Reciente

lunes, 20 de junio de 2022

Matrimonio Depredador - Capítulo 305

Capítulo 305. Isha (5)

"¡Argh!"

Gritó un niño que ni siquiera medía la mitad del tamaño de Isha. El niño que parecía haber sido mimado por sus padres, había sido vendido como esclavo recientemente.

"¡Ayú, ayúdenme...!"

Al igual que otros esclavos Kurkan, seguramente fue vendido porque era mestizo. Era una práctica común golpearlos con barras de hierro para domesticarlos. Pero daba la impresión que hoy estaba siendo particularmente severo. El amaestrador dirigió su mirada a Isha.

"Tú."

Dijo agitando la barra de hierro.

"Ven aquí. Te golpearé un poco."

"......"

"Puedes recibir la paliza en su lugar."

Estaba claro lo que significaba su sonrisa. Deliberadamente estaba buscando molestarlo. Cuando Isha estuvo a punto de rebelarse, una mano lo agarró del brazo.

"Isha."

Mel con calma pero con firmeza.

"Estarás en aprietos si vuelves a causar problemas."

Entonces Mel dio un paso adelante. Dijo poniéndose delante del niño.

"Detente. De lo contrario morirá."

El amaestrador estalló en carcajadas.

"Parece que muchos quieren ser golpeados."

Cambió el objetivo de la paliza sin dudarlo. Mel estaba recibiendo satisfecho la paliza en lugar del niño. El amaestrador frunció el ceño porque Mel permaneció en silencio.

Cuando golpeó a Mel en la frente con la barra de metal, le preguntó sarcásticamente. "Duele mucho, ¿verdad?"

"......."

"Eres un pobre esclavo, me detendré si me lo suplicas."

Mel escupió la sangre de su boca.

"Soy Kurkan."

Las palabras salieron de sus labios ensangrentados.

"No puedes romper mi orgullo."

La declaración no impresionó al amaestrador. Más bien se rió a carcajadas.

"¿Orgullo?"

Lo dijo como si fuera gracioso.

"¿Qué orgullo tienen los que venden a su propia gente como esclavos?"

Era imposible refutar la despreciable verdad. El amaestrador añadió asintiendo.

"Serás enviado al hoyo."

"¡......!"

Los ojos de Mel se agrandaron al escuchar la palabra hoyo. El hoyo era el castigo más temido por los esclavos. Después de golpearlos hasta que estuvieran a punto de morir, los metían en un hoyo donde no había luz. Ni siquiera recibían agua durante el encierro.

Se trataba de un castigo brutal en el que se les mantenía a oscuras hasta que abrieran la puerta de madera ubicada en el techo. Otro amaestrador sorprendido por su decisión, intentó disuadirlo.

"Creo que es mejor otro castigo que el hoyo. Por lo que pasó hace unos días..."

El amaestrador chasqueó la lengua. El Kurkan que estuvo atrapado en el hoyo, se volvió tan loco que ni siquiera sabía su propio nombre. El amaestrador pareció contrariado por un momento, pero pronto sacudió la cabeza.

"No importa porque se le vendió a un cliente al que le gustan las cosas inusuales."

El amaestrador miró a los Kurkan uno por uno. Finalmente miró a Isha. La rebeldía en sus ojos seguía presente a pesar de tantos castigos. El amaestrador sonrió ampliamente.

"No es mala idea matar a uno de ellos para darles un ejemplo."

El amaestrador sonrió agarrando a Mel.

"Mel..."

Los Kurkan llamaron desesperadamente a Mel sin saber qué hacer. Me dijo tranquilamente.

"Estaré bien."

Intentó consolar con esa palabras a los preocupados Kurkan. Se marchó con una mirada de determinación. De esa manera Mel quedó encerrado en el hoyo. Y no regresó durante mucho tiempo.

Isha sentía una gran ansiedad cada día que no venía. Intentó visitar el área de los hoyos pero falló todas las veces. Los días pasaron sin poder hacer nada.

No fue hasta una semana después que Mel regresó.

"¡Acérquense!"

Gritó el amaestrador. Los Kurkan tragaron saliva al reunirse.

"Mel..."

"Oh..."

Mel entró después del amaestrador cojeando. Como tenía la cabeza inclinada, no se podía observar su rostro que estaba cubierto por su cabello.

Isha miró las manos de Mel en su lugar. Todas sus uñas estaban agrietadas. Probablemente intentando salir del hoyo desesperadamente, hasta arañó la puerta de madera con la mano.

El amaestrador detuvo a Mel en el centro. Ahora que estaba parado donde los Kurkan podían observar mejor, el amaestrador tocó a Mel como señal.