el punto de que cualquiera que conociera el rostro de Rashta podría verlo reflejado en ella.

El Duque Elgy suspiró brevemente y bajó del carruaje. Su sirviente, que le esperaba fuera, abrió rápidamente el paraguas y lo levantó sobre su cabeza.

Después de que miró una última vez a la princesa y a la Vizcondesa Verdi, el Duque Elgy le aconsejó,

"El Emperador Sovieshu podría estar detrás de ti, así que será mejor darse prisa. De seguro no será bueno si te encuentra."

***

Sovieshu suspiró mientras miraba las cartas de varios países cercanos en su escritorio y se reclinó contra el respaldo de la silla.

Habían pasado unos días desde que la posición de emperatriz quedó vacante, y ya empezaban a surgir opiniones de que debía aceptar una nueva emperatriz.

Este era el alcance de momento, pero Sovieshu sabía que las opiniones se harían más intensas con el paso del tiempo.

Sovieshu volvió a suspirar. No quería a nadie a su lado por un tiempo. No sólo por los divorcios sucesivos, sino también por la maldición de Rashta.

En la Corte Suprema, Rashta gritó con todas sus fuerzas que Sovieshu era un hombre castrado.

Pocas personas creerían por completo sus palabras maliciosas. La mayoría pensaba que era el último movimiento desesperado de Rashta, mientras que unos pocos sólo lo consideraban una posibilidad.

Pero si Sovieshu se casara por tercera vez, la historia sería diferente. Todos estarían atentos a si Sovieshu tendría un hijo con la tercera emperatriz. Sólo de pensarlo le resultaba extenuante.

Cuanto más lo pensaba, más sentía un dolor punzante en un costado del abdomen. Al final, Sovieshu llamó al médico del palacio.

"¿Se encuentra bien, Su Majestad?"

"Siento un dolor punzante alrededor del abdomen."

"Necesita despejar la mente, Su Majestad."

Cuando el médico del palacio le dio la medicina, Sovieshu la tomó de inmediato y salió de la oficina.

Deambuló lentamente por el palacio principal mientras intentaba suprimir su mente abrumada.

Pero sin importar a dónde fuera, la tristeza era insoportable porque no dejaba de recordar los viejos tiempos.

Incluso fue muy difícil ver a Navier volver a casarse frente a sus ojos, pero pudo soportarlo por Glorym. Centró su mente en el bebé que pronto nacería.

Sin embargo, ahora que el bebé se había ido, también lo había hecho su paz mental. Sentía que estaba solo en medio de una fuerte ventisca.

'La Vizcondesa Verdi debe haber huido a salvo.'

Lo que se sabía en el exterior era que Glorym estaba encerrada en la torre al otro lado de Rashta. Sovieshu se quedó aturdido por un momento, recordando a la niña que no volvería a ver en el resto de su vida, luego sacudió la cabeza y se alejó por el pasillo.

Deambular sin hacer nada lo abrumó aún más, así que se dirigió de vuelta a su oficina.

Sin embargo, el Marqués Karl estaba parado frente a su oficina con una expresión muy incómoda, y a su lado había un hombre de cabello negro que nunca había visto antes.

"¿Qué ocurre?"

Cuando Sovieshu preguntó al acercarse, el Marqués Karl se inclinó cortésmente y señaló al hombre de cabello negro.

"Su Majestad, soy un enviado del Imperio Occidental. He venido con un mensaje urgente."

Sovieshu frunció el ceño.

"¿Un enviado?"

"Me llamo Crow, Su Majestad. Esta es la primera vez que le saludo."

{Nota: Crow = Cuervo.}

El hombre de cabello negro se veía demasiado sencillo para haber venido como enviado. Ni siquiera tenía compañía.

Pero si fuera un enviado falso, el Marqués Karl no lo habría traído aquí.

"¿A qué ha venido?"

Sovieshu preguntó un poco ansioso. Dado que ha recibido cartas y delegaciones de otros países una tras otra, no era extraño que un enviado del Imperio Occidental viniera en este momento.

'¿Pero por qué me siento tan ansioso?' Si fuera un simple enviado que expresaría el apoyo del Imperio Occidental, no habría venido con un mensaje urgente.

"Su Majestad, la Emperatriz Navier del Imperio Occidental fue atacada."

Sus palabras fueron como si un rayo hubiera caído, Sovieshu no pudo decir nada por un momento.

¿Atacada...? Atacada... Atacada.

"¿Qué quieres decir con atacada?"

Cuando Sovieshu preguntó asustado, tras entender finalmente sus palabras, el enviado de cabello negro respondió con dificultad.

"Exactamente eso. Un hombre que guardaba rencor al Emperador Heinley se lanzó deliberadamente sobre la Emperatriz Navier desde el techo del palacio."

El Marqués Karl miró al enviado con la boca abierta mientras que Sovieshu sacudió la cabeza por reflejo.

'No puede ser. No puede ser.'

Entonces Evely vino a su mente. Evely era una maga sanadora extremadamente rara y valiosa.

"Si es Evely... espera, ¿en qué estado se encuentra? No me digas que...'

"¿Murió?"

La voz de Sovieshu tembló como la de una oveja.

"No."

El enviado de cabello negro se apresuró a responder.

"Está viva. Pero sigue en coma..."

"Hay una maga en nuestro país que puede usar magia curativa. La Emperatriz Navier la patrocinó mientras estuvo aquí, así que puede ir al Imperio Occidental a ayudarla."

Antes de que el enviado pudiera solicitar la ayuda de una maga llamada 'Evely', Sovieshu se adelantó y dijo,

"Marqués Karl. Busca a Evely y cuéntale la situación en el camino."

Después de dar instrucciones rápidamente al Marqués Karl, Sovieshu ordenó al Conde Pirnu en su oficina que preparara el carruaje y los caballos más rápidos.

En tres horas, la delegación que partiría al Imperio Occidental estaba lista. Esta incluía a Evely, que se encargaría del tratamiento, a caballeros en previsión de posibles ataques, a funcionarios para entender el contexto del incidente y a una persona que volvería al Imperio Oriental antes que Evely para informar de la situación.

Debido a la necesidad de partir lo antes posible, sólo había un carruaje y no se podía llevar mucho equipaje. Todos tenían una relación cercana con Navier, por lo que terminaron sus preparativos a toda prisa y subieron al carruaje.

"Navier..."

Sovieshu mencionó su nombre dolorosamente mientras observaba por la ventana el carruaje en la distancia.

"Navier, qué te pasó..."

Todo sucedió tan rápido que su mente aún lo estaba asimilando. De repente, Sovieshu sintió un fuerte dolor en el pecho, por lo que apretó el puño y apoyó la cabeza en el marco de la ventana.

***

viernes, 1 de julio de 2022

julio 01, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 405

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 405. La Desesperación De Sovieshu (1)



Después de mirar la píldora venenosa por un momento, se fue rápidamente a la cama y se acurrucó en las sábanas.

'¿Tratan de envenenarme porque fui sentenciada a prisión? ¿Me enviaron esa píldora venenosa para que muera? ¿Esperan que me la coma? ¡Nunca! ¡Nunca la comeré!'

Pero después de que pasó un día, dos días, tres días, recogió la píldora venenosa. Rashta se estremeció mientras apretaba la píldora en sus manos.

No había forma de que pudiera soportar permanecer aquí por mucho tiempo. Mientras se quedaba sin hacer nada, las alucinaciones de aquellos a los que había hecho daño, y de aquellos que habían intentado lastimarla, se multiplicaban.

La mirada de Navier en el momento de su divorcio aparecía incesantemente ante sus ojos.

El Vizconde Roteschu y los Vizcondes Isqua, que aparecían en su mente con una cuerda alrededor del cuello, la agarraban por los tobillos para arrastrarla con ellos.

Tuvo pesadillas todos los días.

Durante el día, dormía para que el tiempo pasara rápidamente, pero por la noche no podía dormir, así que temblaba de miedo en la oscuridad.

Lo más aterrador era que estos días se repetirían durante las próximas décadas.

Finalmente, decidió tomar la píldora venenosa.

Con las lágrimas corriendo por sus mejillas, se metió la píldora en la boca.

"Su Majestad, tengo miedo. Su Majestad, tengo miedo. Su Majestad... por qué no viene a salvarme..."

Lloró de miedo después de que se tragó la píldora en su boca.

El veneno se extendió rápidamente por su cuerpo. Rashta comenzó a temblar tan pronto como se abrazó a sí misma. En cuestión de segundos, se desplomó.

No pudo evitar revolcarse en el suelo. Sus brazos y piernas no paraban de temblar, pero su mente se tranquilizó en medio de esto. Se sentía afortunada de no tener que permanecer encerrada aquí durante décadas.

Rashta levantó la mirada hacia la pequeña ventana en lo alto. Pudo ver una luna amarilla a través de la pequeña ventana.

La luna parecía mirarla con una sonrisa.

'¿Por qué te burlas?'

Rashta sólo preguntó en su mente porque no podía mover los labios.

De repente, recordó el primer bebé que tuvo en sus brazos. La curiosidad comenzó a surgir.

'¿A qué familia pertenecía el bebé que me había dejado una herida tan profunda? ¿De quién era ese bebé? ¿Los padres que perdieron a ese bebé sufrieron tanto como yo?'

Los ojos de Rashta se cerraron lentamente.

'Ya no importa. Pero... si hay vida después de la muerte, quiero ver a ese bebé vivo y sano.'

Rashta tosió varias veces y salió sangre de su boca.

'Su Majestad... Incluso si Su Majestad odia Rashta... Rashta quiso mucho a Su Majestad... Rashta realmente amó a Su Majestad...'

Aunque Sovieshu la odiaba, Rashta todavía pensaba en él. Fue el hombre que más la amó. Fue el hombre que la hizo más feliz.

... En su mente desvanecida, de repente se encontró en una habitación oscura y estrecha.

El Vizconde Roteschu le acercó el bebé muerto, pero el bebé no estaba muerto. El bebé estaba perfectamente sano.

Cuando abofeteó al Vizconde Roteschu por mentiroso, Sovieshu entró a buscarla.

Le dijo que creía en su inocencia, que lamentaba haberla encerrado aquí, y que volviera a salir.

Una vez que bajó las escaleras y salió de la torre, se encontró con Delise. Arian estaba a su lado.

La lengua de Delise estaba intacta y Arian gozaba de buena salud. Cuando Rashta rompió a llorar, ambas se le acercaron con una sonrisa para calmarla.

Una vez que se secó las lágrimas, preguntó quiénes eran los dos niños que jugaban juntos, a lo cual le respondieron que eran Ahn y Glorym. Ambos habían crecido mucho.

