Reciente

miércoles, 22 de junio de 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 307

Capítulo 307. Isha (7)


El amaestrador murió en el acto.

Isha respiró lentamente. El tiempo parecía haberse detenido. Nadie se movió. Solo podía escuchar el sonido de la sangre goteando.

Sus manos se relajaron. En el momento en que la barra de hierro impactó contra el suelo, los amaestradores se precipitaron hacia él.

Atacaron a Isha brutalmente. Pero él sonreía mientras recibía garrotazos, latigazos, puñetazos, patadas. Porque podía percibir que los gritos de los amaestradores estaban impregnados de miedo.

No se diferenciaban de herbívoros que ocultaban su miedo para no mostrar debilidad. Isha no paraba de sonreír en medio de los brutales ataques. Los desconcertados amaestradores se detuvieron repentinamente. Los niños Kurkan abalanzaron sobre ellos.

"¡¡Isha!!"

"¡Suéltenlo!"

"¡Mueran! ¡Mueran, hijos de perra!"

Los Kurkan se aferraron a los amaestradores, mordiéndolos y arañandolos.

Fue un acto sin sentido. Todos los presentes sabían el resultado final. Podrían someter a los amaestradores por un tiempo, pero pronto entrarían los soldados.

Los Kurkan que tenían un cuerpo débil porque aún no habían celebrado la ceremonia de mayoría de edad, serían derrotados por los soldados armados. Y pagarán el precio de este comportamiento con un doloroso castigo corporal. Nada de esto hubiera ocurrido si todos se hubieran quedado tranquilos.

Pero los Kurkan no dudaron ni un poco. Habían actuado apresuradamente sin importarle las consecuencias. Con los ojos llorosos mordían a los amaestradores. No solo lo hacían por Isha, sino también por la muerte de Mel. Isha pensó viendo la escena.

Qué idiotez...

Todos eran idiotas que no sabían cuidar de sí mismos. Y entre los idiotas aquí reunidos, el más idiota era él mismo.

Su visión se volvió borrosa. Su cuerpo había sufrido mucho daño. Intentó mantener los ojos abiertos, pero sus esfuerzos fueron inútiles. Isha terminó perdiendo la conciencia.

***
"¡......!"

Un torrente de agua fría mojó su cuerpo. Se despertó sobresaltado. Regresó a sus sentidos rápidamente. Parpadeó mientras se daba cuenta de su entorno.

Los amaestradores miraban a Isha con desprecio. Parecía que querían atravesar el cuello de Isha con una barra de hierro inmediatamente.

La rebelión de los Kurkan debió haber sido neutralizada. Aunque esperaba este resultado, sintió una sensación amarga.

Observó su alrededor. No había otros Kurkan a la vista. Probablemente como no podían castigarlos a todos ellos, decidieron castigar adecuadamente solo a Isha, el causante de todo el problema. Cuando vio una puerta de madera, supo cuál sería su castigo.

Sería el hoyo.

El hoyo acababa de provocar que Mel se suicidara. Ahora también sería encerrado en ese lugar. Cuando Isha se mordió el labio inferior suavemente, escuchó una voz.

"Átenlo."

Rodearon con cadenas su cuerpo. Se le colocaron esposas en las manos, se le colocaron grilletes en los pies. Incluso su boca fue amordazada. Cuando abrieron la puerta de madera en el suelo se pudo escuchar el chirrido de las bisagras. - Traducción ReinoWuxia

Debajo había un profundo hoyo. Ni siquiera se podía mirar el fondo, solo había una oscuridad total. Cuando Isha fue empujado por la espalda, cayó en la oscuridad. El amaestrador habló molesto.

"No saldrás indemne."

La puerta de madera se cerró. Llegó la completa oscuridad.

"......"

Isha enfocó la vista. Pero seguía pareciendo que tenía los ojos cerrados. No se podía ver nada. Ni siquiera su propio cuerpo.

Gradualmente se le fue haciendo más difícil respirar. Los esfuerzos por calmar los rápidos latidos de su corazón fueron en vano. El aislamiento en este lugar lo estaba sofocando. Fue el comienzo de un cruel encierro.

Isha estuvo encerrado durante mucho tiempo. Al princio hablaba consigo mismo para escapar del silencio. Pero poco a poco fue callándose. Lo único que le confirmaba que estaba vivo era el intenso dolor de sus heridas y su hambre. 

Cuando le dolía una herida podrida porque no había sido tratada, temía que le tuvieran que amputar las extremidades por ello.