Reciente

miércoles, 13 de julio de 2022

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 408

La Emperatriz Divorciada - Capítulo 408. La Desesperación De Sovieshu (2)

----
Nota: Les recomendamos leer el capítulo 57 para entender un poco sobre Aleisia. Al final del capítulo hay un comentario destacado para los que estén un poco perdidos con lo que ocurre.
----


"Habla."

"Es por la Señorita Aleisia."

El rostro de Sovieshu se volvió rígido rápidamente, como si hubiera sido cubierto por una fina capa de hielo.

Sovieshu pensó por un momento que el Duque Elgy era hijo de Aleisia. Parpadeó lentamente un par de veces y dijo, "Tal vez..."

"No."

El Duque Elgy sonrió levemente, como si supiera en qué estaba pensando.

"Mi madre no es una cucaracha que se entromete en otras familias."

"¡!"

"Desafortunadamente, mi padre era un insecto que encajaba con esa clase de cucaracha."

Añadió brevemente el Duque Elgy. Su sonrisa se extendió por su rostro.

Sovieshu estaba más confundido.

Además del rumor de que Aleisia se había suicidado, había otro rumor más aterrador.

Se rumoreaba que sus padres, temerosos de lo que pudieran pensar los demás, arrojaron a su hija al mar y disfrazaron su muerte como un suicidio.

A diferencia de otras concubinas, Aleisia no tuvo el mismo final...

— Esa mujer.

Sovieshu tragó saliva.

— Esa mujer le dio a mi madre galletas mezcladas con drogas abortivas.

Su voz de cuando era niño cobró vida en su mente.

— Me las comí por error, padre.

Los ojos de Sovieshu temblaron.

— Los brazos del Emperador son cálidos.

Una voz susurró mientras su madre lloraba.

— Los niños mueren rápido.

Una voz susurró mientras su madre lloraba.

— Tendrás un hermanito.

Una voz susurró cariñosamente.

Su madre enojada.

Su padre enojado.

Él caminaba rápido mientras llevaba unas galletas.

Un momento feliz en el que reían uno frente al otro.

— ¡Hay pruebas de que drogas abortivas entraron en el palacio de la emperatriz!

La voz de su padre enojado...

Esa mujer fue sacada a rastras entre lágrimas.

Escenas fragmentadas pasaron rápidamente por su mente.

Sovieshu examinó con atención el rostro del Duque Elgy.

Sólo su madre, Aleisia y él mismo conocían los 'detalles' de aquel incidente.

Sin embargo, este hombre...

El Duque Elgy se rió.

"Realmente no es lo que piensas, tienes un extraño malentendido."

Entonces su risa se convirtió en una expresión de enorme disgusto. Como si odiara que lo malinterpretara.

Sin embargo, Sovieshu no podía entenderlo.

Si Aleisia no estaba muerta como se creía, y se casó con un hombre con el que tuvo al Duque Elgy, su comportamiento era un poco comprensible.

Pero si no era hijo de Aleisia, como él mismo afirmaba, no podía entender su comportamiento.

En vez de explicar más, el Duque Elgy sacó dos pequeñas cajas y las colocó cuidadosamente en el suelo.

"Este es un regalo que preparé para Su Majestad."

El Duque Elgy se inclinó cortésmente y se retiró.

Sovieshu examinó la caja azul y la caja roja que había dejado en el suelo.

El tamaño de ambas cajas era tan pequeño que sólo podía caber dentro una pequeña joya.

Sovieshu apretaba el puño mientras observaba las cajas.

Por motivos que aún desconocía, el Duque Elgy parecía tener una extraña hostilidad hacia él.

No es que no fuera hostil hacia Rashta, sino que también parecía serlo hacia él.

Definitivamente no era un regalo hecho con buenas intenciones.

Sin embargo, estaba claro que no había veneno dentro. Si Sovieshu resultaba envenenado al abrir las cajas, no sólo el Duque Elgy tendría que soportar las terribles consecuencias, sino también su familia y su país.

Así que no debe ser veneno...

En realidad, no importa si es veneno.

Glorym se ha ido lejos y no se sabe si Navier sobrevivirá.

¿Qué importa si muero envenenado?

Sovieshu se levantó del sillón y se acercó a las cajas. Estiró lentamente los brazos y levantó las dos cajas.

Después de un momento de duda, abrió primero la caja azul. Dentro de la caja había una llave con una joya azul incrustada.

Cuando abrió la caja roja, también encontró dentro una llave con una joya roja incrustada.

Sovieshu examinó las llaves en su mano, luego llamó al Marqués Karl para darle instrucciones.

"Marqués Karl, ¿en qué habitación se hospedó el Duque Elgy?"

"En la tercera habitación más grande del Palacio del Sur."

"Registren cuidadosamente la habitación."

El Marqués Karl respondió desconcertado.

"Por lo que sé, esa habitación fue limpiada tan pronto como el Duque Elgy se marchó."

"¿No se encontró nada extraño en ese momento?"

El Marqués Karl llamó al sirviente que se ocupó de la limpieza y le preguntó al respecto. El sirviente respondió que el Duque Elgy había dejado una caja fuerte bien cerrada, por lo que fue enviada a la posada donde se hospedaba.

Sovieshu envió caballeros a buscar la caja fuerte.

Mientras esperaba la llegada de la caja fuerte, Sovieshu caminaba impaciente por la habitación.