Mientras seguía a los niños hacia un jardín lleno de flores, vio desde la distancia a la Emperatriz Navier rodeada de sus damas de compañía.

Rashta se puso nerviosa y tragó saliva.

Era la misma Emperatriz Navier de la pintura que Rivetti atesoraba.

Tal vez por eso parecía la protagonista de un cuento de hadas, en vez de una persona real.

Rashta la llamó. La Emperatriz Navier le devolvió la mirada con ojos fríos.

— Soy Rashta.

Navier frunció el ceño como si no supiera quién era.

Rashta dijo entre lágrimas.

— Soy Rashta.


Rivetti era todo lo que Rashta había deseado ser. Esta era la persona que Rivetti tanto admiraba.

— Soy Rashta.

Una leve sonrisa apareció en el rostro frío de Navier. Aunque no reconoció a Rashta, la abrazó como había hecho con Rivetti.

Ese abrazo fue reconfortante...

Sin cerrar los ojos por completo, Rashta dejó de moverse.

El viento que entraba por la ventana hizo que su cabello plateado revoloteara en el aire como si hubiera cobrado vida.

Su cuerpo fue encontrado una semana después de ese día.

***

En estos momentos llovía tan fuerte que incluso si una persona utilizaba un paraguas, sus hombros y el borde de su abrigo se mojarían. Por esa razón, nadie quería salir de sus casas o tiendas.

En este tipo de clima, era raro ver un carruaje noble. La mayoría de los nobles se quedaban en sus grandes mansiones, calentándose frente a la chimenea y bebiendo sopa caliente.

Sin embargo, como no había nadie en las calles, los nobles que salían en sus carruajes podían conversar con relativa tranquilidad.

"Para ser honesta, no sé por qué el Duque está ayudando a la princesa."

"El Emperador Sovieshu podría matar a esta niña por venganza."

Había tres personas en este carruaje.

El Duque Elgy, la Vizcondesa Verdi y Glorym, que dormía en los brazos de la Vizcondesa envuelta en una manta.

"Su Majestad no sería tan cruel."

"Bueno, reconozco que el hecho de que la mate es sólo una suposición mía. Pero incluso si no lo mata, sus padres son criminales, así que la niña se convertirá en una esclava. ¿No sería una lástima?"

La Vizcondesa Verdi miró al Duque Elgy con ojos perturbados.

Se dice que el enemigo de tu enemigo es tu amigo, pero el Duque Elgy, que traicionó a Rashta, no podía considerarse un amigo de la Vizcondesa Verdi.

Aparte de coincidir en que traicionaron a Rashta, la Vizcondesa Verdi era reacia a aceptar al Duque Elgy.

Sin embargo, no tuvo otra opción que aceptar la propuesta del Duque Elgy de escapar con Glorym porque en este momento nadie prestaba demasiada atención a los descendientes de Rashta.

No porque confiara en él, sino porque no podía confiar en otra persona.

Eso fue hace unos días, por lo que ahora se encontraban a cierta distancia de la capital.

Pero la desconfianza no desapareció fácilmente. 

'¿Por qué el Duque Elgy? ¿Por qué el Duque Elgy se tomaría la molestia de ayudar a la princesa?'

martes, 28 de junio de 2022

junio 28, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 404

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 404. La Desesperación De Sovieshu (2)




Rashta era quien había utilizado esta habitación hasta hace poco, pero la habitación vacía le recordó a Navier.

— ¿Ve esto, Su Majestad? Es mi habitación.

Le vino a la mente lo que había dicho Navier con mucho entusiasmo, el día que vino por primera vez a utilizar esta habitación.

Recorrió la habitación con los brazos extendidos y las puntas de los pies levantadas. Al final, respiró profundamente y murmuró cuando sus ojos se encontraron.

— Este es el aroma del poder...

Cuando Sovieshu se rió porque lo encontró divertido, Navier también se rió. El actual Sovieshu también se rió al recordarlo.

Si bien la mayor parte del tiempo actuaba con frialdad, a veces solía hacer bromas. Incluso sus bromas parecían serias porque mantenía una expresión indiferente.

Sovieshu miró aturdido alrededor de la habitación. Sus ojos se posaron en el sitio donde solía estar el escritorio de Navier.

En el sitio que ahora estaba vacío, había un escritorio de madera del Reino del Norte que había obsequiado a Navier.

Sovieshu se sentó en el escritorio y abrió los brazos en el momento en que se lo dio. Navier se quejó de que no era tan elegante, pero se le acercó y lo abrazó cariñosamente.

"Navier."

Sovieshu cayó de rodillas y se agarró el pecho porque le resultaba difícil respirar.

'¿Por qué comencé a considerarla fría a pesar de que teníamos tantos buenos recuerdos?'

Al menos dos veces por semana, ambos cenaban juntos y hablaban de todo tipo de cosas.

Los dos no eran tan dulces como los protagonistas de las novelas románticas, pero eran buenos amigos.

En todos los años que pasaron juntos hubo ocasiones en las que discutieron, pero nunca se pelearon de verdad.

Cuando eran el príncipe heredero y la princesa heredera, los nobles los veían tan lindos como un par de jóvenes tortolitos.

"Navier..."

Susurró el nombre de Navier con desconsuelo.

Si hubiera sabido que esto pasaría, habría tomado a ese tonto de Scherl como su sucesor desde el comienzo.

'Debí observar un tiempo más, y hacer del tonto de Scherl mi sucesor si parecía que no tendríamos un hijo. ¿Por qué demonios abandoné a mi esposa y amiga de la infancia? ¿Por qué tengo que pasar por esto?'

"Navier..."

Sovieshu golpeó repetidamente el suelo con sus puños.

Navier, me siento solo. Es doloroso. Estoy exhausto. Navier, mírame sólo una vez. Navier, me viste. Te vi mirarme. Te vi escondida detrás de las cortinas. ¿Por qué me evitas? Navier, por favor, sólo mírame una vez más...

Su mente estaba confusa. Los acontecimientos de la noche del día del juicio de Rashta y el presente se superpusieron.

También recordó al Emperador Heinley, que lo miraba directamente desde otra ventana.

Con su mirada parecía decir que ahora era él quien vivía con ella, quien reía con ella y quien tomaba su mano. En otras palabras, la mujer a mi lado es mi esposa, no tuya.

No podía olvidar los ojos fríos de Navier mientras se iba en el carruaje...

Sovieshu estaba realmente desesperado. 'Si me encontró en mi último aliento, ¿volvería a mirarme? Si le pidiera perdón en mi lecho de muerte, ¿querría verme una vez más?'

Estaba demasiado cansado. Sólo quería que le diera ánimos una última vez. Una sola palabra estaría bien. Deseaba al menos verla de cerca.

'¿Se compadecerá de mí si muero?'

Un intenso deseo y dolor nublaron por completo sus sentidos.

"Navier... mi esposa."

Sovieshu sonrió tontamente. '¿Dónde comenzó? ¿Dónde me equivoqué?'

Rashta... Sovieshu cerró los ojos. Lo que le había dicho a Rashta era cierto. Al menos no la culpaba de su separación con Navier.

'Pero si Rashta no me hubiera hecho creer que el bebé en su vientre era mío...'

Sovieshu sacudió la cabeza. Aunque la situación habría sido diferente, ese no fue el problema principal.

'El problema fue traer a Rashta aquí. No debí ir de caza ese día.'

'No, lo que no debí hacer fue traer a Rashta para tratar sus heridas y después compadecerme de ella.'

'No, lo que debí hacer fue contarle a mi esposa después de compadecerme de Rashta.'

'Debí decirle a Navier que había salvado a esa esclava, que había resultado herida por mi culpa, que su situación era lamentable, y que si la aceptaba como sirvienta en el Palacio del Oeste.'

— Escuché que encontraste una esclava fugitiva en el terreno de caza. ¿Es cierto?

'Debí responder a la pregunta de Navier de otra manera.'

'No debí castigar a Laura encerrándola por insultar a Rashta.'

'No debí comparar a Navier con Rashta.'

'No debí decirle, ¿no puedes dejarlo pasar por una vez?'

'No debí convertir a Rashta en mi concubina.'

'No debí enviar regalos a Rashta en nombre de Navier.'

"Basta."

Exclamó Sovieshu mientras las venas de su cuello sobresalían. Estaba completamente exhausto. No podía soportar el torrente de arrepentimientos que invadía su mente sin control.

Lo más doloroso es que los numerosos errores que cometió podrían haberse enmendado.

Si no hubiera pedido el divorcio a Navier, podría haber corregido todos sus errores arrepintiéndose, pidiendo perdón y volviéndose a acercar a ella con cuidado.

"Alcohol."

Sovieshu salió al pasillo y ordenó a un caballero.

"Trae una botella de alcohol."

Cuando el caballero trajo la botella de alcohol, Sovieshu comenzó a beber sin parar.

Bebió, bebió y bebió hasta que sintió que el alcohol le subía por la nariz.

Cuando inclinó su vaso para beber, pudo ver a Navier sentada en el escritorio a través del líquido amarillo claro. Parecía pensativa antes de que lo mirara con el ceño fruncido.

"¿No vas a dejar de beber?"

"Ah... ah... Navier... Navier..."

Perdió la fuerza en su mano por un momento, el vaso de vidrio cayó al suelo y se hizo añicos.

Sovieshu se derrumbó donde estaba y sollozó.

'Arruiné todo con mis manos. Con mis propias manos.'

En medio de su llanto, se elevaron los gritos efusivos de las personas.

Las personas celebraban la ejecución del Vizconde Roteschu, Alan Rimwell y los Vizcondes Isqua.

***

Rashta, que había sido encarcelada temporalmente en el Palacio del Sur, fue depuesta en el mismo Gran Salón donde había alcanzado la cima.

La corona de emperatriz le fue quitada y su vestimenta de emperatriz fue cambiada por una túnica negra.

Sovieshu no apareció. No hubo una última cortesía hacia la emperatriz que provocó la ira del emperador, la emperatriz que ocultó su origen de esclava para ascender al trono, la emperatriz que intentó dar sus tierras.

Rashta estaba agotada y soportó todo el proceso sin fuerzas.

Quedó completamente destruida cuando su padre, que la había abandonado en dos ocasiones, la abandonó por tercera vez en la Corte Suprema.

Era como si la pequeña esfera de cristal que quedaba en su corazón se hubiera hecho añicos por completo.

Con ambos brazos sujetados por los caballeros, Rashta subía las estrechas y empinadas escaleras de la torre.

En el camino, un caballero habló con voz oscura.

