Reciente

jueves, 8 de septiembre de 2022

Cómo Domar A Mi Marido Bestial - Capítulo 15

Capítulo 15. Claire

Unos días más tarde, después de haber terminado su entrenamiento de la tarde, Raphael regresó a la mansión mientras se secaba el sudor. Su rostro estaba retorcido por la furia. Hacía días que no dormía tan bien, así que estaba teniendo un profundo efecto en sus habilidades con la espada.

Estoy en mucha mejor forma después de dormir.

Chasqueó la lengua al recordar que había dormido en el regazo de Annette unas noches antes. Aquel día se había sentido tan bien que estaba seguro de que podría abrirse paso hasta convertirse por fin en un Maestro de Espada. Estaba seguro que pronto lo lograría si volvía a suceder.

Pero todo fue una ilusión. Su insomnio había vuelto a aparecer, por lo que su desempeño con la espada disminuyó. En ese caso, preferiría volver a dormirme con ella, pensó, con los ojos llenos de irritación.

Aunque ella me miraría como si hubiera perdido la cabeza.

Después de todo, era él quien le había dicho que nunca fuera a su habitación, pero ahora estaba desesperado por acostarse con ella. Podía imaginar lo que Annette, hija de la orgullosa familia Baviera, pensaría si se lo pidiera. Aunque ella fuera su esposa, y tenía el deber de dormir con él. Ahora que el corte en su frente se había curado, no tenía que preocuparse de lastimarla.

Raphael decidió dejar de lado sus sentimientos por ella. No podía determinar si fue sólo una desafortunada coincidencia que el calor de Annette le hubiera ayudado a dormir bien, pero realmente quería averiguarlo. Sus ojos azules estaban enrojecidos por la falta de sueño.

Miró a su alrededor cuando entró en mansión, luego llamó a una sirvienta que pasaba por allí.

"¿Dónde está Annette?"

Las pupilas de la sirvienta temblaron. Llevaba varios años trabajando en la mansión Carnesis, pero era la primera vez que hablaba con el joven feroz dueño de la propiedad. Rápidamente, inclinó la cabeza.

"La dama ha salido hoy", respondió. "Ha dejado una nota para usted, ¿quiere que se la traiga?"

¿Ha salido? El atractivo ceño de Raphael se arrugó. Supuso que ella estaba en casa, por lo que se sintió extrañamente traicionado. Todavía no había olvidado la insultante devolución de los regalos de boda, ni el irrespetuoso comportamiento del mayordomo.

Pero delante de mí, fingió estar de mi lado.

Apretando la mandíbula, ordenó a la sirvienta que trajera la nota y se la arrebató, hojeándola.

[Querido Raphael,

Voy a visitar el palacio hoy. Mi nueva cuñada, Claire Lucid Bavaria, del Imperio Chapelle, se hospeda por primera vez en el palacio, así que he ido a verla a la Embajada Imperial, al este del palacio. Regresaré pronto.]

La expresión de Raphael al leer el papel de la nota, rosa claro y perfumado, era indescriptible.

Parecía que Annette no había ido a donde ese maldito Duque Baviera. Su ira se enfrió rápidamente, pero descubrir que sus suposiciones sobre Annette eran erróneas no era la única razón de sus sentimientos ambivalentes.

La letra de Annette era terrible.

La agraciada Annette Bavaria, tan cuidadosamente educada como la joven dama de la más poderosa casa ducal, había hecho un desastre con la tinta. Era asombroso que utilizando una pluma de la más alta calidad y una lujosa papelería, hubiera hecho algo así.

"El palacio..."

Raphael se quedó mientras sujetaba en la carta. Podía imaginar a Annette sentada con su nueva cuñada Claire, tomando un té amistoso juntas. Su imaginación produjo dos mujeres con grandes vestidos comiendo finos postres. Traducción ReinoWuxia

Tal vez lo maldijeran juntas mientras comían.