Después de un tiempo, los caballeros trajeron la caja fuerte.

"¿Realmente sólo había una?"

Tenía dos llaves, pero sólo había una caja fuerte.

Un caballero respondió desconcertado a la pregunta de Sovieshu,

"Sí, sólo había una. El propietario de la posada la guardó porque pensó que el huésped volvería a por la caja fuerte."

¿El Duque Elgy sólo dejó una caja fuerte por error? ¿O alguien dentro de la posada robó la otra?

La caja fuerte no era lo suficientemente pesada como para evitar que fuera robada.

En cualquier caso, una de las llaves que le dio el Duque Elgy debería servir para esta.

Sovieshu ordenó primero que todos salieran de la habitación.

Después de dudar un momento, sacó la llave con la joya azul incrustada y la introdujo en la cerradura de la caja fuerte.

La llave entró sin problemas y se escuchó un clic al ser girada.

El corazón de Sovieshu latía con fuerza.

'¿Qué podría haber dentro? ¿Qué cosa peligrosa?'

Sin embargo, lo que había dentro era otra caja fuerte.

Desconcertado, Sovieshu dejó a un lado la llave con la joya azul y tomó la llave con la joya roja. ¿Por qué lo puso dentro de dos cajas fuertes? ¿Qué diablos hay dentro?

Pero una vez que sacó la otra caja fuerte, un pequeño papel que había estado adherido a la caja fuerte cayó al suelo.

Sovieshu no recogió el papel, sólo leyó lo que estaba escrito.

— Droga.

"¿Droga?"

¿Se refiere a las drogas utilizadas para tratar a los enfermos o a las drogas utilizadas cuando se está débil mentalmente? Era una palabra ambigua.

Sovieshu reflexionó por un momento, luego tomó la llave con la joya roja, la introdujo lentamente en la cerradura y la giró.

La segunda caja fuerte se abrió con un clic.

Dentro, había otro papel.

Esta vez no era una sola palabra, por lo que Sovieshu tomó el papel. Tenía un mensaje corto.

— La princesa es la verdadera hija de Su Majestad.

Sovieshu no dijo nada. Su mente se quedó en blanco mientras sostenía el papel.

'¿Qué significa esto? ¿Qué significa esto?'

Como si alguien le hubiera quitado el cerebro, entró en un estado de pánico en el que realmente no podía pensar.

Esto fue tan impactante que todos sus pensamientos desaparecieron de inmediato.

Sovieshu dejó caer el papel. Su postura también se vio afectada al perder fuerza en las piernas y los brazos. Si hubiera estado de pie, se habría derrumbado.

Sovieshu sacudió la cabeza.

'¿Qué es esto...? Es absurdo. Es absolutamente, absolutamente absurdo.'

La prueba de paternidad se había hecho claramente delante de sus ojos. El sacerdote pinchó el dedo de la princesa con una herramienta extraña en presencia de todos.

No fue sólo una vez. Lo hizo dos veces. ¿El sacerdote también sacó... sangre del dedo de la princesa la segunda vez?

Sovieshu recuperó frenéticamente los recuerdos de aquel día.

'No, la segunda vez no sacó sangre del dedo de la princesa. Utilizó la sangre que ya había sido extraída.'

Cuando Rashta insistió en que se le volviera a sacar sangre para repetir la prueba, el sacerdote se opuso.

Sovieshu se llevó las manos a la cabeza. Incluso en ese momento se preguntaba por qué el Duque Elgy había aparecido allí.

'... No, no, no puede ser. Aunque el Duque Elgy es un miembro de la familia real de otro país, es imposible que haya manipulado la prueba de paternidad tan fácilmente. Además, un sacerdote nunca miente. Ellos nunca mienten...'

"¡Karl! ¡Karl!"

Sovieshu llamó frenéticamente al Marqués Karl. Cuando entró el Marqués Karl, que esperaba frente a la puerta, Sovieshu le ordenó con manos temblorosas.

"Vizcondesa Verdi, trae a la Vizcondesa Verdi. ¡Trae a Glorym!"

"¿Qué?"

"¡Necesito comprobar algo, así que tráelas aquí! ¡Ahora mismo! ¡Apresúrate!"

El Marqués Karl estaba confundido, pero inmediatamente salió a buscar a la Vizcondesa Verdi como se le ordenó.

Sabía su ubicación porque un caballero de Sovieshu la estaba siguiendo, así que no sería difícil de encontrar de todos modos.

Sovieshu apretó en sus manos el papel que el Duque Elgy le había dejado.

"No puede ser. No puede ser. El resultado de la prueba fue manipulado. El sacerdote mintió a propósito."

'Sí, fue una mentira.'

Esa es la razón por la que el Duque Elgy ayudó de repente a la Vizcondesa Verdi a escapar.

El Duque Elgy no quería que Sovieshu pudiera hacer una nueva prueba de paternidad después de ver este papel, por lo que había llevado lejos a la princesa.

Pareció revelar esto para que pasara el resto de su vida atormentado por la duda.

La razón por la que sólo le dio las llaves fue probablemente para ganar tiempo y así escapar de la ira de Sovieshu. Ya habían pasado varias horas desde que el Duque Elgy se marchó.

Pero... pero, ¿y si el Duque Elgy ayudó a la princesa a escapar porque simplemente se siente culpable?

Sovieshu miró la pintura de la princesa en su dormitorio con ojos vacíos.


"No puede ser. No puede ser."

***