"He estado esperando este momento desde el día en que acompañé a mi señora a la corte de divorcio."

Rashta miró a un lado mientras subía las escaleras descalza.

"Tú..."

El caballero no reveló su nombre, pero Rashta lo reconoció.

Era la subcomandante de los Caballeros de la Guardia Imperial, que siempre seguía a la Emperatriz Navier como una sombra. Sir Artina.

Rashta la miró fijamente y le preguntó,

"¿Cómo es posible?"

"¿Qué quieres decir?"

"¿Por qué no todos la traicionaron?"

"..."

"Todos me traicionaron. Pensé que no me traicionarían si ascendía al trono, pero una vez que ascendí, me traicionaron aún más. ¿Por qué no traicionaron a Navier?"

Las comisuras de la boca de Sir Artina se curvaron con frialdad.

"¿De qué estás hablando? Es porque ella fue traicionada que pudiste ocupar la posición de emperatriz aunque sea por un corto tiempo."

"Ah..."

Rashta parpadeó y estuvo de acuerdo. Una leve sonrisa apareció en su rostro.
.
"Eso es cierto."

La actual Rashta no tenía la misma fortaleza que cuando lanzó sus zapatos y gritó en la corte suprema que el emperador era un hombre castrado.

Otro caballero hizo un guiño a Sir Artina con una expresión que parecía decir, '¿Se ha vuelto loca?'

Sir Artina sacudió la cabeza. No importaba si se había vuelto loca. Rashta permanecería encerrada en la torre el resto de su vida.

Pasaría sus días sola en una habitación donde tendría tiempo para reflexionar sobre los malos actos que había cometido.

No tendría forma de morir ni nadie con quien hablar, sólo podría pensar en el pasado día tras día.

El encarcelamiento era un castigo cruel aunque no lo pareciera.

Aunque se arrepintiera de sus malos actos, nada cambiaría.

Encerrado en una torre durante muchos años, incluso una persona normal acabaría por volverse loca.

Mientras Sir Artina observaba a Rashta moverse sin fuerzas, pensó que no resistiría por mucho tiempo.

Cuando llegaron a la parte alta de la torre, un caballero abrió la puerta y Sir Artina empujó a Rashta al interior.

"¡Aah!"

En cuanto Rashta cayó al suelo, la puerta fue cerrada de forma brusca.

Se escuchó cómo la puerta era trancada.

Rashta miró a su alrededor. Estaba oscuro. La habitación estaba a oscuras, sin una sola vela.

La luz del sol que entraba por una pequeña ventana en lo alto era la única luz aquí.

Una cama deteriorada y un pequeño baño... a oscuras. La habitación se volvería más oscura por la noche.

¿Viviré aquí el resto de mi vida? Rashta finalmente entró en pánico.

"No quiero... ¡no quiero!"

Rashta se acercó rápidamente a la puerta y comenzó a golpearla.

*Thump, thump, thump.*

Sus golpes sacudieron la pequeña habitación.

"¡Abran la puerta! ¡Abran la puerta!"

Los ojos de Rashta se abrieron mucho y no paró de golpear la puerta.

"¡No quiero quedarme aquí! ¡Abran la puerta! Abran la puerta!"

Rashta dio patadas, puñetazos y cabezazos a la puerta, pero no se abrió. Ni siquiera hubo respuesta.

Los caballeros parecían haber bajado las escaleras.

Rashta dio un paso atrás y gritó con todas sus fuerzas.

"¡Kiaaaaaaah!"

Gritó varias veces como si fuera un cuervo.

Sintió un alivio temporal al pensar que no moriría fácilmente porque aún era demasiado joven, pero eso también implicaba que,

'¿Cuántas décadas pasaré aquí? ¿Qué haré en ese tiempo?' Todo era aterrador.

"¡Sovieshu! ¡Su Majestad! ¡Abra la puerta!"

Completamente confundida, Rashta volvió a golpear la puerta.

"¡Su Majestad! ¡Abra la puerta! ¡Lo lamento, abra la puerta! ¡Su Majestad, abra la puerta!"

Rashta se aferró a la puerta llorando. Por más que rugía a la puerta, no había respuesta.

"¡Su Majestad! ¡Por favor, abra la puerta!"

Rashta sollozó y golpeó su cabeza contra la puerta.

"¡Dijiste que serías mi salvador! ¡Me prometiste que nunca más pasaría por momentos difíciles! ¡Su Majestad, dijiste que siempre me protegerías!"

Rashta sacudió la cabeza mientras gritaba, pero nadie respondió.

Rashta retrocedió y se agachó al lado de la cama.

Mientras temblaba, recordó el momento en que Delise le enseñó su lengua con una sonrisa, recordó la cabeza de Fix, que había sido cortada, recordó los chillidos del pájaro azul al arrancarle las plumas, recordó la sensación de apuñalar a Arian para poder escapar...

Rashta se sintió abrumada por todas sus malas acciones que vinieron a su mente en forma de alucinaciones.

"¡No! ¡No! ¡Tengo miedo! ¡Su Majestad! ¡Tengo miedo! ¡Su Majestad, tengo miedo!"

Rashta lloraba y daba fuertes pisotones en el suelo, pero las alucinaciones no desaparecían.

"¡Sálveme, Su Majestad!"

Rashta volvió a correr hacia la puerta y la golpeó.

En ese momento, se abrió la tapa de la pequeña abertura situada en la parte inferior de la puerta por la que se pasaba la comida, y una mano blanca apareció.

Esa mano desapareció en cuanto dejó caer una píldora al suelo.

Rashta se quedó mirando la píldora hasta que se dio cuenta de que no había sido una alucinación, y se apresuró a golpear de nuevo la puerta.

"¡Abre! ¡Abre! ¡Abre la puerta! ¡Por favor, ayúdame!"

Pero la persona que vino por un momento se fue sin hacer ruido.

Después de permanecer delante de la puerta durante varias horas, Rashta extendió lentamente la mano para recoger la píldora.

Rashta miró aturdida la píldora que tenía en la mano. No había indicación de qué píldora se trataba, pero Rashta lo dedujo de inmediato. Era una píldora venenosa.

Rashta tiró la píldora venenosa.

"¡¿Qué quieres?! ¡¿Qué se supone que significa esto?!"

Nadie respondió a sus gritos.

viernes, 24 de junio de 2022

junio 24, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 403

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 403. La Desesperación De Sovieshu (1)




La sangre corría por el suelo, pero no había demasiada sangre en el cuerpo de Heinley.

Una vez que salió por la puerta de hierro, Heinley no se dirigió directamente a la habitación de Navier, sino que fue al baño a ducharse.

En parte para limpiarse la sangre, pero también porque no quería ir donde Navier con el profundo resentimiento del Viejo Duque sobre su cuerpo.

Aunque su resentimiento era mayor que el del Viejo Duque, ahora estaba decidido a impedir por completo cualquier cosa que pudiera hacer daño a Navier.

Incluso si se tratara de una superstición.

Heinley vertió agua fría sobre su cabeza varias veces mientras se miraba en el espejo. Luchaba por dominar su expresión.

Quería abandonar su aspecto aterrador para recuperar el aspecto adorable y puro que amaba Navier.

Pero sin importar cuánta agua vertía sobre sí mismo, lo que se reflejaba en el espejo era un hombre lleno de resentimiento y venganza.

Heinley dejó el balde a un lado, cerró los ojos y respiró profundamente para reprimir su ira.

Como había dicho el Viejo Duque, las personas lo considerarán sospechoso aunque muestre piedad con el resto de su familia.

Las últimas palabras de un moribundo pueden influir fácilmente en las personas.

Como el Duque Zemensia no podía derrotar a Heinley con su poder, manchó su honor con su suicidio y cuestionó la muerte de su hermana.

Acabó con su propia vida en público y difundió un testamento en el que afirmaba que su hermana había sido asesinada.

La compañía postal reveló que había distribuido copias de ese testamento por todo el país, incluso en el extranjero.

Heinley volvió a verter agua fría sobre su cabeza.

Si se desempeñaba bien como emperador, las personas de su generación dejarían atrás las sospechas y los prejuicios, pero esto de todos modos quedaría registrado en la historia, y sería cuestionado.

Hasta que su hermano ascendió al trono, la Familia Zemensia era el orgullo del país, por lo que las personas podrían decir en el futuro,

— El Emperador Heinley presuntamente envenenó a su hermano para ocupar el trono. Sedujo a una respetada emperatriz de otro país para cambiar su imagen. Luego encarceló a la esposa de su hermano por un escándalo y la asesinó. El hermano de la Reina Christa, que lo admiraba sin saber esto, enloqueció y se suicidó al descubrir la verdad. Al final, el Emperador Heinley incluso acabó con toda la familia de la Reina Christa.

Si mostrara un poco de piedad hacia la Familia Zemensia, la última parte de esta evaluación desaparecería.

La Duquesa Zemensia escapó con sus hijos a un país extranjero, y para capturarlos debía involucrar a otros países en esto. Por el bien de su honor, sería mejor dejarlos ir.

Heinley abrió los ojos lentamente.

Aún así, no podía tener piedad.

Aunque la historia lo desprecie, su odio sólo se desvanecerá cuando acabe con todos los miembros de esa familia.

Incluso si pudiera, mataría a los niños. Pero...

'Si lo hago, Reina me odiará cuando se despierte.'

Después de que tomó un baño completo con agua fría, Heinley se esforzó por borrar sus pensamientos aterradores.

Pensaría en esto más adelante.

Fue directamente a la habitación de Navier. No se perfumó ni se vistió espléndidamente, como de costumbre.

***

"¡Su Majestad!"

"Por favor, abra los ojos..."

"Emperatriz Navier..."

Después de medio día, la habitación todavía estaba envuelta en un mar de lágrimas.

Las damas de compañía de Navier, sus ayudantes, sus caballeros personales, Nian y Koshar, que se apresuraron a venir en cuanto fueron informados, la Princesa Charlotte, que todavía se quedaba en el Palacio Imperial, y las mujeres de la nobleza con las que se había vuelto cercana, lloraban en la habitación.

Afortunadamente, el Duque y la Duquesa Troby no volvieron. Si hubieran visto a su hija colapsar, habrían perdido la cabeza por completo.

"Su Majestad, Su Majestad. Por favor, salve a nuestra Navier. La Emperatriz Navier finalmente pudo rehacer su vida. ¡Por favor, salve a nuestra Navier!"

Laura se aferró al dobladillo de la ropa de Heinley mientras lloraba. Koshar también miró a Heinley con ojos suplicantes.

Podía proteger a su hermana con su espada, pero no podía hacer nada para curarla.