Frunció el ceño. Odiaba a las arrogantes Bavaria, especialmente al Duque Baviera, que no perdía la oportunidad de insultarlo cada vez que se cruzaban en el palacio.

La mayor ironía era que ese hombre era ahora el suegro de Raphael. A veces el mundo era más ridículo que cualquier comedia.

Pero Annette Bavaria no es... tan mala.

Raphael chasqueó la lengua, se le escapó un generoso pensamiento. Tal vez todo esto era un plan de Annette. Podía estar engañándolo con esa cara amable, mientras se reía de su ingenuidad a sus espaldas.

La idea le hizo sentirse miserable. No podía dejar que ella estuviera insultándolo con su cuñada, venida desde el Imperio de Chapelle. Sintió una repentina necesidad de ir personalmente al palacio. Tenía tantas preguntas que hacerle a su padre, el Rey de Deltium, Selgratis.

Especialmente sobre Annette Bavaria.

Pensar en su padre le hizo fruncir el ceño. El Rey Selgratis siempre le sonreía con suspicacia. Raphael odiaba ir a palacio. Pero como un patético mendigo, a veces tenía que hacer cosas que odiaba.

Raphael tenía el presentimiento de que hoy iba a ser un día muy desagradable.

***

Al contrario de lo que Raphael imaginaba, la hora del té de Annette no fue ni rosa ni dulce. La muñeca de su cuñada, inclinada para levantar su taza de té, era muy robusta. Aquella mano estaba más acostumbrada a llevar una espada que una delicada taza de té, y bajo la mesa no estaban la amplia falda de un vestido, sino los pantalones de un caballero.

Claire era una belleza andrógina con el cabello azul cortado a la altura de la barbilla, una destacada caballero que lideraba la tercera división de caballeros del Imperio Chapelle. Al sentir la mirada de Annette, dejó inmediatamente su taza y comenzó a disculparse.

"Siento mucho no haber podido venir a la boda, Annette. Estaba fuera en una misión muy importante."

Su acento del Imperio Chapelle, sonaba bastante duro, pero bajo su intimidante exterior, era en realidad una persona muy amable. Todavía lamentaba haberse perdido la boda de Annette.

"Lo entiendo", respondió Annette. "El Imperio fue todo un desastre, ¿no? Con el intento de asesinato de ese comandante. Dios mío, me alegro de que todo haya salido bien."

Annette aceptó la disculpa con una sonrisa. Por supuesto, un caballero no podía dejar a su comandante por una boda cuando alguien intentaba matarlo. Annette podía entenderlo perfectamente. Y su hermano Arjen debía estar tan ocupado como Claire.

Parpadeando ante la amable respuesta de Annette, Claire se deslizó de su silla para abrazarla. A pesar de su aspecto imponente, derramó una lluvia de besos sobre Annette.

"¡Eres tan dulce! ¡Cómo puede una chica ser tan bonita! Si fuera un hombre, me habría casado contigo de cualquier manera, Annette Bavaria."

"Ahora soy Annette Bavaria Carnesis", dijo Annette, inclinándose hacia el abrazo de Claire. "No olvides que estoy casada."

Claire la soltó. Su expresión se volvió repentinamente sombría.

"¿De verdad estás bien, Annette? Tu esposo es... ¡Raphael Carnesis!"

La sonrisa de Annette desapareció. Estaba preparada para escuchar a Claire cuestionar su linaje, al igual que los demás nobles, y no le resultaba agradable a Annette escuchar los chismes sobre su nacimiento ilegítimo. Pero lo que salió de la boca de Claire fue algo totalmente diferente.

"¿Raphael Carnesis, el demonio del campo de batalla? Pero había escuchado que prefería a los hombres, hay rumores de que tenía una relación con su ayudante de campo. ¿Realmente es gay?"

La sonrisa de Annette se congeló ante esas palabras.

¿De qué demonios estás hablando? ¿Mi esposo es gay y tenía un amante?