Reciente

lunes, 4 de octubre de 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 245

Capítulo 245. Mansión del Conde Weddleton (3)


Sus oídos ardieron al escuchar esas palabras. Leah dio un paso hacia atrás.

"No creo que tengas que enseñarme..."

Por supuesto, Leah sabía cómo se hacían los bebés porque se le enseñaba educación sexual básica a la familia real. Lo que no sabía era cuándo había quedado embarazada.

Su cabeza estaba llena de preguntas. Delante de un hombre que decía cosas vergonzosas casualmente, Leah trató de ordenar sus pensamientos. Sin embargo, Ishakan interrumpió a Leah con una sorprendente declaración.

"Me dijiste que querías quedar embarazada."

"¿......?"

Su corazón, que apenas había logrado calmar, volvió a palpitar aceleradamente. Ishakan dio pasos hacia adelante mientras Leah daba pasos hacia atrás.

"Me pediste que querías tener a mi hijo."

Ella retrocedió hasta que su espalda chocó con la pared. Ishakan se acercó inclinando su cuerpo ligeramente hacia adelante.

"Así que te llene toda."

Puso sus brazos en la pared, como si estuviera encerrando a Leah.

"Lo has olvidado, Leah."

Ishakan mantuvo la boca cerrada después de decir eso. El interior de su boca se secó mirando los ardientes ojos dorados. Leah tragó con fuerza.

Recordó el día que estuvieron juntos en una cama. Ishakan se movió sin vacilar. Como si lo supiera todo sobre Leah, sólo tocó las zonas más estimulantes.

El movimiento de sus dedos que penetraban profundamente su interior vinieron a su mente de forma vívida. No se detuvo incluso cuando Leah se retorcía. 

"Ishakan..."

Leah pronunció su nombre cautelosamente. Ishakan miró fijamente a Leah sin responder. Hubo una sutil tensión entre ellos. Fue un momento incómodo para hablar. Repentinamente Ishakan desvió su mirada.

Estaba mirando por la ventana. Leah por reflejo también miró por la ventana. Observó la llegada de un carruaje.

El carruaje sin emblema se detuvo frente al Conde. El cochero se bajó apresuradamente para abrir la puerta.

Pronto Blain se bajó del carruaje con una mirada despectiva. Su cabello plateado brillaba con gracia bajo la luz de la luna.

***

El salón de banquetes de la mansión del Conde Wedleton estaba lleno de Gitanos. Los Gitanos estaban sentados dispersos en el suelo o apoyando su espalda contra la pared.

Habían decenas de individuos reunidos, pero el lugar estaba en silencio. Hasta que un sollozo rompió el silencio. Una joven Gitana exclamó mientras se secaba las lágrimas.

"¡Se ha comido el corazón de mi hermana!"

La Gitana se agarró el pecho con los ojos inyectados de sangre.

"¡Ha pagado de esa manera nuestra ayuda!"

Los Gitanos se mantuvieron en silencio mientras ella gritaba. Nadie intentó consolarla. Pero tampoco intentaron disuadirla.

Cerdina había pedido ayuda a los Gitanos en el continente. Todos se reunieron en Estia con la ilusión de crear un mundo propio para los Rom. Los Gitanos estaban acostumbrados a vagar libremente, por lo que el hecho de que hubieran reunido se podía considerar inusual.

Los Gitanos ayudaron a Cerdina a finalizar el hechizo. Ella pudo adquirir un enorme poder cuando completó el hechizo que había preparado a lo largo de los años. Pronto convertirían el continente en un mundo para los Rom.

Pero repentinamente hubo una masacre. Los Kurkan mataron a los Gitanos que estaban en el palacio real. Cerdina no pudo protegerlos. Pero en lugar de sentirse afligida, extrajo los corazones de los cadáveres para obtener más poder.

Los Gitanos consideraban a Cerdina como un familiar, pero parecía que Cerdina no. Ella afirmaba que compartían la misma sangre, pero sus acciones demostraban que los utilizaría como objetos si fuera necesario. - Traducción ReinoWuxia

Los Gitanos se decepcionaron al darse cuenta de la cruda realidad. Una anciana que estaba sentada en una esquina habló en voz baja.

"Probablemente ha enloquecido por el poder."

Dijo la anciana que sostenía unas cestas de mimbre llena de rosas mirando a los Gitanos.

 "No importa que sea una hechicera que ha heredado el primer poder, sigue teniendo límites porque no es un Dios... "

En ese momento la puerta del salón de banquetes se abrió abruptamente. Todos los Gitanos voltearon sus miradas ante el fuerte ruido.

El Rey de Estia apareció después de que la puerta se abriera. El Conde Wedleton lo estaba siguiendo apresuradamente. 

Blain observó fríamente a los Gitanos. Luego caminó lentamente hacia el centro del salón de banquetes mientras escuchaba algunos susurros.

"El hijo de Cerdina."

"Un falso Rey."

"Pero ahora realmente es de sangre noble."

"Alguien que hará un mundo para los Rom..."