Heinley se acercó a Navier, apretó su mano y le dijo a Koshar.

"En cuanto ambos perdieron el conocimiento, envié al pájaro más rápido al Imperio Oriental. Navier estará bien, hermano."

"¿Al Imperio... Oriental?"

La Condesa Jubel preguntó desconcertada,

"¿Llamarás a la Duquesa Troby?"

"Aunque también llamé a la Duquesa Troby, escuché que en el Palacio Imperial de ese país hay una maga que la Emperatriz Navier ha patrocinado desde pequeña. Puede utilizar magia curativa, por lo que será capaz de curar tanto a la Emperatriz como al Gran Duque Kapmen."

Heinley apretó más la mano de Navier. Le dolía el corazón mientras hablaba.

'Si no hubiera devuelto el maná a esa chica, Navier ahora...'

Su mano se estremeció levemente.

"¿Su Majestad Sovieshu aceptará enviarla?"

Rose consiguió preguntar en voz baja.

Heinley asintió.

'La enviará. Ese maldito emperador todavía ama a Navier. La noche del día del juicio de Rashta incluso se quedó mirando hacia las ventanas donde se alojaba Navier.'

"Le envié un mensaje que no podrá rechazar."

***

"La Vizcondesa Verdi escapó con Glorym."

"¿Dónde se encuentra?"

"Todavía no ha salido de la capital."

"Ayúdala a escapar en secreto."

"Sí."

"Síguela a escondidas... cuando sea el momento en que la Vizcondesa deba reunirse con el subordinado del Duque Elgy, hazte pasar por esa persona y llévala al Reino del Sur. Una vez que lleguen a la frontera del Reino del Sur, se encontrarán con el Conde Elia."

"Sí."

Como los preparativos se habían hecho de antemano, el caballero partió en cuanto recibió la orden de Sovieshu.

Sovieshu suspiró y trató de sacar a Glorym de su mente.

'Esto debería ser suficiente para desprender cualquier vínculo.'

La niña no era su verdadera hija, ni la princesa que tanto amaba.

Por el contrario, los padres de esa niña eran personas a las que detestaba, así que ya había hecho mucho por ella.

En cierto modo, su estatus de princesa cambiaría al de una falsa noble, pero desde una perspectiva diferente, al menos no viviría como una esclava el resto de su vida.

Sovieshu volvió a su dormitorio y miró al pájaro azul en la jaula.

El pájaro azul se rascaba tranquilamente las plumas con el pico y chirrió de felicidad al ver a Sovieshu.

Sovieshu dio de comer al pájaro y se sentó en la cama con la mirada perdida.

Después de un tiempo, Sovieshu fue al Palacio del Oeste.

El Palacio del Oeste estaba vacío. La habitación decorada lo más hermosamente posible para Rashta estaba ahora vacía, ya que Rashta había sido encerrada temporalmente en el Palacio del Sur antes de ser llevada a una torre.

La habitación estaba tan desolada porque todos los muebles que Rashta utilizaba habían sido retirados porque se creía que podían traer desgracias.

Hace un tiempo utilizados por su madre, hace un tiempo utilizados por su esposa...

"Navier."

Sovieshu pronunció el nombre de la mujer que había sido su esposa desde la infancia, se apretó el pecho y exhaló con dolor.

martes, 21 de junio de 2022

junio 21, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 402

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 402. Lágrimas De Sangre (2)



"¿En serio?"

"Sí, parece que bloqueó las puertas y ventanas para que no entrara ni un poco de luz."

"También se dice que su muerte no fue un suicidio, sino un asesinato."

"Imposible."

"Bueno, podría ser mentira. Ese hombre solía odiar a Su Majestad."

"Por mucho que lo odiara, podría haber llevado una vida normal si se hubiera quedado tranquilo. ¿No creen que se sentía tan mal por no haber salvado a su hermana, que se suicidó?"

"Sí, eso pudo llevarlo hasta el punto de suicidarse."

"Aun así, ¿por qué saltó sobre la Emperatriz Navier?"

"Escuché que quería morir en público. ¿Habrá decidido eso al final?"

Las personas parecían reunirse para hablar de esto. Los Caballeros Clandestinos de Heinley recorrieron la capital para recopilar cuidadosamente estos comentarios, el estado de ánimo de las personas y sus reacciones.

"Nunca pensé que se suicidaría en público..."

El Canciller, que había sido advertido previamente por Kapmen, no se atrevió a mencionarlo y mantuvo la boca cerrada.

Si se supiera que sólo se preocupó por el Viejo Duque a pesar de la advertencia de Kapmen, el furioso Emperador Heinley podría considerarlo responsable.

El Emperador Heinley solía ser indulgente, pero ahora no era el mismo de siempre. El Emperador Heinley parecía muy peligroso. Temía que pudiera explotar ante el más mínimo descuido.

"¿Qué hay del testamento del Duque Zemensia?"

"No sé si debería llamarlo testamento, pero... parece que preparó varios con el mismo contenido con antelación."

En las casas de los amigos del Duque Zemensia, donde se había quedado después de que su padre lo expulsara, se encontraron decenas de cartas en las que se expresaba arrepentido, 'Descubrí que el Emperador Heinley mantuvo a mi hermana encerrada con las puertas y ventanas bloqueadas para asesinarla'.

El Duque Zemensia también había ordenado enviar cartas con el mismo contenido a todas partes.

Incluso se supo que hace unos días fue al registro y pidió devolver a su padre el título de duque porque sentía que se estaba volviendo loco.

"Los amigos que hospedaron al Duque Zemensia testificaron que realmente se estaba volviendo loco. Sólo bebía y decía tonterías todo el tiempo."

Heinley murmuró con voz fría,

"No estaba loco, pero sí estaba preparado para fingir estarlo."

Hubo demasiados preparativos como para decir que simplemente se había vuelto loco por el remordimiento.

Incluso su esposa e hijos vivían en otra mansión fuera de la capital con el pretexto de no incomodar a sus amigos.

Heinley envió caballeros para capturarlos, pero supuso que los tres habían cruzado la frontera y huido a otro país.

Incapaz de soportar el dolor en su corazón, Heinley apretó los puños y cerró los ojos.

Justo antes del choque, Navier lanzó su magia de hielo por reflejo sobre el hombre que caía hacia ella, mientras que Kapmen intentó apartarla y la cubrió con su cuerpo para protegerla.

Todo ocurrió en un instante. Frente a sus ojos.

El Duque Zemensia murió en el acto.

Tanto Kapmen como Navier sobrevivieron porque la caída del Duque Zemensia se ralentizó cuando fue alcanzado por la magia del hielo.

Pudieron sobrevivir.

Sin embargo, Navier no pudo concentrar suficiente maná dado que lanzó la magia de hielo por reflejo, por lo que no tuvo mucho efecto.

Como resultado, ambos no pudieron despertarse. Aunque resultaron seriamente heridos, el impacto en la cabeza que sufrió el Duque Zemensia fue mortal.

Heinley se apretó el lado izquierdo del pecho mientras se retorcía para ocultar su dolor.

Pero no fue fácil. Se odiaba a sí mismo por desconfiar únicamente del Viejo Duque Zemensia a pesar de que McKenna le había advertido de que le parecía extraño.

Odiaba a su yo del pasado por pensar que podría utilizar fácilmente al Duque Zemensia después de que éste le agradeciera entre lágrimas haber salvado a su hijo.

Si el Duque Zemensia hubiera sobrevivido a la caída, habría conseguido aliviar un poco su dolor al poder descargar su ira contra el responsable.

Pero el hombre que había puesto en peligro a la mujer que amaba y a su hijo murió al instante.

Su ira que había perdido su objetivo carcomía sus entrañas. McKenna miró a Heinley con lágrimas en los ojos.

"Su Majestad..."

Incapaz de llorar, Heinley preguntó con los ojos enrojecidos,

"¿Qué hay del Viejo Duque Zemensia? ¿Lo atraparon?"



***

Desde el interior de la puerta de hierro bien cerrada salían continuamente fuertes crujidos y gritos de dolor. La sangre fluía por debajo de la puerta de hierro y formaba charcos.

Asustados, los caballeros oficiales tragaron saliva seca mientras apretaban los puños. Los Caballeros Clandestinos, a los que Heinley había reunido y con los que había trabajado directamente durante sus años como príncipe, estaban tranquilos porque conocían la personalidad de Heinley, pero no los Caballeros de la Guardia Imperial.

Aún consideraban al Emperador Heinley como un príncipe playboy despreocupado. Aunque se había adaptado a sus deberes como emperador mejor de lo esperado, a menudo se atribuía a que la Emperatriz Navier estaba a su lado para guiarlo.

Sin embargo, la opinión de todos cambió cuando el furioso Emperador Heinley ordenó traer al Viejo Duque Zemensia y el cuerpo de su hijo a un calabozo, luego entró personalmente y cerró la puerta de hierro. Desde entonces los gritos de dolor no habían cesado.

No sabían qué pasaba dentro, qué causaba esos crujidos, ni cuánta sangre había derramada al otro lado de la puerta.

Al cabo de tres horas, los gritos finalmente cesaron por un momento.

Los Caballeros de la Guardia Imperial se sintieron aliviados sin darse cuenta, relajaron sus hombros y brazos, que habían estado tensos todo el tiempo.

'¿Se acabó?'

***

Aún no había acabado.

Cuando Heinley extendió hacia un lado la herramienta en su mano, Mastas se acercó y la recibió.

Los Caballeros de la Guardia Imperial se estremecían de miedo sólo por los sonidos que salían del interior del calabozo, pero la expresión de Mastas era indiferente.

Era conocida por ser despiadada con sus manos, tanto que la apodaron 'manos de sangre'. Podía ser extremadamente fría incluso contra una persona a la que no guardaba rencor, pero ahora además estaba muy enojada por lo que le pasó a Navier.

Estaba tan furiosa que quería despedazar el cadáver del Duque Zemensia con sus propias manos.

El Viejo Duque temblaba mientras miraba a Heinley.

Las comisuras de la boca de Heinley se elevaron levemente.

"No puedo creer que le esté haciendo esto con mis propias manos a una persona que una vez respeté. ¿No es el mundo realmente extraño, Viejo Duque?"

"No tienes... las cualidades... de un emperador... nunca podrás ser... un emperador."

"Ya soy el emperador."

Con una sonrisa, Heinley levantó el pie y pisoteó la cabeza del Viejo Duque contra el suelo.

"Ah... Ahhh. Incluso... si haces esto... no conseguirás... nada."

Heinley sonreía mientras ponía más fuerza en el pie sobre su cabeza.

"No importa si suplicas, insultas o dices tonterías. Nada hará que tu hijo vuelva a la vida."

Los ojos de Heinley se habían vuelto tan rojos que no parecía tener una sonrisa en su rostro.

Los ojos del Viejo Duque Zemensia también se habían vuelto rojos. Su mirada estaba puesta en su hijo, que se había convertido en un cadáver sin forma.

Cuando el Viejo Duque tosió un par de veces, los dientes rotos salieron de su boca y cayeron al suelo.

"Mataste a tu hermano... mataste a mi hija... mataste a mi hijo... y ahora me matarás a mí..."

El Viejo Duque soltó una carcajada que le hizo sentir que sus pulmones se desgarrarían y miró a Heinley,

"Bastardo... ni siquiera... en el infierno... serás aceptado."

Mastas frunció el ceño a un lado.

Cuando el Rey Wharton III estaba vivo, circuló el rumor de que Heinley había causado que quedara estéril. Tras la muerte a temprana edad del Rey Wharton III, circuló el rumor de que Heinley había envenenado a su hermano mayor.

Ese rumor perseguía a Heinley como una sombra que se negaba a desaparecer.

El Viejo Duque buscaba provocar a Heinley al hablar de eso.

"¿Quiere que le cierre la boca?"

Ante la pregunta de Mastas, el Viejo Duque escupió una bocanada de sangre y se burló,

¿Creíste que nadie... te señalaría como culpable... si lo envenenabas? ¿Quién... se beneficiaba más de convertir... al saludable Rey Wharton III... en una persona enferma?

En vez de responder, Heinley volvió a patear al Viejo Duque.

El Viejo Duque tembló, pero no cerró la boca. Como si su hija y su hijo muertos le hubieran dado sus últimas fuerzas.

"Incluso si muero... Incluso si mi familia muere... Las personas dirán... el anterior rey murió repentinamente... No mucho después... la anterior reina... también murió... de forma extraña... a una edad temprana... su familia.. que lo cuestionaba... e investigaba... todos murieron..."

El Viejo Duque se estremeció como si estuviera feliz sólo de pensarlo.

"No importa... lo que me hagas... serás recordado.... en la historia... como un emperador cruel.... tampoco importa lo bien que gobiernes... serás recordado... como el emperador... que mató al anterior rey... y a la familia de la anterior reina..."

"En tu situación, Viejo Duque."

Heinley suspiró brevemente y sonrió,

"Deberías haber rezado para que te matara. ¿Sabes lo que pasará ahora?"

"..."

"Sir Mastas."

"Sí, Su Majestad."

"Debemos cooperar con los demás países para capturar a todos los familiares, empleados y soldados del hombre que intentó asesinar a la emperatriz."

"Sí."

Los ojos de Heinley, enrojecidos por la ira, se volvieron más fríos.

"Parece que el Viejo Duque tiene mucha hambre."

Heinley miró en silencio el cadáver del Duque Zemensia, luego hizo una señal a Mastas y salió.

Los ojos del Viejo Duque se agrandaron tanto que parecían a punto de salirse.

***

jueves, 16 de junio de 2022

junio 16, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 401

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 401. Lágrimas De Sangre (1)




De vuelta a la capital, Kapmen visitó al Canciller y le informó de que el Duque Zemensia apuntaba al Emperador y a la Emperatriz.

Sin embargo, el Canciller lo miró con una expresión de disgusto.

"¿No se refiere al Viejo Duque Zemensia, sino al Duque Zemensia?"

"Sí."

"Gran Duque, el Duque Zemensia se mudó a la casa de un amigo después de que su padre lo expulsó. Odia a su hermana por su situación."

"Sé con certeza que es el Duque Zemensia."

Kapmen recordó la determinación con la que el Duque Zemensia se prometió a sí mismo vengar la muerte de su hermana.

"El Duque Zemensia planea atacar al Emperador y a la Emperatriz en el momento en que vuelvan al Imperio Occidental."

El Canciller frunció el ceño, su orgullo había sido herido.

"Dado que fue una visita no oficial al Imperio Oriental, no se celebrará una gran ceremonia de bienvenida ese día. Regresarán tranquilamente a cumplir con sus deberes. En el camino de vuelta, habrá un control más estricto que nunca para el acceso de los forasteros, con caballeros apostados en todas partes."

Como si no estuviera satisfecho, el Canciller añadió sin ocultar su disgusto,

"No te entrometas en los asuntos de nuestro país, estamos bien preparados."

Incluso si pertenecía a un país aliado, Kapmen era un noble extranjero.

El Canciller no estaba de acuerdo en que un noble extranjero se entrometiera excesivamente en los asuntos del Imperio Occidental.

Además, mientras Kapmen estaba en Compshire, el canciller se sintió ofendido cuando un inspector le informó de que el Gran Duque había estado husmeando en el departamento de investigación. Esto equivalía a menospreciar al Imperio Occidental.

[Parece insinuar que la seguridad del Imperio Occidental es poco fiable.]

Kapmen se sintió incómodo mientras escuchaba la voz interior del Canciller.

La postura del Canciller era correcta. Kapmen también se habría sentido ofendido si un noble extranjero intentara entrometerse en los asuntos de su país.

Sin embargo, lo que importaba ahora no era su orgullo, sino la seguridad de Navier.

"Pero no hay nada malo en aumentar la seguridad por si acaso. Esta es información confiable."

"¿De dónde viene esa información confiable?"

El Canciller suspiró y habló con voz tranquilizadora,

"El Duque, la Duquesa y sus hijos se están quedando con un amigo que vive lejos de aquí. Debido a las estrictas órdenes del Emperador Heinley, hay caballeros que nos mantienen informados de la ubicación del Viejo Duque y la de sus soldados. También tenemos caballeros por todo el Palacio Imperial."

"Aún así..."

"El Duque Zemensia no tiene soldados a su disposición, su padre tiene a todos con él. Además, el Duque Zemensia se marchó de viaje hace unos días a un sitio más lejano."

El Canciller no estaba mintiendo, Kapmen pudo comprobarlo al leer sus pensamientos.

Al final, Kapmen tuvo que marcharse sin éxito. El mal presentimiento que tenía no desapareció, por lo que vigiló el camino de vuelta al Imperio Occidental por si acaso.

También dio instrucciones a sus guardias personales para que detuvieran a cualquier persona que hiciera movimientos sospechosos.

Aunque hizo esto durante unos días, no hubo nada sospechoso como había afirmado el Canciller.

Ni siquiera en el momento en que el Emperador y la Emperatriz entraron en la capital del Imperio Occidental en sus carruajes, ni siquiera en el momento en que llegaron al palacio principal.

'Por lo que había dicho, pensé que atacaría al Emperador y a la Emperatriz en su camino de vuelta al Imperio Occidental. ¿Me habré equivocado? ¿Tal vez se refería a que aprovecharía cualquier oportunidad en la que Heinley y Navier estuvieran solos para atacar?'

Después de que Kapmen siguió la procesión hasta el palacio principal desde la distancia, finalmente se tranquilizó un poco y decidió contar esto a Navier por separado.

En ese momento, pudo oír desde arriba la voz interior de una persona preparada para morir.

[Lamento irme primero, padre. Lo siento, esposa. Los amo, hijos míos. Hermana Christa... iré a acompañarte con un regalo.]

Kapmen levantó la cabeza sorprendido.

Una capa roja revoloteaba en lo alto del techo del palacio. Justo entonces, el Duque Zemensia saltó,

Como si el tiempo se hubiera ralentizado, Kapmen pudo ver claramente este momento fugaz.

Una vez que bajaron de los carruajes en la entrada del palacio principal, Heinley hablaba con McKenna y Navier sonreía feliz mientras los sirvientes sacaban el equipaje.

Navier y Heinley intercambiaban miradas de complicidad como una pareja enamorada.

Todos se dispersaron en la entrada del palacio principal. Y sobre la cabeza de Navier caía el Duque Zemensia...

Lo último que Kapmen supo fue que había protegido instintivamente a Navier con su propio cuerpo.

Una persona cayó sobre ambos de manera estrepitosa.

Después de un breve silencio, estallaron gritos de los presentes.

"Zemensia..."

Ketron, que observó la escena desde la distancia, se desplomó en el suelo al perder la fuerza en las piernas. Se cubrió la boca con sus manos temblorosas y se arrastró hacia atrás.

Hace unos días, el Duque Zemensia fue a pedirle ayuda a su regreso de Compshire.

Le confesó que había descubierto que su hermana no se había suicidado, sino que había sido asesinada después de ser encarcelada, torturada y humillada, por lo que quería suicidarse donde solía vivir su hermana. El remordimiento no le permitía continuar con su vida.

La sombra de la muerte ya se cernía sobre el rostro del Duque Zemensia, que pidió un último favor a su primo.

Por más que el Marqués Ketron trató de disuadirlo, el Duque Zemensia no quiso escucharlo y le gritó que se apuñalaría el corazón en ese instante si no lo ayudaba.

"Está bien, está bien. Cálmate por ahora. ¿Quién cuidará de tu esposa y de tus hijos si mueres? Tienes que resolver eso primero."

El Marqués Ketron accedió. No sólo por cumplir la última petición de su primo, sino también porque sentía cierta culpa por haberse unido al Emperador Heinley poco después de la muerte de Christa.

Así que anoche, el Marqués Ketron utilizó magia ilusoria para ocultar a Zemensia de las miradas de los demás y que pudiera subir al techo del palacio.

Pero sin importar cuánto tiempo pasó, no hubo noticias de la muerte de su primo.

Pensó que tal vez había flaqueado en los momentos finales, así que vino corriendo para intentar persuadirlo por última vez...

"¡Navier!"

El grito desesperado del Emperador Heinley desgarró el cielo azul.

lunes, 13 de junio de 2022

junio 13, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 400

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 400. Despedida Roja (2)





El Duque Zemensia se marchó después de deambular por la mansión en silencio durante un rato. Una vez que el Duque Zemensia se fue, Kapmen volvió a entrar en la mansión.

Tal vez porque estaba solo en la mansión vacía, el Duque Zemensia había pensado en muchas cosas, por lo que pudo obtener más información de la que esperaba.

Al principio, el Duque Zemensia no pudo empatizar realmente con la ira de su padre. Aunque la muerte de Christa le entristeció, no creía que hubiera razón para enojarse con el Emperador Heinley.

Además, ya tenía sus propios hijos. Aunque quería mucho a su hermana, tenía que cuidar de quienes estaban vivos. Del mismo modo que su padre abandonó a su hija por el futuro de sus nietos.

Pero después de un tiempo todo cambió, el Duque Zemensia fingió una fuerte pelea con su padre en la que fue expulsado para disipar cualquier sospecha de Heinley.

Si el Viejo Duque cometía el crimen, era probable que su esposa, sus hijos y él mismo salieran perjudicados. En cambio, si él cometía el crimen, su esposa y sus hijos podrían buscar la protección de su padre, dado que el Viejo Duque estaba por encima de él.

Sin embargo, no pasó por la mente del Duque Zemensia por qué cambió de repente de opinión ni qué tramaba exactamente.

[Cuando vuelvan felices. Esa será la última vez que sonrían.]

Esto fue lo último que pensó. Su determinación se fortalecía mientras pasaba las manos por los marcos de la ventana.

Cuando Kapmen miró de cerca la ventana en la que el Duque Zemensia permaneció durante un tiempo, notó unas marcas inusuales.

Eran marcas de que la ventana había sido bloqueada.

‘Es por esto.’

Al ver esto, Kapmen se hizo una idea de por qué había cambiado de opinión, pero aún no tenía claro qué tramaba.

Kapmen apretó los puños. Salió rápidamente de la mansión, montó en su caballo y se dirigió a la capital.

El Duque Zemensia lo observó desde la distancia.

***

Después del juicio, fui directamente a la Mansión Troby, pero mi madre había sido llamada por Sovieshu.

"No se preocupe, el Vizconde Langdel debe estar con la Duquesa Troby."

El subcomandante de la 5ª División de los Caballeros Transnacionales que me escoltaba en sustitución del Vizconde Langdel, me informó de que el Vizconde Langdel había sido llamado por Sovieshu junto con mi madre.

¿Por qué Sovieshu llamó a mi madre y al Vizconde Langdel?

Tenía curiosidad, pero mis damas de compañía no estaban a mi lado para discutirlo.

Como había pasado un tiempo desde la última vez que estuvimos aquí, envié a Laura y a la Condesa Jubel a sus respectivas casas.

"Señorita, ¿qué desea cenar?"

Le respondí al mayordomo que primero esperaría a mi madre para cenar con ella.

Afortunadamente, mi madre no tardó en volver. En cuanto mi madre regresó, le pregunté,

"Madre, ¿por qué te mandó a llamar?"

No tenía una expresión seria, así que no parecía que la hubiera llamado para algo malo, pero quería estar segura.

Mi madre se quitó la capa y se la entregó a una sirvienta con una mirada extraña.

"Me dijo que levantara el destierro de Koshar."

"¿De verdad?"

Esta era una buena noticia. Significaba que mi hermano podría suceder a la Familia Troby sin problemas.

"Entonces el Vizconde Langdel..."

"Sí. La razón principal del destierro del Vizconde Langdel fue por su intento de dañar a un descendiente de la Familia Imperial. Como ahora se sabe que Glorym no es hija del Emperador Sovieshu, creo que su destierro también será levantado."

Me alegraba escuchar eso.

No sé si el Vizconde Langdel o mi hermano regresarán de inmediato al Imperio Oriental sólo porque se levante el destierro, pero éste había sido el hogar de ambos durante muchos años.

Mientras estaba sumida en mis pensamientos, mi madre comenzó a reírse de repente.

"¿Qué ocurre, madre?"

Cuando le pregunté desconcertada por su risa inesperada, mi madre sacudió la cabeza y respondió,

"Su Majestad le dijo al Vizconde Langdel que podía imaginar las dificultades por las que había pasado, pero el Vizconde Langdel le respondió fríamente."

"¿Qué le respondió?"

"Para él, la única diferencia de Su Majestad con Rashta es que tiene poder, así que no quería su consuelo porque, por lo demás, tanto Sovieshu como Rashta son iguales."

Desde la posición del Vizconde Langdel, debe ser así.

Aunque al principio sólo estaba enojado con Rashta por difamar a la Duquesa Tuania, Sovieshu después trató de enterrar el asunto y estuvo a punto de morir en el proceso.

"... ¿Su Majestad lo escuchó tranquilamente?"

"Incluso si eso le molestó, no podía actuar de forma imprudente. Está en una situación en la que dentro de poco tendrá que presentar una queja ante la Alianza del Continente Wol por el caso del puerto, no le conviene crear problemas con un comandante de los caballeros de la alianza."

Ya veo. Sovieshu... debió estar muy enojado por dentro porque su orgullo había sido herido.

Después de cenar con mi madre, volví sola a mi habitación.

Puede que con el tiempo me sienta mal, pero ahora no me sentía así.

Tal vez porque vi que Rashta no cayó fácilmente en la Corte Suprema. Además, fue la primera vez que vi a Sovieshu ser humillado públicamente.

En un rincón de mi pecho, sentía como si Heinley bailara convertido en 'Reina'.

Podría decir que lamentaba que Rashta tuviera que permanecer encerrada en una torre el resto de su vida, pero... serían palabras vacías. En realidad no sentía pena por ella.

Este sentimiento puede cambiar más adelante, pero de momento no.

Cuando me puse ropa cómoda para dormir, el mayordomo vino a informarme de la visita de alguien,

"Señorita. Um... ha venido alguien que quiere verla."

"¿Quién es?"

"Es Lord Liedreux..."

Es Sovieshu.

De niños, a Sovieshu y a mí se nos ocurrió la idea de utilizar cada uno un seudónimo que sólo los dos conociéramos para poder escaparnos solos en secreto.

'Lord Liedreux' era el seudónimo que Sovieshu utilizaba en ese entonces.

"¿Señorita?"

"Por favor, dile que estoy dormida."

Hablé con firmeza. El mayordomo salió con la cara rígida, como si pensara que mi expresión era muy severa.

Cerré la puerta, me senté en la cama y cerré los ojos.

¿Cuánto tiempo había pasado? Cuando miré el reloj de la pared debido a la rigidez de mis hombros, me di cuenta de que habían pasado dos horas.

Me levanté y caminé por la habitación, luego salí al pasillo cercano a la habitación y miré por la ventana.

No lo hice pensando que Sovieshu todavía me estaría esperando. Sin embargo... realmente pude ver a Sovieshu.

Su rostro estaba cubierto con una capucha, como cuando fui a la Corte Suprema, pero definitivamente era Sovieshu.

Podía sentirlo.

Estaba apoyado en una pared fuera de la mansión mientras sus hombros parecían temblar levemente.

No podía verlo claramente porque estaba lejos, pero ciertamente se veía de esa manera a mis ojos.

¿Está llorando...?

Después de observarlo por un momento, me di la vuelta y regresé a mi habitación.

Cerré las ventanas, me acosté en la cama y me metí bajo las sábanas.

A la mañana siguiente, ni siquiera miré por la ventana.

"Navier. Dijiste que volverías hoy, ¿verdad?"

"Sí."

"¿Por qué no descansas unos días más antes de irte?"

"No puedo esperar a volver. También quiero compartir las buenas noticias con mi hermano."

Después de quedarse aquí un mes, mis padres vendrán al Imperio Occidental.

Una vez que desayuné y compartí un rato con mis padres porque estaríamos separados por un tiempo, me puse ropa apropiada y me subí al carruaje en el patio de la mansión.

Esta vez, a diferencia de cuando fui a la Corte Suprema, subí a un carruaje con el escudo de nuestra familia.

No quería mirar por la ventana. Aunque sé que Sovieshu ya debe haber regresado al Palacio Imperial, simplemente... simplemente no quería verlo.

Pero entonces sentí que le estaba dando demasiada importancia a Sovieshu, así que cambié rápidamente de opinión y miré por la ventana.

De este modo, quería convencerme a mí misma de que no me importaba lo más mínimo Sovieshu.

En el momento en que el carruaje salió de la mansión y miré hacia la pared exterior donde Sovieshu había estado de pie por la noche, me sorprendí.

Sovieshu... todavía estaba de pie ahí.

Cuando el carruaje pasó en esa dirección, Sovieshu me miró. Por un breve momento, nuestras miradas se cruzaron.


Sus ojos estaban llenos de una oscura desesperación. Parecía pedirme ayuda en silencio.

¿Pero qué podía hacer para ayudarlo?

Me apresuré a evitar su mirada y apoyé mi cabeza sobre el hombro de Heinley, que estaba sentado a mi lado.

Mi corazón latía con fuerza.

A primera vista, los ojos de Sovieshu parecían los de una persona al borde de la muerte.

Cuando giré la cabeza para evitarlo, sentí como si hubiera hecho algo malo.

"¿Reina?"

Heinley me preguntó preocupado.

Sacudí la cabeza, la quité de su hombro y me senté correctamente.

"Puedes seguir apoyándote en mí..."

"Estoy bien."

¿Acaso fui yo quien lastimó a Sovieshu en nuestro matrimonio? No.

¿Había razones para compadecerme por su mirada de súplica? No.

Mientras el carruaje avanzaba, me esforcé por atraer toda clase de pensamientos para sacar de mi cabeza sus ojos de desesperación.

Heinley, que miraba por la ventana, de repente me llamó, "Reina".

"En serio, estoy bien."

Al decírselo de nuevo, Heinley sugirió con una sonrisa,

"No es eso. Mira por la ventana."

No quería mirar. Aunque nos habíamos alejado de Sovieshu, temía volver a ver esa mirada que me suplicaba ayuda.

"Reina, date prisa."

Heinley insistió, así que no tuve otra opción que asomar la cabeza por la ventana.

En ese momento, pude ver olas de tela roja brillante a la vez que oía a personas vitoreando, "¡Su Majestad!", "¡Su Majestad!"

Mi mente se quedó en blanco.

Las personas salieron a la calle, ondeando telas rojas hacia mi carruaje.

"Ah..."

No sé si había sido acordado, pero continuamente se unían personas a la multitud en la calle mientras otras ondeaban las telas rojas desde sus casas y tiendas. Podía ver cómo el número de personas aumentaba a cada minuto. Algunas personas lloraban.

Entonces Heinley murmuró a mi lado,

"¿Están arrepentidos de lo que hicieron en el desfile nupcial de Rashta?"

Sacudí la cabeza. No lo sé. Sin embargo...

Recordé el día de la boda de Rashta.

El silencio de las personas hacia mí, el desprecio y el incómodo trato frío.

Aquellos que habían mostrado su rechazo hacia mí ahora ondeaban telas rojas para desearme que fuera feliz y me aclamaban mientras seguían lentamente el carruaje.

Las comisuras de mis ojos comenzaron a enrojecerse, y finalmente las lágrimas se deslizaron por mis mejillas.

"Reina."

Heinley me llamó en voz baja y me abrazó suavemente.

"Mi Reina. Mi esposa. Navier."

"..."

"El color rojo simboliza la desgracia en el Imperio Occidental, así que se siente un poco incómodo."

"Heinley."

Cuando fingí mirarlo con malos ojos por su broma, Heinley se rió y sacudió la cabeza,

"Sé que en el Imperio Oriental el color rojo simboliza la felicidad. Reina, mira cómo todos desean que seas feliz."

"... Sí."

"De ahora en adelante sólo sucederán cosas buenas. Tú, yo y nuestro hijo que viene en camino... seremos felices para siempre."

***

jueves, 9 de junio de 2022

junio 09, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 399

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 399. Despedida Roja (1)



[¿Eh? ¿Me está mirando?]

Kapmen volvió a escuchar esa voz.

[¿Qué pasa...? ¿Por qué actúa tan extraño?]

Todos los inspectores tenían expresiones similares, pero Kapmen pudo reconocer rápidamente a quién pertenecía la voz. Por un momento, el Gran Duque miró directamente a ese inspector debido a sus pensamientos.

[Ahora que recuerdo, ¿este tipo no se metió con la reina una vez? Es el tipo que de repente se puso del lado del emperador para expulsar a la reina...]

Kapmen volteó deliberadamente la cabeza para mirar a otros inspectores.

Sólo entonces el inspector que tenía pensamientos sospechosos se sintió un poco aliviado, pero no pudo relajarse del todo.

[Por si acaso, más tarde le preguntaré a Imaru.]

Imaru era una dama de compañía que Christa apreciaba mucho. En una ocasión, Navier le pidió a Kapmen que investigara a las damas de compañía de Christa, por lo que sabía ciertas cosas sobre ellas.

Aunque era realmente cercana a Christa, no fue una de las damas de compañía que la siguió a Compshire porque tenía poco tiempo de casada.

Kapmen fue directamente a visitar a Imaru.

"¿Cuál es el motivo de su visita Gran Duque?"

Imaru creía que Kapmen había contribuido a la muerte de Christa, así que lo trató con frialdad en cuanto vio su rostro. Ni siquiera permitió que Kapmen cruzara la puerta principal de su mansión.

Sin embargo, Kapmen no tenía tiempo para preocuparse por el trato frío de otros.

Tenía que averiguar lo antes posible las intenciones de la persona que había persuadido a un sirviente para que 'atacara' a la Emperatriz Navier y si tenía en mente continuar haciéndolo...

En vez de ser honesto, Kapmen tomó un pequeño riesgo,

"Escuché una historia extraña."

"¿Qué quieres decir con una historia extraña?"

"Bueno, mientras me encontraba investigando el ataque a la Emperatriz, escuché a un inspector contar una extraña historia."

"¿Qué tiene que ver eso conmigo?"

"Porque ese inspector mencionó tu nombre..."

[¿Lilide se volvió a emborrachar y le contó a otra persona sobre eso?]

Antes de que Kapmen terminara sus palabras, una voz nerviosa resonó en la cabeza de Imaru.

Kapmen se preguntó si el inspector se llamaba Lilide, pero pronto se dio cuenta de que no era así.

Recordó que Lilide era una dama de compañía a la que Christa también apreciaba mucho. A diferencia de Imaru, había seguido a Christa a Compshire.

Poco después, Kapmen descubrió que ese inspector era el amante de Imaru, pero no lo reveló, sino que se marchó y fue directamente donde Lilide.

Como la mayoría de las damas de compañía, Lilide vivía afortunadamente no muy lejos de la capital.

Sin embargo, reunirse con Lilide no fue tan fácil como con Imaru.

"Lo siento, Gran Duque. La Señorita Lilide no ha querido ver a nadie desde que volvió de Compshire. Mucho menos a desconocidos."

El mayordomo le pidió que la comprendiera. Lilide evitaba totalmente las visitas porque había sido demasiado traumático para ella ver de cerca cómo murió Christa.

"Vine de parte de Lady Imaru para transmitirle un mensaje."

Cuando Lilide finalmente aceptó reunirse con el Gran Duque Kapmen, se mostró más hostil que Imaru.

[Es como si Christa hubiera muerto por sus mentiras.] [Es una escoria que va detrás de la Emperatriz, es capaz de matar a una persona con su lengua.]

Además, fue difícil obtener información relevante debido a que se dedicó a insultarlo en su mente.

De la información que Kapmen obtuvo de Lilide, al menos una valió la pena.

Después de la muerte de Christa, volvió a bajar a Compshire y dijo que se había encontrado con 'esa persona'. Aunque Kapmen no pudo averiguar quién era 'esa persona', hizo las maletas inmediatamente y partió hacia Compshire.

En su interior, pensaba que 'esa persona' podría ser el viejo Duque Zemensia, el Duque Liberty o el Marqués Ketron.

El Duque Liberty y el Marqués Ketron se convirtieron en murciélagos que volaron hacia la Emperatriz Navier, pero antes eran enemigos, mientras que el Viejo Duque Zemensia todavía era un enemigo. Podría ser alguien más, pero estos tres eran los más sospechosos.

Una vez que Kapmen entró en la Mansión Compshire, se sintió desanimado mientras observaba la mansión desolada, que había sido limpiada por completo sin que quedara un solo mueble.

Había llegado hasta aquí a través de los nombres y lugares que descubrió a partir de los pensamientos de otras personas, pero no estaba seguro de que su investigación fuera por buen camino.

Incluso si Lilide se encontró con 'esa persona' en Compshire, y eso la llevó a involucrarse en un plan malvado contra Navier.... ¿volverá a aparecer por aquí 'esa persona' que Lilide pensó para sí misma?

'Será difícil encontrar pistas sobre 'esa persona' con todo tan limpio.'

Mientras caminaba lentamente por la mansión, escuchó los pensamientos de una persona cerca de la entrada.

Kapmen miró a su alrededor desconcertado, pero no había dónde esconderse porque los muebles habían sido retirados.

Como resultado, Kapmen no tuvo otra alternativa que abrir la ventana y saltar fuera. Dado que saltó desde el segundo piso, recibió parte del impacto en las rodillas, pero no se hizo daño serio porque había aprendido a caer bien.

[¿Qué fue ese ruido?]

Kapmen se recostó contra la pared y no se movió.

[¿Escuché mal?]

Afortunadamente, la persona que entró en la mansión no pareció encontrar rastros de nadie más.

"Sí, debo haber escuchado mal. Nadie vendría aquí. Está tan vacío que ni siquiera los ladrones vendrían."

Aunque la voz interior se oía cada vez más distante, Kapmen permaneció escondido allí.

Tenía una expresión rígida porque no podía relajarse. De alguna manera, había evitado la situación crítica inmediata, pero todavía desconocía las intenciones de la otra parte.

Además, era difícil saber si se trataba de la persona que quería hacer daño a Navier por sus pensamientos hasta ahora.

Aun así, Kapmen se mantuvo firme en su posición. Nadie podía conocer los pensamientos de uno, es por eso que las personas solían soltar mucha información en su mente en momentos completamente imprevistos.

El inspector era leal a Imaru, mientras que Imaru y Lilide eran leales a la reina fallecida, pero al final todos revelaban información en sus mentes que podría considerarse como traición.

[Christa...]

De repente, Kapmen volvió a escuchar la voz interior a medida que pasos se acercaban.

El visitante de la mansión parecía haberse acercado a la ventana.

[Hermana, definitivamente vengaré tu muerte.]

Kapmen se estremeció ante ese pensamiento.

¿Hermana?

Sólo había una persona que llamaría hermana a la anterior Reina Christa. El Duque Zemensia.

Sin embargo, ¿no había sido expulsado el Duque Zemensia por el Viejo Duque Zemensia por sus duras palabras contra Christa?

[Te equivocaste, pero el castigo que recibiste fue peor de lo que merecías.]

lunes, 6 de junio de 2022

junio 06, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 398

 La Emperatriz Divorciada - Capítulo 398. Sentencia (2)



En ese momento vi a Delise, una testigo que había bajado del estrado, mirar extrañamente al periodista Joanson.

¿Se conocen?

Entonces Joanson asintió levemente como si fuera una señal, caminó hacia Rashta, que estaba en el centro del estrado, y dijo,

"Disculpe, Su Majestad, ahora es mi momento de hablar. Su Majestad puede hablar de sus delirios más adelante."

"Qué grosero."

"Todos aquí saben quién hizo los comentarios más irrespetuosos, en el caso de Su Majestad contra el Emperador Sovieshu, pero me llamas grosero."

Cuando la audiencia aclamó de nuevo a Joanson, Rashta comenzó a flaquear.

Durante un tiempo fue ella quien estuvo en el centro de estas aclamaciones. No ese periodista.

Pero ahora era Joanson quien recibía los vítores mientras que Rashta, que ocupaba la posición más honorable, recibía una lluvia de insultos para que se retirara. Naturalmente, su expresión se derrumbó.

"Su Señoría, permítame continuar con mi intervención. ¿Sabía usted que ese hombre sobre el que hubo una controversia pública sobre si era el verdadero padre de la Emperatriz Rashta, ese hombre del que consta que fue condenado a la esclavitud, y ese hombre que tiene una hija llamada Rashta, desapareció después de que la Emperatriz Rashta lo mando a llamar?"

Esto, unido a lo que Joanson había dicho en la primera parte de su intervención, arrinconó aún más a Rashta.

"¡Eso nunca sucedió!"

Rashta protestó, pero esta vez el Marqués Karl se levantó e interrumpió sus palabras.

"El verdadero padre de la Emperatriz Rashta ha sido preparado como testigo."

En el estrado, Joanson volteó rápidamente la cabeza para mirar al Marqués Karl. Joanson no sabía que el hombre desaparecido sería traído aquí.

Fue un movimiento preparado por separado por Sovieshu y Joanson, pero ahora se había convertido en uno por casualidad.

Cuando el movimiento preparado por el emperador y el movimiento preparado por el periodista aclamado por los plebeyos encajaron perfectamente, la credibilidad aumentó aún más.

Este hombre, que fue traído por unos caballeros desde un lado diferente al de los demás testigos, subió al estrado y declaró ante el Juez de la Corte Suprema.

"De camino al palacio porque Rashta me mandó a llamar, unos caballeros me salvaron de morir a manos de unos sujetos no identificados."

No sé si es realmente el verdadero padre de Rashta, pero... estaba claro que había causado un enorme impacto en Rashta.

En el momento en que la enloquecida Rashta escuchó las palabras del hombre, mostró una expresión de dolor como si hubiera sido apuñalada.

A continuación, el médico del palacio, un caballero y varias sirvientas del Palacio del Oeste subieron al estrado para testificar que Rashta había intentado asesinar a Arian, su sirviente más cercana, para poder huir con éxito hace unos días.

Después, un hombre que afirmó ser un asesino contratado por Rashta, confesó que se había visto forzado a aceptar la petición de asesinar a los Duques Troby porque la Emperatriz lo amenazó con su poder, pero que no lo llevó a cabo porque no estaba de acuerdo...

Rashta protestó y negó todas las acusaciones, pero el Juez de la Corte Suprema, que hace un momento había perdido la calma por ella, preguntó fríamente a Sovieshu si permitiría a Rashta ejercer su inmunidad como Emperatriz.

"Senténciala como a cualquier criminal."

Sovieshu habló rotundamente. 

Eso implicaba que Rashta sería depuesta en base a esta sentencia.

Rashta continuó gritando, ahora con la cara completamente enrojecida.

"¿Seré abandonada después de ser utilizada? Su Majestad, ¿piensa abandonarme después de que me utilizó? Oculté que Su Majestad es un hombre castrado, y también oculté que Su Majestad se divorció de la Emperatriz Navier para esconder que es un hombre castrado, ¡¿es así como me abandonará después de haberme utilizado?!"

En otras palabras, no quería morir sola.

"Emperatriz Rashta Isqua, será sentenciada por los siguientes crímenes. El crimen de confabular con el Vizconde Roteschu y su hijo Alan para engañar al Emperador Sovieshu con la intención de convertir al hijo que esperabas de Alan Rimwell en miembro de la Familia Imperial. El crimen de usurpación de identidad al hacer pasar a los Vizcondes Isqua como sus verdaderos padres para ascender a la posición de emperatriz. El crimen de utilizar pagarés de la Emperatriz Navier como si fueran propios sin autorización. El crimen de dar la espantosa orden de cortar la lengua a una de sus sirvientas para mantener oculto otro crimen. El crimen de intentar asesinar a Evely, la asistente del mago de la corte. El crimen de pedir prestadas enormes sumas de dinero a un duque extranjero a título de la Emperatriz y, por si fuera poco, traspasar tierras del Imperio Oriental sin autorización. El crimen de hacerse pasar por plebeya así como por noble cuando en realidad es una esclava, e intentar asesinar a su verdadero padre para ocultarlo. El crimen de desacato a la Corte Suprema y de difamación del Emperador. El crimen de intentar asesinar a los Duques Troby. ¿Te declaras culpable de estos crímenes?"

"¡No! ¡Por supuesto que no!"

"Mereces ser sentenciada a muerte por la mayoría de estos crímenes, pero como también se debe tener en cuenta que fuiste la emperatriz, te sentencio a prisión."

El Juez de la Corte Suprema golpeó tres veces su mazo de madera.

Los dos caballeros que habían traído a Rashta, se le acercaron y la agarraron por los brazos.

Rashta se resistió y comenzó a gritar para que la soltaran, pero fue en vano.

La audiencia estaba completamente exhausta mientras salía de la Corte Suprema.

El Juez de la Corte Suprema intercambió miradas con los demás jueces mientras también se limpiaba el sudor de la frente con un pañuelo.

Después de que Sovieshu vio por dónde había sido sacada Rashta, se dio la vuelta inexpresivamente y salió por la puerta que sólo podían usar tanto el emperador como la emperatriz.

"También deberíamos irnos, Reina."

"Sí."

La estrategia de Rashta de arrastrar a Sovieshu con ella no consiguió repercutir en la sentencia que se le impuso.

Pero las semillas sembradas por Rashta quedarán arraigadas en los corazones de las personas.

Si la próxima emperatriz tampoco puede tener hijos, entonces las personas realmente sospecharán de Sovieshu.

Cuando no es el propio hijo del emperador quien se convierte en el sucesor, el poder comienza a dividirse.

El hermano mayor de Heinley no tenía hijos, por lo que su poder era inestable. Heinley tuvo que pasar mucho tiempo fuera de su país por el bien de su hermano.

¿Podría el sucesor de Sovieshu hacer lo mismo que Heinley? ¿Sería capaz de cerrar la boca y mantenerse alejado por el bien de Sovieshu?


***

viernes, 3 de junio de 2022

junio 03, 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 397

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 397. Sentencia (1)



----
Nota: La palabra 'infértil' en la ultima frase del capítulo anterior fue cambiada a 'castrado'. Aunque la traducción exacta al español sería 'eunuco'. En este caso, Rashta utiliza 'castrado' como un término ofensivo para hacer referencia a la inutilidad del miembro de Sovieshu.
----

Los murmullos de la audiencia desaparecieron en un instante. El espacio lleno de numerosas personas se volvió increíblemente silencioso.

Las miradas de la audiencia se centraron simultáneamente en una persona. Sovieshu. La expresión de Sovieshu era helada.

Rashta no se detuvo ahí, sino que señaló con el dedo a Sovieshu y exclamó,

"¡Para ocultar el hecho de que está castrado, Su Majestad calificó a la Emperatriz Navier de infértil y me hizo tener un hijo con otro hombre!"

En cuanto estas palabras salieron de su boca, los murmullos que habían desaparecido volvieron de repente. La conmoción se extendió por toda la Corte Suprema como un incendio forestal.

Cerré los labios con fuerza y traté de mantener una expresión seria. Claramente no debía reírme en esta situación, pero resultaba difícil...

Mientras hacía esto, sentí una mirada sobre mí. Era Heinley. Cuando nuestros ojos se cruzaron, apartó la mirada rápidamente.

Sin embargo, al ver cómo se movía de un lado a otro en la silla mientras sus hombros se sacudían, parecía reprimir su deseo de preguntarme si Sovieshu era realmente impotente.

Prefería no responder a esa pregunta, así que pretendí no verlo.

Sin embargo…

"¿Es cierto?"

"Madre."

"Sólo tengo curiosidad."

No esperaba que mi madre me lo preguntara desde el otro lado. Bueno, recuerdo que una vez mi madre me aconsejó que si Sovieshu traía a una mujer como concubina, yo debía traer a un hombre más dotado, más apuesto y más joven como amante.

¿Oh? Ahora que lo pienso, ¿Heinley no coincide perfectamente con eso?

Aunque Heinley no es mi amante, cumple más que los requisitos necesarios.

Mientras miraba sorprendida a Heinley por lo que acababa de darme cuenta, mi madre me pellizcó repetidamente en el brazo.

Susurré al oído de mi madre para que Heinley no escuchara,

"No es impotente."

"Entonces, ¿no está castrado?"

"Madre. Deberías usar palabras decentes."

"¿Su miembro no tiene problemas para levantarse?"

"..."

"¿Hay algo malo en la elección de mis palabras?"

Cuando intenté responder, la fuerte voz de Rashta volvió a atraer mi atención.

"¡Su Majestad me forzó a tener un hijo de otro hombre! ¡Todo lo hice por orden de Su Majestad!"

"¡Cállate!"

Gritó fuertemente el Juez de la Corte Suprema con la cara completamente roja, se veía muy enojado.

Aunque hasta ahora la había tratado cortésmente como la Emperatriz del Imperio Oriental, parecía haber estallado por completo al oír a Rashta decir 'castrado' al Emperador Sovieshu.

La audiencia pronto comenzó a gritar al unísono que se callara.

Rashta estaba decidida a no dejarse vencer, así que se quitó los tacones y golpeó uno contra el estrado para silenciar a la audiencia.

Cuando todos se quedaron desconcertados, Rashta lanzó sus zapatos a la audiencia y señaló a los plebeyos.

"¡Cállense! Yo soy quien tiene derecho a hablar porque me encuentro parada aquí, no ustedes."

Los desconcertados plebeyos se callaron, y una joven noble que estaba cerca dejó caer su abanico.

Sovieshu se veía realmente sorprendido. Parecía pasar del enojo a la vergüenza constantemente.

Heinley chasqueó la lengua y susurró,

"Pensé que tenía muchas agallas desde que me acusó de mentiroso delante de todos. La verdad es que no me equivoqué."

... Bueno, pensado en eso, habría sido difícil para cualquier otra persona llamarme "hermana" sabiendo que yo era la emperatriz, más aún si esa persona no tenía poder.

En cualquier caso, no era algo tan bueno.

"Su Majestad, ¿intenta arrastrar al Emperador Sovieshu porque se encuentra en peligro?"

La voz del Juez de la Corte Suprema volvió a calmarse. El Juez de la Corte Suprema era un hombre que se enorgullecía de su trabajo. ¿Hace un momento se alteró porque sintió que Rashta arruinaría su trabajo?

"¡Por supuesto!"

Pero cuando Rashta lo admitió en voz alta, incluso el Juez de la Corte Suprema vaciló.

Rashta miró a su alrededor con burla y dijo sarcásticamente,

"Si no soy la única que hizo mal, ¿por qué debería ser la única que cargue con los crímenes? Por supuesto que uno debe arrastrar a los cómplices. ¿Los aquí presentes estarían dispuestos a morir solos aunque sea injusto?"

"..."

"A pesar del tiempo que la Emperatriz Navier estuvo casada con el Emperador Sovieshu no pudieron tener un hijo, pero en cuanto la Emperatriz Navier se casó con un hombre del país vecino quedó embarazada. Yo, como todos saben, ya he tenido dos hijos. Entonces, ¿quién tiene el problema? ¿No es esto una prueba de que el Emperador Sovieshu no tiene semillas?"

La audiencia miró asombrada a Sovieshu ante las coherentes palabras de Rashta.

Sin embargo, este no era un tema del que se pudiera hablar abiertamente. Además, incluso si Sovieshu fuera realmente infértil, no había forma de determinarlo con certeza. Podrían meterse en problemas si les descubrían murmurar sobre la posible infertilidad del emperador, así que todos sólo miraron en silencio.

"Se puso bueno."

Heinley murmuró en voz baja.

A decir verdad, también estaba disfrutando ver a Sovieshu puesto contra las cuerdas de esta manera por primera vez... ¿eso está bien?

Sovieshu se limitó a mirar a Rashta inexpresivamente, sin responder. Su actitud de ni siquiera pestañear parecía decir, 'veamos hasta dónde llega con sus tonterías', dando la impresión de que no le importaban en absoluto las palabras de Rashta.

Pero Sovieshu y yo pasamos juntos muchos años. Gracias a eso, pude notar que ahora estaba realmente enojado.

Si intentaba intervenir o desmentirla en este punto, sólo empeoraría la situación y dañaría su imagen, así que sólo cuidó su expresión y se mantuvo tranquilo.